lunes, 4 de noviembre de 2013

JIM SHOOTER, NUESTRO NIXON, por Gary Groth (PARTE 2 DE 2)

Artículo escrito por Gary Groth para The Comics Journal nº 171 (1994). Traducido por Frog2000. 1º parte.

Shooter testificó durante el juicio por libelo contra el Journal que interpuso el guionista Michael Fleisher a principios de 1987. Testificó de forma voluntaria, como parte de un "deber cívico" que (según él mismo dijo) era su "obligación... como ciudadano." Uno de los temas que se estaban considerando en el complejo litigio era el de si Fleisher tenía reputación alguna como guionista. Nuestra posición era la de que la reputación de Fleisher era la de un escritor especializado en temas particularmente fantasmagóricos, macabros y violentos. Con la intención de servir a los intereses de Fleisher, Shooter adoptó la posición opuesta, y lo hizo minimizando la contribución creativa del escritor comentando cómo había influido la suya propia. Esto es lo que Shooter declaró bajo juramento:

Pregunta: ¿No está de acuerdo con que es Michael Fleisher y no su editor quien está asociado con esa historia en particular [de Johan Hex]? ¿No está ud. de acuerdo?


Shooter: Ese es el error que cometería cualquier fan. Cualquiera de la profesión conoce las cosas un poco mejor.


Respuesta: ¿Cree que es injusto que la gente asocie el guionista con el producto que se publica bajo el nombre de dicho guionista?


Shooter: Creo que el hecho de que el nombre del guionista aparezca en el material es por pura cortesía.


Este intercambio de opiniones añade peso a la aseveración de Byrne de que Shooter le dijo que preferiría que ningún crédito creativo apareciese en los títulos de Marvel. También se debería tener en cuenta el respeto con el que el escritor Chris Claremont fue tomado en consideración en este breve intercambio de opiniones:

Pregunta: ¿Es Claremont el principal autor [de los X-Men]?

Respuesta: El autor de las series es Marvel Comics. El señor Claremont es un guionista asalariado.

En la siguiente respuesta, Shooter explica detalladamente el papel servil del creador en la creación de un cómic:

Pregunta: Así que en realidad, ¿cree que todo lo que hace un guionista realmente se le debería atribuir al editor?


Shooter: En un trabajo asalariado, si el editor es asignado por Marvel es la empresa la que se encuentra al cargo. Eso es todo.


Pregunta: Si la obra de Fleisher está repleta de violencia y "bondage" y abusos contra las mujeres... habrá que atribuírselo a Fleisher ¿no es cierto?


Shooter: El editor y el guionista mantienen conferencias sobre el argumento. Discuten la dirección que tiene que tener el título, así como lo que ocurre en un número específico. El guionista escribe el argumento. A veces el editor le dice que lo reescriba. A veces el editor lo reescribe él mismo si cree que debe hacerlo. Entonces la creación del título prosigue adelante. Luego se deriva hacia el dibujante, que es quien continúa el proceso.


Pregunta: Pero entonces, ¿cree que el guionista desarrolla una reputación como escritor alejada del editor?


Shooter: Francamente, no creo que los editores suelan conseguir el crédito suficiente. Creo que la mayoría de los fans tienen asumido lo mismo que usted, que aquí ocurre lo mismo que cuando se escribe una novela. Se la compren o no. Y no es cierto del todo. Es algo que pensaría un fan o alguien que desconoce la verdadera forma en la que funciona el negocio. El profesional lo sabe mejor. El profesional sabe que el editor es la persona realmente al cargo. Un profesional sabría que el guionista escribe las series, pero que lo está haciendo bajo una dirección, bajo la supervisión del editor.


