jueves, 3 de mayo de 2018

CONSIDERANDO LA ALTERNATIVAS... LAS TEORÍAS DEL ENVEJECIMIENTO EN LOS COMIC BOOKS (1 DE 3)

Artículo de Kevin Gould para Amazing Heroes nº 173 (1989).

George Burns, uno de los comediantes más conocidos de Estados Unidos, a menudo ha comentado: "Teniendo en cuenta la alternativa, no me importa envejecer". Consciente de su avanzada edad, por lo general esta broma provoca unas buenas risas por parte del público. Pero si George Burns fuese un personaje de cómic, quizás nunca tendría que preocuparse por "la alternativa".

Los cómics parecen ser una lectura ideal para alimentar la nostalgia, porque (con algunas excepciones), incluso 10 o 20 años después, la mayoría de personajes tienen la misma edad o solo unos pocos años más. El lector o lectora de 12 años que se hace con un número de los (antiguos) Jóvenes Titanes, cuando cumpla 33 años todavía podrá leer las aventuras del grupo de adolescentes.

Los guionistas de cómic tienden a usar diferentes trucos para hacer envejecer a sus personajes (si es que lo hacen). Y algunos incluso han logrado eliminar la edad de sus héroes hasta el punto en que, para poder encajar en su edad recién establecida, el personaje tendría que haber nacido unos años después de haber hecho su primera aparición en los cómics.

En el cómic no existe una teoría única que se pueda adaptar a cada personaje y cada estatus de una colección. Lo que hay que hacer es encontrar algunos elementos comunes dentro del tejido narrativo e intentar darles una definición común, así como señalar las ventajas y desventajas de estos dispositivos ficticios. Y quizás al hacerlo, los lectores de cómic asediados por la continuidad se puedan dar cuenta de lo que ocurre cuando empiezan a comparar las proverbiales manzanas y naranjas.
Tampoco es que quiera provocar la ira de aquellos a quienes no les gusta tener que mantener una continuidad ficticia en los cómics, y que tampoco les importa que, por ejemplo, el futuro de Kamandi y la Legión puedan entrar en conflicto entre sí. Claro, todo son "trazos sobre el papel", pero descubrir la continuidad de un personaje puede ofrecerle al lector de cómics una dimensión adicional al gozo que le produce leer personajes de ficción. Al igual que ocurre al descubrir la vida de alguien que se conoce en la vida real, construir la historia de la vida de un personaje a lo largo de varias historias les reviste de un poco más de realismo. Bennet Marks comentaba en el tercer número de Collector's Dream:

No creo que se pueda exagerar el valor artístico o financiero de un universo de fantasía consistente. ...A diferencia del escritor convencional, el escritor de fantasía debe presentar un mundo totalmente convincente con el fin de atraer al lector. El mundo debe parecer inevitable, cada aspecto del mismo independiente del autor y la audiencia, de modo que el lector pueda suspender voluntariamente su incredulidad y meterse en ese mundo para poder experimentarlo desde dentro... Intelectualmente, cada lector sabe que "solo es una historia", pero es de suma importancia que no lo sienta de esa forma. Si lo hace, no le debería importar. Conseguir que un lector se preocupe -aunque solo sea por un momento, aunque solo sea por algún personaje- es de lo que trata la escritura.

Hoy en día, esto parece más cierto aún.

Hubo una vez que los personajes de los cómics vivían en ciudades con nombres inventados: Metrópolis, Gotham, Star City, etc. En los sesenta, Marvel Comics comenzó a usar los nombres de ciudades reales en sus cómics, especialmente el de Nueva York.

Es este realismo el que demanda que los guionistas y editores de cómics sean consistentes cuando se preocupan por envejecer a sus personajes. Claro, significa que hay que tener que darle un poco más de vueltas, pero muchos lectores apreciarán los toques adicionales que proporciona esta deferencia. O como dijo una vez Mies van der Rohe: "Dios está en los detalles".
ESPERO MORIR ANTES DE HACERME VIEJO

1) El método del tiempo concurrente quizá sea el método más fácil de entender, pero en los cómics se usa muy raramente. Teniendo en cuenta las historias de continuará, la frecuencia de publicación y otros factores, con este método un año en tiempo ficticio equivale a un año en tiempo real. El mejor ejemplo de una tira que utiliza este método es Gasoline Alley, donde todos sus personajes envejecen "normalmente", y su personaje principal, Skeezix, lleva envejeciendo desde la infancia hasta que ha tenido hijos y nietos.

El método concurrente tiene algunas ventajas. El envejecimiento de los personajes de una forma más o menos realista hace que el personaje parezca más realista, y por lo tanto, el lector puede interesarse por la historia del personaje. Incluso nos podemos identificar un poco más con los protagonistas del cómic, porque están "creciendo" al mismo tiempo que el lector. Steve Englehart usó este método en su maxi-serie de La Vision y la Bruja Escarlata, donde el tiempo entre cada número más o menos equivalía a un mes, el mismo que la edición de cada ejemplar. Al final de la serie se presentaba el nacimiento de los hijos de los personajes, concebidos nueve meses antes, tanto en tiempo real como en los cómics. Cuando se anunciaron los títulos del Nuevo Universo de la Marvel, dijeron que iban a transcurrir "en tiempo real": un año de historietas equivaldría a un año en tiempo real.
Las desventajas de este método parecen obvias, especialmente cuando el personaje demuestra ser popular. En los sesenta, la revista MAD tenía una sección que anunciaba a los lectores lo que ocurriría "si los personajes de historieta fueran tan viejos como sus tiras". Esta sátira dibujada por Wally Wood, estuvo protagonizada por personajes como Superman, Dick Tracy y Popeye representados como ciudadanos de la tercera edad. Afortunadamente, la mayoría de comic books no lo utilizan. A veces el tiempo de los cómics comienza a seguir el método concurrente, pero si el cómic se vuelve popular y sobrevive durante varios años, aparecen algunos figurantes con los que se usa el tiempo de forma retroactiva. El cómic de Los Cuatro Fantásticos mantuvo una secuencia de tiempo aproximadamente simultánea a la real durante sus primeros años (tal y como se puede ver en los diversos Marvel Index, fue lo suficientemente buena para los aficionados a la continuidad como para llegar a establecer sin problemas una línea temporal de sus aventuras). Pero ahora el tiempo parece haberse detenido en el título, y a pesar de haber nacido en 1967, Franklin Richards se ha quedado estancado entre los 5 y los 6 años. 

Con el método del tiempo simultáneo se produce una confusión adicional proporcionada por las fechas específicas de los eventos que sucederán en el futuro. Durante muchos años, el marco temporal de la Legión estaba establecido exactamente 1000 años en el futuro (a excepción de los pocos errores tipográficos que dieron lugar a la colocación de las aventuras de la Legión en el Siglo XXI, como se pudo ver en varios números de "Adventurer"), e incluso del Siglo XX (Adventurer nº 353) . Durante años fue una solución bastante satisfactoria y elegante, hasta que resultó dolorosamente obvio que la serie había durado más de 20 años, y algunos de los que llegaron a la adolescencia en la década de los sesenta todavía siguen en su veintena en los ochenta. 
LA EDAD DE MICKEY YA NO ES VENERABLE

2) El método de tiempo distorsionado significa que el tiempo de un personaje se mueve más rápido o más lento que en tiempo real, diferente dependiendo de la discreción del autor. Una de las subcategorías de este método es el método del tiempo comprimido, donde el tiempo se mueve más rápido en el mundo ficticio que en nuestro mundo. Este método puede ayudar a explicar inconsistencias como la de Reed Richards peleando en la Segunda Guerra Mundial, la de La Cosa y La Antorcha Humana conociendo a los Beatles, y por qué la mayoría de los Jóvenes Titanes todavía están en su adolescencia / principios de la veintena. La mayoría de las ventajas de este método aparecen cuando uno lo compara con el método concurrente. Uno no tiene que seguir reinventando el mundo y encontrar una respuesta cada 10 años para explicar por qué cada personaje no parece tener 10 años más. El método del tiempo comprimido le permite al lector encontrar algún tipo de relación entre cada personaje, y les permite envejecer gradualmente, aunque más lento que en tiempo real. También ayuda a la siempre popular suspensión de la incredulidad, y a reducir las revisiones históricas necesarias en otros métodos. 

Se lleva a cabo aceptando todo lo que sucedió en un mundo que discurre en una línea temporal más rápida. Los problemas de este método radican en sus ramificaciones. Richard Feinberg señalaba en la sección de correo de Amazing Heroes nº 107 lo siguiente: "La principal diferencia entre ellos y nosotros es que los personajes de los cómics están acostumbrados a vivir entre 40 y 50 elecciones presidenciales, 10 o 20 guerras..." Sus calendarios anuales son el equivalente de tres meses cada año (basándonos en una proporción 4:1). Algo que se puede comprobar cuando, por ejemplo, nos damos cuenta de que el año "1982" supuso solo tres meses de envejecimiento para Zippy the Pinhead ". ¿Qué otra cosa se podría decir que "están siempre ocupados, ocupados, ocupados"? 
Este método también hace que sea difícil establecer el tipo de cronologías que se pueden encontrar en varios de los Official Index of Marvel Comics, o la cronología de Dick O'Malley que aparecía en el Collector's Dream nº 5, donde elucubraba una línea de tiempo para los primeros números de Spider-Man y los Cuatro Fantásticos. Otro problema del método del tiempo comprimido es (según la carta de Feinberg) la siguiente cuestión: "...el tiempo del cómic comienza solo cuando un personaje hace su primera aparición... los años 60 y 70 fueron una pequeña fracción de la vida de Peter Parker, mientras que todavía no se habían presentado personajes como Dazzler y Nova, que pasaron rápidamente de ser bebés a adultos". 

Por lo tanto, la teoría del tiempo comprimido es un poco inconsistente en sí misma. En este caso, Spider-Man vive en una línea de tiempo comprimida, mientras que Dazzler lo hace en una línea de tiempo concurrente, hasta que hace su primera aparición, momento en el que empieza a vivir en tiempo comprimido, así que no envejece más rápido que el resto de personajes a los que va conociendo. Otra sub-categoría del método del tiempo distorsionado es el método del tiempo expandido, donde el tiempo fluye más lento en el mundo ficticio que en nuestro mundo. Este ejemplo se puede encontrar más a menudo en historias situadas en el pasado, sobre todo en las historias de la Segunda Guerra Mundial, escenario de muchos números de Sargento Rock, Sargento Furia, y All Star Squadron, en donde en el correo de su nº 15 se podía leer: "En el número nueve acabamos de llegar a la víspera de Año Nuevo de 1941 a 1942, por lo que en los primeros nueve números se han cubierto 25 días. A este ritmo alcanzaremos la Rendición Japonesa del 1 de septiembre de 1945 (1340 días más) justo en el número 492..." Más adelante, en la sección de correo del número 44, Roy Thomas establecía el ritmo como "aproximadamente un mes de "tiempo real" de 1942 por cada año de "comic book".

(Continuará)

No hay comentarios: