jueves, 2 de julio de 2015

ALAN MOORE, DAVID J, TIM PERKINS - THE BIRTH CAUL


Alan Moore, David J, Tim Perkins ‎– The Birth Caul
(Charrm , 1995)

1-The Birth Caul (i)
2-The Present Moment (18.11.95)
3-The Birth Caul (ii)
4-The World's Blunt Engine
5-The Birth Caul (iii)
6-Drowning In Gold
7-The Birth Caul (iv)
8-The Dressing Of The Tongue
9-The Birth Caul (v)
10-Dummy
11-The Birth Caul

AQUI.

miércoles, 1 de julio de 2015

TINTA INVISIBLE, LOS INVISIBLES NÚMERO 8, VOLUMEN 1.


Tinta Invisible, correo de LOS INVISIBLES nº 8, por Grant Morrison, traducido por Frog2000.

-------------------------------

Joshua Michael Neff,
Iowa City

Grant, con todo mi amor.

Por el amor a la jodienda, por favor, deja de dedicarte alguna vez a lo que es la narrativa "normal, seria"... o más bien, a lo que otros piensan que es una narrativa "normal". Tengo mucha fe en ti. Es obvio que sabes que Doom Patrol tenía una narrativa seria, así como también Los Invisibles (que se parece a "Finnegans Wake", "El tiquet que explotó", "Sexing the Cherry" [Espejismos], "The Illuminatus! Trilogy" [La trilogía Illaminatus], y etcétera.) Parece que hay algunas personas que creen que la "literatura" se rige por algún tipo de objetivo estándar... cuando no hay reglas a la hora de escribir (algo que por extensión ocurre con todas las artes.) ¡Vaya pandilla de majaderos! Claro que no hay reglas excepto las que nosotros escojamos, no hay leyes excepto las que nosotros nos impongamos, basadas en las necesidades y deseos sobre una obra en particular.

Es la gente la que se queja del estado del mundo, y aún así continúa aceptando la mediocridad que se les suministra, revolcándose en Los Puentes de Madison y en la enésima secuela de "Viernes 13" (lo que no quiere decir que sean obras de arte menores que las de la "alta literatura". No estoy hablando sobre jerarquías. No creo que haya una cultura de "alto" y "bajo" "standing", tan sólo existe la cultura.) Me parece extraño que la gente no quiera aceptar lo surrealista, el monólogo interior, lo caprichoso, lo caótico como algo tan "normal" como cualquier otra cosa que provenga del mundo del arte.

Doom Patrol permanece como una de las mejores novelas que me he leído nunca (especialmente "The Empire of Chairs", que me hace llorar cada vez que la leo.) Y Los Invisibles demuestra continuamente que es una de mis series favoritas cada vez que hace aparición, y que lo será durante una buena temporada (la otra quizá podría ser Starman.) Grant, me encanta tu material "raro" (que no es realmente "raro" más de lo que cualquier Gobierno está "cuidando por los intereses de su Pueblo".) A veces lo "lineal" puede ser tan aburrido como extremadamente falto de vida, ¿no te parece?

Hoy me he leído el primer capítulo de ARCADIA. Me ha encantado. Tiene riqueza y extrañeza. Bailemos.

Postdata: Estoy listo para tener mi propia Insignia Blanca.

-------------------------------

Grant Morrison

Creo que no os daré una sorpresa si os digo que suelo coincidir con vuestros comentarios sobre todo eso acerca del material "raro", Joshua. Todo lo que hago es escribir sobre las cosas que me deleitan, divierten o asustan en algún sentido. Si esas cosas le parecen "raras" a la gente... bien... eso me hará reír. Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero ahora no parece que pueda pensar en algo más que decir...

[Hola, Josh. Soy Magdalena. Grant acaba de ir a dar de comer a los gatos, así que yo soy quien me haré brevemente con el timón. En realidad, cariño, realmente lo has clavado. Eres tan guapo, inteligente y bien leído, que lo único que podemos decir es: "eres fabuloso, te gustamos". Por favor, escribe de nuevo, pero prométenos ser más polémico la próxima vez, porque a Grant le gustan mucho más los chicos malos. Volveremos con el Señor Sensibilidad para el resto de las respuestas...]

-------------------------------

Mickey Powers,
East Norwich, NYC

Querido Grant,

lo único peor que la vida es su alternativa.

Gracias por hacerla un poco más tolerable. Chin-chin.

-------------------------------

Grant Morrison

Un placer, Mickey.

-------------------------------

Matthew T. Apple
Ann Arbor

Querido Señor Morrison:

Cuando me compré el primer número de la serie, el vendedor de cómics que me lo vendió mencionó que él también se había comprado una copia, pero que no se la había leído. Dijo que nadie podía entender tus argumentos hasta, al menos, el tercer número. Bueno, ahora me he hecho con el cuarto, y el argumento es tan sencillo y enredado como siempre. Algunas personas no lo pillan porque a veces el guión no es lo más importante, sino que lo es la caracterización.
Lo que me lleva al único punto por el que quería escribir este correo (aparte del hecho de que realmente me gusta tu obra e inmediatamente me compro cualquier cosa que tenga tu nombre, porque sé que me garantizará una excelente lectura.) Ya has empezado a recibir críticas por el presunto uso excesivo de la palabra que empieza por "F" [Fuck]. A mí no me importa. Como decías, es algo que completa del todo al personaje de Dane. Más aún, lo hace real. La gente real dice "joder" todo el rato. No me opongo a los "juramentos", especialmente desde que yo mismo los utilizo un montón. De nuevo, supongo que a la gente le gusta clasificarte simplemente porque pueden hacerlo. Realmente es muy fácil decirle por correo a alguien popular que no es capaz de escribir, pero me gustaría ver si uno de esos tíos te lo diría a la cara si te encontrara en la barra de un bar.

Tengo una pregunta para ti. Grant, ¿por qué los ingleses decís "arse" para la palabra "culo" así como "snogging" (besarse) y otras palabras con "sn"? Me parece que es particularmente británico. No es que me importe mucho, demonios, cuantas más palabras se aprendan, mejor, pero tengo curiosidad. Ah, y por cierto, ¿cómo demonios te puedo enviar un correo online? No quiero suscribirme a America Online "por sólo 9.95 dólares al mes", porque ya tengo un email para todo eso y me gustaría seguir con él.

Una última cosa, lo único que me molesta es lo despreocupadamente que hablas sobre tus viajes alrededor del mundo (aunque me gusten mucho tus paseos, porque ¿en cuántas otras columnas de correo se presta tanta atención a los creadores?) Como si al resto nos importase el tiempo que hace en Australia, o como si pudiésemos permitirnos el lujo de ir allí en este siglo. Dejémoslo y hablemos mejor sobre algún otro de esos "Newcastles", ¿te parece? Ya charlaremos de nuevo, no te hagas mala sangre por el último comentario.

-------------------------------

Grant Morrison.

No soy filólogo, pero.. creo que la encantadora y venenosa palabra "arse" es una de las más originales, sinvergonzonas y groseras del anglosajón, al igual que "joder" y "c**t" [cunt, coño] (esa todavía no podemos decirla aquí), aunque tanto estrés estén causando en la actualidad. Por lo que sé, "Arse" es una simplificación más áspera de "ass", ideada por los americanos borrachos de embriagador vino durante la Revolución. Al igual que a ti, Matthew, me importa una mierda sobre-utilizar las así llamadas palabrotas. En su maravilloso libro "Quantum Psychology" [Psicología Cuántica], Robert Anton Wilson trata de forma muy efectiva y graciosa los inexplicables tabús que rodean a la palabra "fuck" y a sus hermanos y hermanas de la despreciada familia de las palabras "sucias".

Respecto a mis viajes alrededor del globo, se pueden hacer de forma muy barata, y ciertamente no son terreno exclusivo de los ricos. Los tickets de viajes Alrededor del Mundo tienen cifras de alrededor de 1000 dólares, pero es posible circunvalar la Tierra con mucho menos dinero si quieres hacerlo. También suelo quedarme en hoteles baratos o de pesadilla, casuchas infestadas de bichos, lo cuál hace que cueste menos dinero, y así te aseguras de conocer a gente interesante. En lugares como La India o el sudeste de Asia, te darás cuenta de que puedes vivir como un jodido Señor por unos cuántos dólares al día. ¡Vacaciones baratas en la miseria de otros! Quiero decir, tampoco es que esté aconsejando viajar a nadie si no quiere hacerlo. ¿Email? NI idea. Me regalaron un módem en Navidad y sigue en la caja. Si quieres, también te puedo decir un montón de grandes recetas asiáticas que tienen que ver con cajas.

-------------------------------

Barbara Lien
St. Paul, Minnessotta

INVISIBLES:

Bonito uso de las palabras "King Mob" (repasad "England´s Dreaming" [Los Sex Pistols y el punk rock, Mondadori]) para ver un esbozo.

Más allá de eso, ¡yeow! ¿Qué especie de bobadas pretenciosas post-Puertas de la Percepción pueden llegar a alumbrarnos y convertirnos en rebeldes? Léete "Brave New World" [Un mundo feliz]: el uso de drogas no es sino otra forma de conseguir que las masas no se den cuenta de los problemas que tiene nuestra Sociedad. Lejos de ser la religión el opio del pueblo, no es sino el opio la Religión de aquellos que están demasiado oprimidos por el sistema como para atreverse a soñar (y no hablemos ya de rebelarse.) 

Y convertir a John Lennon, que atravesó y descartó dicha fase de uso de las drogas como sustituto del verdadero trabajo creativo, en una nueva especie de deidad psicodélica en tu igualmente creativa obra (esto es un halago), está totalmente fuera de tono.
Lennon denunció dicho tipo de comportamiento en sus entrevistas de 1970 en la Rolling Stone y con la Plastic Ono Band.
No puedes empezar ninguna revolución drogado. Porque parece como si nada te perjudicase, ni tampoco eres capaz de sentir tu propio malestar.

No permitas que te jodan con la cocaína y el resto de drogas.

-------------------------------

Grant Morrison:

¡Justo al grano, hermana!

El caso de John Lennon es muy interesante porque (y creo que la mayoría de gente estará de acuerdo conmigo) el trabajo más disciplinado, inventivo y musicalmente revolucionario fue producido durante un período en el que siempre estaba puesto de speed, cannabis o LSD (y luego se pusieron de verdad cuando el resto de Beatles y él descubrieron el ácido en la época del disco "Revolver"). Mostrarlo como deidad psicodélica me parece que es el tributo más apropiado para el hombre que escribió "Tomorrow Never Knows", posiblemente la canción más psicodélica jamás realizada (y esa secuencia de dos páginas fue, como ya he explicado otras veces, casi completamente biográfica. Y esto es porque Lennon se me apareció durante un ritual diseñado específicamente y por eso elegí retratarlo en lo que, después de todo, es una obra de ficción.) Ciertamente no creo que el uso de las drogas puedan hacer que una persona sea más creativa o rebelde, sino que algunas experiencias con las drogas pueden suministrarte nuevas formas de mirar las cosas y una nueva inspiración. No es algo que ocurra todo el tiempo, pero negarlo supondría reescribir toda la historia del arte, la música y la literatura.

-------------------------------

Laura Adams,
Dirección ilegible.

Al heresiarca:

Jodidamente brillante. La Magia del Caos se reúne con los Illuminati.

Por otra parte, me encantó Kid Eternity y tu etapa en Doom Patrol, y además estoy completamente de acuerdo con tu respuesta sobre la "pose".

La identidad es, en lo más profundo, simplemente una cuestión de a quien elegimos que aparezca para representarnos en un momento determinado. Pregúntaselo a Lord Fanny...

Definitivamente, ¿por qué elegir ser una sola persona, cuando se pueden ser dos, o cien?

-------------------------------

¡Os veo en treinta días, peregrinos!

Grant.

martes, 30 de junio de 2015

THE DEVIL DOGS - F.T.W. 7"


The Devil Dogs - F. T. W. 7"
(Sympathy For The Record Industry, 1992)

A-Get In Line
B-Hellraiser

AQUI.

THE DEVIL DOGS- L.B.M.F. 7"


The Devil Dogs - L.B.M.F. 7"
(Headache Records, 1994)

1-Shakey Sue
2-The Higher The Heel
3-Coolsville
4-Jump On You

lunes, 29 de junio de 2015

SUPER-HÉROES EN EL DIVÁN, UNA ESPECULACIÓN PSICOANALÍTICA, por R. C. Harvey (2 de 2)


Super-héroes en el diván. Una especulación psicoanalítica. Segunda parte. (Por R.C. Harvey para The Comics Journal 104, traducido por Frog2000.) Leer la primera parte.

--------------

Las nociones de Fiedler se apoyan en las típicas convenciones gráficas de los cómics de super-héroes. La representación de la anatomía superheróica está remarcadamente sexualizada. Cada músculo está dibujado como si estuviese flexionado al máximo, sugiriendo el falo erecto listo para iniciar la actividad sexual. Por otra parte, en el subconsciente humano la agresión es en sí misma una característica del comportamiento fálico, y el acto sexual se percibe inconscientemente como un acto de violencia. (Batman, por cierto, era inicialmente una criatura de la noche que cometía "hechos violentos al amparo de la oscuridad", una descripción casi perfecta de la "escena originaria" tal y como Freud llamaba al encuentro sexual visto desde la imaginación infantil del subconsciente.) De acuerdo con Freud, el propio acto sexual parece un secreto culpable porque su naturaleza exacta es de alguna forma ocultada al conocimiento del infante durante el mayor tiempo posible. El motivo de mantener fuertemente en secreto la doble identidad del super-héroe se debe a que entre los deseos prohibidos que tienen los super-héroes se encuentra la ansiedad por satisfacer su sexualidad genital. Por supuesto, jamás aparece alguna descarada gratificación en dicho campo. Como la mayoría de los cumplimientos inconscientes, la naturaleza subconsciente de la actividad superheróica está protegida, disfrazada, por las máscaras elegidas por sus identidades más sociales. Y aquí, bajo la forma habitual de la figura de fantasía subconsciente, el super-héroe se convierte en una personalidad contradictoria en sí misma, y su máscara de comportamiento aceptable contradice o deniega las motivaciones inconscientes de sus actos. Sus actos de violencia agresiva se llevan a cabo en nombre de la bondad, la ley, el orden, la nación y la decencia. (Aun así, la gratificación de los deseos prohibidos del super-héroe, como todo tipo de comportamiento prohibido, será castigado: a menudo recibirá tantos golpes por parte de sus oponentes como los que él mismo da.) Como fuerza de la Ley y el Orden, y a pesar de que a veces no acate las leyes, seguirá siendo fuente de inspiración para los demás. Bajo dicho aspecto de su complejo maquillaje, el super-héroe también funciona en parte como figura paterna, la figura de autoridad que ha de ser tanto imitada como obedecida.



Visto desde una perspectiva psicológica, los comic books de super-héroes parecen intrincados mecanismos del subconsciente, dispositivos que permiten la por otra parte prohibida gratificación de los deseos libidinosos, mientras que al mismo tiempo se plantean como figuras socialmente aceptables de respetabilidad legal. A este respecto, de acuerdo con la crítica literaria psicoanalítica, los super-héroes promulgan los mismos tipos de fantasía inconsciente que cualquier otra creación ficticia. No hay nada extraordinario en la función inconsciente aparentemente contradictoria de un super-héroe de cómic. Tampoco hay nada amenazante o peligroso. Un lector de comic books responde inconscientemente a las fantasías representadas por los super-héroes al igual que lo hace ante las fantasías subyacentes de la ficción literaria en general. Su vicaria participación en este tipo de fantasía actúa como una salida inofensiva para poder expresar sutilmente sus propios impulsos y sus deseos inconscientes similares, impulsos y deseos prohibidos que comparte con el resto de seres humanos. Con todo lo anterior como trasfondo, permítanme ahora intentar arrojar algo de luz sobre una de las preguntas más fascinantes que se han planteado alguna vez sobre un super-héroe. En "The Great Comic Book Heroes" (Dial, 1965) Jules Feiffer planteaba una intrigante pregunta sobre Superman. Superman, observa, es realmente Superman. Clark Kent es el falso. Así que ¿por qué rechaza Superman a la mujer a la que ama Clark?



Si nos basamos en las explicaciones que se nos ofrecen comúnmente como excusa para la actitud de Superman, nos encontramos con que Feiffer ha planteado un problema irreconciliable. Todos somos Clark Kent, dice el razonamiento, alguien que es rechazado por las chicas a las que amamos apasionadamente. La leyenda de Superman nos tranquiliza. Somos mejores de lo que parecemos ser: bajo nuestro suave modelo externo somos realmente superhombres. Y como tal, somos amados por las Lois Lane de este mundo. En este punto es cuando la fórmula de Superman deja de trabajar como consuelo. Con el fin de alcanzar algo que nos resulte totalmente tranquilizador, parece que el triángulo Lois Lane y Superman / Clark Kent debería resolverse de alguna manera. O bien Superman debería reconocer su amor por Lois (algo que a veces durante los últimos años ha dado lamentablemente a entender), o Lois debería terminar sabiendo que Clark es realmente Superman. A partir de cualquier evolución de ambas premisas deberíamos alcanzar la feliz resolución de nuestros sueños románticos. Pero tampoco sucede nada parecido. (Incluso los indicios más recientes de seguir uno de los dos caminos nunca termina por ser realmente efectivo.) De hecho Clark nunca termina de entenderse con su chica, (y su chica nunca termina por convertirse en el objeto de su afecto). Lo habitual ante las súplicas por parte de Superman es que ella actúe de una forma contraria a lo que él pretende. En lugar de quitarse la ​​frustración adolescente a base de actuar de una forma más tranquilizadora, se agrava dicha frustración evitando una resolución romántica feliz. Un psicoanálisis de la situación arrojará una conclusión incluso más satisfactoria.

