viernes, 7 de octubre de 2016

FORUM Y YO: CURIOSIDADES (24 de 25): DAREDEVIL NÚMERO 252


Sorpresas que da Madrid. El otro día estaba rebuscando por el centro en mis almonedas habituales y en una cubeta apareció este tebeo, la edición americana original impresa en papel cercano al de las antiguas biblias del número 252 de Daredevil (1988), lleno de anuncios que van puntuando (para mal) el ritmo de lectura. Precio: 1 euro. Publicado hace años en España partido en trocitos en la colección de La Patrulla-X de Forum y recientemente recuperado en el tomo publicado por Panini titulado "Zona Cero" que recopila el primer material de Ann Nocenti en la serie de Matt Murdock, este comic book contiene una de mis historias de la Marvel más queridas: un cruce con una saga de los mutantes donde Apocalipsis ataca a la ciudad de Nueva York utilizando a su ejército compuesto por Hambre, Guerra, Peste y Muerte, anticipando desastrosas ofensivas similares ocurridas en nuestra realidad. 

En lugar de centrarse en estupideces y peleas sin cuento entre personas que son capaces de partir un coche en dos trozos con sus propias manos, Ann Nocenti, la demiurga de esta etapa de Daredevil, se ocupa del efecto y las consecuencias que produce la ofensiva entre los habitantes de la ciudad, con un tono oscuro pero lleno de esperanza. La autora logra que el lector sienta que la ciudad está irremediablemente condenada. En medio de la hecatombe, un calmado Matt Murdock apela al sentido común para que los asediados ciudadanos se ayuden unos a otros, porque sabe bien que la Sociedad ha de ser comunidad, o si no estaremos perdidos.

El dibujo de Romita Jr. que podemos disfrutar en estas páginas no ha vuelto a ser igualado ni por el propio Romita Jr. Mucho tendrá que ver la ayuda en el entintado y en el acabado del trazo de Romita de un Al Williamson lleno de recursos y estilo, otro de aquellos gigantes de la Era de las Tiras de Prensa que tuvo que aceptar estos trabajos "alimenticios" para seguir comiendo caliente (me temo que esa anterior generación no era precisamente devota de los súpers).

Con todo, lo mejor de la historia es el guión de Nocenti. Pero si lo habitual es que la traducción de un tebeo, o un libro, traicione levemente la idea original y el sentido que el primer creador ha querido dar a las palabras y la historia de sus personajes, al leer en inglés a Ann Nocenti he podido darme cuenta de que esta vez sí que hemos perdido "algo" indefinible, como si al lector español se le hubiese ofrecido una recreación a la que le falta un puntito de vitalidad, por mucho que se esfuerce el traductor de turno, y eso que en España los tenemos cojonudos.

En este especial (compuesto por el doble número de páginas de lo habitual) hay una escena maravillosa en la que el héroe y su compañera, la Viuda Negra, se quedan plantados en la azotea de un edificio para poder escuchar la calma que precede a la tormenta. Todos, los buenos y los malos, han salido a las calles inundadas de oscuridad a ver lo que pasa, a calibrar qué es lo que van a hacer a continuación. Igual de portentoso es el momento en el que Cain, un adolescente que bordea la delincuencia, intenta ayudar a uno de los soldados abatidos. Llama al timbre de una casa, pero la pareja de ancianos que vive allí opta por no abrir y esperar a que esa amenaza para sus conciencias se marche. No quieren problemas. Pero no son estos dos los únicos hallazgos, todo el tebeo está plagado de ideas refrescantes, imbuido de arriba a abajo por la preocupación social que tan bien sabía Ann Nocenti incrustar en sus obras. En esta ocasión equilibró con maestría las chorradas de súper-héroes (en un crossover impuesto por la editorial, nada menos) con sus pulsiones habituales y junto con la ayuda de su escudero dibujante inventó una fábula amarga sobre el caos social, el apocalipsis, y lo frágil que es el "sistema" y lo fácil que es que dejemos de creer en él.

1 comentario:

Juan O. dijo...

Es siempre un placer leerte, Sr. Frog.