Finalmente, consideremos esta descripción a sangre fría de las condiciones del trabajo asalariado, una estipulación legal que fue creada y a la que estaban sometidas la mayoría de las series cuando Shooter se encontraba al cargo en Marvel:

Shooter: Bueno, el concepto de trabajo asalariado es el mismo para la industria del comic book que para la mayoría del resto de negocios creativos. Lo que significa que si eres un guionista o dibujante que está trabajando con un personaje propiedad de una empresa de cómics, entonces en realidad le estás vendiendo tu tiempo, tus servicios, y el verdadero autor de la obra es la propia compañía. Cuando trabajas de forma asalariada, lo haces bajo la supervisión y la dirección de un agente de la empresa, un editor, y son ellos quienes tienen el control sobre lo que haces.

Los derechos de los creadores no son nada si no mantienen su derecho a ejercer su autonomía creativa. Lo que acaba de describir el campeón por los derechos creativos se acerca peligrosamente a la esclavitud creativa, una condición que a veces él ha defendido. 

Cuando Shooter no estaba demasiado ocupado lanzándoles decisiones innovadoras a los dibujantes y defendiendo los derechos de los creadores, estaba inventándose el mercado de venta directa. En una entrevista para Capital City Distributors que apareció en "Internal Correspondence" (mayo de 1993), comentaba: "me hice con el cargo de editor jefe en 1978, y en aquel entonces el mercado directo era muy pequeño, un negocio muy pequeño. Era como que estaba en calma porque nadie quería enemistarse con los vendedores al por menor, y básicamente... fue como que se estaban vendiendo cómics a través de un tipo llamado Phil Seuling por la puerta de atrás... y a través de su empresa Seagate, que era el único distribuidor del mercado directo. Un tío que se llama Chuck Rozanski y yo fuimos los mayores responsables de que fuese posible que el mercado directo empezara a funcionar desde el principio, publicando los términos de las ventas y dando vía libre y reglamentando los fundamentos del mercado directo tal y como es hoy en día."

Ahora entenderás esa etiqueta de "traficante de hypes", tal y como demuestra cuando le da tanta cancha al cargo de editor en su vehículo de propaganda del "Internal Correspondence", sin inmiscuirse en el elogio de nadie más que de él mismo en las circunstancias más extremas de flagrante falsedad absoluta. La mera exageración, no importa lo extravagante que sea, no sólo se ha aceptado, sino que parece que todo el mundo la repite con todo el rigor del mundo. Así que imagínate cuánto se habrán podido horrorizar, incluso los que ya están habituados a estos reclamos egoístas, por esta grotesca distorsión de los hechos históricos que presenta Shooter. Al igual que en las declaraciones editoriales en las que afirmaba: "tenemos un recuerdo ligeramente diferente de esa época. El paso hacia la aceptación de los términos del mercado directo por parte de Marvel lo provocaron factores adicionales a los que se han mencionado, incluyendo una demanda por parte de New Media / Irjax que causó que Marvel se diese cuenta de que las previas formas informales que tenían para llegar a acuerdos de distribución directa del mercado tenían que formalizarse de una vez para que fuesen más consistentes. Además de Marvel, otros distribuidores directos también abogaron por ese cambio."
Tan deshonesto como es este revisionismo histórico, todo esto es un simple pre-calentamiento frente a los recientes homenajes a Jack Kirby por parte de Shooter, sus repetidas reclamaciones de haber estado trabajando desde dentro de Marvel Comics, secretamente y entre bastidores, para persuadir a la empresa de que le devolviese sus dibujos al autor, y sus esfuerzos por apropiarse del buen nombre de Kirby para darle renovados impulsos a su propia reputación.

Desde 1986 hasta el presente, Shooter ha caracterizado de forma totalmente errónea y repetitiva cada particularidad de los eventos que tuvieron lugar entre 1985 y 1987 durante el infame escándalo de Marvel y la devolución del material artístico a Kirby en un intento de que su posición pareciese más éticamente aceptable. Es una variación de la vieja táctica de "negación plausible" que Nixon utilizó continuamente durante su mandato.

