lunes, 10 de agosto de 2015

ENTREVISTA CON KEIJI NAKAZAWA (PIES DESCALZOS), 2003. Parte 5 de 5.

ENTREVISTA CON KEIJI NAKAZAWA EN THE COMICS JOURNAL Nº 256, OCTUBRE DE 2003. Parte 4 de 5. Traducida por Frog2000. Parte 1parte 2parte 3, parte 4.

(Nota: el primer tomo de "Hiroshima", que fue el título escogido para la primera traducción en castellano de "Barefoot Gen", lo edito Mangaline de forma ilegal, porque la editorial no tenía los derechos para su edición. Cuando Otakuland compró Mangaline, reeditó aquel primer tomo y completó la colección.)

----------------

NAKAZAWA: En Hiroshima había muchos niños que eran huérfanos por culpa de la Guerra, y cuando lo eres, significa que para sobrevivir vas a tener que integrarte en la Yakuza. Así eran las cosas. Hiroshima fue quemada hasta los cimientos. Con esa ciudad se había hecho borrón y cuenta nueva, lo que ofrecía oportunidades ilimitadas para la Yakuza. Se movían a toda velocidad y perpetraron furiosas guerras territoriales. Por su parte, los huérfanos de guerra eran reclutas perfectos: no tenían parientes a los que les importase su muerte, y ellos querían a alguien que cuidase de ellos. Si mi madre no hubiese estado para cuidar de mí, también me habría unido a la Yakuza. No tengo ninguna duda.

GLEASON: ¿Tenías amigos que siguieron ese camino, como ocurre en el manga con el compañero de Gen, Ryuta?

NAKAZAWA: Si, Ryuta se basa en uno de mis amigos. Siempre estaba entrando y saliendo de prisión. Pero sigue vivo y está bien, y sigue perteneciendo a la Yakuza.

GLEASON: ¿Cuándo empezó a traducirse Pies Descalzos a otros idiomas?

NAKAZAWA: Mientras seguía serializándose, un estudiante japonés que iba al Instituto que se llama Masahiro Oshima me visitó y me dijo que sus amigos y él querían traducir el manga al inglés. Les dije que me parecía bien y empezaron y tradujeron todo lo que pudieron. Oshima juntó a un grupo de voluntarios y lo llamó Proyecto Gen. Creo que fue poco antes de que tú te subieses a bordo.

GLEASON: Claro, conocí a Oshima y a su grupo en 1977, cuando acababa de mudarme a Tokyo. Estaban trabajando en el primer volumen y me pusieron a corregir las páginas que ya habían traducido y rotulado.

NAKAZAWA: Tengo que admitir que ese primer volumen en inglés me decepcionó un poco. El papel era barato, y el rotulado ocupaba todo el espacio.
GLEASON: Claro, nuestros rotulistas eran amateurs, lo que quiere decir que no leían ni escribían demasiado bien el inglés. Fue bastante desastroso. No sabíamos cómo lidiar con el hecho de que los cómics japoneses se leen de derecha a izquierda. Hoy en día todo se invierte de forma automática por adelantado, pero en aquel entonces estábamos intentando permanecer fieles a la original. Recortábamos cada viñeta y la pegábamos de nuevo al revés, y luego redibujábamos los bocadillos con el diálogo cuando resultaba necesario invertir la secuencia del interior de una viñeta. En ese momento ni nos dimos cuenta, pero era el primer manga de larga duración que se publicaba en inglés. No teníamos ningún modelo en el que basarnos.

NAKAZAWA: No lo sabía.

GLEASON: Hicimos un montón de trabajo en plan prueba y error. Creo que el cuarto volumen tenía mejor aspecto. Dimos la vuelta a todas las páginas desde el principio, que es lo que la mayoría de editoriales de manga inglesas hacen ahora, y uno de los mejores rotulistas profesionales de Estados Unidos [Tom Orzechowski] lo rotuló para nosotros. Tú le diste tu bendición, pero me pregunto: ¿Qué sentías al ver que tu trabajo aparecía del revés, como un espejo del original?

NAKAZAWA: No me importaba. Mientras se pudiese contar la historia, no me preocupaba mucho.

