viernes, 18 de noviembre de 2022

FLOYD GOTTFREDSON, EL OTRO GENIO DETRÁS DE MICKEY MOUSE (PARTE 6 DE 7)

Entrevista realizada por Arn Saba y publicada en The Comics Journal nº 120 (1988). Traducción: Félix Frog2000. Parte 1parte 2parte 3parte 4, parte 5.

SABA: La época en la que estabas haciendo las tiras para el estudio, en los años 30 y 40, fue la gran época de las tiras de continuará en los periódicos. Seguro que te diste cuenta de que formabas parte de algo maravilloso que tenía lugar justo en ese momento.

GOTTFREDSON: Ah, ya puedes apostar que sí, el negocio de las tiras de prensa era un mundo de lo mas emocionante...

SABA: ¿Te solías juntar con otros dibujantes, o con dibujantes que no trabajaban para Disney?

GOTTFREDSON: No mucho. No teníamos tiempo, pero de vez en cuando lo hacíamos. Como he dicho, pertenecíamos al club de guionistas de Hollywood. Y eso incluía a los escritores de películas con actores reales. Los actores, directores y el resto se pasaban por allí para comer. Tipos como Charlie Chaplin, Will Rogers y Fairbanks, y toda esa gente del negocio. Allí fue donde conocí a Roy Crane. [11] Cuando Walt se lo trajo para presentárnoslo ni sabía quién era, pero yo había ido a verlo a su estudio como tres días antes. Merrill Blosser lo convenció para que se pasara.

SABA: Entonces, algunos otros artistas sí que solían pasarse por el estudio.

GOTTFREDSON: Sí, solían hacerlo.

SABA: También tuvo que ser emocionante para ellos. [Risas].

GOTTFREDSON: Bueno, seguro que lo era para nosotros. Clifford McBride, gente de ese tipo.

SABA: Clifford McBride. [12] Me gusta mucho su trabajo. 

GOTTFREDSON: Ah, sí. Verdaderamente excelente.

SABA: Ese trazo de línea suelta... Percy Crosby [13] también sabía dibujar parecido.

GOTTFREDSON: Hacían cosas parecidas.

SABA: Así que sí que eras consciente en la época de que formabas parte de ese mundo emocionante que se estaba desarrollando.

GOTTFREDSON: Absolutamente. Sí. No lo hubiera cambiado por nada.

SABA: Cierto. Puedes apostarlo. ¿Te desalienta atisbar el futuro al ver cuál es la situación actual de las tiras de prensa?

GOTTFREDSON: Bueno, hasta cierto punto, creo que a partir de ahora en los periódicos va a existir mayor seguridad para los autores, excepto por un elemento, y es por el hecho de que los sindicatos están destruyendo más periódicos que la televisión. Mira la situación actual en Nueva York.

SABA: No la he seguido. ¿Sigue la huelga? 

GOTTFREDSON: Que yo sepa sí. Y sigue igual: no sé, al menos hay ocho periódicos importantes en Nueva York publicándose al mismo tiempo. Y entre la televisión y los problemas gremiales que estaban teniendo, se han metido en un... no sé, allí ya han hecho como dos o tres.

SABA: Me parece que el otro problema de las tiras de prensa no es la falta de espacio, aunque obviamente tenga que ver, pero a los propios periódicos ya no les importan tanto las tiras como antes.

GOTTFREDSON: No les importan. Y lo de disminuir el tamaño ha hecho mucho daño.

SABA: Si fueses hoy un joven historietista que acaba de empezar, ¿te habría desanimado la situación?

GOTTFREDSON: Si estuviese al tanto de [el estado actual del mercado] lo estaría. Sencillamente no puedo predecir el futuro, excepto que si se te ocurre algo lo suficientemente diferente que revista de cierto atractivo, seguirá teniendo bastante importancia. Soy testigo del éxito de B.C. y Wizard of Id. Son grandes tiras modernas y cuando aparecieron eran muy, muy diferentes. El público se dio cuenta y han tenido un éxito tremendo. 

SABA: ¿Qué piensas de esas tiras? ¿Las admiras?

GOTTFREDSON: Muchísimo.

SABA: Supongo que tienen esa misma calidad de la que has hablado antes, la calidad intrínseca del dibujo. 

GOTTFREDSON: Sí, trabajan el medio de forma simplificada y todo lo demás, y a eso se le suma el hecho de que están realizadas de forma magistral. Aunque los dibujos de estos autores parezcan en sí mismos bastante toscos, obviamente tienen antecedentes de dibujo y de composición de dibujo al natural. Usan todas las cosas básicas que necesitan los historietistas. Porque son historietistas, no las necesitan menos que los ilustradores.

SABA: Estudiando las diversas disciplinas que tienen que ver con la animación descubrí que podía mejorar mucho mi tira. Porque la acción en la animación y la acción en las tiras son básicamente lo mismo.

GOTTFREDSON: Seguro que sí.

SABA: El dibujo de una tira es el mismo que el de un dibujo animado.

GOTTFREDSON: Lo que te tienes que fijar al hacer tus dibujos es... en animación, cuando el animador empieza a animar una escena, empieza por el principio y el final, hacia donde le va a llevar esa acción en particular. Y va de un extremo a otro. Podría empezar por el centro, donde se desarrolla la historia, pero no lo hace nunca. Luego, su ayudante recoge el resultado y se trabaja los dibujos clave entre los dos extremos. Luego, el intercalador dibuja los dibujos intermedios entre estos. En la tira tienes que tener cuidado de no elegir hacer los dibujos intermedios. Es mejor concentrarse en los dibujos del principio y en los del final. Eso no quiere decir que tengan que ser principios o finales radicales, sino que tienen que contar toda la acción, tienen que terminarla, mejor que dibujar una acción a mitad de camino. Si un personaje está saliendo de algún sitio, haz que salga, no que se quede a mitad, tal y como veo que se hace ahora en muchas de las tiras porque parece más realista. No tiene el mismo impacto...

SABA: Sí, supongo que lo que estás buscando en los dibujos de las tiras y en los funny-animals es expresar las acciones. Son más una simbología de la acción que una representación fidedigna.

GOTTFREDSON: Sí. Coges acciones de la realidad y las llevas un paso más allá para buscar un impacto mayor.

SABA: ¿Qué es lo que te atrae del medio de las tiras? ¿Por qué te implicaste tanto? ¿Puedes analizarlo de alguna manera?

GOTTFREDSON: Bueno, me gusta mucho este medio en el que más o menos podemos crear nuestros propios personajes, aunque trabajásemos con personajes básicos que estaban ideados anteriormente. Además, hay que tener en cuenta que teníamos la posibilidad de dar rienda suelta a todo el aspecto creativo. Si comienzas desde cero, en especial si las historias son de continuará, en efecto, puedes crear una película completa y continuarla paso a paso como te apetezca.

SABA: Te encargabas de Mickey, que protagonizaba sus propias aventuras, a veces muy diferentes a las de las películas y los shows de dibujos animados.

GOTTFREDSON: Siempre fueron diferentes a los cortometrajes de dibujos animados. Lo único que duplicamos en las tiras fueron las cosas de las Silly Symphonies. Hicimos versiones, y en Classic Tales también hicimos versiones de los programas con actores reales, o lo que sea que estuvieran tratando.

SABA: Aparte de eso, hacías lo que querías. 

GOTTFREDSON: En las tiras de continuará de Mickey Mouse íbamos completamente a nuestro aire. De vez en cuando, en los cortos hacían cosas como la del piloto aéreo, así que nosotros también lo convertíamos en piloto, pero era una historia completamente diferente. 

SABA: Sí, alguien dijo que uno de tus mayores puntos fuertes son los personajes secundarios. Todos tus personajes secundarios tenían un fuerte carácter individual. 

GOTTFREDSON: Bueno, nos esforzábamos mucho porque fuese así, y en cierto modo era un reflejo de lo que hizo Walt, porque para él, el personaje y su personalidad lo eran todo. Eso es lo que hacía que sus películas fuesen probablemente más poderosas que cualquier otra.

SABA: Tuviste muchos aciertos al diseñar a los personajes... ya sabes, varios perros y cerdos extraños y lo que sea que dibujaras. No solo eran perros y cerdos estándar. Cada dibujo poseía su propia individualidad.

GOTTFREDSON: Bueno, tenía presente que lo que realmente quería hacer era dibujar tiras protagonizadas por humanos, así que desde el principio, me concentré en estos personajes como si fueran humanos. Y luego hacía un personaje con forma de perro que se acercase lo más posible a un humano.

SABA: ¿Te hubiese gustado hacer Terry y los Piratas o algo parecido?

GOTTFREDSON: Puede que Terry no, pero tal vez Wash Tubbs, cosas por el estilo. Más del tipo caricaturesco. 

SABA: Pero tenías un enfoque muy similar a las historias que solían aparecer en Wash Tubbs. Algunas de tus historias son bastante intercambiables con esa serie. Podrías haber puesto a Wash y a Easy en lugar de Mickey y Goofy, y habría funcionado.

GOTTFREDSON: Bueno, eso demuestra cuánto me influenció Roy Crane en aquel momento, como muchos, muchos otros artistas, por supuesto. Era un gigante del medio.

SABA: Descubrí su obra hace apenas unos años, y ahora la he retomado por el placer de leerla.

GOTTFREDSON: Su dibujo siempre fue muy bueno. Y tenía esa grandeza básica incluso en los momentos más simples, los primeros tiempos de la tira de Wash Tubbs.

SABA: Sí. Me gustaría preguntarte algo. ¿Cómo te sientes acerca de que mucha gente alabe tu obra y diga que eres un artista grandioso? (Ciertamente, yo estoy entre ellos.) ¿Qué te hace sentir? ¿Te lo crees? ¿U obvias los halagos? ¿Cuál es tu reacción?

GOTTFREDSON: Oh, en realidad no puedo obligarme a creerlo. Siempre me sorprende que la gente se sienta así sobre mi obra, porque cuando pienso en ella me avergüenza un poco. Tanto los guiones como el dibujo.

SABA: ¿Aceptas su forma de juzgar tu trabajo? ¿Aceptas que debe haber algo bueno en él?

GOTTFREDSON: Acepto el hecho de que les haya complacido y que me haya complacido a mí, pero no trago con algunas opiniones como la de Bill Blackbeard, que asegura que estoy en la misma liga de Caniff, Roy Crane y gente por el estilo.

SABA: Simplemente no te lo crees.

GOTTFREDSON: No, no me convence en absoluto. Supongo que me conozco demasiado bien.

SABA: El otro día en la entrevista con Milton Caniff... tampoco acepta el hecho de que sea alguien genial. Precisamente, tiene tu misma actitud.

[Risas.]

GOTTFREDSON: ¿Estás bromeando? Lo suyo está justificado.

SABA: Pero luego habla sobre los estudios Disney con gran reverencia.

GOTTFREDSON: Ah, ¿es cierto?

SABA: Y sobre el trabajo que sale de los estudios Disney. Ahí lo tienes. [Risas].

GOTTFREDSON: Sí.

SABA: Me gustaría saber tu opinión sobre las tiras de cómic en general. No me refiero a tu trabajo necesariamente, sino a las tiras como medio. Te contaré algo que me interesa: la posibilidad de que las tiras de cómic se utilicen en el futuro como -y cito- literatura seria. No como el entretenimiento que son ahora mismo, y no digo que no tengan por qué ser entretenidas, pero hasta ahora, en su mayor parte las tiras de cómic se han limitado a ser un entretenimiento muy bien hecho, pero no han querido abordar temas serios, no necesariamente temas, sino hacer las cosas de una forma seria. Suelen detenerse a cierto nivel. Me pregunto si después de todos estos años trabajando en los cómics sientes que existe cierta limitación en lo que se puede hacer en una tira.

GOTTFREDSON: No creo que haya limitación alguna en el medio, pero sí que existe cierto límite en referencia a su publicación en los periódicos, sobre todo por culpa de la audiencia. Las tiras se están dirigiendo a una audiencia demasiado selectiva como para conseguir ser tan atractivas que justifiquen una gran difusión y generen mucho dinero. 

(Continuará)

[11] Roy Crane es uno de los artistas seminales de las tiras de continuará y un maestro del arte del cómic. Su serie Wash Tubbs dio comienzo en 1924 como una tira cómica, pero evolucionó hacia el formato de aventuras de continuará y, a finales de la década de 1920, era la tira más emocionante y elegante de las páginas de los periódicos. Su dibujo, particularmente en las localizaciones al aire libre, parecía estar realizado de forma natural. Hasta que Terry y los Piratas, más realista, debutó en 1935, Crane dejó establecido los estándares de las tiras de aventuras, y nunca perdió su talento para la acción directa y la caracterización dramática y colorida. En 1943, Crane empezó una nueva tira titulada Buz Sawyer, que era menos una ópera cómica al estilo de la de Tubbs, pero su humor y exuberancia seguían iluminado la tira con viveza y deleite. Es fácil darse cuenta de que Crane ha sido una gran influencia en el trabajo de Gottfredson, tal y como él mismo parece indicar aquí y más adelante en la entrevista.

[12] McBride fue el autor de una tira llamada Napoleon, sobre un hombre y su perro. Su humor era relativamente urbano, y podemos imaginar sin problema que sus dibujos se podrían publicar en una revista de moda. El sombreado suelto pero magistral de McBride lo convirtió en un "artista de artistas", aunque quizá fuese demasiado poco espectacular para convertirse en un favorito del público. El interés de Gottfredson en este autor es un claro indicativo del gusto del artista de Mickey por el trabajo con la pluma, en el que él mismo fue sobresaliente.

[13] A mediados de los treinta, Percy Crosby fue uno de los historietistas más populares y ricos de Estados Unidos. Su creación más famosa fue el vivaz Skippy, un supuesto niño pequeño armado con un ingenio alarmantemente mordaz. El dibujo de Crosby era casi un garabato, aunque hermoso, y sus tiras parecían haberse dibujado a toda prisa entre cócteles. Crosby terminó sus días trágicamente, ingresado durante muchos años como paciente en un hospital psiquiátrico con algún tipo de demencia que nunca he leído que le fuese diagnosticada, ni siquiera en la excelente biografía y recopilación de tiras escrita por Jerry Robinson, "Skippy and Percy Crosby" (Holt, Rhinehart and Winston, 1978.)

2 comentarios:

Suso dijo...

Excelente artículo (bueno, entrevista en realidad). Laaaaaargo, pero excelente. Y apropiado ahora que al fin nos han llegado las largamente demoradas comic-strips del Mickey de Gottfredson que Planeta lleva prometiendo años para ya. Entre la demora y los plazos locos que le hemos visto en otros clásicos (las también excelentes tiras de Rip Kirby, la Red Sonja marvelita setentera o as tiras de prensa de Star Wars, de las que todavía esperamos por el tercer y último tomo), me da que pocos confiamos en que completen la obra de Gottfredson algún día (aunque con Peanuts lo lograron, contra toda apuesta, pues aunque el ritmo no empezó mal, llegó un punto en que sacaban un tomo al año ...con suerte).

Suso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

NUEVA YORK EN EL DAREDEVIL DE FRANK MILLER

"Investigué mucho para hacer un buen trabajo. Si me pedían que dibujara una cascada, iba hasta una y la dibujaba. Esto es algo que a...