lunes, 31 de agosto de 2015

EL CANTO DE SIRENA DE LA SANGRE (3 de 3)

El alzamiento de los vigilantes sedientos de sangre en los cómics, por Andrew Dagilis. Artículo para The Comics Journal nº 133 (1989). Traducido por Frog2000. Parte1, parte 2.

EL VIGILANTE SUPER-HERÓICO

Los superhéroes encajan en el molde del vigilantismo, y como ocurre con los héroes más malvados y magros de los ochenta y noventa, son vehículos para cumplir los deseos de una nación que se cree asediada, un país que ha perdido la fe en sus instituciones más fuertes y que ha dejado de creer en lo mejor de sus propios habitantes. La ley, la propia Constitución, ha probado ser "ineficiente" y por eso los super-seres se crean por encima de la ley, más allá de los derechos y libertades consagrados en la Constitución, por lo que los héroes se convierten así en promotores de la justicia abusiva.

El terror existe en la oscuridad de la noche: las casas son asaltadas, las comunicaciones privadas son interceptadas, la gente golpeada y coaccionada de cualquier forma posible con el fin de obtener información, incluso cuando al hacerlo se ponga en peligro a familiares o amigos de la víctima. En todo lo que hacen, los superhéroes no responden ante nadie. De hecho, sus actuaciones son acusadamente similares a las de aquellas prácticas que tanto deploramos y que se llevan a cabo en países autoritarios, excepto que en esos países las llevan a cabo regímenes en lugar de individuos solitarios (aún así, si se sumaran cuántos superhéroes hay tan solo en los Universos Marvel y DC…)

Alan Moore tenía razón: ¿Quién vigila al vigilante? No tienen ninguna responsabilidad. Como Oliver North, tan sólo les guían sus convicciones. Para ellos, realmente el fin justifica los medios, y cada vez más, cualquier medio.

Y al igual que ocurría con Oliver North, a menudo los superhéroes son tan conservadores como los anticuados ideales que protegen: pocos de ellos no son patrióticos. Personalmente encuentro sospechoso a los patriotas, porque se aferran a valores cuyo criterio está más allá del alcance de la razón. Sus lealtades son provincianas (estrechamente definidas por lo geográfico), excluyentes e irracionales. Como todos los extremistas, los patriotas se centran en su clan, son intolerantes (“Si no te gusta, lárgate”), y propensos a la megalomanía (“¡Somos los mejores!”) En realidad son mezquinamente territorialistas.

Peor aún, los superhéroes también son snobs y elitistas, tratan a la gente “normal” con imperiosa condescendencia. En un cómic tras otro, el tipo común es descrito como auto-indulgente, poco constante, un granuja fácilmente corruptible que casi nunca hace nada que beneficie a sus valerosos súper-defensores. Más a menudo de lo habitual, la comunidad que lo circunda no es nada más que un telón de fondo anónimo, o un peón atrapado en las caóticas luchas intestinas entre los súper-vigilantes y sus súper-oponentes. Es un punto de vista sobre la Sociedad y la normalidad singularmente misántropo. El mensaje parece ser el de que si no fuese por estos milagrosos "freaks", no existiría la Sociedad, una actitud que no sirve de ninguna ayuda y que el lector habitual de cómics reivindica por culpa de su distanciamiento social.
Como ocurre con las acciones de los vigilantes en la vida real, como consecuencia de sus cada vez más ardorosos conflictos, los hombres y mujeres buenos que ayudaban a equilibrar el panorama se han tenido que marchar, dejando el control en manos de los menos cualificados. Y quizá mucho más significante para el contexto de este ensayo, las acciones poco positivas de los vigilantes atraen a un amplio margen de sádicos y tipos de naturaleza violenta. A menudo estas personas usan los movimientos a favor de los vigilantes como una ocasión perfecta para dar rienda suelta a sus pasiones más desagradables. Con la comunidad cayendo cada vez más cruentamente en el caos, los adalides de la racionalidad y la prudencia abandonan las patrullas de vigilantes, por lo que ambos lados del conflicto acaban reposando finalmente en manos de los peores y más extremistas de sus partidarios. El motivo original para crear las patrullas de vigilantes en cuestión casi son olvidados de inmediato, y las guerras internas se convierten en la razón en sí misma, un complejo choque de personalidades y enemistades que consume a sus participantes y a cualquier persona desvalida que se cruce en su camino.

Como un baremo de las tensiones que se producen en esta ahogada sociedad, el vigilantismo puede ser muy revelador, pero los intentos de aplicar sus métodos fronterizos para solucionar los diversos complejos problemas sociales, urbanos e industriales de América fracasan irremediablemente. Quizás el resultado más importante del vigilantismo (tanto del de verdad como el de su versión en cómic) sea la sutil -o no tan sutil- forma en que socava constantemente el respeto por la ley y los procesos democráticos por culpa de su repetida insistencia de que la ley sencillamente no es lo suficientemente buena, es demasiado "ineficaz", y que dicho proceso, cada vez que resulte conveniente, debería ser revocado y reemplazado por la fuerza bruta. (Todas los super-poderes se orientan hacia lo entrópico: terminan rompiendo cosas. Rara vez -o nunca- los héroes tienen poderes constructivos, y los pocos que los poseen tienen capacidades no-destructivas (empáticas y demás), por lo que solo disfrutan de una tibia popularidad. El vigilantismo, entonces, supone el abandono de lo razonable, aferrándose en su lugar a las soluciones fáciles, y por lo tanto puede ser claramente etiquetado como inmaduro.

Por otra parte, los cómics de superhéroes promueven aún más la inmadurez suministrando poco más que estímulos simples. En "La Anatomía de la Destructividad Humana", Erich Fromm explica las diferencias entre los estímulos simples y los estímulos activos:

“En la literatura psicológica y neurofisiológica, la palabra "estímulo" se ha empleado casi exclusivamente para denotar lo que yo denomino aquí estímulo "simple". [...] La persona "reacciona" pero no obra... [...]
Lo que se suele olvidar es que hay un tipo diferente de estímulo capaz de estimular a la persona para hacerla activa. Este estímulo activante podría ser una novela, un poema, una idea, un paisaje, la música o una persona amada. Ninguno de estos estímulos produce una respuesta simple: invitan a responder relacionándose activa y simpáticamente con ellos, a interesarse activamente, a ver y descubrir aspectos siempre nuevos en "su" objeto (que deja de ser un mero "objeto"), y a estar cada vez más y más despierto. [...] El estímulo sencillo produce una pulsión, un impulso, es decir, algo que empuja a la persona; y el estímulo activante produce un empeño o afán, o sea que la persona se esfuerza activamente en lograr un fin. [...] Los estímulos del primer tipo, los simples, si se repiten más allá de cierto umbral ya no son registrados y pierden su efecto estimulante. (Esto se debe a un principio neurofisiológico de economía que elimina la conciencia de los estímulos cuando indican por su carácter repetitivo que no son importantes.) [...] Esta diferencia se confirma fácilmente por la experiencia de cada quien. Podemos leer una obra de teatro griega, un poema de Goethe, una novela de Kafka [...], sin aburrirnos nunca. [...] estos estímulos siempre están vivos, despiertan al lector e incrementan su conciencia. Por otra parte, una novelucha cualquiera aburre a la segunda lectura y da sueño."

A continuación Fromm aborda un tema de interés inmediato sobre los medios populares y el incremento de la espiral de la violencia:

“[...] cuanto más inerte es un estímulo, más frecuentemente debe cambiar de intensidad y/o género... [...] el organismo necesita estimulación y excitación... [...] es uno de los muchos factores que engendran destructividad y crueldad. [...]  Es bastante más fácil excitarse por enojo, rabia, crueldad o manía destructora que por amor e interés activo y productivo; el primer tipo de excitación no requiere ningún esfuerzo del individuo... no es necesario tener paciencia y disciplina, aprender, concentrarse, aguantar las frustraciones, ejercer el pensamiento crítico, superar su propio narcisismo y su voracidad. Si la persona no ha crecido, los estímulos simples siempre están a mano... [...] La gente puede también crearlos en su mente hallando razones para odiar, destruir y dominar a los demás. (Indican la fuerza de este anhelo los millones de dólares que gastan los medios de comunicación masiva para vender ese tipo de excitación.)
Por supuesto, existe todo un mundo de diferencia entre las fantasías sobre la violencia y la violencia en la vida real. Como apunta el psiquiatra inglés Anthony Storr en su libro “La agresividad humana”:

“No existen evidencias convincentes de que la lectura de dragones matando héroes o incluso de gángsters tiroteando a policías tengan un efecto perturbador en, o provocar la violencia en, los niños que no estén predispuestos [dicho énfasis es mío]; y aunque podemos deplorar la vulgaridad de los "cómics de terror", no tenemos justificación si suponemos que dicho material de lectura sea el responsable de asesinatos u otras acciones agresivas en la vida posterior del sujeto. [Y, sin embargo, cada año los anunciantes se gastan miles de millones de dólares en la creencia de que la repetición de las imágenes puede influir en el comportamiento humano...] Esto no niega que una dieta exclusiva de literatura violenta pueda ofrecer una imagen distorsionada de la realidad, o tener un efecto perjudicial sobre los niños cuya experiencia real sobre el mundo haya sido una en la que la violencia física jugase una parte tan notable.

El simbolismo de la agresión infantil es, y siempre ha sido, aterrador, pero... sólo cuando existe incapacidad para distinguir entre fantasía y realidad combinado con una persistencia de actitudes emocionalmente infantiles [dicho énfasis es mío], las fantasías tenderán a traducirse en hechos.”

En este contexto, Romain Gary ha observado: "El problema no es tanto que la violencia en la pantalla de televisión o en las películas, como suele decirse tan a menudo, conduzca a la delincuencia y a la violencia, sino que anhelar constantemente dichos acontecimientos, estar acostumbrado a la constante vibración dramática en la pantalla, al final te persuade de que una vida sin drama equivale a una sensación de no existencia".

Con el fin de complacer los más bajos instintos, los cómics de este tipo cuentan con "héroes" homicidas que simplifican los problemas complejos y luego los "resuelven" mediante soluciones igualmente simplistas.

Sus historias son poco más que que una serie sin fin de situaciones que nutren al héroe de oportunidades para desencadenar su crueldad. Para disculparse, los guionistas de cómics replican: “sólo les damos a los chavales lo que quieren. Los cómics sin violencia no venden”.

Mentiras, todo mentiras.

A diferencia de los mejores creadores de cómics anteriores -Will Eisner, Harvey Kurtzman, Carl Barks-, que parecían caballeros con control absoluto, los guionistas de la nueva era relatan sus sádicas historias en la sangrienta tradición de los tabloides sensacionalistas. Mientras que Eisner llevó a cabo grandes esfuerzos para mantener distancias, creativamente hablando, de los héroes y clowns sobre los que escribió, los creadores contemporáneos se identifican alegremente con los maníacos homicidas que idean, y rodean sus mundos con enemigos, sitios donde a menudo la única esperanza de supervivencia parece ser la de atacar primero. En lugar de héroes caballerosos-caballerescos, en la actualidad han surgido una legión de grotescos niños-dioses cuyas ardientes demencias sólo están refrenadas por el más delgado de los hilos.

