sábado, 30 de noviembre de 2013

COMENTARIOS SOBRE CRUMB 26: DREW FRIEDMAN

Varios autores ofrecen sus impresiones sobre Robert Crumb y su trabajo. Artículo aparecido en Blab nº3 (1988). Traducido por Frog2000. 

1. JAXON

2. KIM DEITCH
3. JOHN THOMPSON
5. JOEL BECK
6. TRINA ROBBINS
7. HARVEY PEKAR
8. ACE BACKWORDS 
9. SAVAGE PENCIL
10. TOM VEITCH
11. SPAIN RODRIGUEZ 
12. JOSH ALAN FRIEDMAN
13. BETO HERNANDEZ
14. GEORGE HANSEN 
15. DON DONAHUE 
16. BOB BURDEN
17. JUSTIN GREEN
18. DANIEL CLOWES
19. LESLIE CABARGA
20. CHESTER BROWN
21. RICHARD SALA
22. REVERENDO IVAN STANG
23. RALPH STEADMAN
24. JAY LYNCH
25. BRUCE N. DUNCAN 

26. DREW FRIEDMAN 

[Historietista e ilustrador americano con un estilo particularmente detallado, publicó sus primeras obras en el RAW magazine de Art Spiegelman para terminar convirtiéndose en uno de los autores más demandados por diversos medios impresos. Ha publicado en Weirdo, Heavy Metal, National Lampoon o Spy entre otros, y dispone de numerosos tomos recopilatorios, tanto de ilustraciones como de cómic, en su haber. Página web oficial.]

Reunidas por primera vez, aquí tenemos nueve historias ciertas que hablan sobre el pionero del comix underground, Robert Crumb.

1.) Descubriendo a Crumb.

En 1968, cuando tenía nueve años, la cadena de librerías más "molona" de la ciudad de Nueva York era Bookmasters. La tienda, que estaba en la Tercera Avenida entre la 59 y la 60 (ahora se llama "Crazy Eddie´s"), también vendía comix underground. Fue en una de sus estanterías donde mis ojos se posaron por primera vez sobre "Homegrown Funnies", donde aparecían las historietas del autor más genial de todos los tiempos (realmente no es que quiera besarle el culo), Robert Crumb. Por supuesto, en aquella época yo era demasiado joven como para comprar undergrounds, al igual que mi hermano de doce años. Lo que hice fue deslizar discretamente un par de ellos en la pila de libros de mi padre que estaban en la línea de caja justo antes de que se los cobrasen, esperando que pensara que había echado un par de comic books de "Playful Little Audrey" en el montón. Se diese cuenta él, o alguien más, de la magnitud de la situación o no... fue lo que condujo a la deformación de mi mente para siempre... ¡fue la seducción de R. Crumb del inocente Drew Friedman!

2.) Primeros años con Crumb.

Cuando era un crío me encantaba la obra de Crumb. Fue la fruta prohibida de mi juventud. Pero si pienso de nuevo en esa época también recuerdo que me gustaban todos los cómics: Creepy, Mad, Sick, incluso la mierda super-heróica. Pero para mi gusto, los undergrounds con obras de R. Crumb (y Jay Lynch) eran especiales. Creo que era por varios motivos. Tenías que tener 21 años para poder leerlos, y ahí estaba yo, un simple retaco, con una colección de ellos entre manos. ¡Así que estaba quebrantando la ley! (¿O quizá lo hacía el tío que me los vendía? Hmmm...) Además, en esa época empecé a ser conocido en la escuela de Great Neck como el chico que pasaba de contrabando comix underground en el colegio... material de primera. Pero principalmente me hacían sentir un hombre viril, porque esos cómics me hablaban como si fuese un hombre, y bueno, eso era fantástico, tío.

3.) Copiando a Crumb.


Cuando ese libro, "Steal This Book", apareció en 1971, robé unas quince copias de la "Stationery Store" de Jay para regalarlos en la escuela. Además, en la página 232 aparecía un dibujo de Crumb titulado "Stoned" en donde salían un puñado de tipos caminando por la calle y explicando lo fumados que estaban: "Sick in the head stoned", etc. Yo dibujaba entonces murales para la biblioteca del colegio sobre la importancia que tenía que los jóvenes leyésemos. Hacía cosas como: "Ven a la biblioteca y léete The Outsiders [Rebeldes, Susan E. Hinton, 1967]", ilustrado con un dibujo que estuviese bien. Así que dibujé un dibujo agrandado de "Stoned", y lo cubrí con una frase de rotulación gruesa que decía: "Las cosas que se pueden ver en "Steal This Book", aunque no en la biblioteca." La biblioteca no disponía de ese libro. El póster duró unos ocho minutos, luego lo arrancaron y me relevaron de mi trabajo en la biblioteca.

4.) Robando a Crumb.

Cuando apareció la versión fílmica de Fritz The Cat en 1971 yo no tenía permiso para verla porque estaba clasificada "X". Así que me vengué colándome en el Playhouse Theatre un día por la mañana en el que no había nadie por los alrededores. En realidad fue bastante sencillo (tan sólo tuve que abrir la puerta de la salida trasera) y robé el póster de la película de la marquesina de cristal que estaba en el "hall" de la entrada. Se quedó colgado en la pared de mi habitación hasta que me di cuenta de que estaba dibujado por Bakshi en lugar de Crumb. Así que lo quité.

5.) Defendiendo a Crumb.

Cuando era más joven y las conversaciones trataban sobre la música, puede que escuchase las argumentaciones de mi interlocutor durante un rato y luego, con aire de suficiencia, le dijese: "Bueno, ahí tienes a los Beatles, y luego está el resto." Una vez un tío me explicó que Vaughn Bodé era el mejor historietista que existía, así que contraataqué con mi lema de los Beatles, cambiándolo por Crumb. "Piff, piff", moví la mano, "ahí tienes a Robert Crumb, y luego está el resto." De todas formas nunca podría haberme tomado a aquel tío demasiado en serio, ya que lo había sorprendido chupando el dedo del pie de su novia en público.

6.) Viendo en directo a Crumb.

En 1978 decidí ser historietista o algo parecido, así que me matriculé en la clase de Harvey Kurtzman en la "School of Visuals Arts". Harvey solía tener invitados que se dejaban caer de vez en cuando. Historietistas como Stan Mack, Jack Ziegler, Joe Orlando, etc. Un día, cerca del final de la clase, entró un colega que iba seguido de otro tipo. El primero parecía un bocazas (era el tío que publicaba "Carload of Comics".) El otro era R. Crumb pareciéndose a R. Crumb. Crumb abrazó a Kurtzman. Kurtzman le preguntó a Crumb qué es lo que estaba haciendo en Nueva York. Poco más que susurrando, Crumb respondió: "No sé, haciéndote una visita", y no dijo más. Por supuesto, encontré que todo esto era muy emocionante y excitante, y no podía dejar de dar codazos a los otros estudiantes: "¡Ese es Robert Crumb!", les decía. Un tío me respondió: "Me parece bien, pero no es Jim Steranko."

7.) Preocupándome por Crumb.

Durante una época, a finales de los setenta, después del fallecimiento de la magnífica revista Arcade en la que Crumb había estado haciendo parte de su mejor material, me parecía que de un modo u otro Crumb iba a terminar por desaparecer. Había escuchado rumores de que estaba perdiendo la visión, que iba a dejar de dibujar cómics por completo para concentrarse en su lugar en los collages de conchas marinas, que iba a alistarse en el ejército como su padre... cosas horribles por el estilo. Pero luego, en 1979 apareció el asombroso "Best Buy Comics", seguido un año después por Weirdo, y supe que todo iba a marchar bien, ¡guau!

8.) Carteándome con Crumb.

Empecé a dibujar cómics en 1979 e intenté publicar mis cosas en los lugares habituales. Tuve suerte, porque estaba en la clase que daba Spiegelman en la "School of Visual Arts" justo en la época en que empezó el Raw. Se enamoró de mis cómics e incluyó algunos en el primer número. Crumb se trajo su versión de la Costa Oeste del Raw titulada Weirdo, y le envié una tira de tres páginas escrita por mi hermano Josh titulada "The Joe Franklin Story". Por alguna razón siempre había pensado que a Crumb no le gustaría mi obra. Que creería que era demasiado detallada, demasiado realista, demasiado lo que fuese. Pero para mi sorpresa, me escribió diciendo que le gustaba lo que hacía y que lo había estado siguiendo. Fue como si fuese el colmo del ganador, ¿no?

9.) Reuniéndome con Crumb.

No conocí a Crumb en persona hasta 1987, durante la apertura del primer show artístico en Nueva York de la Gotham Book Mart Gallery. Parecía una figura bastante elegante con su traje, y cuando me acerqué y extendí mi mano, él sorbió nerviosamente su bebida. "Hola, Robert, soy Drew Friedman..." Estuvimos charlando un rato sobre esto y lo otro, mientras me sonreía con su amplia y legendaria sonrisa. Pero me di cuenta de que no me estaba prestando demasiada atención. En su lugar estaba echando un buen vistazo a las mujeres de huesos grandes que la galería había dispuesto por aquí y allá para su deleite. Mi novia me preguntó más tarde cómo me sentía después de haber conocido a mi artista favorito. "Ha sido magnífico", le dije. "No me ha decepcionado."

viernes, 29 de noviembre de 2013

DESTRUCTION UNIT- SONORAN


Destruction Unit - Sonoran
(Volar Records, 2011)

A1-Desert Sun
A2-Monsoon
A3-Listen
B1-Red Sun
B2-Caveman
B3-Death Tunnel

AQUI.

jueves, 28 de noviembre de 2013

THE MORTALS - LAST TIME AROUND CD


The Mortals - Last Time Around CD
(Estrus Records, 1996)

1-Disintegration
2-Wasting My Time
3-Bad Seed
4-Looking At You
5-Crazy Horses
6-Can You Tell Me Why?
7-The One
8-Long Gone
9-Intermission
10-Nitroglycerine
11-Coming Down
12-Stay Clean
13-I'm Branded
14-Atomic Cocktail
15-Everybody Else
16-Making Time
17-Last Time Around

AQUI.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

HAMBRE DE LO ESENCIAL, por Alan Moore y Dame Darcy

Este cómic apareció en “Dame Darcy’s Meatcake" nº 9 (publicado por Fantagraphics Books en 1999), y según el estupendo blog "Sigue Al Conejo Blanco" se llevó a buen término debido a que Alan Moore le pidió a Dame Darcy dos de sus muñecas hechas a mano para sus dos hijas. En dicho blog también podéis ver la historia original, que al estar rotulada manualmente por Dame Darcy tiene un aspecto mucho más bonito que el que yo he podido conseguir haciéndolo a máquina. Por cierto, la traducción del título es una de las posibles, y después de darle algunas vueltas me he quedado con la que más me gustaba (otra era "El hambre está en el corazón".)










Más cómics inéditos de Alan Moore:

*** Una Historia Real, con dibujos de Myra Hancock

martes, 26 de noviembre de 2013

ALAN MOORE: ¿POR QUÉ NO VAS A DIVERTIRTE UN POCO CUANDO ESTÁS TRATANDO CON LOS PROBLEMAS MÁS PROFUNDOS DE LA MENTE?

Alan Moore: ¿Por qué no vas a divertirte un poco cuando estás tratando con los problemas más profundos de la mente? Alan Moore habla sobre Fashion Beast, Jacques Derrida y los superhéroes modernos.

Entrevista de Stuart Kelly para The Guardian, 22 de noviembre de 2013. Traducida por Frog2000.


Cuando Alan Moore entra en la bastante estéril oficina de Waterstones en donde ha accedido a hablar conmigo, se produce cierto tono de contoneo, una interrupción repentina del lustre. La parte de cara que sobresale de la barba, los dedos anillados, el bastón que uno siente que podría utilizar como una varita o un garrote en cualquier momento: se parece al hermano díscolo de Hagrid o al primo sospechoso de Gandalf. Su sonrisa podría derrumbar edificios, aunque dudo que el hombre que reinventó el cómic de superhéroes quisiera poseer tales poderes. Está aquí para promocionar "Fashion Beast", un proyecto inusual incluso si se tiene en cuenta una carrera que ha sido excepcionalmente idiosincrásica. "Fashion Beast", una idea iniciada por la leyenda del punk Malcolm McLaren, iba a ser una película en origen. Ahora - 28 años después - se ha convertido en un comic book. La historia propone la relación entre un diseñador solitario de la moda, Celestine, su aprendiz, Jonni Tare, y su modelo favorita, Doll. Como era de esperar en el autor de V de Vendetta, Watchmen, La Liga de los Hombres Extraordinarios y Lost Girls, combina el ingenio satírico y la filípica furiosa, la política radical y la ambigüedad sexual. Tal vez lo más extraño de todo sea que Moore apenas puede recordar haberlo escrito.

Le comento a Moore lo delicioso que me resulta estar hablando con él sobre una película que nunca se hizo y que terminó convirtiéndose en un cómic, en lugar de ser un cómic que ha llegado hasta la pantalla. En el pasado, Moore ha comentado abiertamente el desprecio que le produce esto último. Cruza de forma característica una risa y un carraspeo y me dice: "Sin duda, desde mi punto de vista fue mucho más agradable. Creo en lo más hondo que las películas no se prestan al proceso de adaptación al cine, y sobre todo no me gusta la forma actual de hacer adaptaciones cinematográficas de los comic books, donde esencialmente los personajes centrales tan sólo son franquicias con las que se puede trabajar sin cesar sin que aparentemente tengan sentido alguno. En la mayoría de los casos, los cómics originales fueron muy superiores a la película. Este proyecto supuso mi primer guión para el cine, o por lo menos el intento de uno. Estoy satisfecho con los resultados y creo que Malcolm también estaba muy satisfecho con los resultados, pero por culpa de circunstancias ajenas a cualquiera de nosotros, la película nunca se llegó a realizar. Por lo tanto, era como si estuviese existiendo en una extraña zona influyente de mis recuerdos".

"Probablemente nunca he creído que terminase haciéndose realidad", continúa, "pero cuando mi editor me dijo que había logrado encontrar una copia del guión y sugirió que tal vez conseguiría que el excelente guionista Anthony Johnson escribiese la adaptación de mi argumento... no sabía si iba a funcionar, pero sonaba muy bien, porque yo no iba a tener que trabajar en absoluto. Fue lo que más me atrajo del proyecto. Pero luego, cuando el material comenzó a llegar, me pareció muy inusual. Por una parte creo que la adaptación ha sido muy fluida. Y cuando empecé a ver lo que Facundo Percio había dibujado, supuso una experiencia fantástica, porque me había olvidado por completo de todo lo relacionado con "Fashion Beast". Era como leer algo realizado por otra persona, y a la chita callando también me quedé bastante impresionado conmigo mismo. Me quedé muy contento con esta obra", sonríe.

Para ser una historia concebida en 1985, "Fashion Beast" funciona tanto como un presagio de las siguientes obras de Moore como también, extrañamente, como si la hubiese escrito con el conocimiento previo de lo que ocurriría en el mundo durante esos años intermedios. "¿Es de 1985? ¡Caray!", grita, con una mirada de asombro en sus ojos. "¿Fue tan pronto? No recordaba que fuese de 1985, habría aceptado que probablemente estuviese escrita a finales de los ochenta, por lo que me ha dejado muy sorprendido, porque hay una gran cantidad de los sentimientos políticos que iría ampliando en mis futuras obras, y ciertamente también las políticas sexuales. Además contiene ciertos rasgos precursores de mi pensamiento mágico, porque hablo de la moda como una actividad casi chamánica, así que me he quedado muy sorprendido al comprobar que en aquel entonces también estaba pensando en todas esas cosas".

"McLaren", dice Moore, "concebía la película como "un "mash-up" de La Bella y la Bestia y la vida de Christian Dior. También incluía otros elementos: era un poco como Chinatown y otro poco como Flashdance, lo que me dejó boquiabierto. Creo que él se esperaba que yo le diese una profundidad política y sexual a la mezcla".

"Fue Malcolm quien sugirió que los personajes principales fuesen un chico que se parece a una chica que se parece a un chico y viceversa. Lo extraño era que en 1985 nadie tenía una visión parecida sobre la industria de la moda. Desde entonces, la moda y el fascismo cada vez han camino más cerca uno de otro: ahí tienes a John Galliano haciendo sus pinitos promocionando al Tercer Reich, a Alexander McQueen suicidándose, a Versace y a ese horrible acosador "stalker" detrás suyo. Desde que escribí la obra, casi todo se ha ido haciendo realidad excepto lo del invierno nuclear, pero creo que también estamos trabajando para llegar a eso. La sociedad donde sucede la historia se parece mucho más a la sociedad actual que como era el mundo cultural de 1985."

Algunos han descrito a McLaren como un "situationniste couturier", y me preguntaba qué sentía Moore sobre ese movimiento. De repente comenzaron a sonar algunos eslóganes comerciales: ("Prohibido prohibir", "Sé racional: pidamos lo imposible", "Una enfermedad mental ha barrido el planeta: la banalización"), y Moore se pone a tope. "Soy un montón de cosas", dice. "Tengo gran simpatía por el posicionamiento situacionista. El Situacionismo es una de las raíces de la psicogeografía."

"Me gusta Jacques Derrida, creo que es muy gracioso. Me gusta que mi filosofía también contenga un par de chistes y juegos de palabras. Sé bien que es algo que ofende a otros filósofos, pero creo que él no se tomaba las cosas tan en serio, aunque tenía algunos juegos de palabras maravillosos. ¿Por qué no vas a divertirte un poco cuando estás tratando con los problemas más profundos de la mente? Los Situacionistas... me gusta su estilo, me gusta su actitud, me gusta el eslógan 'por debajo de la calle está la playa', me gusta que se tratase básicamente de un enfoque más intelectual y más artístico de los principios anarquistas. Malcolm era un situacionista: la última vez que hablé con él estaba intentando hacer música con algunas personas que hacían sonidos con la Game Boy. Sonaba como si fuese una basura, pero me gustó el espíritu que había detrás. Era fogoso, era subversivo y creo que iba en serio."

Muchos se arriesgan a subestimar a Moore: que sí, que puede que haya escrito La Cosa del Pantano, pero lo hizo mientras se estaba leyendo parte de la filosofía continental. "Fashion Beast" trata acerca de las influencias edípicas: ¿quién más es capaz de vivir y subvertir las cosas bajo la voz de su amo? Varios guionistas han reconocido a Moore como influencia clave: Neil Gaiman me dijo que Moore había conseguido que apareciese toda una nueva generación de autores. "Fashion Beast" trata sobre aprendices y maestros, alumnos y profesores. Así que ¿cómo te sientes al respecto? "No suelo leerlos mucho. No tengo ningún problema con que la gente reciba cierta inspiración, o quizá que se interese por una de mis ideas, pero me parece importante que lo conviertan en su propia voz, no que reproduzcan mi voz o un eco de la misma. Si su obra está influenciada por mi trabajo, entonces formará parte de un proceso que les llevará a desarrollar sus propias voces, mucho más adecuadas, y entonces me alegraré un montón. China Miéville tiene todos mis respetos, no he leído sus cosas, pero me han contado lo que hace. Grant Morrison ha puesto en práctica una táctica que él mismo suele pregonar mediante la que no sólo ha basado algunas de sus historias en mi estilo o en mi obra, sino que también ha intentado hacerse más famoso poniéndome a parir cada vez que tiene oportunidad. No tengo nada que ver con él".

Cuando le menciono que Geoff Johns ha hecho toda una serie de Green Lantern que se basa en su relato "Tygers" se pone un poco quisquilloso. "Verás", dice, "no he leído ningún cómic de superhéroes desde que finalicé Watchmen. Odio los superhéroes. Creo que son abominaciones. Ya no significan lo que solían significar. Originalmente estaban en manos de guionistas que ampliaban activamente la imaginación de su público de entre nueve a trece años. Estaban destinados a eso, y lo hacían de una forma excelente. Actualmente, los cómics de superhéroes no están dirigidos a un público de entre nueve y trece, porque no tienen nada que ver con ellos. En gran parte, su público tiene 30, 40, 50, 60 años, y por lo general suelen ser hombres. A alguien se le ocurrió el término "novela gráfica". Sus lectores están enganchados, por lo que simplemente [las editoriales] estaban interesadas en descubrir una etiqueta que pudiese validar su continuo amor por Green Lantern o Spider-Man sin que de alguna forma pareciesen emocionalmente subnormales. Es un sesgo significativo del público adicto habitual de los superhéroes. No creo que "superhéroe" sea sinónimo de nada bueno. Me parece alarmante que un público compuesto por adultos vaya a ver la película de los Vengadores y se deleite con conceptos y personajes destinados a entretener a los chavales de doce años de la década de los cincuenta".

Después de haber charlado acerca de que sus tebeos se han convertido en películas y que sus guiones para cine se han convertido en cómics, Moore está más preocupado por Jerusalén, su novela.

"Ahora estoy con el último capítulo oficial, estoy haciendo algo al estilo de Dos Passos. Debería estar acabado a finales de año o cerca del mismo. No sé si le gustará a alguien más", reflexiona. Por mi parte no puedo esperar, y por eso tengo la impresión de que su estilo y su gusto por pioneros como Iain Sinclair y Michael Moorcock lo ha convertido en el centro de la cultura literaria. Él suspira, sacudiendo las paredes: "¡Oh Dios, ¿crees que lo somos?, Oh, no, entonces ¡nosotros somos el "mainstream"!

lunes, 25 de noviembre de 2013

LA RESPUESTA DE ALAN MOORE AL NÚMERO 14 DE KAOS MAGAZINE

La respuesta de Alan Moore al número 14 de KAOS Magazine. Northampton, 31 de diciembre, 2002. Traducción: Frog2000.

Nota: en esta misiva Alan Moore respondía y comentaba los contenidos del número 14 de Kaos Magazine, revista centrada en el ocultismo y la magia editada por Joel Biroco. Originalmente la carta iba a aparecer en el número 15, pero el anterior fue el último, por lo que Biroco la publicó en su web. El número 14 se puede descargar aquí.

Hola Joel,

Aunque creía que ibas a realizar un retorno quizá más majestuoso y distante al terreno de la edición sobre la Magia, he de admitir que la aparición de KAOS, restallando repentinamente y gritando desde su cajón mortuorio mientras sostenía una granada en cada uno de sus putrefactos puños, parece haber captado la atención de todo el mundo. El catorce era una maravilla, toda su divertida y diversa variedad de contenidos se absorbían al instante, y cada elemento excavaba una veta mucho más profunda y rica que los empobrecidos proyectos de recuperación de escoria elaborados hasta el desfallecimiento que a menudo ocupan demasiado espacio en las estanterías de ocultismo contemporáneo. El sinfín de temas interesantes que plantea cada ensayo facilita que la respuesta en profundidad resulte casi imposible, pero por si acaso el lío incoherente de los percutantes ecos de radar expuestos a continuación pudiese tener algún interés, entonces te hago llegar lo siguiente:

Conectar Kaos o La Bestia del Apocalipsis (montada por Babalon y que creo que bien podría ser "Fleegle" o "Bingo", aunque estoy seguro de que la que se elevaba desde el mar era "Snork") [aquí Moore alude a los cuatro componentes de los Banana Splits, falta "Drooper"] al [semidiós] Pan no parece encajar demasiado bien. Y eso aunque el mismísimo Crowley llegase a incluir a Pan en Kether [primer sendero de Sabiduría del Árbol de la Vida, la “Inteligencia Admirable u Oculta”], hasta cierto punto por la coincidencia de que su nombre se pueda traducir del griego por "Todos". Teniendo en cuenta la naturaleza priápica original del dios, parece más natural posicionarlo en Chokmah [la segunda esfera del Árbol de la Vida, la “Inteligencia Iluminadora” o Sabiduría]. En cuanto a la existencia de un paralelismo narrativo específico en la unión sexual entre la Bestia y Babalon, podríamos echar mano de aquel mito en el que Pan violaba a Selene en Arcadia, porque parece disponer de la mayoría de los elementos contenidos en la unión entre Babalon y la Bestiauna fuerza caótica, animal y anterior al ser humano relacionada con Chokmah que se enzarza en un acto sexual con un ser de apariencia lunar y femenina de lo más celestial, tal y como se hace referencia en Binah [la tercera esfera del Árbol de la Vida o el "Entendimiento".] La única diferencia que existe entre ambos relatos es que uno es un mito, y posiblemente un mito de la creación que transcurre en un pasado remoto, mientras que el otro es una visión o profecía de un acto que sucederá en el futuro, porque se insinúa que será al final de los tiempos, durante el Apocalipsis. ¿Podría ser que el simbólico acto sexual entre Kaos y Babalon sea como el antes aludido entre Pan y Selene, pero que en este caso se refleje en el otro extremo del tiempo? Tan sólo es una idea.

Leyendo los fascinantes recuerdos de Satyr en el "Black Lodge" ["Black Lodge of Santa Cruz"], concretamente el párrafo donde aseguraba que se podían apilar sacos de arena psíquicos como defensa contra ataques ocultos, se me ha ocurrido otra idea al azar. El autor describía una visión de las fuerzas monstruosas y demoníacas que habían sido enviadas en su contra, lanzadas contra su campo de fuerza mágico, lo que puede compararse con una escena casi idéntica que aparecía en la película "Forbidden Planet" [Planeta Prohibido, 1956]. Lo que más me llamó la atención de esta semejanza fue que (obviamente) la película mencionada fue un recauchutado de ciencia-ficción de La Tempestad [William Shakespeare, representada por primera vez en 1611], donde el Dr. Praetorius [puede que aquí Alan Moore se equivoque de película, porque este personaje aparece en "The Bride of Frankenstein" (1935)] actuaba como una especie de Próspero tecnológico, mientras que su hija hacía el papel de Miranda y los astronautas en tierra tenían el papel de náufragos, por lo que Robby el Robot suplantaría a Ariel, mientras que el "Monstruo del Id", descrito de forma inmensamente memorable por Satyr, sería un Calibán pirotécnico. Si lo revisamos desde el contexto del "Black Lodge of Santa Cruz" resulta más interesante, porque el eje central de "La Tempestad", que se llama de esa forma por el mismo Prósperocasi con toda seguridad Shakespeare lo describió de esa forma teniendo en cuenta a John Dee, su compañero de la Escuela de la Noche. Próspero (o para el caso, "Praetorius") es un hechicero que ha llegado al final de su carrera, una figura aislada a la que únicamente atiende ya su hija. Es el mismo caso sufrido por Dee durante sus últimos días en Mortlake. Salvados por sus fieles hijos, el Dr. Praetorius y Próspero eran atendidos sólo por sus espíritus, piezas sublimadas de sí mismos como Robby y la "Bestia del Id", Ariel y Calibán. Tal y como aparecía en sus últimas entradas en "The True and Faithful Relation" [1942], también Dee tuvo a sus propios ángeles de su lado, a quienes les pedía que le desvelaran cuál era el significado de la sangre que había encontrado en sus heces. Si bien es cierto que los espíritus de Enoc, tanto los benévolos como los más temibles, fueron la inspiración de Ariel y Calibán en La Tempestad, o la del sirviente robot de "Forbidden Planet" y la de la feroz Bestia del Id, entonces sería plausible que alguien que se hubiese metido en problemas con la Magia Enochiana viese dichas fuerzas hostiles en su contra en términos parecidos.

(De paso, no sé si esto tendrá relevancia o no, pero al menos hasta hace seis o siete años, el emplazamiento llamado "John Dee Cottage" que se encuentra al lado del cementerio de Mortlake, era la dirección editorial de la pequeña publicación sobre ufología y contactos alienígenas titulada Magonia, que parecía haber adoptado un enfoque bastante cuerdo y escéptico sobre el material del que se ocupaban, inclinándose hacia una explicación psicosocial de esas aparentes visitas por parte de las criaturas Aethyrs superiores [Sustancia "etérica"que puede ser o no un ser superior]. De nuevo, esto conecta a Dee con la ciencia ficción que se presentaba en "Forbidden Planet" por una ruta diferente. Si tan sólo se pudiese encontrar alguna referencia en los diarios de Ed Kelly, una situación donde se relatase cierta sensación de ausencia temporal o haber experimentado una sonda anal, puede que hubiésemos descubierto algo que es tremendamente relevante.)

Oh, sí, y ya que estamos sumergiéndonos al azar en el catorceavo número de KAOS, no puedo creer tu pura desfachatez al sugerir que la Palabra del Aeon es Jubalcain [traducido por Tubal Caín, uno de los hijos de Caín, el que se ocupaba de la metalurgia]. Puede que no conozca las reglas relativas a los Magos y su forma de enumerar palabras, pero estoy bastante familiarizado con las reglas del "Scrabble", que establecen claramente que si un vocablo no se puede encontrar en un diccionario, entonces tienes que comenzar de nuevo. Quiero decir... ¡vamos! Ahí tienes "Túbal Caín" ¿por qué no usarla? Te lo diré: porque una 'T' tan sólo vale tres puntos o algo así, pero si incluyes la 'J', conseguirás una ficha de triple puntuación, ¡y entonces te dan treinta puntos! ¡Treinta puntos! Bueno, de todos modos, creo que cometiste un error, así que es mi turno. Yo digo que la Palabra del Aeon es Shazam, la palabra de la transformación. Y puedo probarlo más allá de cualquier asomo de duda, tanto a través de la Gematria como mediante eso otro que es algo así como un acróstico, algo judío, "Notariqon" o lo que sea. Además, creo que te habrás dado cuenta de que puedo colocar la 'Z' en esa misma ficha de triple puntuación como si estuviese después de tu 'J'. Por lo que entonces, jódete, creo que he ganado. Porque soy Logos [la "palabra" meditada, reflexionada o razonada] y si tengo que hacerlo, me pondré el sombrero especial y todo. Si, en realidad tengo un sombrero especial, ¿de acuerdo?

Hablando de otro tema, todo ese material sobre Lilith también me pareció muy revelador, y dio inicio a ciertas reflexiones o pensamientos que sigo sin haber formado del todo. En primer lugar, recuerdo haber escuchado otra interpretación o versión de la historia sobre la "primera mujer de Adán", donde Adán se adentraba en el laboratorio secreto de Jehová, antes de que éste llevase a cabo todo ese trabajo al estilo Frankenstein para que su futura compañera estuviese completamente terminada. Lilith seguía allí plantada, sin piel. Adán veía todas sus flemas, la mierda y las vísceras interiores. Entonces se volvía hacia Dios y le decía: "¿De qué hostias va todo esto? Dijiste que estabas creando un pájaro, pero esto se parece más al tío pelado ese de la primera película de Hellraiser." Y obviamente, Lilithque estaba escuchando toda la conversación, se marchaba echando pestes para fornicar con demonios y dar a luz a monstruos y abominaciones. Supongo que si vas a hablar con una mujer sin piel, será mejor que no te cubras los ojos para no mirarla ni montes ningún escándalo. Quédate mirándola calmada, aunque burlonamente, y coméntale algo en plan: "Tienes algo diferente al resto. Espera, no, no me lo digas". En cuanto a la relación entre Babalon y Lilith, he revisado con cierto interés la documentación relativa a la sospecha por parte del rey Salomón acerca de si su consorte Sheba podría ser Lilith disfrazada. Si hablamos en términos de veracidad histórica, el propio rey es un caso completamente dudoso. ¿Qué tal si pensamos en Salomón y en Sheba como dos personas mitológicas (en lugar de enfrentar los aspectos bíblicos a los históricos)? Bajo esa guisa, Salomón se parece a una especie de semidiós que simboliza la sabiduría, y que lo colocaría cabalísticamente en "Chokmah", incluso si no se le hubiese asignado ya a una esfera como la de la "carta del Rey" en la baraja del Tarot. Por otra parte, se decía que Sheba, su reina, era tan fértil como adepta a la magia. También era de raza negra. Si la consideramos como una figura mitológica (y como "la carta de la Reina" en el Tarot), entonces en la Cábala bien se podría corresponder con Binah. ¿Quizá podrían Salomón y Sheba representar otro nivel fractal de similitud, un avatar menor y casi más parecido al de la pareja Kaos-Babalon?

Oh, y antes de terminar... siento decir que experimenté ciertos recelos al leer (tal y como te prometí) aquel artículo sobre J.K. Rowling (“J.K. Rowling: ¡Quemadla! ¡Quemad a la bruja"). Lo que hace que resulte tan difícil creer lo que expone es la ausencia de cualquier evidencia real.. Las únicas ideas que me sugieren que sería adecuado inmolar a la popular autora de libros para niños son las siguientes:

1. ¿Cómo sabrá tanto la buena de Rowling sobre el Arte del Diablo, a no ser que sea ella misma una bruja gritona que cabalga en la noche junto a su maestro oscuro?

2. En realidad la buena de Rowling se siente mortificada por culpa de un homúnculo malhablado que le ha brotado en el cogote con la forma de la cabeza de Terry Pratchett, por lo cual siempre estará obligada a llevar sombrero para ocultarlo.

3. La buena de Rowling tiene otro pezón oculto en su juvenil antebrazo con el que da de mamar a un familiar que se llama Pyssewicket.

4. Nunca encoge con el agua.

5. ¡Quemadla! ¡Quemad a la bruja!

Como he dicho, no veo muchos argumentos en los que basarnos para quemar a esta chica. Además, aunque alguna vez he asegurado que definitivamente recordaba haber visto una copia de un libro anterior suyo que parecía más sexualmente provocativo y que se llamaba "Harry Potter y Choronzon Se lo Montan", resultó que tan sólo era un sueño. Lo siento.

De todos modos, felicitaciones de nuevo por la revista más chispeante y potente sobre ocultismo desde, eh... "The Golden Hind", "The Equinox" o "Form". Espero con impaciencia el siguiente número 15 y tengo ganas de verte derramar magia como si fuese una nueva ciencia para entierros.

Sigue igual de encantador y misterioso,

tu colega,

Alan Moore

sábado, 23 de noviembre de 2013

SCIENTISTS - BLOOD RED RIVER 1982-1984


Scientists ‎– Blood Red River 1982 - 1984
(Citadel Records Australia, 2000)

1-Set It On Fire
2-Blood Red River
3-Revhead
4-Burnout
5-The Spin
6-When Fate Deals It's Mortal Blow
7-Swampland
8-This Is My Happy Hour
9-We Had Love
10-Clear Spot
11-Nitro
12-Solid Gold Hell
13-Murderess In A Purple Dress
14-Backwards Man
15-Demoltion Derby

AQUI.

viernes, 22 de noviembre de 2013

ENTREVISTA CON IAN MACKAYE (2013)

Entrevista de septiembre de 2013 realizada por Jeff Jetton para Brightest Young Things. Traducida por Frog2000.

Tampoco es que se haya derramado escasa tinta periodística para hablar sobre Ian MacKaye. Aunque sea a regañadientes, se suele nombrar al líder de Fugazi como la voz de una generación, pero en realidad tan sólo es un tipo incomprendido con una casa repleta de cosas increíbles. No estamos sugiriendo que debería aparecer en uno de esos episodios televisivos donde las personas acaparan cosas ni nada parecido. En realidad tan sólo es una manía bastante chula. Hace poco nos sentamos con el padre fundador del punk para hablar sobre todo tipo de cosas, desde las pequeñas Ligas hasta los Grateful Dead. Y no, por si acaso teníais curiosidad, no se parece a un oso de peluche. Ni tampoco se considera un bibliotecario.

Ian MacKaye: Luego va a venir un tío a recoger algunas cintas de una vieja banda llamada Trench Mouth, quería que lo supieras, porque pronto se presentará. Los Trench Mouth de DC.

Jeff Jetton: ¿La banda de Fred Armisen?

IM: No, son los Trenchmouth originales. ¿Has visto ya el libro titulado "Hard Art"? Los Trenchmouth... fueron una banda magnífica. Mira... en esta foto tengo diecisiete años. Aquí tienes una foto de ellos en 1979 tocando en los Proyectos de Green Valley. Los Teen Idles tocaron con Bad Brains en 1980 en el mismo sitio. Supuso una experiencia increíble e inusual. Tiramos un cable por la ventana y lo conectamos a la mesa y los amplificadores y tocamos en el mismo patio. Fue una experiencia increíble. Sólo nos vieron los niños que estaban pasando el rato por la calle.
JJ: ¿Crees que les expuso a esa nueva música?

IM: Básicamente así fue, de una forma literal. Ese era el concepto de HR [El cantante de Bad Brains] en la época. En Inglaterra habían organizado unos conciertos que se llamaron “Rock Contra el Racismo”, pero HR se dio cuenta de que eran bandas blancas tocando para un público blanco, lo que no le parecía bien, porque su idea era inspirarse en el evento “Rock Contra el Racismo”, coger a una banda de una punta de la ciudad y que tocase en la otra. Así que en este caso, la idea era que una de esas bandas tocase en el patio de un proyecto de viviendas de Anacostia. En esa época antes del metro todavía no existía la línea verde. Había como una falta de conectividad entre los barrios. Anacostia fue siempre una parte segregada de la ciudad. Uno de los chicos que estaba viendo el concierto con su madre tocó a Henry (Rollins) con la mano, porque era la primera persona de raza blanca que había visto en su vida. Pero los Proyectos de Green Valley se terminaron, terminaron por ser derribados. Así que de todos modos, he estado digitalizando esas cintas de Trenchmouth, he reconstruido esas viejas cintas. Porque se caían a pedazos. Para hacerlo he cogido una caja que estuviese bien, he destapado la que estaba vieja y he puesto el contenido en la nueva. Como puedes ver el interior de las viejas casetes, te puedes dar cuenta de que esa pequeña pieza de fieltro siempre se seca. Y muchas veces la propia cinta se ha quedado doblada, algunas de ellas las he tenido que calentar...

JJ: ¿En el horno?

IM: Bueno, para hacerlo las pongo en una cajita con una bombilla durante un tiempo. La cinta está hecha de plástico con partículas magnéticas adheridas. Las partículas magnéticas llevan la información que hace que suene la cinta. El pegamento hace que las partículas se peguen a la cinta magnética, pero puede que se haya secado o que alguna otra cosa haya ido mal. Lo que hace que resuene el sonido en el reproductor es el cabezal magnético. Así que si esas partículas no están pegadas bien, la cinta no suena correctamente. Si la metes un poco de calor, el adhesivo se activa de nuevo. Así que últimamente he estado digitalizando todas esas cintas de Trenchmouth y algunas otras.

JJ: ¿Te habías imaginado alguna vez que acabarías como una especie de bibliotecario del rock and roll?

IM: Nunca me he imaginado como nada. Nunca he tenido una meta o una visión de futuro. Sólo miro lo que está enfrente de mí. Como esta entrevista.

JJ: Antes has comentado lo que te parece la percepción que tiene la gente sobre tu persona y cómo la haces frente. ¿Te resulta dificultoso?

IM: Dificultoso no es la palabra que usaría.

JJ: ¿Molesto?
IM: Molesto encaja mejor. Hasta cierto punto, lo que la gente piense de mí no me importa una mierda. Lo que me molesta es tener que gastar tiempo y energía para solventar las consecuencias de lo que la gente suele creer. Por ejemplo, digamos que la gente afirma: "es un tipo totalitario, estricto, alguien con el que resulta difícil trabajar", o lo que sea. Creo que no es cierto, pero la percepción de la gente les lleva a pensarlo, como si yo fuese una persona fundamentalista. Así que termino pasando demasiado tiempo diciendo: "No soy fundamentalista." Tengo otras cosas que hacer. Otro ejemplo: soy vegetariano desde hace 26 años, no es un gran secreto que tenga que ocultar, sino una decisión que he tomado. Si voy a la casa de alguien a cenar, la gente se extraña mucho, pero es una información que no me gusta compartir alegremente porque sí.

JJ: ¿Por qué crees que la gente se preocupa sobre tu persona en particular? Parece que eres de ese tipo de gente sobre el que las personas se preocupan más que sobre cualquier otra persona que sea una celebridad o una anti-celebridad, o lo que sea... parece que lo que tú dices impacta más en un determinado grupo de gente...

IM: No tengo ni idea. No sé si es cierto.

JJ: Casi parece una maldición. A la gente le importa la hostia lo que dices.

IM: Las personas benevolentes me caen bien, no me importa. Supongo que hay personas que tienen sus propios problemas y deciden solventarlos a través mío, por lo que es algo con lo que tengo que lidiar. Como cuando alguien escribe un texto desagradable sobre mí. Por lo general dicen cosas falsas, porque yo me tengo por buena persona. Pero dicen: "¡Es un gilipollas, arruinó la música, no es divertido!"

JJ: ¡Ian MacKaye odia la diversión!

IM: La gente se me acerca y me pregunta qué pienso sobre todos esos artículos, cuando nunca doy qué pensar a nadie.
JJ: ¿Pero te duelen al final?

IM: A nivel personal no, pero me hacen daño a otro nivel más extenso, porque me digo: ¿por qué es tan estúpida la gente? ¿Por qué tenemos que pasar por todos esos tragos innecesarios? Combate el crimen, pero no luches conmigo. Si quieres marcar una diferencia, no pelees conmigo o con FugaziHay punks que literalmente protestan por la existencia de Fugazi. Yo respeto los boicots. Respeto un boicot consecuente, ¿pero boicotear a todas las bandas? Lucha contra el crimen. Si de verdad quieres hacer algo, sal fuera y combate la delincuencia. ¿Por qué nosotros? Me entristece la forma en que los humanos gastan el tiempo en chorradas. Por ese motivo no me gusta la ironía. La gente está demasiado ansiosa de hincarle el diente a lo que sea. En el pasado, las revistas han dicho cosas muy desagradables sobre mí o sobre nosotros, y luego termino teniendo que consolar a otras personas al respecto, y no necesariamente a mí mismo. Pienso en Dischord. Hay un pensamiento demasiado persistente acerca de que Dischord ha sido algo así como los “señores” de la escena. Algunas personas sienten como que eran demasiado molones para nosotros, o que no encajarían en el sello, etc. Todo lo que hacemos es nuestra propia labor, nuestro rollo. Eso es todo lo que solemos hacer. Nuestro trabajo.

JJ: ¿Y por qué crees que ocurre algo así? ¿Tal vez la gente no se da cuenta de tu sentido del humor?

IM: Probablemente no lo hace, porque mi humor es muy seco. La verdad es que su actitud no tiene mucho sentido. Tú me conoces desde hace tiempo, ¿cuántas veces me has oído decir algo desagradable acerca de alguien?

JJ: Entonces, ¿quizá es que eres un osito de peluche incomprendido?

IM: Esa podría ser tu interpretación, pero tampoco me considero un oso de peluche. Para que quede claro, no pido perdón por ser quien soy. Lo siento, eso deja bien expuesta la debilidad de la interacción humana. De todos los caminos que la gente decide seguir, ¿por qué son estos los caminos que terminan eligiendo? Pero bueno, tampoco significa mucho. Que el Gobierno de EE.UU. se gaste millones de dólares para enviar aviones robots asesinos a la tierra de otras personas para asesinarlas, a otros países, eso sí que me parece un problema de verdad. Eso es de lo que la gente debería estar preocupada. Que otras personas no me entiendan no es un problema. Mantengo las cosas en perspectiva.

JJ: ¿Cómo te sientes sobre la nostalgia por la DC de los ochenta que actualmente está tan en boga? Por ejemplo, mira la retrospectiva en el Corcoran.

IM: Yo no lo describiría como una cosa nostálgica sobre los ochenta. Por lo menos no lo es en mi caso. El show en el Corcoran fue casi como un reportaje. En muchos sentidos, la exposición fue bastante única. Fue una de las primeras obras sobre la cultura de DC que no incluía un edificio de mármol o el Centro Kennedy. Estoy seguro de que a algunos les asaltaron sentimientos en plan "en su día…" durante la inauguración, pero no fue mi caso.
JJ: ¿Crees que estás tan inmerso en aquella “memorabilia” que has terminado por crearte un recuerdo del que casi te habías olvidado?

IM: Yo no usaría el término “memorabilia”. Para mí no es un recordatorio. Yo trabajo en un sello discográfico donde existen unos archivos. Estas cosas ocurrieron en su momento y son importantes para alguien, y también lo son para mí. Creo que en gran medida la industria discográfica es repelente. Esta música, los Teen Idles, todas estas cosas son importantes para mí. No tengo abogado, agente o gerente. Sin embargo, creo que la industria de la música es en gran medida repelente. Termino haciendo mis discos porque eso es lo que me gusta hacer. Así que eso, esos pedazos de comunicación, son cosas que sigo coleccionando. Tengo cosas de 1979, 1980, en mi colección. Pero también tengo cosas de 2012. Así que no sé si se tratarán de objetos de interés tanto como que quizá me estoy aferrando a objetos que me parecen relevantes y que a la mayoría de la gente no se lo parecen. No sé cuál es la idea de que esos archivos...

JJ: Cuando piensas en las generaciones futuras, es decir, después de tu muerte y la muerte de tu familia y etcétera, ¿te gustaría tener planes a largo plazo para los archivos?

IM: No. Sin embargo, creo que lo primero que hay que hacer es organizarlos bien para que tengan sentido. Tengo un montón de material. Estoy intentando que todo este material se quede organizado. Tengo más proyectos en mente. Trato de no dejar que la documentación interfiera con mi presente. Después de completar esta entrevista, probablemente iré a trabajar en la digitalización de algunos otros conciertos. Sencillamente hay un montón de cosas que tengo que hacer. Voy saltando de una cosa a la siguiente, pero intento encontrar un equilibrio. Pero no es un rollo nostálgico en el sentido de que "esos fueron los buenos tiempos y ahora ya no son lo mismo". Nunca he pensado de esa forma. No es lo mío.

JJ: : Pero supongo que al pensar en el pasado, te asaltará la sensación de que se produjeron "ciertos grandes momentos" y "oh, eso sí que apestaba”.

IM: Por supuesto, pero eso es sólo porque soy humano. Obviamente, en el archivo de Dischord están Fugazi y Minor Threat y todas esas cosas. Pero también hay un montón de cosas sobre skate, porque yo era un skater. En algún lugar, por aquí, están mis tablas originales.

JJ: ¿Te has encontrado con cosas que te sorprende redescubrirlas?

IM: De vez en cuando aparecen materiales en el archivo de los que me había olvidado por completo. Archivar las cosas es extremadamente caro y consume mucho tiempo. Estoy seguro de que cualquier archivista me diría que lo estoy haciendo mal. La suya es una industria que se basa en las ideas más esenciales, y algunas de sus prácticas son abusivas. La industria del archivismo, al igual que la industria funeraria y la industria de las bodas, son industrias que pueden ser muy explotadoras. La cantidad de dinero que la gente se gasta en el ahorro de material... que trata de alimentar la idea de que elegir bien es lo más importante. Quieren correos o imágenes digitalizadas. No creo que sea tan importante. Mientras más te estás gastando en esos materiales, más intensa será la sensación de que las cosas son más importantes por la cantidad total que te has gastado. Probablemente sería mejor darle ese dinero a un comedor de la beneficencia.
JJ: Al final todo terminará en una casa de subastas, ¿verdad?

IM: Sin embargo, la escena del punk underground americano es una historia digna de recordar. Y no estoy hablando de lo que vino después, de la música “indie” o como quieras llamarla, sino de la música que estaba antes, es una etapa que me parece importante. Hay tantas entrevistas con músicos realizadas en el momento o bajo el contexto equivocado... Ahí tienes a esas viejas bandas, generalmente compuestas por hombres, que cuentan historias en plan: "oh, nos metimos en una gran pelea, ese tío golpeó a aquel otro". Creo que es el tipo de mensaje equivocado sobre la historia. Supongo que mi punto de vista sobre el tiempo es verdaderamente pionero. El paisaje del momento estaba bastante saturado por la industria de la música. Si, había bandas como DOA o Black Flag, y a partir de ellas surgió en el movimiento contracultural toda una nueva red pionera. Estoy más interesado en eso que en las historias sensacionalistas.

JJ: ¿Hacia dónde crees que se está dirigendo la industria musical en la actualidad?

IM: Oh, no lo sé. Las discográficas han disfrutado de un monopolio de 100 años de la venta de plástico y ahora están afrontando un formato diferente. Yo tengo un sello discográfico, así que puedo permitirme hablar sobre el tema. Ahora están erigiendo puestos de peaje en cada esquina para tratar de luchar contra el nuevo formato. Las discográficas han disfrutado de un monopolio de 100 años de la venta de plástico y ahora están en contra de los formatos diferentes. Probablemente, hasta cierto punto tendrán éxito, pero vivimos en una época donde también esas estrategias se pueden eludir fácilmente. No puedo predecir las cosas, porque aunque es casi imposible, tampoco me importa demasiado hacerlo. En realidad no me importa una mierda lo que le ocurra.

JJ: ¿Alguna vez has considerado que no decir palabras malsonantes es uno de los principios del straight edge?

IM: “Straight Edge” era una canción sobre mi vida. No había ninguna estructura, ninguna premisa en ella, no es que estuviese intentando formar un club. No había principios. Quiero decir, yo escribí una canción llamada "Straight Edge", me quedo con eso, pero la canción trataba sobre mi vida y sobre cómo quería vivirla. En cuanto a la mayoría de personas que tienen una vida parecida o que se identifican con el straight edge, también yo he pagado mis cuotas, al igual que ellos, y creo que están intentando hacer lo correcto. Las estructuras también pueden ser manipuladas con mala intención, sobre todo cuando las personas están haciendo frente a temas de poder o de control, o de violencia. Así que algunos están buscando formas de conseguir sacar adelante todas esas cosas, por lo que creo que hay ciertos lubricantes o desencadenantes, como el alcohol, el deporte o el nacionalismo. Quiero decir, ¿por qué las personas se pelean por los deportes? Por culpa de esa estructura, de ese esquema detrás de los deportes, hay personas en particular que aprovechan la oportunidad para ponerse violentos. Y de la misma forma, creo que el problema número uno de todos es la religión. Creo que la gente utiliza el straight edge para navegar por un momento difícil de su vida. Prefiero hablar con alguien de treinta años que sobrevivió a momentos difíciles en su vida [practicando el straight edge] en lugar de hablar con alguien que está dañado por la cultura de la violencia.

JJ: ¿Te ves abandonando DC en algún momento?

IM: No lo sé. Mi mamá me dijo que en este sitio se podían experimentar perfectamente las cuatro estaciones, así que ¿por qué irme a otro? Quiero decir, mi familia está aquí. No tengo ninguna tía, tíos o primos en otro lugar. Mi hermana y su pareja viven fuera de la ciudad. Pero por otra parte, en el fondo todos están cerca. Soy la quinta generación nacida en Washington y nací y he crecido en la zona. Mi hijo es la sexta generación. Sinceramente, me gustaría que la gente no se mudase, porque me encantan los habitantes de la ciudad. Esta es la maldición de la era del jet. Ahora cualquier persona es capaz de desplazarse a cualquier lugar. Tengo profundas conexiones por todas partes con gente de todo el mundo desde que empecé a girar con bandas, pero puede que no los vuelva a ver nunca.

JJ: Pero al mismo tiempo esas conexiones no habrían sido posibles si en primer lugar no hubieses tenido la posibilidad de viajar.

IM: Claro, es cierto. Pero por responder a tu pregunta, ¿podría vivir en algún otro sitio? Seguro que sí, pero no sé si lo haré alguna vez.
JJ: ¿Tu padre era editor de crucigramas?

IM: También fue corresponsal de la Casa Blanca entre 1963 y 1966. Más tarde fue el editor de la sección religiosa del Washington Post desde aproximadamente 1966 hasta 1975 o quizá fuese 1974. Luego se convirtió en el editor asociado del Washington Post Magazine hasta 1986. Pero continuó corrigiendo los crucigramas durante todo ese tiempo. También fundó una revista titulada "En Confianza" que estaba dirigida a los seminarios.

JJ: ¿Cómo es que terminó en el lado religioso de las cosas?

IM: Estuvo en un seminario hasta los años cincuenta. Y luego lo dejó para casarse con mi madre y tuvo a mi hermana mayor. Todavía sigue involucrado con la iglesia de St. Stephens, ya sabes, donde todavía se pueden ver algunos conciertos.

JJ: ¿Eres religioso?

IM: No soy practicante. Dejé de ir a la iglesia alrededor de 1974.

JJ: ¿Y eso no le cabreó a tu padre?

IM: No. En primer lugar [St. Stephen] es una iglesia radical. Fue una de las primeras iglesias de DC donde se celebraron bodas entre homosexuales. Una mujer dio misa una vez, casi consiguieron que un sacerdote saliese excomulgado del sitio. Los Panteras Negras solían dar conferencias, era un santuario para los manifestantes por los Derechos Civiles y para los manifestantes contra la guerra. En ese momento, el barrio, Columbia Heights, era una zona pobre, estaba en bastante mal estado y la iglesia estaba justo en medio. Lo que ocurría en el interior era un reflejo de la comunidad. De hecho, el primer concierto de rock que vi en mi vida lo ofrecieron en el altar de la iglesia.

JJ: ¿Qué banda tocaba?

IM: No lo recuerdo, pero me acuerdo de haber visto allí Godspell o Jesucristo Superstar, una de las dos. Era un lugar donde se practicaba la teología de la liberación. Cualquier cosa radical parecía ser aceptada. Sin duda, de allí tomé la idea de que hay que cuestionar la autoridad. Me di cuenta de que cuando asesinaron a Martin Luther King los disturbios partieron la ciudad en dos. Entonces celebramos el Domingo de Ramos en la calle 14. Tengo el recuerdo de estar caminando por la calle a través de los edificios humeantes, los soldados y la policía estaban por todas partes. De todas formas, era una iglesia que me enseñó las cosas que tenía que aprender para no tener que ir a la iglesia. Pero creo que es una iglesia que hace un gran trabajo, hace tres días fui a una boda que celebraron allí. Estuve dando una vuelta por el sitio momentos antes de que en una de las secciones de la iglesia se celebrase una batalla entre b-boys, y en otra habitación estaba sonando un grupo de tambores nativos americanos, tocados por un grupo de nativos americanos que acababa de llegar al país, y justo al lado, en otra sala había un taller de costura [risas].

JJ: Parece más un centro comunitario que una iglesia.

IM: Lo es.
[Cambiamos de tercio para hablar sobre la entrevista que Jeff le está haciendo a Noam Chomsky]

IM: Lo que me gusta de Chomsky es que no le importa una mierda lo nuestro.

JJ: Es cierto, la cultura pop no le interesa.

IM: Bueno, porque en su mayor parte es irrelevante. Volver a lo de hace veinte años y trazar la línea hasta la actualidad para nosotros es algo así como: "Lo que sea, ¿a quién le importa?" Todo se ha enfriado. Parte de la cultura sigue siendo interesante, pero la mayoría no me importa una mierda. Nunca veo la televisión, pero de vez en cuando me leo el Washington Post. Me gustaría decir que el deporte es la única "cosa cierta" de la televisión. Todo lo demás tiene cierto sesgo, o está siendo manipulado. Y resulta difícil intentar inventarse historias en el deporte. Una vez que el balón está en el aire no hay absolutamente nada que podamos hacer al respecto, es muy real.

JJ: ¿Como las Olimpiadas?

IM: Bueno, nosotros sólo vemos al americano, al inglés, al ruso o al chino. La forma en que se presentan en la actualidad me parece conservadora y patriotera, y eso me pone enfermo. Pero si te da por encender la televisión, o incluso si estás conduciendo por la calle para ver un partido de segunda, la realidad está a pleno rendimiento, no tiene sesgo. De vez en cuando me gusta verlo. Me siento y veo los partidos de las ligas de segunda.

JJ: ¿Eres seguidor de los equipos de la ciudad?

IM: En realidad no, porque no soy un tío al que le guste mucho el deporte. Sin embargo, me parece interesante estar en un lugar donde la gente tiene esa especie de fiebre deportiva. Una vez estuve en Italia durante una de las Copas de Fútbol de Europa, y fue muy interesante porque es electrizante. O de nuevo, cuando los Redskins ganaron la Superbowl, todo el mundo estaba entusiasmado, fue similar a cuando eligieron a Obama. Cuando los Redskins ganaron ese partido tuvo un efecto vinculante común para toda la ciudad, al igual que todo el mundo parecía estar conectado en ese momento. Así que no, no soy un tío del deporte, pero me interesan las implicaciones sociológicas que tiene. 

JJ: ¿Estás interesado en el factor social o en el mediático?

IM: No. Quiero decir, resulta interesante pensarlo, pero no necesito más vías de comunicación, y francamente, creo que la gente debería seguir intentando darse cuenta de que el deporte sólo es una herramienta en lugar de algo que tiene que hacer o algo en lo que tiene que participar.

JJ: ¿Eres amante de la tecnología?

IM: [Risas.] ¿Qué significa esa pregunta? Por supuesto que lo soy. Obviamente utilizo ordenadores. Mi coche es maravilloso. Mi teléfono es increíble. Ya he hablado antes sobre la música que estoy digitalizando. Por supuesto que la tecnología es fantástica. La web de Fugazi Live Series... cuando nos dimos cuenta de lo que era internet, la forma en que funciona, la velocidad y su evolución hecha a medida, donde es posible tener una fuente de infinitas copias, nos pareció increíble. Usar cintas o CDs para hacer copias habría sido más difícil de manejar. Tenemos programas que tienen cero descargas, lo cuál me entristece, pero todo está disponible de forma gratuita y en cualquier momento. El programa más descargado es el que tiene la mejor calidad de audio, pero tampoco creo que sea el show más interesante.
JJ: Hace poco he leído un denso artículo en The New Yorker sobre los Grateful Dead y sus grabaciones.

IM : Yo también lo he leído. Y me parece interesante que llegasen a tocar entre 2.300 y 2.600 shows, me sorprendió un montón. Creía que habrían tocado cerca de 5.000 conciertos, o incluso una cifra mayor de los que realmente llegaron a tocar.

JJ: ¿Solías escucharlos?

IM: No. Pero creo que estructuralmente, cuando me vuelvo a fijar en ellos, resultan interesantes. Por ejemplo, me gusta cómo habían montado su negocio y la forma en que flexionaban los músculos creativos. A finales de los ochenta y principios de los noventa, antes de que falleciese Jerry, daban conciertos en estadios y tenían su propio sistema de entradas. Las vendían directamente, y en algún momento durante ese tour por los estadios, Ticketmaster se puso en su contra para que no siguieran con el mismo sistema. Les dijeron a los Dead que no querían que siguiesen adelante, y la banda les contestó: "De acuerdo, estáis despedidos." Y entonces, Ticketmaster intentó echar marcha atrás. Por lo menos eso es lo que he escuchado, no estoy seguro de que sea necesariamente verdad. Pero de todas formas la anécdota funciona muy bien, la máquina no consiguió intimidarlos. Tenían la actitud suficiente como para decir: “no.”

JJ: Eres vegano. ¿También eres un gourmet?