La pregunta de Feiffer oscurece un poco todo el asunto, haciendo hincapié en la identidad "real" de Superman / Clark Kent. Que el "verdadero" Superman rechace el "falso" objeto de su propio afecto nos resulta desconcertante. Pero como he dado a entender antes, la cuestión de que la identidad de un super-héroe sea "real" es hasta cierto punto irrelevante, lo esencial es la división que ha de hacerse de la totalidad del personaje.



El desdoblamiento de la personalidad de Superman le oferta tres actores a nuestro drama. Y la relación de Superman / Clark Kent / Lois Lane sugiere una triangulación muy familiar para el subconsciente: la situación edípica clásica. El complejo de Edipo clásico involucra a un hijo y a su padre en competencia por la posesión de la madre. Aquí, el poderoso y autoritario Superman representa al padre, el modesto Clark sirve como hijo, y Lois actúa como la madre por cuyo afecto compiten ambos. (Aunque Superman no ha profesado amor romántico alguno por Lois durante años, ella, sin embargo, lo ama. Así que Clark se ve forzado a competir con Superman independientemente de los supuestos sentimientos que tiene Superman.) El deseo edípico en la fórmula de Superman es colmado al equilibrar las dos identidades del héroe, dejando que una de ellas exprese el impulso que el resto desaprueban (o tratan de ignorar.)

Al igual que otros super-héroes, Superman es tanto terreno del Superego como del Id. Como agente de la conducta legal, Superman actúa con la autoridad del Superyó, de la conciencia social. Y en su papel de padre en el triángulo edípico duplica la misma función. Pero también la poderosa Id reclama intentar colmar sus deseos prohibidos. En el subconsciente, el Ello es esa parte del Ego de la que estamos alienados por el control ejercido por el Superego, lo cuál nos obligará a interpretar el inofensivo papel que tiene Clark. Superman como figura paterna es amado por la esposa / madre Lois. Clark como hijo es rechazado por ella como amante incestuoso. El Superego de Superman tiene que rechazar el amor de Lois por la misma razón que ella rechaza el de Clark. Pero como el Id es forzado por el Superego a asumir una identidad inofensiva (Clark), frente a Lois, Superman puede expresar su deseo edípico prohibido de otro modo. Las maniobras defensivas del inconsciente incorporadas en el mito de Superman permiten colmar el impulso edípico, pero sólo cuando este se expresa a través de la identidad que menos probabilidades tiene de consumar el deseo. El inofensivo Clark Kent es tan poco sexual como todo lo que tiene de fálico Superman, así que la expresión del deseo que siente Clark por Lois no puede interpretarse como un incestuoso deseo sexual. La respuesta a la pregunta de Feiffer es que Superman rechaza a la mujer. Clark ama por las mismas razones que el super-héroe salvaguarda su doble identidad secreta. De acuerdo a su identidad de super-héroe en secreto, la personalidad privada del super-héroe niega que esté gratificando los deseos prohibidos de sus impulsos libidinosos. El rechazo de Lois por parte de Superman actúa como deseo edípico, sexual.


La explicación psicoanalítica del mito de Superman me parece más válida que la explicación que he esbozado antes porque en última instancia es más satisfactoria para el lector, y no resulta frustrante. Permite que el lector, cuyas simpatías están inconscientemente a favor de Superman, disfrute de una visión romántica de sí mismo como hombre atractivo, una circunstancia que está socialmente prohibida en su aspecto sexual más desenfrenado. Al mismo tiempo, la fantasía de Superman está estructurada de forma que pueda negarse a colmar dicho deseo. En efecto, la fórmula de Superman es una tapadera perfecta para pensar de forma "sucia".

Y luego tenemos a Spider-Man, el moderno héroe prototípico repleto de obsesiones. En el centro de las dificultades de Peter Parker tenemos su pensamiento ambivalente acerca de seguir siendo Spider-Man: a veces le gusta ser un súper-héroe; a veces lo odia. Otros super-héroes actuales pueden sufrir los mismos ataques de incertidumbre, pero sobre todo, lo que hacen es seguir los pasos de Peter. Por lo que se podría decir que ningún otro super-héroe expresa constantemente como parte de su personalidad una aversión tan profunda por su identidad de super-héroe como lo hace el pobre Peter. Y eso es algo muy raro.



El disgusto de Peter por el hecho de ser Spider-Man a menudo está teñido de vagos sentimientos de culpa: sus preocupaciones superheróicas lo alejan de la tía May que lo necesita, y le impiden ayudarla de una forma más adecuada. En un primer nivel no hay nada que resulte sospechoso o culpable, en cualquiera de los niveles conscientes o subconscientes. Después de todo, si la actividad de la identidad del super-héroe representa inconscientemente la satisfacción de los deseos prohibidos del Id, podríamos esperarnos algunos sentimientos de culpa que acompañen dicha satisfacción. Pero como he dicho antes, la paliza que un super-héroe recibe por parte de sus enemigos representa por lo general el suficiente "castigo" a nivel subconsciente como para gratificar los deseos secretos prohibidos. Pero esto no ocurre con el hombre araña. El disgusto de Peter es demasiado intenso, su culpabilidad demasiado pronunciada, como para apaciguarla o que sea expiada de la forma habitual. Es como si el "crimen" del que se siente culpable fuese de alguna manera más grande, más atroz, que los crímenes del resto de super-héroes. Y así es, de hecho, cuando descubrimos los fundamentos subconscientes que hay detrás de Spider-Man.

Peter Parker está infestado por la culpa de forma tan incansable porque mató a su padre. Sí, de nuevo llegamos a las puertas de lo edípico. Peter se pone su traje de Spider-Man, que como ocurre con todos los demás super-héroes, gratifica sus impulsos libidinosos generales. Pero Spider-Man también representa al asesino de su padre, y para recordárnoslo Peter porta consigo una carga extra de culpa.



Christopher Melchert fue el primero que me llamó la atención sobre las raíces edípicas de la personalidad de Peter Parker / Spider-Man. Su examen de Spider-Man (en su zine GOBS nº 3, 1973) es más amplio que el que hago yo aquí: explora las relaciones de Spider-Man con otros personajes vistas bajo el contexto de su situación edípica. Yo me centro tan sólo en un aspecto del dilema de Edipo, y lo veo desde una perspectiva ligeramente diferente que Melchert (hay diferentes formas de aplicar el psicoanálisis a las creaciones de la literatura), pero sin embargo, me encuentro en deuda con él.

El triángulo edípico de la fórmula de Superman hace hincapié en la naturaleza competitiva de su situación: en Spider-Man, la culpa asociada al complejo de Edipo se enfatiza. En la situación clásica de Edipo, el hijo no sólo compite con su padre por su madre: el hijo también desea la muerte de su padre para que la madre sea enteramente suya. Tía May y su tío Ben son la única madre y padre que Peter Parker ha conocido nunca. Como Spider-Man, Peter se negó a ayudar a la policía a detener a un ladrón, después dicho ladrón mató a su tío Ben. La muerte del tío Ben representa la satisfacción subconsciente de un impulso prohibido, la concesión de uno de los deseos secretos del complejo de Edipo. Además, dado que Spider-Man es prácticamente cómplice en el asesinato de la figura del padre de Peter, es tan culpable del asesinato como lo es el ladrón, en particular de una forma subconsciente.

Uno no le diría a su padre que lo va a asesinar, aunque sólo fuese subconscientemente, sin sentirse culpable. Y aquí el asesinato se lleva a cabo en términos reales, conscientes: el hecho real representa el cumplimiento final de un deseo subconsciente. No es extraño que Peter sufra tanto.

Ostensiblemente, Spider-Man se convierte en un luchador contra el crimen después de la muerte del tío Ben porque Peter se da cuenta de que "un gran poder... conlleva una gran responsabilidad."



Sus poderes deben ser utilizados para el bien público. A nivel subconsciente, Spider-Man ejerciendo como Superego retoma la lucha contra los fuera de la ley con el fin de expiar el crimen que cometió ejerciendo como Id. Pero su crimen es demasiado grande, luchar contra los fuera de la ley como penitencia no resulta suficiente al parecer. No puede ser tan fácilmente redimido o perdonado. Ni tampoco al luchar contra la delincuencia puede negar sencillamente su propio delito. Así, Peter Parker está condenado a estar plagado por los sentimientos de culpa para siempre. No sólo eso, sino que como Spider-Man es calificado públicamente de criminal, su culpabilidad es proclamada a los cuatro vientos por todo el mundo.

El disgusto de Peter por ser Spider-Man aumenta su sentimiento de culpa, por lo que ha elaborado su identidad secreta de tal forma que satisfaga descaradamente uno de los deseos edípicos prohibidos. La fantasía inconsciente de la fórmula de Spider-Man se encuentra mucho más cerca de la superficie que en las configuraciones de fantasía de muchos otros super-héroes. Y en la culpa y ambivalencia sobre sus super-heroicidades, Peter Parker / Spider-Man expresa más explícitamente los sentimientos perturbadores que están inconscientemente asociados al hecho de seguir sus libidinosos impulsos que la mayoría de los otros super-héroes. Tan grande es su culpa y tan molestos los sentimientos que encuentran equilibrio en Spider-Man (como ocurre también con otros tantos super-héroes) que la sensación de satisfacción de los resultados subconscientes de sus actividades le permiten que el Id sienta un placer rebelde gracias a los alborotos super-heroicos en los que se involucra. Y por eso mismo el hombre araña reina como la última palabra en los sentimientos superheróicos de culpa. Y de alguna forma Peter aprende a vivir con ello.


Tal y como he mencionado anteriormente, el subconsciente del lector responde con simpatía a las fantasías que ve debajo de la superficie de su lectura consciente. Hasta cierto punto, su satisfacción es mayor cuando una creación literaria se aproxima mucho más a nuestro estado psicológico. Y en este sentido, es interesante especular sobre la popularidad de Spider-Man durante los años 60 y la popularidad de Superman durante las décadas anteriores.

La psicología social apenas es mi campo, pero ten en cuenta el hecho de que cuando Spider-Man apareció por primera vez, nos encontrábamos en medio de una revuelta de los jóvenes estadounidenses, y particularmente en los campus universitarios, donde Spider-Man había encontrado un nuevo público para los cómics de Marvel. La juventud siempre se rebela contra sus mayores, pero uno podría decir con cierta seguridad que muchos de los que crecieron durante los años 60 eran más abiertamente rebeldes que sus padres y madres durante su juventud. La rebelión contra lo establecido es, psicológicamente, un asalto contra el controlador Superego. Inconscientemente la rebelión crea culpabilidad (quizás inconscientemente también.) Tal vez Spider-Man se convirtiese en alguien tan popular como lo hizo en su momento debido a que el mito de Spider-Man ofrece a sus lectores juveniles una forma vicaria de tratar con la culpa, porque ve cómo Peter Parker se enfrenta inconscientemente al sentimiento de culpa y también ve cómo el personaje lo compensa y aprende a vivir con ello.

Por otra parte, la fórmula de Superman, que enfatiza el aspecto competitivo de la situación edípica en lugar de la culpa asociada con el hecho de complacer los impulsos, era algo, sin duda, que se adaptaba mejor a décadas anteriores, cuando los lectores juveniles aceptaban más gustosamente la tradicional competitividad étnica americana que intentaba igualar el triunfo de sus mayores.

Supongo que estas observaciones sociológicas no resultarán nada sorprendentes. Pero la sociología se ha descrito como la ciencia que derriba puertas abiertas. Además, probablemente dos complejos de Edipo en una sola sesión sean ya lo suficientemente emocionantes. En cualquier caso veo que nuestro tiempo se ha acabado, la recepcionista tendrá lista su factura a la salida.

-------

R.C. Harvey, columnista habitual de The Comics Journal, está trabajando actualmente en la biografía definitiva de Milton Caniff.

viernes, 26 de junio de 2015

RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTIDOS


RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTIUNO (Noviembre, 1996)
AQUI.

"Es verdad que detesto la llamada cultura juvenil y todo lo que esta admira... la cultura juvenil es adicta a los medios de comunicación... y como tal mantiene con vida a una pandilla de obesos, cínicos parásitos que siguen explotando la ignorancia... quizás inocencia... y mal encaminado entusiasmo de los jóvenes... llevándoles por un sendero que no conduce a ninguna parte y sacándoles los cuartos a sus padres por el favor. Pero me gusta vuestro fanzine... es espontáneo y divertido y obviamente surge de un extremo radical de la cultura juvenil... pero iros con cuidado... si vuestra empresa tiene éxito, el principio que acabo de exponer también puede aplicarse a vosotros, ¿quién sabe? A lo mejor el nihilismo punk garabateado es la próxima sensación."

Esta carta de Robert Crumb dirigida a la revista PUNK formó parte del revelador artículo PUNK AÑO CERO firmado por Betty Pinhead y Roy Wanker aparecido en Ruta 66 número veintiuno.

jueves, 25 de junio de 2015

ESTAMOS VIVIENDO LOS ÚLTIMOS DÍAS DEL IMPERIO ROMANO, por Warren Ellis


Por Warren Ellis para Wired (2009, fue la primera entrega del autor para la revista). Traducida por Frog2000.

Ahora es poco antes de medianoche y la helada está cubriendo la carretera. Fuera estamos un vagabundo local de acento indeterminado que piensa que los cromos de los chicles de "Superman: The Movie" de 1978 son moneda de curso legal mientras vocea a las ancianas: “mostradme vuestro Hampton”, los cinco coches que aún no han sido robados o quemados y yo. Me encuentro aquí fuera porque estoy fumando y ahora ya solo es legal si te quedas de pie en la acera completamente desnudo y visible para los helicópteros de la policía.

Estoy esperando que cualquiera que sea que me haya robado mi Wi-Fi se detenga de una vez. Lo que significa que espero que deje de descargarse porno ucraniano, un género cinematográfico que parece estar completamente basado en hombres de frío aspecto disfrazados con máscaras de Putin que fingen tener sexo cabreado utilizando gasoductos. Me han dicho que estos vídeos, bajado por torrent desde Pirate Bay, se han vuelto muy populares en San Francisco. También lo es vestirse como una monja con un hábito de plástico transparente, pringarte a ti mismo con tocino de soja y permitir que perros hambrientos te violen mientras chupas un "juguete para el placer" con la forma de Obama (PVP: 34,95 dólares), metiéndolo tan profundamente en tu garganta que hará que tus oídos cosquilleen en tus pulmones.

En serio, de nuevo estamos viviendo los últimos días del Imperio Romano, y es muy normal que esté completamente cabreado porque no pueda usar mi Wi-Fi para investigar las tendencias actuales del jenkem en la Costa de Marfil en lugar de, no sé, cómo sembrar alimentos o fomentar la revolución o algo así.

Realmente estos son los últimos días. ¿Cómo puedes no darte cuenta cuando Gran Bretaña está siendo gobernada por un líder no electo que también es escocés? ¿Quién lo podría haber visto venir cuando los intestinos de William Wallace fueron cortados a hachazos e incinerados enfrente suyo en Smithfield hace siete siglos? Jodidamente nadie. Ese es el problema con la escritura de ficción del Siglo XXI: el mundo real lo supera en locura todos los días. Creerás que como escritor de ficción que soy estoy exagerando, como si alguna vez se me hubiese ocurrido que algunos combatientes congoleños podrían comerse la carne de sus enemigos en el monte durante un brote de ébola... excepto que eso es lo que está ocurriendo mientras estoy escribiendo esto.

Es un problema serio. Hace un par de años escribí una escena en la primera parte de una novela en la que el protagonista se enfrentaba a un grupo de hombres de mediana edad que se reunían para tener sexo exótico con avestruces. Es decir, en lugar del viejo y simple sexo convencional con avestruces. Sólo tuvieron que pasar un par de años hasta que las autoridades suecas se encontraran con un grupo de hombres de mediana edad que se habían reunido con el fin de tener relaciones sexuales con una variedad de animales. Asombrosamente, cuando se lo echaron en cara, uno de los zoófilos dijo que el perro le había obligado a hacerlo. A veces sospecho que la verdadera función de la tecnología de las comunicaciones es ilustrar, con frialdad y al desnudo, cómo son los aterradores detalles de la vida sobre la Tierra. Hubo un momento en el que a un escritor le habría resultado difícil descubrir que en Nueva York, 129 paramédicos están siendo investigados por una acusación de asalto sexual dentro de las ambulancias, acompañado todo ello por acusaciones de pornografía infantil. De hecho, la forma más fácil que tenía un escritor de encontrarse con algo similar en el pasado habría sido plantarse de pie en una esquina de cualquier calle de Manhattan, fingir un secuestro y esperar. Con las piernas firmemente cruzadas. Correctamente sintonizada, Internet aporta un volumen impresionante de detalles acerca de cada cosa que está ocurriendo en el Planeta directamente en mi escritorio.

Para alguien que se gana la vida elucubrando de qué formas brotará Nuestro Futuro, todo es información útil, pero eso es todo lo que es. Si queremos analizar y condensar toda esa información en forma de conocimiento, parece que todavía nos resultará necesario el formato impreso, una forma que nos da tiempo para pensar, digerir y plantear. Mientras que durante los próximos meses escribiré sobre ciertas cosas relacionadas con el ámbito de interés de Wired UK, para esta primera entrega ha valido la pena quedarme plantado ahí fuera en el frío, sin internet, y considerar por qué todavía existen estructuras para imprimir y los periódicos y revistas. Porque es una verdad como un templo que el trabajo de informar y editar es un puesto que no te enseñan en el Huffington Post o en el Daily Beast, y porque todos esos blogs anónimos de la red que infestan el Área de la Bahía como el herpes lingual no tienen ni un mínimo interés, ya que el único salario que tienen sus monos no es mayor que el incremento de visitas. Esas cosas están bien y son magníficas para averiguar cosas sobre los pedófilos paramédicos y el porno ucraniano, pero no deberían confundirse con la información con conocimiento y con el verdadero pensamiento. Mi nombre es Warren Ellis. Soy un escritor de ficción que lucha con un mundo que se está poniendo raro más rápido de lo que yo podría inventarme cualquier mierda. Trabajo para Wired UK. Encantado de conocerte.