domingo, 28 de septiembre de 2008

YOU GO, GHOUL!



¿Os acordáis de cuando John Byrne era el autor que había que seguir allá donde estuviese?.
¿Que se iba de Marvel a DC después de realizar una etapa imprescindible en la Patrulla-X junto a Claremont, unos Cuatro Fantásticos canónicos o una divertidisima Hulka?. Los Marvel Zombies desertaban en manada para comprar su Superman. ¿Que volvía a Marvel para seguir con su querida Hulka veintipico números después de abandonarla en su número ocho, dando a entender que los números que él no había escrito eran un simple sueño o reformular, hundiéndola, la colección del Nuevo Universo "Starbrand"?. Ahí estábamos los fans, a pie de quiosco. ¿Y cómo no recordar sus Nuevos Vengadores, donde dió la vuelta completamente a personajes como la Visión y la Bruja Escarlata (se puede decir que fue en su etapa donde se originó todo el lío de House of M)?.
Incluso conservo los números que Forum editó de Namor, una colección a la que cogí cariño cuando el autor convirtió al históricamente soso protagonista en un malencarado yuppie ecologista.

Byrne tenía el "toque" y todo lo que hacía se convertía en oro. Incluso se atrevió a deconstruir el género de las mallas (un autor tan mainstream) con esa obra tan personal y de tanta calidad tanto a nivel de guión como de dibujo y que su ego dió en llamar "John Byrne´s Next Men" (editada por Norma hace la tira de años).
¿Qué más daba que el prometido final de la serie nunca llegase a ver la luz?.

Además John no se podía estar callado. El tipo era un bocazas que andaba a la gresca a todas horas con fans y colegas de profesión. Sus opiniones sobre el Hulk de Peter David (otra obra obligatoria para el lector de Super-Héroes) son totalmente injustas y sólo alguien con el ego del tamaño de los Pirineos podría haberlas dicho.

Pero la fama es efímera y las ganas de trabajar también. Apoltronado, Byrne fue degenerando (¿acelerando?) su dibujo y a mitad de los noventa empezó a decaer, llegando a pozos abisales del tamaño de Spiderman: Chapter One, un tebeo que debería haber sido impreso en papel higiénico. La lista de obras que fue realizando en los últimos diez años eran, como poco, prescindibles y de salvar alguna, esa sería Generations. El maestro de las viñetas era alguien con los pies de barro y fue uno de los primeros autores "intocables" de los ochenta en tener detractores por doquier.

Las últimas noticias que tengo de Byrne son la reedición de una de sus sagas más geniales, Next men, en cómodos tomos en blanco y negro (donde se aprecia mejor su arte) y una posible finalización de la misma (más de una década después).
Pero lo que me ha hecho rememorar al canadiense ha sido la parodia del género de terror "You Go, Ghoul!", un web comic en el que el antiguo fan-favourite vuelve a uno de los campos que mejor se la da, el humor. Y parece que a Byrne le sienta bien trabajar para sí mismo y está muy cómodo alejado de las antiguas editoriales y fans que le dieron (con razón) la espalda. La obra entretiene dignamente y, por lo menos, tiene un dibujo apañado, en blanco y negro (que le sienta genial) y un guión muy divertido.

Además, el tebeo es gratuito y se puede disfrutar aquí.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

REVISTAS EN PAPEL



Como dije el otro día, yo sí creo que debería publicarse una revista que recoja algunos de los artículos que pueden verse en muchos de los blogs que pululan en la red así como análisis de nuevo cuño, PAGADOS, sobre las mil ramificaciones de la historieta. Algo parecido a lo que fue "U, el hijo de Urich" o la peculiar, magnífica a pesar de todo "Comics Journal".
Ahora mismo hay un debate interesantísimo en La Cárcel de Papel sobre qué es mejor para el futuro de la crítica de tebeos. Pasen y lean.

martes, 23 de septiembre de 2008

GLOBALIZACION

EN EUROPA...

>...ASIA, SUDAMERICA, NORTEAMERICA, AFRICA, OCEANIA Y EN LA ANTARTIDA, LA GENTE QUIERE SER ASI:










VIVA LA DIVERSIDAD.

viernes, 19 de septiembre de 2008

DOO RAG, MARCIANOS DE TUCSON



Cuando Thermos Malling y Bob Log III se juntaron en 1990 como dúo, saltó la chispa que produjo su característica mezcla de delta blues y country industrial. Esta bizarrez ocurrió en la grandiosa Tucson, al Sur de Arizona, hogar del famoso duelo en OK Corral.

Bob Log (nombre verdadero: Robert Reynols) ya tenía experiencia en el garage rock al haber militado en Mondo Guano, pero lo que le haría mundialmente conocido sería otro proyecto que su (reblandecido) cerebro cocinaba desde hacía algún tiempo y que si se pudo llevar a cabo fue por pura chiripa. Mientras el músico rascaba unas versiones de Fred McDowell con su peculiar estilo en una fiesta casera, un conocido, T. Malling (nombre verdadero: Brad Denboer), empezó a seguirle los ripios golpeando un rayador de queso con una cuchara. Así nacería el disparatado combo que pronto haría partícipe de sus andanzas a los parroquianos de los tugurios punk más infectos de la zona.
La puesta en escena, rozando lo paródico, consistía en un disloque de ritmo en el que Thermos golpeaba materiales recogidos en estercoleros y algunos trozos de una batería convencional mientras Bob usaba su técnica slide con una habilidad poco común mientras aullaba como un demonio distorsionado tanto su propio cancionero como un jugoso paquete de versiones vintage.

Entre 1990 y 1997 el grupo llegó a ser telonero de grupos tan refrescantes como The Jon Spencer Blues Explosion, Beck o Ween y giró por EEUU hasta que Thermos decidió dejar el grupo.


Bob Log III proseguiría su carrera sacando tres estupendos discos en solitario y en los que ahondaba en los hallazgos descubiertos con los difuntos Doo Rag.


Por su parte, Thermos Malling sacó en 2001 un CD bajo el alambicado nombre de “Coin Architects of Character” y en el que la música electrónica de los primeros videojuegos y el humor antisocial guiaban las 28 canciones que componen el proyecto.

El grupo se reuniría una última vez en el 2006 para celebrar el 21º cumpleaños del Hotel Congress en Tucson.
El reconocimiento de la banda que se ha producido en la última década ha sido parejo al auge de one-man-bands y aberrados dúos de rockeros que toman su inspiración de la extraña pareja de Arizona e incluso Olaf de Solex los homenajea con los ruidosos aparatos que construye.

MAS INFO:

En el myspace.

En la wikipedia.

DISCOGRAFIA:

*Hussy Bowler 7" (Westworld, 1993)
*Trudge 7" (In The Red, 1994)
*Chunked & Muddled LP (Bloat Records, 1994)
*Barber Shop CS (Bloat Records, 1994)
*Swampwater Mop Down 7" (Drunken Fish, 1995)
*What We Do LP/CD (Dependability, 1996)
*Two Tones To Tune 7" (Discos Alehop!, 1997)
*Doo Rag & 20 Miles: Sinful Tunes & Spirituals 2x7" (Au-Go-Go, 1998)

Nada mejor para comprobar que las aventuras de la extraña pareja no son de este mundo que degustar sus primeras grabaciones aquí.



Hussy Bowler 7" (Westworld, 1993)
1-Hussy Bowler
2-Grease & All



Trudge 7" (In The Red, 1994)
1-Trudge
2-Breakin' Straw



Swampwater Mop Down 7" (Drunken Fish, 1995)
1-Swampwater Mop Down
2-Engine Bread

miércoles, 17 de septiembre de 2008

CON C DE ARTE




Hacía mucho que no visitaba “Con C de Arte”, el blog que Pepo Pérez administra con maestría.
Leyendo la producción del mes de julio me encuentro con el MEGA-ARTICULO que recorre la vida y la obra de un artista de la talla de Robert Crumb y que me ha parecido tan bueno como para compartirlo con el resto de los habitantes de este blog.

Qué pena que, desaparecida la insigne revista de análisis sobre cómic “U el hijo de Urich” (donde también colaboró Pepo), nadie tome la alternativa de sacar un magazine parecido, aunque sea de forma semestral, donde dicho artículo y otros que están criando injusto polvo digital puedan ser releídos en el soporte de papel que a todas luces se merecen.

martes, 16 de septiembre de 2008

BOSS HOG - GIRL POSITIVE EP



BOSS HOG

Girl Positive EP (Amphetamine Reptile Germany, 1993)

1-Ruby
2-Some Sara
3-Cream Agent
4-The Black Betty
5-Hustler

Por:

Cristina Martinez
Jonathan Spencer
Jens Jurgensen
Hollis Queens

AQUI.

Vídeo en youtube de Hustler.

PINK FLOYD, ANTES MUERTA QUE SENCILLA



El pastiche (me niego a llamarlo rock) progresivo-sinfónico no sería tan aburrido sin ellos. Los discos que sacaron a partir de su excelente ópera prima son el método definitivo para curar al insomne más recalcitrante.
Su etapa primeriza con Syd Barret al frente y el colofón one-hit wonder “The Piper at the Gates of Dawn” los puso en el punto de mira en una época repleta de formaciones que despuntaban.
Perdido el talento del único genio del grupo (un cansado Syd Barret que se instaló en una vivienda de menos de cincuenta metros cuadrados, solidarizándose con el porvenir de millones de europeos), quedaron el resto de crápulas ingleses (principalmente Roger Waters -hasta 1985- y David Gilmour) para repartirse la fama que habían conseguido a base de garaje punk y pop en constante deflagración y construyeron un cadáver renqueante que disparaba esputos kilométricos innecesariamente complicados en forma de canción y que sólo levantó tímidamente la testa con The Wall para volver a hundirse en el bochorno y la fama durante sus siguientes afrentas al buen gusto hasta ser enterrado en 1995.
Sus espectáculos llenos de luz y efectos especiales antecedieron a las películas del estilo Matrix (todas las actuales) y la música de ascensor que sonaba en sus últimos surcos sacaba ese lado oscuro y violento del ejército de New-agers neo-con que hasta entonces los había alabado con fervor (religioso).
El triste espectáculo de su concierto londinense de 2005 (materializando el rollo carca en vivo) y la reciente muerte del teclista segundón Rick Wright ponen punto final a una más de las muchas bandas jeta que siguen pululando por la música popular.