viernes, 9 de marzo de 2018

MARVEL, LA CASA DE LAS IDEAS DE SEGUNDA MANO

Artículo de Kevin C. McConnell para The Comics Journal 74 (1982). Traducción: Frog2000.

Nota del autor: Originalmente, la intención era que este artículo fuese una crítica del Team America nº 1, otro cómic "con juguetes", pero mi pluma deambuló en otras direcciones (afortunadamente pertinentes). Lo comento para que se tenga en cuenta...

Casi parece desalentador cuando uno se da cuenta de que pocos de los nuevos títulos publicados por Marvel Comics en la última década han sido el producto único de los procesos creativos del personal que trabaja para la empresa. La mayoría de los tebeos que se han estrenado durante los últimos 10 años se han inspirado en fuentes externas y se pueden clasificar en una de las siguientes cinco categorías:
1-Herederos de Robert E. Howard: esta categoría floreció bajo los auspicios empresariales de Roy Thomas como una rentable línea de publicaciones con series como Conan, Red Sonja, Conan Rey, La Espada Salvaje de Conan y varias obras más cortas que utilizaban personajes de REH menores como Esau Cairn, Bran Mak Morn y Solomon Kane.

2-Las adaptaciones de películas y series de televisión también comprenden una categoría bastante grande, y han recorrido toda la gama desde, Logan's Run [La Fuga de Logan] y El Planeta de los Simios hasta Star Wars, 2001, Battlestar: Galactica, Godzilla, Star Trek y Man From Atlantis, así como varios experimentos en forma de one shot y miniseries que trasladaban a la viñeta películas como Xanadú, Tiburón, Dragonslayer [El dragón del lago de fuego], Indiana Jones: En Busca del Arca Perdida y muchos otros.

3-Los juguetes también ha demostrado ser una inspiración habitual de los guionistas de cómics, y han generado títulos tan poco probables como Micronautas, Shogun Warriors, G.I. Joe, Rom y Team America.

4-Los Conceptos Basados ​​en Obras Anteriores: Stan Lee ha proporcionado la miga de muchos títulos derivados, entre ellos: Peter Parker, Hulka, Ka-Zar, Spider-Woman, Marvel Team-Up, Los Defensores, Ms. Marvel, e incluso los trazos básicos de los nuevos X-Men.

5-Esfuerzos diversos. Entre ellos se incluyen: a) un breve flirteo con el material de los herederos de Edgar Rice Burroughs (Tarzan, John Carter); b) un leve coqueteo con [Kenneth] Robeson (Doc Savage); c) una exhumación de los héroes de antaño (Los Invasores)d) un intento de integrar cómics y rock n'roll (Marvel Super Special con Kiss y The Beatles)e) una extraña mirada a un héroe de la vida real (La Mosca Humana)f) una incorporación de "El Anillo de los Nibelungos" de Wagner a la mitología de Marvel (Thor números 283 a 301); g) los Marvel Classics Comics ('nuff said); y h) el desfile de los monstruos (La Tumba de Drácula, Frankenstein, Hombre Lobo, y los títulos de terror de vida cortísima como Chamber of Darkness, Tower of Shadows y Creatures on the Loose), donde verdaderamente se originó toda esta locura de las adaptaciones. En esos títulos se presentaron historias extraídas de las obras de Howard, Bloch, Lovecraft y otros).

6-La categoría final la constituyen algunos conceptos originales. Por lo que entonces, esta es la suma total de 10 años de la conciencia creativa de Marvel: Goliat Negro, The Cat, Los Eternos, Howard el Pato, El Hombre Máquina, Nova e Hijo de Satán, todos los cuales fueron cancelados. Eso nos deja los títulos actuales que son originales por derecho propio como Dazzler, El Motorista Fantasma, El Caballero Luna y Power Man.
Al examinar los 12 títulos anteriores, me veo forzado a concluir que el pastiche y la sobre-adaptación han ejercido un efecto debilitador en la producción inventiva de la mayoría de los guionistas de Marvel. Teniendo en cuenta las cuatro últimas series en funcionamiento que representan actualmente la imaginación desenfrenada de Marvel, deberíamos preguntarnos si esto es lo mejor que pueden producir. ¡Dazzler! Apenas estimable. ¿El Motorista Fantasma y Power Man? Tal vez. ¿Caballero Luna? En el mejor de los casos, en cuanto a originalidad me parece algo marginal. Sea como fuere, en Amazing Heroes nº 6, su guionista Doug Moench realizó algunas interesantes observaciones sobre el personaje que se pueden relacionar con mi tesis: "Todo lo que se me ocurría ya estaba hecho. Hemos retomado todas las cosas obvias, pero cuanto más te esfuerzas por hacer algo fresco, más forzado y artificial parece volverse".

El punto de vista de Doug es válido: en este punto no parece fácil alcanzar la fertilidad creativa, pero solo por eso, no me puedo creer que la imaginación de la industria de los cómics haya enfilado un callejón sin salida. Me inclino más por creer que la mayoría de los guionistas se han vuelto más dependientes del material que adaptan, por lo que les resulta más fácil dejarse llevar que intentar proponer una tormenta de ideas, por lo que durante el proceso se pierde algo muy valioso.

Esta no es una condena total de todos estos procesos de adaptación, porque también han motivado la expansión y comprensión de conceptos y personajes tales como: Los Micronautas, Drácula, Conan, Star Wars, y etcétera. Sin embargo, estas son las excepciones, no la regla. La mayoría de las adaptaciones son completamente olvidables, de ahí el olvido al que las condenó su cancelación. Lo más vergonzoso de todo es el talento creativo que se desperdicia mientras los autores se esfuerzan en hacer estas obras. Lo que estoy intentando sugerir es algo así como una adaptación selectiva, obviar la idea de que los cómics se encarguen de cubrir cada última moda o tema seudo-popular que aflore a la superficie.
Byrne, Claremont y Miller han demostrado que si los involucrados están dispuestos a aplicar el tiempo y la imaginación necesarios, se pueden renovar viejos conceptos como Los Cuatro Fantásticos, X-Men y Daredevil. Fue esta misma fórmula la que originó dichos personajes hace cerca de 20 años, cuando estoy bastante seguro de que parecía que también todo "ya estaba hecho".

Por lo tanto, si los guionistas se muestran cómodos con las adaptaciones y ejercen sus capacidades creativas propias, tampoco es inconcebible que puedan surgir de nuevo ideas resplandecientes. La verdad es que desde la aparición de personajes importantes comparables a Estela Plateada o Spider-Man ha pasado demasiado tiempo (aunque es posible que en algunos casos como el de Lobezno o Sota de Corazones exista cierto potencial). Sé que los conceptos de este artículo, que también se podría haber titulado "Un grito por la creatividad", pueden resultar inquietantes. Mis intenciones no son egoístas, sino que también me dirijo a un mercado de fans viable, receptivo y en crecimiento. Escuchadme, escuchadnos y escuchad este grito.

No hay comentarios: