domingo, 20 de octubre de 2013

GG ALLIN: FRACTURANDO NORTEAMÉRICA II


GG ALLIN: FRACTURANDO NORTEAMÉRICA II, por Frog2000


----------------------------------------------------

En uno de los bolos que los Jabbers dieron en Providence (Rhode Island) como teloneros del último grupo que había formado Cheetah Chrome, Kevin Allin tocó como batería de éste durante tres o cuatro canciones, y el antiguo componente de los Dead Boys, impresionado por la habilidad del cantante, le preguntó si quería unirse a ellos de forma estable. Allin había estado tocando el instrumento durante la época que pasó en Malpractice, una pandilla de colegas de Vermont (en la que también tocaba su hermano Merle) con los que pasar el rato entre instituto, curros temporales y paseos con su novia de toda la vida (Sandy, con la que terminaría casándose y separándose poco tiempo después, uno de los muchos traumas que harían mutar al punk rocker). 


De Malpractice tan sólo quedaría registrado un single, “Love Triangle”, una breve fotocopia de MC5 (etapa “Back in the USA”) mezclada con glam. El cantante terminó declinando la oferta de Chrome. Prefería seguir con los Jabbers, que estaban empezando a conseguir conciertos de forma regular. En aquellos días, a principios de los ochenta, ir a un concierto de punk rock suponía toda una experiencia, y aunque al público le encantase lo que estaba escuchando, el escenario quedaba cubierto de toda la mierda, monedas, comida, ropa rasgada y el resto de elementos que no dejaban de caer sobre los músicos mientras la música estaba sonando. Incluso Peter Yarmouth, el capo de Black & Blue Records, recordaba que la banda nunca pudo limpiar del todo las trazas de huevo que cayeron sobre los amplificadores. Estas “performances”, bastante habituales en la escena punk rock, también formarían parte del caldo de cultivo que transformarían a Kevin en la bestia parda conocida como G.G. Allin.


GG y Merle se habían auto-editado un single con composiciones como “Bored to Death” para encajar a continuación otro con “1980s Rock N Roll” en la disquera Destiny. De tiradas aceptables (en torno a las 500 copias), portadas infames y sonido endeble que ya se anticipaba con la leyenda de “grabado en directo en el estudio”, las dicharacheras composiciones que contenían ambos 7”s les habían abierto camino hasta Orange Records, el label de David Peel (otro importante componente de la escena musical underground de New York), donde Allin grabaría su primer disco grande “Always was, is and always shall be” con los Jabbers, el grupo oficial del sello, que se las arreglaba para respaldar de forma competente a un cantante de voz chillona y arrogante que encajaba como un guante en el rock acelerado propulsado por la banda. El LP recogía todas las canciones de singles anteriores, pero también incluía temas que sólo habían sido rodados en directo. Las letras, celebradas de forma casi unánime por toda la prensa musical de la época que se dignó a comentar el disco, ensalzaban la vida disoluta y la ofensa como actividad principal. En general, lo que ofrecía el grupo era una buena media hora de rock n´ roll estúpida y divertida con unas cuántas (respetando el famoso cliché) canciones de dos minutos, donde se canturreaban chorradas que no podías tomarte demasiado en serio. Ni el propio cantante, un émulo de Sid Vicious con más inteligencia, lo hacía. Tan sólo estaba empezando a abrirse camino en los clubes de la “city” respaldado por buenos amigos. Era uno más de los punk rockers que aspiraba a sobrevivir en New York de su música. Pero aún así, en los maníacos espasmos del artista, en esas letras desesperanzadas había algo extraño... algo que estaba subiendo hacia la superficie y que parecía a punto de explotar.


Una de las anécdotas que contaba Peter Yarmouth en una entrevista retrataba muy bien cómo era la verdaderamente peligrosa ciudad que tantas veces hemos visto, quizá de forma algo más exagerada, en tantas películas de serie B y Z, el agujero infecto donde transcurrieron las primeras aventuras de G.G. Allin conocido como La Gran Manzana: “Recuerdo que estábamos caminando por las calles de la ciudad de New York anterior a Giuliani y Donny [uno de los músicos de la banda] estaba presumiendo de cómo había estado por la zona de Times Square, y nos contó esa historia de mierda acerca de que había sido capaz de conseguir una mamada gratis de una de las prostitutas, y también que lo había hecho sin usar condón. Donny decía "Estaba a punto de correrme y viene esa señora y le dice a la chica: sabes que se supone que no podemos hacer eso, devuélvele su dinero. Y lo hizo." GG le respondió algo así como "de ninguna manera, “joudido  Douunni” [su acento de New Hampshire era peculiar], ya sabes que esas chicas ni siquiera te tocarían sin condón". GG no se lo creía para nada, y por supuesto, no lo hizo, y como Donny tenía mucho menos dinero después de haber estado con la chica, yo tampoco me lo creí. Empezó a caminar por las calles contando su dinero para demostrarlo, 20 dólares en billetes uno detrás de otro. Le dijimos a Donny, estás en New York y te pueden disparar por cinco dólares", y él contestó "Estuve en el maldito 'Nam, tío", algo que pensaba que tampoco era cierto, pero me dijo: "Nadie me va a joder", y yo le dije, “Donny, que te metan una bala en la cabeza es lo mismo que me la metan en la mía, amigo. Guarda el dinero o pasamos de ti y nos vamos a la otra acera. No quiero que nos vean con una buena cantidad de dinero en efectivo y en público en New York, sobre todo en el Lower East Side. Esto no es Wall Street.”


(Continuará)

No hay comentarios: