viernes, 29 de enero de 2016

OH, ¡MENUDA OBRA TAN MARAVILLOSA QUE TIENES ENTRE MANOS! UNAS EFUSIVAS PALABRAS INTRODUCTORIAS DE GARY GROTH

 Portada de Love & Rockets nº 1.
 Contraportada de Love & Rockets nº 1.

Oh, ¡Menuda obra tan maravillosa que tienes entre manos!
Unas efusivas palabras introductorias de Gary Groth incluídas en el primer número de LOVE AND ROCKETS (Fantagraphics, 1982). Traducidas por Frog2000.

--------

La primera vez que vi el fanzine de 32 páginas de cómics auto-editado por Gilbert y Jaime, inmediatamente me quedé cautivado por su frescura, su salvaje originalidad y su imaginación nada convencional. Su trabajo me recordaba a las primeras tiras sindicadas que florecieron durante las tres primeras décadas del Siglo [XX], una época en la que la imaginación única de los historietistas todavía era enormemente valorada, y también fue una que tuvo lugar justo antes de que la producción en masa y las comunicaciones de masas ahogasen del todo el arte individual y descentralizado. Teníamos el Little Nemo de McKay, el Krazy Kat de Herriman, el Popeye de Segar, The Gumps de Sydney Smith, Gasoline Alley de Frank King, Bungle Family de Tuthill y Polly and Her Pals de Sterrett, por nombrar algunos de mis favoritos. No sé si se podrían alinear a los Hernandez junto a estos caballeros, pero yo veo ciertos paralelismos.

Aquellos primeros historietistas hacían gala de una integridad, una exquisitez y un pasmoso abanico de expresiones que gradualmente y por lo general han sido reemplazados con fórmulas sin inspiración alguna. Lo más habitual es que las mejores series fuesen el resultado de un solo guionista-dibujante que interpretaba el mundo de una forma única. De alguna forma parece una equivocación creer que cualquier otro autor pudiese haber guionizado los dibujos de Segar en Popeye, o que otro artista hubiese dibujado los guiones escritos por McKay para Nemo. Parece una equivocación porque seguramente no podríamos encontrar dos sensibilidades que se combinaran de una forma tan perfecta sin estropear la integridad de la obra. Por supuesto, la idea principal en la que me baso es la de que la escritura de guiones y el dibujo no son intercambiables.

Además, las tiras eran peculiarmente literarias. Y digo peculiarmente porque no eran estrictamente literarias para los estándares habituales de la prosa de ficción, sino que lo eran si se tienen en cuenta los requisitos distintivos que pedía el dibujo. El dibujo funcionaba como acompañamiento visual del guión y ambos elementos se combinaban para formar un conjunto tan armónico como peculiar e idiosincrásico. En el trabajo de los Hernandez también se pueden encontrar esas espléndidas armonía e idiosincrasia. El "BEM" de Gilbert, por ejemplo, posee un guión alucinado de una forma de lo más ingeniosa, mientras que la historia mantiene su propia lógica interna ciertamente extraña, una proeza de primera cuando se consigue que la obra funcione como lo hace. Su tira parece un intento de satirizar los íconos de la cultura pop a base de una distorsión premeditada de los trucos habituales de la narrativa que han terminado convirtiéndose en clichés del comic book. El trabajo de Jaime posee una enriquecida textura más naturalista, pero por lo general su obra es igual de juguetona e inventiva.

Podría seguir alabando a estos dos talentosos y jóvenes historietistas, pero no será necesario. Su obra ya se engrandece elegantemente por su propios méritos y sin la ayuda de nadie. He podido ver lo que han hecho para el segundo número de Love and Rockets y si puedo decir algo sobre él es que me parece mejor que el primero. Tan sólo espero que mi propio amor y aprecio por su obra sean igualmente compartidos por todos sus lectores.

-Gary Groth
  Portada del fanzine original de Love & Rockets nº 1.
  Contraportada del fanzine original de Love & Rocketsnº 1.