viernes, 6 de diciembre de 2013

GG ALLIN: FRACTURANDO NORTEAMÉRICA III



GG ALLIN: FRACTURANDO NORTEAMÉRICA III, por Frog2000

Parte 1, parte 2.

Nota: si eres menor de edad, esto no es para ti, no sigas leyendo.

--------------------------------------------------------------

Nos encontramos en 1981 y Kevin Allin, alias GG, había logrado editar un disco que no estaba nada mal con un sello que se preocupaba porque sus productos llegasen un poco más allá de las cuatro tiendas de música underground del barrio donde se encontraba el apartamento de la disquera que ejercía de oficina. Orange Records y GG tenían una buena relación, no solo como sello y artista, sino que también existía una amistad personal entre el músico y el jefe de la casa, David Peel. Este último relataba que las tensiones que terminarían con los Jabbers empezaron en cuanto el cantante empezó a comportarse cada vez más como un animal escénico que ponía los pelos de punta. Entre el celebrado "Always Was, Is and Shall Be" y su siguiente disco largo, GG mutó del habitual "frontman" que podía verse en cualquier concierto punk al estilo de Iggy Pop y Stiv Bators a algo que parecía haber surgido de una pesadilla. Puede que la ingesta de drogas, que había empezado durante esa época, tuviese algo que ver. 

Mientras las relaciones de los Jabbers se iban por el sumidero, el single "Gimme Some Head" (atribuido a los Jabbers en otras ediciones con el subtítulo de "Public Animal Nº 1"), respaldado en la cara B por "Dead or Alive" y con una portada repleta de la iconografía rock habitual, contenía dos estupendas tonadas de rock melódico y compacto en el que pueden escucharse ecos de Detroit, precisamente porque dos de los compañeros de correrías tanto dentro como fuera del estudio de Allin eran músicos como la copa de un pino, héroes personales suyos y antiguos componentes de MC5, Dennis Thompson y Wayne Kramer. Existe un videoclip de "Dead or Alive", y aunque desconozco si está producido en la época o posteriormente, las imágenes que contiene el metraje dan buena cuenta de la experiencia Jabbers en directo. Por otro lado, algunos de los conciertos del grupo están documentados en CDs seudo-legales o piratas de la más diversa índole (quizá uno de los mejores sea el que se puede encontrar en las dos partes que componen "Banned In Boston", artefactos que primero se editaron en una cinta.). En paralelo a su banda el cantante volvería a coger las baquetas para tocar en un single de título ominoso ("Jesus Over New York") junto a Stripsearch, un grupo new wave con chica al frente. Su cantante, Emily-XYZ, comentaba en las notas interiores del CD tributo a los Jabbers: "GG Alin era inteligente, de mente ágil, malhablado e hilarante. También era alguien educado. Era una buena compañía y estaba volcado totalmente en el rock and roll."



En el siguiente producto, el single "You Hate Me and I Hate You", podemos revisar con convicción que los Jabbers y Allin ya se llevaban ciertamente mal, como demuestran algunas copias del single, que se habían distribuido con una pegatina de los Jabbers debajo del sempiterno (y duplicado) GG ALLIN dibujado a buen tamaño que adornaba la portada con la jeta del cantante. El nombre de la banda no aparecía por ninguna parte. Puede que en Orange Records no fuesen conscientes de que lanzar a Allin como ídolo en solitario del punk rock no era una jugada que estuviese demasiado bien pensada, pero parece que es lo que intentaron. La canción que da título al single es el himno de batalla que abría los conciertos de la banda. Como ocurrió y ocurriría en muchas de las grabaciones anteriores y posteriores a este disco, el cantante también tocaba la batería en alguna de las pistas. A continuación, también en 1982, se editaría "No Rules", el último single de los Jabbers. Un cassette casero que contenía material extraído de varios conciertos y temas inéditos (como "Nuke Attack") estuvo rulando por las tiendas de peor reputación bajo el nombre de "GG Allin & The Jabbers – Tasteless Animal Noise". También puede encontrarse reeditado como "No Values". La portada con el artista mutado en hombre perro se convirtió en una de sus imágenes más famosas. 



Y hemos llegado al punto de inflexión que suele marcarse en las biografías de Kevin Allin como decisivo. Su mujer, Sandy, quería que este acudiese a un psiquiatra (!) para ver si podían salvar un matrimonio que hacía aguas por todas partes, pero según confesión propia, Allin estaba viviendo una doble vida. Sandy comentaba en un ´zine en 2003: "Estaba intentando tener un trabajo normal y actuar como un hombre casado, pero en el fondo él era GG Allin. Solía ​​sentarse y sostenerse la cabeza, preguntándose, "¿Quién soy yo, ¿quién soy yo?", y un día se dijo a sí mismo: "Yo soy el que soy, soy GG Allin." Después de la separación de los Jabbers la transformación en máquina cárnica y showman extremo se había completado. También pasaría mucho tiempo antes de que el cantante volviese a grabar en un estudio verdaderamente profesional. Además, los conciertos interrumpidos por la policía habían empezado a ser de lo más habitual, como el acontecido en el Frolics de Salisbury Beach (Massachusetts), donde el cantante había dado rienda suelta a una de sus aficiones menores, revolcarse en cristales rotos en cuanto el grupo  empezó a tocar. Como decía el propio GG: "No me importa si no termino el show si antes he podido joder a alguien (o si le jodo al club); básicamente, si puedo conseguir mi venganza y a continuación dejar libre lo que siento, para mí ha sido un show exitoso, porque yo no salgo ahí fuera para complacer a nadie excepto a mí mismo."


Aunque el último concierto oficial con los Jabbers fue en 1984, estos estuvieron funcionando de forma telegráfica mientras tanto. En 1983 se edita "Hard Candy Cock" con la nueva banda de GG Allin, los Scumfucks. El single, que ya no estaba editado en Orange sino en el ígnoto sello Blood, da una vuelta de tuerca al punk rock anterior, convirtiendo a éste en algo amable en comparación. Si te gusta lo que los Dwarves hicieron en su etapa en Seattle durante la época grunge, estás de suerte, porque según ha comentado su cantante Blag Dahlia en alguna entrevista, estas composiciones fueron, en su mayoría, toda una inspiración. Casi emulando el hardcore punk (aunque la voz cazallosa aún no se encontraba presente) los temas de la nueva etapa son más violentos y concisos, los adornos han desaparecido y las composiciones se chamuscan a velocidad de crucero, mientras que las barrabasadas escupidas en las letras han aumentado, si es que eso era posible, aunque también lo ha hecho el (¿involuntario?) humor. "Se está poniendo dura, ya me  viene, dura polla de caramelo sólo para ti./ Chupa, chupa, chupa, chupa, chupa, dura polla de caramelo, dura corrida de caramelo, dura barra de caramelo/ Polla de Caramelo duro sólo para ti/ ... / Tú me quieres, y yo te quiero/ No es romance, sólo follar y echar un polvo." Dos de las cinco canciones del debut irían a parar a un split compartido con otra banda: Artless. Parte de esta etapa vital también puede verse en otro de los documentales "alegales" de tirada reducida que también corren por la red a toda pastilla: "GG allin: Scumfuc Alley Trash". 


En una entrevista el cantante documentaba con primor su filosofía de aquella época: "¿Qué te ha hecho decidirte a entrar en el movimiento punk?" Respuesta: "Nada me ha hecho decidir nada. Siempre he sido así." "¿Cómo se te ocurrió el nombre del grupo?" "Bueno, mi banda actual son los Scumfucs ("los follamierdas"). Decidimos llamarnos así porque es lo que somos." "¿Cuáles han sido tus mejores conciertos?" "Todos apestan. Los mejores son aquellos donde acabo más herido." "¿Cómo os sentís al ser una de las bandas más odiadas del país?". "No tengo sentimientos". "¿Qué sientes sobre los críticos que revisan tu música y dicen que es basura, una mierda, etc?" "Si no les gusta, que se jodan. Realmente no me podría importar menos. Para mí, los críticos resultan innecesarios. Si odian lo que hago, me parece genial." "¿Por qué la policía tuvo que sacarte del escenario del Frolics en Salisbury?" "Porque empecé a mearme en la gente que estaba enfrente mío y comenzó un motín. Me negué a bajar del escenario y ya conoces el resto." "¿Por qué crees que algunas personas no parecen aguantar las letras de tus canciones?" "Esa gente no las entiende porque no las ha vivido. Escribimos sobre la calle y las hacemos para la gente de la calle y las clases bajas y los niños. Hacemos y decimos lo que queremos. Sin compromisos. No nos limitamos a nosotros mismos. Todo vale. Caos. No hay reglas." "Es decir, ¿crees que tienen miedo de la verdad que reside en las letras y que no quieren pensar en el significado de las canciones?" "Todo el mundo quiere ir a lo seguro. Ellos no quieren escuchar lo que decimos, pero que les jodan a esos gilipollas, porque no nos importa." 

Todo se encontraba listo para el lanzamiento del segundo disco del cantante, de nombre "Eat My Fuc", respaldado por una portada que puede provocar tanto la risa floja de cualquiera (menudo lerdo el que la diseñó) como la mayor de las ofensas en los sectores más "carcas" de la sociedad.

(Continuará)

1 comentario:

Un Peticionario Desesperado dijo...

Todo un ejemplo de ''savoir faire'' y de sentido común.Aunque cueste creerlo,a este tipo le ponía la abuelita de Heidi y las pelis de Reagan, que me lo ha soplao un espía...