viernes, 2 de marzo de 2018

MICKY MAUS, las películas de Disney en la Alemania de Hitler (2 de 2)

Artículo de Carsten Laqua para The Comics Journal 135 (1990). Traducido por Frog2000. Parte 1.

En 1935, el programa Lustige Palette [Im Reiche der Micky Maus] se cerró con la canción de "Los tres cerditos" titulada "¿Quién teme al lobo grande y malo?"Este tema se había vuelto muy popular en los Estados Unidos, donde la gente lo interpretaba como una respuesta a la Gran Depresión. 


La industria cinematográfica alemana también estaba entrando en una depresión. Los altos salarios que se necesitaban para utilizar los servicios de las estrellas cinematográficas en Alemania y los boicots a las películas alemanas en países extranjeros llevaron a muchas compañías a la ruina. A pesar de la crisis, la industria del cine de animación alemana alcanzó uno de sus picos. Óscar Fischinger finalizó su Komposition in Blau (Composición en azul). Fue una de las pocas películas de animación de Alemania que logró la fama. Los críticos alemanes la pusieron por las nubes. En la revista Lichtbild-Buhne se pudo leer: "Siempre ha sido característico del arte alemán mirar hacia el pasado, fijarse en los secretos de la vida y hacerlos comprensibles en lugar de contentarse con mostrarlos tal y como son". A esto le seguían más ejemplos aduladores de obras artísticas alemanas como los cuadros de Van Gogh, que dos años más tarde se convertiría en el enemigo público número uno en una muestra de "arte degenerado" en Munich. Bajo el Reich, el Buen Arte era algo que hacía más fácil regir y lo que generaba dinero. El arte oficial tenía que ser "alemán", pero los nazis no podían ignorar la economía y la necesidad de entretener al público. A veces en el Kurfurstendamm se estrenaban más películas americanas que alemanas . En 1936 Fischinger aceptó una oferta de Paramount para viajar a los Estados Unidos, y luego se mudó al complejo Disney, donde se puso a trabajar en Pinocho y Fantasía [ambas de 1940].


En 1936 Bavaria Film se declaró en quiebra. Fue otra víctima del declive de la industria cinematográfica alemana, pero antes Disney ya había empezado a tener problemas con ellos. Bajo la férula de los nazis, la ley prohibía pagar a United Artists en dólares. No se pudo encontrar una solución que satisficiera a United Artists. Walt Disney visitó Europa en un viaje de vacaciones en 1935 y regresó con una foto firmada por Mussolini pero sin acuerdo alguno con Bavaria Film.

Después de 1935, ninguna nueva película de Disney volvió a cruzar legalmente la frontera alemana. En 1937 Roy Disney visitó Berlín para intentar conseguir parte del dinero de Disney congelado en los bancos alemanes por la bancarrota, pero no hubo suerte. Sin embargo, tampoco es que fuese un gran problema para la compañía en un año en el que había estrenado "Snow White" [Blancanieves, 1937]. En 1938 el largometraje fue exhibido en el Festival de Cine de Venecia, donde lo vieron representantes de la industria cinematográfica alemana. Impresionados, intentaron llevárselo a Alemania pero fracasaron. A lo largo de todo el verano de 1938, Deka-Film GmbH estuvo negociando los derechos con RKO, que había sustituido a United Artists como distribuidor de Disney. 

El Reichswirtschaftsministerium (Ministerio de Asuntos Económicos) se estuvo esforzando por exportar maquinaria para conseguir divisas suficientes, pero no llegaron al precio necesario de un millón de Reichmarks. También intentaron conseguir la película a través de una empresa española, pero de nuevo fracasaron. Dio la casualidad de que Disney ya estaba trabajando en una versión alemana de Blancanieves, y los discos con la banda sonora se estaban vendiendo hacía un tiempo en Alemania, pero durante el Tercer Reich la película nunca se llegó a proyectar públicamente. El propio Goebbels explicó por qué solo la pudieron ver unos pocos íntimos: primero, no tenían suficiente moneda extranjera para hacerse con los derechos, y segundo, Blancanieves habría enseñado a la gente cuán superior era la animación estadounidense sobre la animación alemana de la época. La razón oficial que ofrecieron los nazis fue que la película no se ajustaba a la versión original alemana de la historia.

Tras la anexión de Austria en 1939, algunas nuevos estrenos de Disney llegaron hasta Alemania. Dr. Hauser, la compañía que distribuía las películas de Disney en Austria, fue confiscada por los nazis (uno de los propietarios era judío) y algunas películas de Mickey Mouse pasaron por las manos del Reichsfilm Prüfstelleen en Berlín. Estas películas fueron directamente a parar a los archivos del gobierno, donde se almacenaron.
Más tarde, las diferentes versiones de Blancanieves y Fantasía que luego fueron confiscadas en los países ocupados las harían compañía. Hasta el invierno de 1945 estas películas se proyectaron ante unos pocos en las llamadas proyecciones Interesentenvorfuhrungen. Una de ellas tuvo lugar en Wannsee en 1940, cerca de donde se desarrollaron los planes para la "Solución final". Allí los líderes del Partido Nazi pudieron ver Fantasía. El mismo Hitler era un entusiasta fanático de Mickey Mouse, y con frecuencia veía películas animadas en la Cancillería del Reich.

La última muestra pública de películas de Disney durante la guerra pudo haber tenido lugar en Hamburgo en diciembre de 1940. Mickey se presentó en Navidad ante el público por última vez. En total, entre los 20 y los 30 cerca de 200 películas diferentes de Disney se proyectaron para el público en Alemania. Finalmente, solo la guerra pudo detener al ratón.


Aunque durante la guerra se produjo una brecha en las relaciones entre los nazis y la compañía americana, algunos fans alemanes intentaron legitimar a Walt Disney. Incluso intentaron cambiar su biografía. De repente se convirtió en un alemán llamado Walter Distler, que había emigrado a los Estados Unidos. ¡Incluso en 1941, dos sabiondos, ambos con altos cargos en la industria cinematográfica alemana, descubrieron que Disney era español! Uno de ellos era el Dr. Hans Curlis, que después de la guerra se convirtió en profesor de Arte y Ciencia cinematográfica en la Universidad Libre de Berlín, y el otro el oficial a cargo de las exportaciones de películas, el Dr. Gunther Schwarz. La versión en castellano de la historia apareció en un periódico español, lo que supuso una gran decepción para los partidarios de la versión de Distler. La historia tuvo se tuvo que reescribir de nuevo. La versión española, que sostuvo que después de la muerte de sus padres españoles el niño viajó hasta los Estados Unidos, donde fue adoptado por la familia Disney, se podía encontrar en Muzinger, el famoso archivo biográfico. No la eliminaron hasta 1967.

3 comentarios:

imaginauta dijo...

¿Qué tal frog2000? Llevo tiempo como seguidor pasivo, pero me he animado a contactarte, como ya hice en su día, para ofrecerte un material para traducir qe me parece idóneo.

Imagino que sabrás que la publicación del material de Alan Moore en Awesome quedó abortado por los problemas económicos de Liefeld, lo que provocó que por un lado Moore reconvirtiese sus propuestas en la línea ABC y por el otro que, de modo muy discontinuo, Liefeld sacase algo de los guiones que aun tenía de Moore.

Pues bien, uno de los materiales que sacó fue un número compuesto de diseños de Alex Ross y las sinópsis de lo que Moore tenía planeado hacer en Glory y Youngblood titulado "Alan Moore's Awesome Universe Handbook". He encontrado que está en línea a mano de cualquiera y me gustaría proponerte que lo tradujeses.

Aquí el enlace:

http://readcomiconline.to/Comic/Alan-Moore-s-Awesome-Universe-Handbook/Full?id=91158

Un saludo y espero que te haya sido grata la idea.

frog2000 dijo...

hecho, empiezo esta semana. MUCHAS GRACIAS!!!

imaginauta dijo...

No hombre, gracias a ti. Haces una labor extraordinaria en atención a los que tenemos un inglés regulero