Marvel empezó a devolver sus dibujos originales a los creadores durante los ochenta. Para que les devolvieran sus propiedades legítimas, los artistas tenían que firmar un acuerdo de una página sobre su trabajo asalariado de forma retroactiva (excepto Kirby, al que Marvel exigió firmar un acuerdo de cuatro páginas sobre su trabajo asalariado de forma retroactiva.) Kirby rehusó hacerlo alegando que le parecía indigno sufrir esa intimidación para que firmase ese documento, simplemente para que le devolvieran su material legítimo. La batalla comenzó en 1985, y el Journal editó una serie de consideraciones periodísticas, editoriales, ensayos y protestas a favor de Kirby. También hicimos circular una petición entre los fans y profesionales, y organizamos una mesa de discusión en las Convenciones para protestar sobre el trato que le estaba dando Marvel a Kirby. Todo esto se llevó a cabo con las bendiciones de Jack y Roz Kirby, y en el número 105 entrevistamos a Kirby sobre el tema. Por lo general, Marvel siempre rehusaba comentar nada, pero cuando Shooter hizo algunos comentarios, apoyó de forma vehemente la posición de Marvel. Pero en la actualidad Shooter dice lo siguiente sobre la posición que adoptó en ese entonces:

La injusticia es algo que solemos tolerar de forma rutinaria en este negocio. Mientras yo era el vicepresidente de Marvel estuve trabajando desde el interior para mejorar el tratamiento a los padres fundadores de Marvel (Kirby, Ditko, Heck, Ayers y el resto) y para que les pidieran perdón, e intenté iniciar diversos procesos que Marvel se tomó a regañadientes hasta que Kirby terminó demandándolos para que le devolviesen la propiedad de los personajes que había creado o co-creado. En ese punto la cúpula de Marvel cambió a modo búnker.

(Declaraciones para el "Hero Illustratred" nº 11, mayo de 1994.)

El contrato de Jack con Marvel expiró en 1978, seis meses después de convertirme en su editor jefe. Jack llevaba cabreado con Marvel desde hacía años por cierto número de alegatos que demandaba a la empresa (quería que le devolviesen sus dibujos y le dieran los derechos de sus creaciones, además de que lo acreditasen de forma apropiada, por nombrar algunas de ellas), y como yo era el representante de perfil más alto de Marvel recibí un montón de animadversión por parte de los fans que apoyaban a Jack. Además, gran cantidad de colgados, explotadores y sanguijuelas usaron la causa de Jack para su propio beneficio. En ese momento no estaba en posición de ayudar demasiado a Jack. Estaba al cargo de la editorial, no al cargo de la parte legal o financiera, pero hice todo lo que estaba en mi poder para ayudar a Jack y a los otros creadores desde dentro. Probablemente Jack nunca llegó a enterarse. No creo que fuese apropiado condenar públicamente la política de Marvel, porque ellos eran quienes me pagaban, pero lo hice hasta donde llegaban mis capacidades, y algunas veces en las oficinas del presidente y de varios ejecutivos. Cuando sentí que no iba a ser posible marcar diferencia alguna en favor de Jack y del resto de los creadores desde dentro, lo dejé. Probablemente Jack nunca se enteró. No obstante, durante aquellos años y los siguientes, cada vez que veía a Jack me saludaba agradablemente y me trataba con mucha amabilidad.


(Declaraciones para "Hero Illustrated" nº 10, abril de 1994.)
Trabajé duro desde dentro para que le devolviesen sus dibujos a Kirby antes de que emprendiese acciones legales. Después de que comenzaran, continué presionando a Marvel desde dentro. Sin embargo era un tema complejo. Los abogados de Kirby estaban intentando utilizar el asunto de los dibujos como una cuña para otros fines. Yo no tenía control sobre las estrategias o decisiones legales de Marvel. 

(Declaraciones para CBG nº 1021, Junio de 1993)

Jack estaba en pleno proceso legal contra Marvel, así que sus dibujos se convirtieron en un rehén en este juego de ajedrez legal. Intenté ayudar a Jack desde dentro, pero la situación estaba en manos de instancias superiores y de los abogados. Por supuesto, los fans de los cómics no tenían ni idea de quiénes eran Shelly Feinberg, Jim Galton y Joe Calamari. El nombre que conocían era el mío, así que siempre estaban diciendo: "¿Por qué no le devuelve Jim Shooter sus dibujos a Jack?" Bueno, desafortunadamente estaba más allá de mi control. Desearía poder haber hecho más por Jack. Ciertamente lo intenté. 


(Declaraciones para "Hero Illustrated" nº 15, Septiembre de 1994.)

Por lo menos hay cuatro propuestas que Shooter está intentando hacer que nos creamos:

1) Shooter se oponía a la política oficial de Marvel y quería que la empresa le devolviese al autor su obra artística, pero esencialmente no tenía poder alguno para cambiar dicha política, 2) Marvel se convirtió en un ente intratable y se encerró en su "modo búnker" sólo después de que Kirby se empezara a querellar contra Marvel, 3) Shooter estuvo trabajando entre bastidores para persuadir a Marvel de que le devolviesen a Kirby sus dibujos, 4) las implicaciones de la declaración de que incluso ni siquiera Kirby llegó a enterarse de los heróicos esfuerzos a su favor que estaba haciendo Shooter en retaguardia, y que él le caía bien a Kirby y este le respetaba.

Cada una de estas propuestas es, o bien probablemente falsa, o contradice anteriores declaraciones de Shooter, lo que significa que o bien estaba mintiendo entonces, o bien está mintiendo ahora.

1) Shooter se oponía a la política oficial de Marvel y quería que la empresa le devolviese al autor su obra artística, pero esencialmente no tenía poder alguno para cambiar dicha política.

El 3 de agosto de 1986, Shooter fue el maestro de ceremonias de una discusión compuesta por Alan Moore, Marv Wolfman, Frank Miller y yo mismo en la que se protestaba por el posicionamiento de Marvel, y el editor en jefe comentó de forma inequívoca: "He estado hablando con Marvel Comics. Aunque no avale todas sus posiciones, tengo un gran papel en el establecimiento de sus políticas, y no están haciendo nada en la actualidad con lo que esté en desacuerdo." Luego pasó a argumentar vigorosamente que la posición de Marvel estaba moralmente validada haciendo alusión a factores desconocidos implicados que, hasta la fecha, no se ha molestado en revelar: "Me daría vergüenza estar sentado en ese tribunal popular, especulando sobre mis (las de Marvel) razones para hacer lo que hacemos, hablando sobre cosas que obviamente se desconocen. No creo que sea apropiado discutir el problema particular que existe entre Jack y Marvel Comics. Os aseguro que hay otro punto de vista sobre el problema, y estoy seguro de que Jack, Marvel y yo lo solucionaremos."

Fíjate bien en la frase "...y no están haciendo nada en la actualidad con lo que esté en desacuerdo" y compárala con la versión revisada de lo que ocurrió después donde condena las posiciones asumidas por Marvel "por encima de mis posibilidades" cuando estuvo en la sala de juntas de Marvel. Fíjate también que cuando se refiere a Marvel o a su persona siempre es en primera persona del plural, y que en una ocasión incluso se iguala a sí mismo con Marvel: mía=la de Marvel.

Concluye diciendo: "Celebramos algunas conversaciones creativas sobre el documento de cuatro páginas, pero puede que haya alguna razón para hacerlo. Pero eso es entre nosotros, y va a seguir de esa forma." Y mantuvo esas formas durante los ocho años siguientes.

2) Marvel se convirtió en un ente intratable y se encerró en su "modo búnker" sólo después de que Kirby se empezara a querellar contra Marvel.

Shooter ha repetido esta afirmación por lo menos tres veces en medios impresos para justificar la posición de Marvel y su propia impotencia. Desafortunadamente, ha terminado siendo algo completamente falso. Y ésta es la verdad: Kirby nunca litigó contra Marvel, Shooter debería saberlo claramente. En un intercambio de opiniones en público el 3 de agosto de 1986 en la San Diego Con entre Roz Kirby y Shooter, Roz Kirby le dijo a Shooter: "Odio interrumpirte, pero durante todo este proceso nunca hemos intentado que Marvel nos devuelva el copyright. Vosotros sois los que seguís sacándolo a colación. Marvel parece estar preocupada por algo, y no sé por qué tu gente lo podrá estar. Todos estos años hemos estado pelándonos (no es reciente, sino que llevamos varios años), pero ha sido sólo para que le devolváis sus dibujos."

En la entrevista con Kirby del Journal de febrero de 1986 se grabó la siguiente conversación:

Pregunta: Cuando hablaste con Shooter después de haber recibido el acuerdo, ¿le informaste de que no habías considerado demandarlos por los derechos de los personajes, y que por lo tanto, en realidad todo esto no era necesario?

Roz Kirby: Ni siquiera tomamos en consideración los derechos de autor...


Kirby: Nunca fue nuestra intención pelearnos. Nunca demandamos a nadie.


Roz Kirby: Estamos en nuestra sesentena. Esto tardaría algo así como diez años en llegar a los tribunales.

En el The Comics Journal nº 111, Shooter comentaba que él guardaba correos de los abogados de Kirby y afirmaba que "todas las cuestiones sobre la propiedad intelectual ya están resueltas."
Las grabaciones existentes parecen aclarar todo el tema, pero sólo para estar absolutamente seguros de que Kirby no demandó a Marvel, hablé con Roz Kirby durante la preparación de este artículo, y personalmente me confirmó que Kirby nunca inició litigio alguno contra Marvel. Hasta el día de hoy, Marvel no ha ofrecido una justificación moral sobre su negativa a devolverle sus dibujos a Kirby (le dieron una pequeña fracción de los mismos en junio de 1987, después de que Kirby y Marvel llegaran a un acuerdo), y tampoco ha dicho nada sobre alguna de las disposiciones secretas a las que aludía Shooter en 1986 que pudiesen justificar su comportamiento. Shooter ha explicado su conducta mediante la repetición de los hechos falsos de que Kirby los demandó y que fue entonces cuando todo se convirtió en algo que le superaba.

 3) Shooter estuvo trabajando entre bastidores para persuadir a Marvel de que le devolviesen a Kirby sus dibujos.

Por supuesto, esto es imposible de refutar, pero los hechos indican que Shoooter era lo poco útil e intratable en público que sus amos corporativos le requerían que fuese con el fin de aplicar sus políticas, con las que, según él, ya entonces no estaba de acuerdo. En el Journal nº 100 (julio de 1985) aparecía la siguiente noticia titulada "Marvel Retiene Los Dibujos De Kirby":

"Como resultado de la promesa de Marvel de devolver una relativamente pequeña cantidad de páginas al autor, procedieron a ponerse en contacto con el editor al cargo de Marvel, Jim Shooter, pidiéndole que recopilara una lista completa de las páginas dibujadas por Kirby que se encontraban en posesión de Marvel para darle una idea a Kirby de con qué material podría contar finalmente. Shooter se negó, y [Roz Kirby] citó una carta enviada por Shooter el 25 de enero en la que le decía que Marvel no podía dedicar "una cantidad desproporcionada de tiempo" a catalogar los dibujos de Kirby, porque sería "injusto " para los otros artistas."

"Después de que Shooter se negase a que catalogaran los dibujos de Kirby, los Kirby se ofrecieron a acudir ellos mismos a las oficinas de Marvel en Nueva York desde su casa en California, en un esfuerzo por catalogar los dibujos. Marvel también rechazó esa petición. "No quería echar un vistazo a los dibujos de otros autores", dijo el autor. "Sólo quería ver los míos." Roz Kirby dijo que recibió una promesa oral de Shooter de que Marvel continuaría enviando páginas a Kirby de forma fluida, pero agregó que no tenía demasiadas esperanzas acerca de esa promesa. "Shooter me dijo: "Oh, no. Me aseguraré de que las páginas os sigan llegando", pero no sé si lo que nos dijo Shooter era digno de confianza", comentaba."

En el Journal nº 105 (febrero de 1986), Roz Kirby se refirió a la respuesta de Shooter sobre su petición de que Kirby debería firmar la misma corta cantidad de una página por su trabajo asalariado con carácter retroactivo que el resto de artistas. "Entonces Shooter me envió una carta, la última que he recibido de su puño y letra, donde me sugería que firmase esto o simplemente me olvidase de todo. Lo que me estaba diciendo era que o firmaba, o que no habría más posibilidades, eso es todo."

Debemos tener en cuenta que Shooter dijo en abril de 1986 que: "...ciertamente no vamos a representar nada que sea diabólico o inmoral."

4) Las implicaciones de la declaración de que incluso ni siquiera Kirby llegó a enterarse de los heróicos esfuerzos a su favor que estaba haciendo Shooter en retaguardia, y que él le caía bien a Kirby y este le respetaba.

Creo que ninguno de los recuerdos personales de Shooter en sus sinceros homenajes en los que menciona el talento de Kirby puede ser demasiado fiable mientras estuvo trabajando como una amoral comadreja corporativa. Como cita histórica, resulta necesario decir que Kirby desconfiaba públicamente de Shooter y que no le gustaba lo que representaba. En una charla para el número 105 del Journal comentó:

Pregunta: Supongo que no ha hablado [con Shooter] de cosas como gratitud, moral o ética.

Kirby: No, resultaría inútíl.


Roz Kirby: Sería algo que le haría pensar.


Kirby: Shooter es tan arrogante como todos los ejecutivos. Todos ellos son arrogantes.

Shooter fue poco sincero al afirmar que "Jack probablemente nunca supo" que él le estuvo ayudando. De hecho, Shooter le dejó claro a Kirby que estaba intentando trabajar en su nombre (la antigua rutina de policía bueno, policía malo.) Roz Kirby dijo en la revista: "Shooter me comentó que él no estaba allí cuando todo esto empezó, y que estaba haciendo todo lo posible para organizar las cosas, y me dijo que había estado trabajando en favor de los artistas durante todo ese tiempo." Kirby no lo creyó. "Una vez le dije a Shooter que ellos no me estaban robando a mí, sino que les estaban robando a mis nietos". Kirby también le dijo: "Me encantan. Son unos niños preciosos, y si yo consigo mis dibujos ellos serán sus propietarios."

En cuanto al fuerte y público apoyo moral de Frank Miller sobre su persona, Kirby dijo: "Frank Miller se ha posicionado a favor del débil. Creo que Frank Miller tiene el respeto del negocio. Vale mucho más para esa empresa que Jim shooter, que no tiene nada que ofrecerle excepto su lealtad".

La lealtad de Shooter a la empresa no le ayudó mucho. A pesar de que ha intentado sugerir que fue él quien se marchó: "Cuando sentí que no sería posible marcar diferencia alguna en favor de Jack y del resto de los creadores desde dentro, lo dejé", su lealtad no le impidió que le despidieran. Y ahora está de vuelta. Ha intercambiado sus cuernos por un halo y otorgado una carga moral a su retórica con frases como: "el problema número uno [en la profesión de cómics] es la falta de honor", poniendo su cara más seria. Él mismo se ha puesto en la posición de ser una de las víctimas de las bestias corporativas que lideraba y defendió durante tanto tiempo, y a las que les fue completamente leal, por lo que en consecuencia ha tenido que revisar toda su historia. Así que será mejor que lo ames. Todo esto viene a demostrar que podría seguir siendo el villano favorito de todos.

¡Bienvenido de nuevo, Richard Nixon !

En The Hooded Utilitarian se puede encontrar otro punto de vista sobre la actitud de Shooter: 1 y 2. (¡Gracias, David!)

1 comentario:

David dijo...

No hay de qué. Gracias a ti por esto... Lo de que Shooter "luchó" por los derechos de autor lo he leído también por otros sitios (y en castellano)...También lo contrario, claro.
Un saludo y como sé que te gustan tanto: Beatles FOREVER (JAJAJA)