viernes, 22 de mayo de 2015

ACTO DE FE, por Alan Moore, Stephen Bissette y Michael T. Zulli


Historia aparecida originalmente en Puma Blues número 20. Guión: Alan Moore, dibujos: Michael T. Zulli y Stephen R. Bissette. Traducción: Félix Frog2000.

---------------------------

Surgida del prolífico andamiaje de editoriales independientes de cómic que se levantó durante los ochenta en Estados Unidos (para derrumbarse en apenas diez años como un castillo de naipes), Puma Blues logró ser acogida en sus inicios por una de las compañías que lideraba el movimiento de la auto-edición, esto es, la celebérrima  Aardvark One International de Dave Sim. El título marcaba diferencias por el significativo motivo de que su dibujante era un novato Michael Zulli, que a pesar de estar dando sus primeros gateos -veloces, eso sí- su arte ya era capaz de embellecer el errático guión de Stephen Murphy hasta el punto de que la colección destacaba entre la miríada de títulos que copaban las estanterías (y estamos hablando de obras de la importancia de Miracleman, Zot, Dreadstar, los títulos de la Epic y algunos de los excelentes tebeos que DC editó algo más tarde para subirse al carro en su sello Piranha Press.) Una disputa de Dave Sim con la distribuidora Diamond terminó con la serie cambiando de manos en su número 18, en este caso a las de los Mirage Studios de Kevin Eastman y Peter Laird, siendo abruptamente cortada tras su número 23 y un pequeño especial con la mitad de páginas numerado como 24 y medio. La trama desvelaba las tribulaciones de sus personajes protagonistas en un mundo (un poco) más degradado que el actual, donde el cambio climático y los desastres ecológicos al estilo Fukushima eran rutina, entrelazándose el fuerte mensaje ecologista con el periplo del protagonista, el agente gubernamental Gavia Immer. Los guiones se volverían más narrativos durante su segundo tramo, procediendo el guionista a eliminar casi por completo los bocadillos y a contar lo que les ocurría a los personajes de la apocalíptica historia a base de cartuchos de texto, un recurso que lejos de clarificar las cosas facilitó que la trama se hiciese más compleja, pero también más farragosa. Aunque la serie nunca llegó a concluir, el año pasado anunciaron que sería remasterizada, finalizada y recopilada en un solo tomo.

Alan Moore se dejó caer por la colección para contar una historia de primavera sexual centrada en uno de los elementos temáticos más desconcertantes de la serie: las rayas mutantes, que fue dibujada al alimón por Zulli y Stephen Bissette.