sábado, 11 de enero de 2014

GG ALLIN: FRACTURANDO NORTEAMÉRICA IV


GG ALLIN: FRACTURANDO NORTEAMÉRICA IV, por Frog2000

Parte 1, parte 2, parte 3.


Nota: si eres menor de edad, esto no es para ti, no sigas leyendo.

------------------------------------------

Justo unos momentos antes de uno de los bolos más famosos de GG Allin, celebrado en el Cat Club de NYC, su compañero de correrías Donny, drogado por completo, retó al explosivo showman: "te doy veinte pavos si te cagas en el escenario." Dicho y hecho, Allin se hizo con un laxante y vestido tan sólo con un suspensorio y unas botas de cowboy, se subió a las tablas. Hacía escasos minutos que un chaval le había hecho la foto que aparecería como portada del disco "Hated In The Nation" de ROIR, una de las casas discográficas más potentes de la ciudad que en aquellos tiempos aún editaba, principalmente, cintas de cassette. La instantánea retrataba a alguien que estaba completamente seguro de sí mismo. En mitad del feedback producido por una banda que no terminaba de arrancar, GG defecó en el escenario frente a un público reducido, entre ellos algunos respetables hombres de negocios que se habían pasado por el club para tomar una copa después del trabajo. Uno de ellos, vestido de blanco inmaculado, se preguntó "¿será esto real?" y se acercó un poco más al escenario para comprobarlo, a pesar de que el olor era palpable. El imprevisible cantante vio el destello blanco y empezó a lanzarle dardos de caca con sus propias manos, por lo que el del traje y sus amigos empezaron a pegarse con el cantante y también entre ellos, produciéndose un pequeño motín, y aunque a continuación entrarían los porteros para detenerlo, le dijeron al dueño que nunca se les ocurriría tocar a ese tipo que se estaba revolcando en su boñiga como si estuviese nadando en una piscina al estilo mariposa y que encima sangraba como un jodido cerdo por culpa de los bofetones que se había llevado...  Allin nunca fue un gran luchador y solía recibir de lo lindo en casi todas las peleas que tan jactanciosamente iniciaba. Los infames eventos de aquella noche de violencia, mierda y, sí, punk rock, aparecerían en el Village Voice y tendrían bastante repercusión en el underground de la "ciudad del crimen", como la denominó su futuro alcalde Giuliani, cimentando la reputación de "coco" que GG Allin maceraba en cualquier inopinada ocasión que se encontrase.



Deshecha la banda "oficial" de Orange Records, los Jabbers (el último concierto se había celebrado en 1984 en The Casbah, Manchester), con músicos competentes que de vez en cuando también respaldaban la carrera y grabaciones de David Peel, Allin se hizo con los servicios de otra caterva de necios que le aguantasen sus desventuras. Encargándose de su lanzamiento el ígnoto sello Blood, "EMF" (contracción de "Eat My Fuc") sería el segundo esfuerzo extenso de la "estrella" del punk, supuestamente junto con la nueva banda, los Scumfucs, aunque esto es algo que no queda demasiado claro en ningún sitio. En las notas de contraportada de una reedición del disco en la siguiente casa discográfica estable donde haría parada el cantante (Black & Blue) se podía leer un escueto "Retirado a los bosques del norte de Vermont y recurriendo a la intoxicación periódica diaria, GG grabó EMF". Nada se dice de quienes fueron los músicos participantes. Por lo demás, en un par de frases de dichas notas se informaba que el violento disco bien podía ser una reacción ante la separación de los Jabbers y, quizá más importante, ante su reciente divorcio. Como ya se ha comentado, el hecho de perder de repente los dos puntales de estabilidad que le impedían acelerar su vida hasta las últimas consecuencias supuso un punto de inflexión crítico en la vida de Allin. Y ahora ya no había nada que lo detuviese, por lo que mientras sus hábitos alimenticios e higiénicos se degradaban paulatinamente, el punk rock construido por este pequeño anti-cristo aumentaba en furia.



Acreditada la "ingeniería" de la grabación al enigmático Dick Urine (en realidad un seudónimo conjunto de GG Allin y Peter Yarmouth, el capo de Black and Blue, que pronto reeditaría el disco), el influyente "Eat My Fuc" es una de las obras importantes de GG Allin, aunque tiene truco. Para empezar, tan sólo aparecen cinco nuevas canciones, por lo que la cara A del vinilo se verá rellenada con una reedición del soberbio primer EP completo de la nueva banda, "los Follamierdas", y por su parte, la cara B incluirá un par de temas en directo. La portada de la primera versión del disco contiene un dibujo de un pene eyaculando que había sido realizado por el propio cantante con un estilo que algunos podrían calificar como "primitivo" y otros como "pop". La contraportada nos deleitaba con los títulos de las canciones realizados con más caligrafía degenerada y al buen tún tún. 

La fiesta de rock n´roll que puede encontrarse en "Cómete Mi Corrida" tiene sus mejores bazas en "Cock On The Loose", canción que sería retomada una y otra vez por las diferentes formaciones de las que disfrutaría el músico a lo largo de su carrera, en "Convulsions", o en la borboteante "Blowjobs", misiles directos al cerebro del consumidor que inducían el bailoteo compulsivo con su punk rock y hardcore fresco y enfermizo. La voz raspa, el bajo amenaza y la guitarra cruje sin medias tintas; por lo que el disco es glorioso precisamente por la falta de ambición que exhibe. Música descerebrada y brutal para pasar un buen rato con los colegas. Y también para darse cuenta de que Kevin Allin se había consumido, dejando paso para siempre y sin remisión a su villanesco alter-ego, como bien atestiguaban números de dos minutos y pico como "Follándome Al Perro", plagado de letras que, dependiendo de cuál sea la secta que te controle, incluso podrían atemorizarte. En "Dios Del Fuego En El Infierno" parecía que Allin se proponía empezar el culto a su personalidad que empezaría a generarse a lo largo y ancho del mundo después de su muerte.

"Aquí voy, otra vez
Poniendo mi vida al filo
Fiesta a tope, juego en serio
Me corto la piel hasta que sangra
Encuentro un callejón, paso la noche
Despierto con la luz deslumbrándome
Haz lo que yo quiero, y nada menos
La gente dice que no va a durar
Voy a divertirme de todos modos
Mejor morir joven que vivir de esa manera
Algunas personas dicen que soy malas noticias
Encerradlo, no lo dejéis suelto
Metedlo en una celda acolchada
Es el Dios del Fuego en el Infierno"



Black And Blue, el sello del productor Peter Yarmouth, empezó a funcionar en 1984 y lo primero que editó fue un single de los Scumfucs, "Live Fast Die Fast". Un producto de la factoría Allin que en este caso resultaría más decepcionante. En teoría dicho artilugio se prensó con la intención de promocionar el videoclip de la canción titular (donde en lugar de los Scumfucs aparecía el grupo The Flyin’ 69), en una época en la que gran parte de lo que se emitía en los diversos canales privados de televisión escapaba al control censor. De nuevo se intentaría promocionar al cantante como algo que no era, en este caso en el mercado del heavy metal, por lo que en el siete pulgadas y en el vídeo tuvieron que ocultar aquello que no encajaba en el mercado, tranformándose la ofensiva "Fucking The Dog" en "Livin´ Like An Animal", escorando el sonido del grupo hacía lo que pedía la audiencia en la fagocitada "I Need Adventure", e incluyéndose una pretendida versión del "Earschplitten Louden Boomer" de Steppenwolf titulada "Loudenboomer" para redondear la jugada. Y disfrazando a los punks con el look heavy de la época (que todavía no era "hair metal" por los pelos). A pesar de ello, el grupo siguió promocionándose a su manera y tocando febrilmente en la ciudad y sus suburbios, siguiendo el cantante a lo suyo, por lo que las expectativas de convertirlo en algo más domesticado no cuajarían.

Un último single junto con los Scumfucs (en donde militaban músicos con seudónimos tan gloriosos como Al Lee Slime, Tim Toms -el batería- o Mucus McCain) fue editado y distribuido en 1985 por Blood Records. El título, "I Wanna Fuck Your Brains Out", declara la guerra, y como la música está a la altura de las circunstancias en ésta y en las otras tres composiciones, se ha convertido en otra de las grabaciones clásicas de Allin (suele incluirse en las reediciones de EMF), citándose habitualmente para cerrar la bocaza a aquellos desinformados que opinan que el de New Hampshire no tiene más que un par de cosas potables en su haber.

Hemos alcanzado 1985, año en el que podría sorprender que la popularidad de Allin dentro de la pacata escena hardcore creciese de forma desaforada, permitiéndole sobrevivir y tocar en directo y en estudio con formaciones como Texas Nazis y Cedar Street Sluts, en muchos casos combos constituidos deprisa y corriendo horas antes de conciertos y grabaciones, una estrategia que se ajusta perfectamente a la acelerada carrera sin fondo, y sin meta, en la que GG Allin se encontraba inmerso.

(Continuará)

No hay comentarios: