domingo, 23 de noviembre de 2014

OJOS ROJOS, por Warren Ellis


OJOS ROJOS, por Warren Ellis (2003)
Traducción e imagen: Frog2000.

---------------------------------

Ella tenía unos ojos en los que podía perderme, pero luego los reemplazó por punteros láser. Pequeños puntos rojos que rebotaban arriba y abajo por la pared de la habitación mientras yo la abrazaba por la espalda. Podría haber vivido con ello, pero consiguió importar voces animales. El ronroneo del guepardo no estaba mal, pero los ruidos de dingo acabaron por asesinar mi estado de ánimo. La combinación de ojos rojos y sonidos de gorila que sonaban cuando se corría eran algo horrible. Unas semanas más tarde tenía cosas moviéndose en su cuerpo que no deberían estar ahí. No tengas miedo, me dijo, mientras los chismes seguían bombeando como silbidos de un órgano bajo su piel. Algo se extendió y me saludó.

Vomité entre sus piernas y ella no me habló durante una semana. Algo por lo que supongo que no debería culparla, pero aún así...

Sabía que todo había acabado cuando se cortó las piernas.

Se las seccionó por la rodilla y volvió a casa con una maleta llena de reemplazos modulares. Los muñones tenían pequeños puertos Firewire conectados a las nuevas unidades inferiores de las piernas. Iba equipada con lo que ella llamaba sus Piernas Sexuales y flexionó sus dedos artificiales, con los pies fijados en un arco perfecto donde acomodar sus tacones soldados de dieciséis centímetros. Al parecer también tenía giroscopios Segway en las pantorrillas con los que mantener su posición vertical cuando caminaba.

Una noche llegué a casa y me la encontré equipada con un mini-vestido de látex y dieciséis piernas. Esas cosas arácnidas brotaban de sus rodillas, con ocho piernas en cada una. Desfiló por el piso de la cocina de plástico para mí, balanceando sus caderas. Clackclackclackclack, sonaba el suelo. Clackclackclackclack.

Ella me sacó la lengua cuando empecé a vomitar. Tenía lo que parecía un enchufe de entrada en la punta.

Después de eso todo me parecía demasiado feo. Tuve que irme. La volví a ver hace un par de semanas. Me presentó a su nuevo novio, Spin. Su piel estaba fría y brillante, como si estuviese recubierta de plástico blanco sobre el acero. Tenía un tambor giratorio en el estómago. Ella se apoyó en él y sonrió.

Ahora estoy viviendo en mi coche. Mi coche me ama. Quiero decir, no habría hecho crecer una vagina real para mí si fuese de otra manera, ¿verdad?

sábado, 22 de noviembre de 2014

WOODEN TIT - STRANGE NOTES (7")


Wooden Tit - Strange Notes (7")
(Music For Haters, 2007)

1-Strange Notes (The Germs)
2-Sex Beat (The Gun Club)

Eamon Martin: bass
James Owen: drums
Don Howland: guitar, vocals

AQUI. 

viernes, 21 de noviembre de 2014

LAS EXTRAORDINARIAS AVENTURAS DE EMILE MOULIN, por Jacques Tardi


En el número 66 de Cairo (1989) los editores se quejaban porque uno de los nombres con los que que la revista había alcanzado prestigio, el insigne Jacques Tardi, se prodigaba cada vez menos en el campo de la BD. Para paliar el hambre del guionista y dibujante anarquista, el magazine rescató una pequeña historieta aparecida originalmente en Echo des Savanes que después también sería publicada como álbum de tirada limitada a 50 copias en su país de origen y que en la Bedetheque indican que probablemente sea pirata. Para poder transformar en álbum la exigua extensión del tebeo, en este caso un parco ensayo sobre la paranoia, la editorial tomó la decisión de seccionar las cuatro páginas divididas en tres filas de viñetas que la componían en planchas apaisadas formadas cada una por una de las líneas de viñetas de la página original, alcanzando así las doce páginas. El problema es que así se acaba con el efecto que se intentaba conseguir en la última plancha de la historieta inicial, donde una de las últimas viñetas parece "caerse" siguiendo la trayectoria de la cama suspendida que aparece dibujada en ella. A continuación os ofrezco "Les aventures extraordinaires d’Emile Moulin" que apareció en Cairo, donde se respetó el diseño original.





jueves, 20 de noviembre de 2014

THE BEASTIE BOYS - LICENSED TO ILL, por Don Howland (SPIN - 1987)


The Beastie Boys - “Licensed to ill”
(Def Jam)

Artículo escrito por Don Howland para SPIN (febrero de 1987), traducido por Frog2000.

-------------

Una de las cosas que más perplejidad ha provocado durante los últimos años ha sido la reluctancia de los blancos a la hora de recoger lo más intenso del hardcore rap post-Run D.M.C., especialmente si consideramos el entusiasmo que han tenido los blanquitos a la hora de hacerse con los estilos de la comunidad negra a lo largo de la historia. Podrías pensar que con sus poderosos beats y sus discos-mutilados-gracias-a-sus-turntables, el hardcore rap podría atraer a la pandilla del artcore, o incluso a la propia del hardcore. Pero obviando a los quarterbacks del deporte y a los mamones hipsters empedernidos, ha habido muy pocos malditos hurtos al rap (algunos divinos) desde el lado de Caucasia.

Excepto por el caso de los Beasties, por supuesto. Pero los Beastie Boys son algo más que una demorada buena idea. Sin duda, este es el primer álbum de una banda blanca que logra el éxito utilizando consecutivamente rock de gran impulso y una bombástica ampulosidad. Quizá sea el primer álbum de todos. Por supuesto, RUN D.M.C. ya hicieron pruebas en el apartado del metalrap en la época de “Rock Box”, con su primer y auténtico crossover, el exitoso “Walk This Way”. Pero los Beastie Boys, con sus temas basados en riffs cercenados tan cercanos a AC/DC y al estilo de todos los ejércitos de baterías típicamente impresionantes de la marca "Def Jam", violan, esto…, ripean la veta principal de rap rock de una forma que merece mucho la pena.

Ahora que estoy viviendo lejos de la gran ciudad, ya no puedo ver lo que impulsa estos beat boxes de un simple vistazo por la ventana. Así que tan sólo puedo conjeturar el recibimiento que habrá tenido Licensed en el ghetto. La parodia de rap forajido de los Beasties, “Paul Revere” (que cuenta la historia de cómo se conocieron), es condenadamente graciosa. Los diestros scratchs mangados de los temas de Mr. Ed, el “Down on the Corner” de la Creedence y “P.S.K.” (de hecho, se alude a Schoolly-D en varias ocasiones) indican totalmente de dónde provienen los componentes del grupo. Pero dejando aparte los chistes y el odiosamente hilarante histrionismo (este también es un disco de punk rock), el grupo pone de manifiesto sus técnicas, soltando enojadas frases al micro tan bien como podría hacerlo cualquier otro grupo que pudieses nombrar.

Las tres ocasiones en las que he visto tocar al grupo frente a un público negro (una de ellas formó parte de sus treinta segundos en la película Krush Groove), los abucheos y aplausos fueron bastante equilibrados, y yo soy lo suficientemente blanco como para hacerme una idea de lo que eso significa.

¿Pero qué ocurre con Caucasia? Llevo ya mucho tiempo convencido de que toda esta fuerza motriz de los pioneros del hardcore rap podría encontrar una gran audiencia blanca antes de que se convierta en algo diseñado por los creadores de tendencias. Me parece bien escuchar “Walk This Way” en la radio o ver el tema en MTV. He podido observar con mis propios ojos que en algunas escuelas públicas que se encuentran en vecindarios poco pudientes, los adolescentes blancos se quedan fascinados por el groove que puede encontrarse en el rap hardcore. Quizá te pueda sorprender lo bien que “Rock the Bells” da paso a “Highway to Hell” en el coco de un rockero.

Por fin el rap está saliendo de los suburbios.

-------------------------

Más artículos de Don Howland en SPIN.

*** Drag Kings
*** The Pussy Identity 

miércoles, 19 de noviembre de 2014

LA MUERTE DE LA TV TAL Y COMO LA CONOCEMOS, por Warren Ellis


Warren Ellis: La muerte de la TV tal como la conocemos.
Artículo para Wired (agosto de 2010), traducido por Frog2000.

Este artículo ha sido recogido de la edición de septiembre de la revista Wired.

--------------------------------

De vez en cuando hablo con gente sobre cómo se ha de escribir para la televisión. Creo que las únicas dos cosas que escribí y que en realidad han llegado a ser emitidas fueron un episodio de la serie de dibujos animados de la Justice League Unlimited (que tan sólo era notable porque el equipo de animación se volcó en él y porque el brillante John C. McGinley me hizo parecer un genio) y una miniserie animada de GI Joe (que tan sólo era notable por la excelente forma en la que estaba dirigida y porque me valió el odio de varios cientos de fans de GI Joe).

Pero de vez en cuando me siento con la BBC, o con una compañía de producción, o con gente de la network americana y hablamos sobre hacer algo. Un amigo mío que trabaja en la sección post-digital de Silicon Roundabout y que me dijo "aunque vista como un vagabundo realmente tengo mucha experiencia trabajando como diseñador”, me ha pedido que le comente frente a una pinta en el pub donde se reúnen desertores de su trabajo, The Reliance, qué demonios quiero hacer en este Mundo. "Televisión", me dice. "Antenas y lo demás. Cosas de metal oxidándose. Eso ya no funciona, ¿no es cierto? Es viejo. ¿Por qué quieres hacerlo entonces? "

Y lo que yo le he contestado es lo siguiente: me gustaría hacer televisión antes de que ésta desaparezca. Televisión clásica, si te gusta más así. Televisión de cultura popular, poder rociarla por todo el país a través de, sí, grandes antenas oxidadas. Buena y vieja televisión terrenal, a pesar de que las nociones detrás del término "terrenal" hayan sido bastante erosionadas durante los últimos años. Ese tipo de televisión va a desaparecer más pronto que tarde. Oh, estoy seguro de que habrá un Doctor Who los sábados por la noche, haciendo girar un engalanado cuento de hadas enjoyado con una mano y vendiendo destornilladores sónicos de plástico con la otra. Siempre habrá un montón de reality shows mostrando cómo la gente se degrada a medida que las cadenas de televisión continúan con su cronenbergiana misión de demostrarnos que nada es real hasta que aparece en la pantalla del televisor. Pero el verdadero trabajo cultural de la televisión, las historias con guión, esas no aparecerán tanto.

Cualquier programa que no sea una telenovela "sobre relaciones" se puede incluir en esos lugares "extraños" a los que acuden las personas menos interesadas en los lloros y los abrazos y que buscan que les cuenten una historia en los canales por cable y por satélite, o las que marcan su calendario para el momento justo antes de la medianoche y justo después de algún programa sobre pollos, o (¡ajá!) se conectan al iPlayer. Que es el lugar donde el bastante bueno horror médico de Paul Cornell, The Pulse, podrá seguir viviendo o fallecer. Desde que apareció itwasonBBC3, un canal que sólo pueden recibir ocho personas en el Reino Unido, el público que quiere conseguir ver una serie completa tiene que tirar del iPlayer. Ahí es donde acude el público y donde estará la televisión.

El programa online de Joss Whedon, Dr Horrible, ha sido visto por un mínimo de 2,2 millones de personas durante sus primeros cinco días en Hulu, el servicio americano del estilo de iPlayer. Durante gran parte de ese tiempo su streaming estuvo restringido y tan sólo los ordenadores norteamericanos tenían acceso al mismo. Después sólo podías pillarlo a través del iTunes por 3.99 dólares el capítulo, y se quedó asentado en la cima de los más descargados en iTunes durante una temporada. No lo tendrás en tu pantalla del televisor hasta que no sea editado en DVD.

La inspiración para hacer Dr Horrible como televisión-que-no-es-televisión proviene de The Guild, de Felicia Day, una sitcom sobre jugadores online que ahora ya va por su cuarta temporada. El primer episodio fue retransmitido a través de YouTube, donde se puede ver un recuento de cuatro millones de visitas. Y ahora también puedes encontrarlo en iTunes y Xbox Live.

El dinero está ahí fuera. Es la misma pasta que le dieron a Radiohead y a Trent Reznor por su música, o a Wil Wheaton por sus e-books. La gente se siente más cómoda comprando o alquilando bienes digitales, y ciertamente se encuentran a gusto con los streaming gratuitos y centrando su atención en sus gustos mientras gastan su dinero para difundir y apoyar determinadas obras.

La cultura compartida por todo el mundo está desapareciendo debido a que internet es muy grande y está llena de cosas resplandecientes que intentan llamar nuestra atención, ya que ahora resulta extremadamente difícil que muchos presten atención a lo mismo al mismo tiempo. Nos encontramos en un estado de fractura cultural, y las grietas van apareciendo lenta pero infaliblemente por todas partes. Hace tiempo que a la TV le ha llegado el turno de empezar a transformarse en otra cosa.

Sin duda estamos en el momento álgido en que la BBC está produciendo más filmaciones de comedia y drama para iPlayer. Que el programa canadiense de ciencia-ficción "Sanctuary" dé un salto desde internet a la televisión por cable es tan poco probable como que la cuenta de Twitter "Shit MyDad Says" consiga su propio programa de televisión.

Por eso me gustaría hacer televisión en este mismo momento: porque es un medio con el que crecí, y me gustaría estar cerca del mismo escenario en el que estuvieron los grandes escritores de la televisión (Dennis Potter, Troy Kennedy Martin y Alan Bleasdale) mientras aún pueda hacerlo. Antes de que este medio desaparezca tal y como es y no vuelva. 

Es vanidad, sí, pero me gusta.

Aunque lo que venga después pueda ser infinitamente más interesante.

martes, 18 de noviembre de 2014

WOODEN TIT - RETURN TO CINDER


Wooden Tit – Return To Cinder
(Hate Records, 2006)

A1-Jack At Night
A2-Half Off
A3-Cowboy & Cowgirl
A4-Got Life (If You Want It)
A5-Return To Cinder/Or Was It Just A Dream?
B1-Broke Down Engine
B2-Street Waves
B3-Jukebox Maniac
B4-Life Goes On
B5-Spinning

AQUI.

lunes, 17 de noviembre de 2014

¡WEREWOLF BY NIGHT!: YO FUI UN HOMBRE LOBO EN UN CÓMIC DE LA MARVEL (2 DE 3)



¡WEREWOLF BY NIGHT!: YO FUI UN HOMBRE LOBO EN UN CÓMIC DE LA MARVEL (2 DE 3.) Por Dan Johnson para Back Issue 15 (206), traducido por Félix Frog2000. Parte 1.

Cuando empezó a trabajar en la editorial, el estilo de Ploog era algo único en Marvel Comics, y la influencia de su antiguo jefe también podía verse en su trabajo. Tal y como ocurrió, Mike Ploog aprendió junto con uno de los mejores, Will Eisner. Aún así, a Marvel le llevó algo de tiempo aclimatarse a su estilo. "Cuando llegué a Marvel hice una prueba para un Western llamado Tin Star", le comenta Ploog a Back Issue. "Era una serie del Oeste amable, e hice seis páginas. Marvel las echó un vistazo y me dijeron que el estilo era demasiado cartoon. Acababa de trabajar para Will Eisner, y cuando trabajabas para Will, por lo general él era alguien que ejercía una enorme influencia sobre tu estilo. Tin Star tenía una especie de toque a lo Eisner."

Fue Roy Thomas quien me animó al principio para que solicitara trabajo en Marvel", revela Ploog. "Cuando llegué allí, la opinión era que mi estilo no era demasiado Marvel. Estaban en lo cierto, porque en realidad no sé dibujar como [Jack] Kirby o cualquier otro parecido. Siempre he sido un gran fan del cine, especialmente de las antiguas películas de monstruos en blanco y negro. [Me gustaba] la forma [en que esos cineastas] iluminaban las cosas, el uso que hacían de la luz." Fue el amor de Ploog por las películas clásicas de terror las que le dieron a Werewolf by Night el aspecto que necesitaba para hacerse con un público joven que había empezado a sentirse cautivado por los Drácula, Frankenstein y El Hombre Lobo de la Universal. Y al mismo tiempo que se estaba publicando Werewolf by Night, estas películas clásicas estaban siendo repuestas en las televisiones locales de todo el país a través del famoso paquete llamado "Shock Theatre", que hizo posible que toda una nueva generación descubriese los films de la Universal de los años treinta y cuarenta. En realidad el enfoque que tenía Ploog sobre el Hombre Lobo de la Marvel iba de la mano con aquello por lo que la Universal era tan conocida: la forma de crear ambientación.



"Todo el mundo era un personaje", comenta Ploog al referirse a las personas normales que aparecían en sus historias. "Ese era el motivo de que pasara un mal rato dibujando héroes, porque siempre tenían que tener buen aspecto, ser rubios, con los ojos azules y sin cicatrices ni tatuajes. Pasaba un mal rato dibujándolos [a los héroes Marvel], pero en cuanto al resto de personajes sería capaz de dibujarlos sin parar. El estilo Marvel me resultaba dificultoso, porque ellos tenían ese tipo de personaje fresco y de aspecto genérico al que llamaban héroe y que no tenía expresión alguna, y tú no podías hacerle actuar de ninguna forma."

Otro cambio novedoso fue la localización donde tenía lugar la serie. Casi todos los personajes de Marvel vivía en en la ciudad de New York, pero fue Gerry Conway quien decidió darle a Jack Russell su coto de caza en la Costa Oeste. "Llevárnoslo a Los Angeles fue idea mía", dice Conway. "Nos esforzamos por hacer algo diferente. Acababa de volver después de haberme pasado un mes en Los Angeles en el apartamento de Harlan Ellison, y pensé que aquella ciudad era un lugar realmente interesante, por lo que creía que sería algo fenomenal hacer que las cosas transcurrieran por allí. También había estado dos semanas en San Francisco, y fue por eso por lo que se me ocurrió la idea de llevarme a Daredevil a esa ciudad."

El tiempo que pasaron juntos Conway y Ploog en la serie dio como resultado cierto número de historias clásicas. Conway se marchó a otros proyectos de la Marvel después del cuarto número. Tras su despedida, un puñado de guionistas excepcionales probaron a escribir los guiones para Werewolf by Night, incluyendo a Len Wein, Marv Wolfman, Mike Friedrich y Tony Isabella. Al ser los cómics un medio visual, fue el dibujo de Ploog lo que realmente cimentó la serie. El dibujante se quedó en el título hasta el número 16 (abril de 1974, aunque con la sustitución ocasional de otros dibujantes para algunos de los números, artistas como Tom Sutton, Werner Roth y Gil Kane.) Sin embargo, Ploog decidió finalmente que había llegado el momento de marcharse. "Para ser honesto ya había abarcado demasiadas cosas en el título", dice Ploog acerca de su marcha, "me lo pasaba bien en la serie, pero yo mismo me había desgastado hasta llegar a un punto en el que creía que las historias se parecían mucho unas a otras. Creo que ahí fue cuando empecé a perder el interés y fui quedándome sin fuelle. No encontrábamos escenarios interesantes en los que trabajar, y supe que tenía que empezar con otra cosa."



EL EQUIPO MOENCH / PERLIN

Con la marcha de Ploog, el dibujo de la serie recayó en las manos de Don Perlin. Antes de embarcarse en Marvel, Don Perlin había estado trabajando para DC Comics en algunas series del editor Murray Boltinoff. En 1973 Perlin se marchó a Marvel después de recibir la llamada de un hombre que había puesto en marcha el título del Hombre Lobo desde el principio. "Roy Thomas había visto parte del material que yo hacía, y me llamó y me dijo que en Marvel tenían dos títulos disponibles", recuerda Perlin. "Uno era Werewolf by Night, y el otro Morbius, el Vampiro Viviente [incluido en Adventures into Fear]." Me dijo que estaba interesado en que hiciera uno de los dos, así que me fui allí [a las oficinas de Marvel] y estuve hablando con Roy y John Romita [Sr.], que era el director artístico. Cuando vi que Werewolf era un título mensual y que el otro salía cada dos meses, elegí Werewolf. Además, yo no soporto la sangre, y los vampiros siempre están desgarrando gargantas." Con el tiempo se hizo obvio que poner a Perlin en Werewolf by Night fue una decisión muy inteligente, pero al igual que había ocurrido inicialmente con los dibujos de Mike Ploog, existían ciertas dudas en cuanto al estilo de Perlin, dada su experiencia laboral anterior, que incluía dibujos para Scooby-Doo, personajes de la Disney y algunos superhéroes. 

"[Marvel] seguía diciéndome, "Ve con cuidado, que tu estilo es un poquito "cartoon," dice Perlin sobre sus primeros números de Werewolf by Night. "Me quedaba sentado por la noche dibujando aquellas cosas, preocupándome, "¿es demasiado gracioso?", "¿puede que esto les haga sonreír?" Años más tarde conocí a gente que se había metido en el negocio del comic book que me decía, "solía tener pesadillas por culpa del material que dibujabas", así que supongo que pude superar aquel lado "cartoon" que tenía."

"Sin egos, ni actitud de prima donna, Don intentaba hacerlo lo mejor posible en cada número", recuerda Doug Moench, el colaborador de Perlin en Werewolf by Night, que se subió a bordo como guionista del título en el número 20 (agosto de 1974). Tal y como atestigua Moench, Perlin tenía la reputación de ser uno de los mejores dibujantes del negocio a la hora de trabajar. "La forma de narrar de Don Perlin era exquisita", dice Moench. "Era muy directo, nada ostentoso, pero siempre daba en el clavo, y sabías exactamente lo que estaba pasando en la historia. El ritmo de lectura entre viñetas era perfectamente fluido, todo estaba claro al primer vistazo. Con algunos otros dibujantes cuyo estilo de dibujo es mucho más recordado por los fans, tuve dificultades al escribir [los guiones] para ellos y hacer que la historia cobrase sentido. Su forma de narrar no funcionaba bien. Con Don siempre resultaba muy sencillo."


La llegada de Moench y Perlin a la serie ayudó a que Werewolf tuviese una nueva segunda vida, y ambos permanecieron en la misma hasta que esta finalizó en su número 43 (marzo de 1977). Moench ingresó en "Werewolf by Night", así como en la propia Marvel, cuando le sugirieron que formase parte del equipo del Hombre Lobo. "Marv Wolfman fue quien me lo comentó, y a continuación Roy Thomas me dijo que me viniese a New York y trabajase para Marvel formando parte del staff como editor asistente, que fue lo que terminé haciendo", recuerda Moench. Antes de unirse a Marvel Comics, Moench ya había estado trabajando en historias de terror para la editorial que había iniciado el ciclo terrorífico de los setenta.

(Continuará)