GLEASON: ¿Así que no te importa que tus personajes se conviertan todos en zurdos?

NAKAZAWA: Nah.

GLEASON: En Japón hay un nuevo grupo de voluntarios del llamado Proyecto Gen que recientemente han empezado a trabajar en todo un nuevo conjunto de traducciones a varias lenguas. ¿Cómo ha empezado este nuevo proyecto?

NAKAZAWA: Su origen se parece mucho al vuestro. Alguien me llamó diciéndome que quería trabajar con Gen, y le dije que adelante. Ya habían producido las ediciones en coreano y ruso, que se han publicado, constando ambas de diez volúmenes. Ahora están trabajando en una nueva versión en inglés de diez tomos, y en la versiones en indonesio y tailandés. 
GLEASON: Gen también se ha transformado en varias películas a lo largo de estos años, incluyendo una serie con actores reales en tres partes y un anime en dos partes. Además, hace unos años produjiste y dirigiste otra película en imagen real sobre Hiroshima.

NAKAZAWA: Claro, se llamaba “Okonomi Hatchan” [literalmente se puede traducir como "El joven Hatchi, cocinero de Okonomi". El “okonomi” es una especialidad de la ciudad de Hiroshima, un pastel caliente relleno de verduras y carne.] Trata sobre un chico joven que intenta prosperar en el negocio del okonomi, y los diferentes clientes que acuden a su tienda. Uno de ellos pertenece a la segunda generación tras la bomba atómica, y se mete en una pelea contra alguien de Tokyo que bromea con los hechos. Está ambientada en el presente. Fue la primera película que he dirigido.

GLEASON: Sé que en tu niñez estabas preocupado por la exposición a la radiación que habías sufrido. Me contaste que antes de que naciese tu hermana Keiko estabas preocupado, y que te quedaste muy aliviado cuando nació completamente sana. ¿Qué hay de ti? ¿Has sufrido algunas secuelas persistentes?

NAKAZAWA: Llevo sufriendo diabetes desde hace treinta años. Es uno de los males relacionados con la bomba atómica, afecta a muchos de los supervivientes. Durante los últimos dos años he sufrido muchos problemas relacionados con la vista, pero no sé si es directamente por culpa de la bomba.

GLEASON: ¿Te has asociado con alguna organización de supervivientes de la bomba?

NAKAZAWA: No, no tengo claro por qué debería hacerlo. A través de mi manga he dicho todo lo que quería decir sobre la bomba. Creo que no necesito unirme a un grupo para conseguir que presten atención a todo por lo que hemos pasado. ¡Tampoco me he unido a ninguna asociación de dibujantes! Soy más del tipo lobo solitario.
GLEASON: Me gustaría preguntarte sobre cómo enfocas la historieta. En Japón es tradicional que los artistas de manga -en particular los que tienen éxito- monten un estudio y contraten ayudantes para que hagan un montón de trabajo. ¿Cuál ha sido tu enfoque a lo largo de estos años?

NAKAZAWA: Yo siempre lo he hecho todo yo mismo. Empecé a escribir la historia y luego la empecé a dibujar. Durante años mi esposa ha sido mi única ayudante. Dibujaba las líneas de la viñeta, borraba los lápices, incluía las tramas, limpiaba la página. Yo hacía todo lo demás. Por lo general no me gusta depender de nadie. Mi esposa es la única en la que confío. 

GLEASON: Cuando empezaste como mangaka en Tokyo, estuviste trabajando de aprendiz. ¿Crees que el sistema de ayudantes es bueno para alguien que quiera aprender el oficio?

NAKAZAWA: Si, es un buen sistema de aprendizaje. Te fuerza a incidir en las áreas en las que estás más flojo. 

GLEASON: ¿Alguna vez te han preguntado historietistas más jóvenes si podían trabajar como ayudantes tuyos? ¿Has tenido que rechazar a alguno?

NAKAZAWA: Si que me lo han preguntado. En cierto momento tuve contratado a alguien durante cuatro años, pero no me gustaba mucho el tiempo que me tenía que pasar enseñándole. Interfería en mi trabajo, así que decidí que era mejor seguir trabajando en solitario.

GLEASON: Se podría decir que entonces eres muy afortunado por estar casado con alguien con talento. 

NAKAZAWA: Oh, ¡estoy de acuerdo! Al principio ella no era capaz de hacer nada, pero aprende muy rápido. ¡Finalmente estuvo lista para trabajar tan rápido como si tuviese doce ayudantes!
Resumiendo, y mirando al futuro.

GLEASON: ¿Estás trabajando en algunos proyectos novedosos?

NAKAZAWA: Me gustaría hacer otra película, y eso es todo al respecto. En ella trataría sobre el tema de los hijos de padres divorciados. Las parejas actuales parecen divorciarse en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué pasa con sus hijos? He estado escribiendo un manga sobre el tema, Jizo sin Matsu, acerca de los niños que viven en hogares rotos. Matsu es un niño cuya madre se divorcia de su padre y él conoce a otra. Matsu sufre porque quiere estar con su madre, pero ella no va a volver. Me gustaría hacer una película con ese guión. Ya he terminado la versión manga, y estoy trabajando en la película. Me gustaría dirigirla yo mismo. Pero las películas cuestan mucho dinero, así que no sé si podré hacerla.

GLEASON: Parece que tu interés en el cine como medio de expresión se está incrementando cada vez más. ¿Cuál es, en tu opinión, lo que le diferencia del manga?

NAKAZAWA: A veces, dibujar manga puede ser muy frustrante por culpa de sus limitaciones. Por ejemplo, si quieres enseñar una acción, o un movimiento fluido, sencillamente lo tienes que expresar en una secuencia de viñetas por página. Otra cosa positiva de las películas es el tono, el sonido de la voz del personaje. Y la música y los efectos de sonido. ¡todo eso no lo puedes incorporar en el manga!

GLEASON: ¿Te parece tan satisfactorio el cine como para dejar a un lado el manga?

NAKAZAWA: Si, en este punto sería muy feliz rodando películas.

GLEASON: ¿Sigues dibujando manga?

NAKAZAWA: No, ya no dibujo. Estoy demasiado cansado.
GLEASON: Han pasado treinta años desde que empezaste a dibujar Pies Descalzos. ¿Qué es lo que sientes sobre el cómputo de trabajo que te ha supuesto Gen?

NAKAZAWA: Bueno, básicamente es mi biografía, así que siempre he tenido la sensación de que era un recuento de la primera mitad de mi vida. Que es una historia que creé sobre el proceso que supuso sobrevivir y crecer.

GLEASON: Al revisarlo, ¿te hubiese gustado contar alguna parte de la historia de una forma diferente?

NAKAZAWA: No, estoy bastante satisfecho con el resultado.

GLEASON: Gen ha sido traducido y publicado en varios idiomas. ¿Qué opinas sobre la respuesta que ha recibido en el extranjero?

NAKAZAWA: Lo que más me ha impresionado ha sido lo mal informada que está la gente que vive fuera de Japón acerca de la bomba atómica y la guerra nuclear. Me gustaría pensar que con la lectura de Gen he ayudado a que el lector se forme una idea de lo que son los horrores de la guerra y los bombardeos, así como del peligro que supone privar a las personas de su libertad de expresión.

GLEASON: ¿Estás satisfecho de la fama que ha adquirido Gen en el extranjero?

NAKAZAWA: No, no lo estoy tanto. Creo que la historia necesitaría ser contada y escuchada de forma mucho más extensa.

GLEASON: ¿Cómo crees que deberían responder los historietistas a los problemas que estamos afrontando en la actualidad?

NAKAZAWA: El gran atractivo que tiene el manga para las masas no se puede comparar con el de ningún otro medio. Así que todos los artistas –los historietistas en especial- deberían ser más activos en momentos como éste. Si un artista está enfadado por lo que pasa en el mundo, debería estar escribiendo sobre ello.

2 comentarios:

Juan O. dijo...

Gracias, Frog!!!!

frog2000 dijo...

Gracias! Próximamente: VIOLENCIA EN LOS CÓMICS...