IM: No. No estoy interesado. Si lo piensas bien, eso es otro pan y circo de la leche. Es un concepto romano donde el gobierno puede hacer cualquier cosa, siempre y cuando le ofrezcas al pueblo "pan y circo". Diría que me parece una cultura similar a la romana, siempre y cuando la gente tenga dinero, se divierta y haya comida. Nuestro gobierno es capaz de hacer cosas atroces, cosas abyectas. Incluso contra su propio pueblo. Para mí lo de la comida se ha convertido en una completa locura. En esta ciudad todo el asunto de la cerveza también se ha convertido en una locura. Francamente incluso entre la gente de Brightest Young Things [la cerveza y la comida] es como una celebración, todo ese rollo. No creo que sea malo o que estén equivocados, pero parece como si algo estuviese llegando a algún límite. Es en plan: "¡Otro bar abierto!" ¿A quién le importa? Piénsalo. Los bares son lugares de reunión y para relajarse. Pero en algún momento nos hemos quedado sólo con una cultura de la relajación, ¿y por qué no va a poder reunirse la gente en otro sitio? ¿Por qué celebramos tanto la apertura de otro bar? Me he dado cuenta de que ahora los periódicos escriben mucho sobre estos bares, se ha convertido en una de sus secciones características. Me he dado cuenta de que en las revistas las bandas locales consiguen un único párrafo, pero una micro-cervecería consigue un artículo de dos páginas de extensión. ¿Sobre qué estamos escribiendo? ¿Qué es lo que está pasando? Es en plan: "si te gastas mucho dinero, sentirás como si hubieses hecho algo con tu vida". En una ocasión, un camarero que era amigo mío me contó que un chupito de de vodka costaba 14 dólares, fue hace unos años, por lo que probablemente ahora cueste más. Pensé que estaba loco. Por lo que sé, el vodka no sabe a nada. Creo que lo que le gusta a la gente es el sabor de su dinero. No creo que sea una cuestión ética o moral, o incluso que la gente sea estúpida, pero es como si la cultura se hubiese desequilibrado, pervertido, como si la hubiesen invertido. Las cosas ridículas son las más adoradas, y las importantes son ridiculizadas. Creo que merece la pena reflexionar sobre el tema.

jueves, 21 de noviembre de 2013

ART & BEAUTY - RED RIVER VALLEY


Recién completado, el último disco de Art & Beauty despide malhumorado este moribundo 2013 apoyándose en un experimento que en realidad oferta una colaboración en directo del grupo con el artista Neil Beggs grabada en el  LABoral Centro de Arte y Creación Industrial de Gijón como parte de la instalación "Red River Valley". Los drones y distorsiones que se mecen a lo largo de los tres temas del producto están ensartados por amenazadores riffs de guitarra y ritmos de batería marciales que se entrelazan en una atmósfera de calma que amenaza tormenta y que cuando termina por estallar, hiere. Además, la jugosa cooperación entre los tres creadores nos hace retroceder hasta ese futuro que nunca llegó y que aún se puede atisbar en la atemporal "space music" producida a finales del Siglo pasado, con Spacemen 3, el Metal Machine Music del fallecido Lou Reed y Sun Ra como puntales de estos renovados y renovadores Art & Beauty. Música realizada con el espíritu y registrada para los restos; para que a nadie se le olvide que los músicos multidisciplinares tienen la obligación de no detenerse nunca y seguirnos ofreciendo su ARTE, bien sea como inspiración o como distracción de una existencia que cada vez se parece más a un "cartoon" de la Warner. 

-----------------------------------------

*** Entrevista con el grupo (julio de 2013) aquí.
*** Sobre "Hot Tunes".

miércoles, 20 de noviembre de 2013

KING TRASH FANDANGO - KINGS OF FANDANGO EP


King Trash Fandango - Kings of Fandango EP
(Ruin, 1996)

1-Kings of Fandango
2-Die Baby Die
3-Let´s Go
4-Radio Trash

AQUI.

martes, 19 de noviembre de 2013

COMENTARIOS SOBRE CRUMB 25: B. N. DUNCAN

Varios autores ofrecen sus impresiones sobre Robert Crumb y su trabajo. Artículo aparecido en Blab nº3 (1988). Traducido por Frog2000. 

1. JAXON
2. KIM DEITCH
3. JOHN THOMPSON
5. JOEL BECK
6. TRINA ROBBINS
7. HARVEY PEKAR
8. ACE BACKWORDS 
9. SAVAGE PENCIL
10. TOM VEITCH
11. SPAIN RODRIGUEZ 
12. JOSH ALAN FRIEDMAN
13. BETO HERNANDEZ
14. GEORGE HANSEN 
15. DON DONAHUE 
16. BOB BURDEN
17. JUSTIN GREEN
18. DANIEL CLOWES
19. LESLIE CABARGA
20. CHESTER BROWN
21. RICHARD SALA
22. REVERENDO IVAN STANG
23. RALPH STEADMAN
24-JAY LYNCH

25. BRUCE N. DUNCAN 


[Activista del underground de Berkley (California) desde los sesenta, el fallecido (2009) historietista y editor publicó en Weirdo, Daily Gazette o Raw. Sus historietas de apariencia cruda y enérgica fueron descritas en el Comics Reader por Peter Bagge de la siguiente forma: "Su trabajo trataba por completo acerca de sus obsesiones, específicamente sobre el sexo sado-masoquista, pero también era capaz de filosofar compulsivamente y era un crítico de arte. Siempre estaba perorando (tanto en persona, pero especialmente a través del correo y de forma impresa) sobre lo que le llamaba la atención. Especialmente mediante el medio del cómic, aunque no sólo se limitaba al mismo. Muchos encontraban su trabajo de inspiración S&M de mal gusto (por lo general, la gente se ponía muy tensa con ese tipo de cosas en los ochenta... especialmente las mujeres, que encontraban esas imágenes mucho más amenazantes de lo que se hace en la actualidad, en donde los adornos bondage y disciplinarios se han convertido en accesorios comunes de la moda), y su tosco estilo de dibujo tampoco ayudaba demasiado a que su trabajo fuese más apreciado por la gente. Aún así, me parece que sus dibujos tenían un extraño encanto, además era un buen escritor de gags, incluso aunque esas "bromas" casi siempre fuesen meras proyecciones de sus propios caprichos y obsesiones". Tom Spurgeon también daba un repaso a su vida tras su fallecimiento.] 
De acuerdo con sus seguidores, creo que Robert Crumb ha hecho maravillas por el cómic como medio creativo. En lugar de ofrecer diversión y escapismo, sus cómics suelen dar indicios sobre la angustia y alienación como parte de los mayores problemas que sufre el mundo del Siglo XXl, al igual que hizo Picasso con sus cuadros o Céline con su libro "Journey to the End of the Night" [Viaje al fin de la noche, 1932]. Como historietista, Crumb retrata la crisis de personalidad de la sociedad moderna, completando el cuadro con sus pataleos y fallas espirituales y morales. En la mayoría de su obra este proceder se refleja usando personajes "animales" como vehículos de sus ensayos satíricos o propuestas para sus cómics, porque los sesenta y setenta fueron un período de plenitud para este tipo de tiras.

R. Crumb dio grandes pasos al utilizar en sus cómics estructuras libres, usando el medio sin una forma arquitectónica definida con la intención de permitirse incluir originalidad, significados frescos y una expresión creativa impactante. Crumb ha demostrado que si quiere, "la tira de cómic" puede dejar atrás sus argumentos estandarizados, sus personajes de continuará y sus historias y situaciones producidas en cadena en favor de temas y asuntos de mayor validez. Ha demostrado con profundidad artística y de forma muy interesante, y refiriéndose a la vida real, que los cómics pueden ser atractivos y funcionar como vehículos de representaciones sociológicas y autobiográficas, así como también pueden contener historias naturalistas y una narrativa bien documentada.

Una de las revoluciones que los seguidores de los cómics le atribuyen a Crumb es el uso crudo del sexo como uno de los aspectos más importantes de la vida. El Crumb de los ochenta ha dirigido directamente su obra hacia la narración autobiográfica a través del cómic, de la misma forma que el innovador novelista Henry Miller lo hizo en la literatura, mostrando libremente el retrato sin embellecer de su vida sexual y de otras cuántas tendencias de su existencia. Para Crumb la relación entre hombre y mujer es un característica fundamental de la vida, lo mismo que ocurría con el novelista D.H. Lawrence. La incapacidad de Crumb para "renunciar" al sexo tiene cierta similitud con la del novelista y ensayista satírico Aldous Huxley, otro espíritu creativo con una frecuente obsesión por el sexo. Como Huxley, otro manojo de nervios, Crumb encuentra que la realidad primordial del sexo es perturbadora, no sólo algo placentero. El propio uso que hace Crumb de sí mismo como personaje defiende la aceptación y la comprensión de los hombres "nervudos", frágiles e introvertidos que William H. Sheldon, un psicólogo visionario de una generación anterior a la de Crumb identificaba y etiquetaba como hombres "cerebrotónicos". Cada uno con su respectiva voz, tanto Sheldon como Crumb hablan de que es mejor defender a estos hombres cerebrotónicos como otra variedad de personas igualmente cualificadas en una sociedad más agresiva y competitiva. William H. Sheldon mantenía que mientras que los hombres cerebrotónicos son incapaces de realizar correctamente un montón de las cosas rutinarias del día a día, cierta cantidad de estas personas sensibles, profundas e intensas pueden hacer brillantes contribuciones creativas que benefician a la sociedad y a la vida, y los cómics de Crumb ilustran perfectamente las observaciones de Sheldon.

En el innovador movimiento de los cómics alternativos y underground, creo que la obra de R. Crumb ha alcanzado un amplio rango de logros, yendo incluso más lejos gracias a su combinación de intensidad y claridad.