La narrativa de sus historias no pretende recordarnos las virtudes del comportamiento racional e inteligente, sino que en realidad es justo todo lo contrario. Sus arrebatos sanguinarios bloquean la conciencia intelectual de forma que puedan ser liberadas tremendas explosiones de emoción vengativa, la verdadera preocupación aquí no es instruir a la Sociedad, sino más bien aplicar la venganza.
EL GUIONISTA DEL VIGILANTE SUPER-HERÓICO

Por mucho que las luchas horriblemente crueles que hacen estallar los globos oculares escritas por los guionistas de cómic den rienda suelta a su propio sentido sádico de la diversión, cualquiera que sea su satisfacción en secreto (y no tan en secreto), derivando en un espectáculo interminable de ficticios semidioses arañando y desgarrándose entre ellos, la máscara pública de los guionistas de cómic es la de personas "cool" y serenas cuyos pensamientos y actitud profesional se encuentran por encima de cualquier reproche. Política y socialmente, los guionistas de cómic tienen gran interés en mantener esa máscara, así como también cierto interés personal en ampliar el alcance de la violencia de sus matones disfrazados, representando a los villanos en términos más brutales que nunca, cuanto más inhumanos parezcan, más terrible será el sojuzgamiento al que les someterán los héroes, y por lo tanto más justificados serán los métodos extremos que utilizarán para someterlos. Lógico, ¿verdad?

Bueno, tan sólo ten en cuenta que los cómics son teatros de marionetas controlados por guionistas y editores, y que ellos no son neutrales maestros de ceremonias en esta carnicería. En cuanto se comprueba que en secreto se deleitan con las peleas de gallos sobrehumanos (no hagáis juegos de palabras, por favor) que comentan deplorar en público, entonces son rápidamente solicitados para acometer la tarea de escribir los guiones. Pero por encima de todo se les debería recordar que sus decisiones narrativas tienen implicaciones morales.

-------

Al autor le gustaría darles las gracias a Jaques Viau y Breand Kearney de “Capitaine Quebec”, por su ayuda con parte de la investigación para el artículo.

viernes, 28 de agosto de 2015

RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTINUEVE


RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTINUEVE (Junio, 1997)
AQUI.

"No es fácil doblegar la voluntad de alguien que siempre despreció las reglas del juego, que ha pasado por la experiencia de ganarlo todo, perderlo todo y volver a empezar desde cero para intentar recuperarlo todo. Aquello que no te mata te hace más fuerte, lo asegura una vieja sentencia. Quizás esto explique por qué "I Fell Alright", su sexto álbum de estudio, ha sido unánimamente saludado como su mejor grabación hasta la fecha. El sonido es simple pero frondoso, real como un puñetazo en la boca del estómago, y el ciclo de canciones que oferta cubre una amplia gama, abarcando del country más vibrante (el duo con Lucinda Williams "You´re still standing there" o la trotona "Poor boy") al pop más sincero (la estupenda "More than I can do", un "Hungry heart" para los 90), del rock esculpido con rabia o elegancia ("The unrepentant" y "Hardcore troubadour" respectivamente) al folk más elemental y sufrido (las espeluznantes confesiones de "CCKMP" y "South Nashville blues", ambas apestando a Robert Johnson). No hay bajones en "I Feel Alright", ni vanas excusas, tan sólo música potente, de esa que empuja a vivir."

Ignacio Juliá reseñaba este espléndido disco en su artículo sobre el músico de Virginia, Steve Earle, en este Ruta 66 número ciento veintinueve.

jueves, 27 de agosto de 2015

12 SINGLES DE CALIFORNIA PUNK PARTE VII (EPÍLOGO): LIVE SHOWS!!


-Angry Samoans - Live L.A. early 80s -Germs - Live L.A. 1979 -Circle Jerks - Live L.A. 1979 -The Avengers - Live Winterland 1978 -The Nuns - Live Winterland 1978 -The Dickies - Live L.A. 1978 -Dead Kennedys - Live San Francisco 1984 -The Screamers - Live San Francisco 1979 -The Zeros - Live San Diego TV 1977 -X - Johnny Hit and Run Paulene - Live (from The Decline of the Western Civilization) -The Bags - Live in Hollywood 1978 - 1/7 - Violent Girl -The Bags - Live in Hollywood 1978 - 2/7 - TV Dinner -The Bags - Live in Hollywood 1978 - 3/7 - We Will Bury You -The Bags - Live in Hollywood 1978 - 4/7 - Happy Song -The Bags - Live in Hollywood 1978 - 5/7 - Chainsaw -The Bags - Live in Hollywood 1978 - 6/7 - Animal Call -The Bags - Live in Hollywood 1978 - 7/7 - Survive -Black Flag - White Minority live 1981 (from The Decline of the Western Civilization) -Crime - Space Face - Rare Live Target Video -The Weirdos - Live L.A. - TV AT NIGHT SHOW 1978 -Dils Live Rock Island Houston 1979 -The Plugz - In The Wait live -The Adolescents - Live 1982 (With Rikk Agnew) -The Minutemen - Live 1985 - San Francisco -Black Randy And The MetroSquad - I Slept In An Arcade Clip -Negative Trend - Live 1978 Part 1 -Negative Trend - Live 1978 Part 2 -Social Distortion - Another State of Mind comes Alive 1982 (from "Another State Of Mind") -Rhino 39 - Prolixin Stomp / No Compromise Live 1979 -D.R.I. (Dirty Rotten Imbeciles) - Live At CBGB's 1984 -Agent Orange - Live At Music Machine 1983 (Best of Flipside Vol.1) -Flipper - Live @ Target Video -The Lewd - Fight (live) -Bad Religion - Tv Appearance in 1980 -45 Grave - Evil on the 1980's public access show "New Wave Theater" -China White - Dangerzone Live 1981 -Suburban Lawns - Gidget Goes To Hell (Live New Wave Theater) -The Flesh Eaters - Live in L.A. 1981 -Code Of Honor - Live in San Francisco 1983 -Fear - Live 1980 -Redd Kross - Live @ Santa Monica Pier 1982 -The Vandals - Live TVE -Battalion Of Saints - Live Adams Ave Theatre, San Diego CA 1984 -100 Flowers - Surfin´ With the Shah - AntiClub 1983 -Youth Brigade - Flipside Video 1984 -

miércoles, 26 de agosto de 2015

TINTA INVISIBLE, LOS INVISIBLES NÚMERO 16, VOLUMEN 1.

Tinta Invisible, correo de LOS INVISIBLES nº 16 (primer volumen), por Grant Morrison. Traducido por Frog2000.


---------------------------

Nota: la siguiente traducción, excepto el prólogo de J. R., la he tomado prestada de la casilla de internet del grupo "G. Invisibles" en geocities. No he cambiado ni una coma, porque considero que al igual que la otra traducción que realizaron, la de la presentación del primer número, está muy bien realizada. También he copiado la introducción que escribieron, porque me parece que introduce muy bien las intenciones de Morrison en su Tinta Invisible nº 16.

------------------------

Una rápida anotación para llamarte la atención sobre el hecho de que la columna de correo del último número debería haber ido incluida en este, y que la de este mes debería haberse incluido en el anterior. Te pedimos perdón por la confusión. Después de este mes las cosas deberían aclararse del todo (o quizá no, tal y como entenderás en cuanto te leas este correo.) Y ahora, te dejamos en manos de Grant Morrison.

-Julie Rottenberg

-------------------------- 

A finales de 1995, LOS INVISIBLES llevaba poco más de un año de publicación en Estados Unidos y las cosas no iban demasiado bien. La verdad sea dicha, iban bastante mal... La densidad y la audacia de una saga como Arcadia hizo que muchos lectores abandonaran y ya no volvieran a darle una oportunidad a la colección. En el umbral de Entropía en el Reino Unido, una de las sagas más importantes de la primera parte de LOS INVISIBLES y la primera que dibujaría Phil Jiménez, Grant quiso sincerarse con los fieles lectores que le quedaban. Pero no hizo sólo eso. Después de haber mencionado en más de una ocasión su interés por la Magia del Caos y de haber recomendado la lectura de autores como Phil Hine y Peter Carroll, Morrison impartió instrucciones muy precisas para la ejecución un acto de magia "caótica" con el fin de aumentar las ventas de LOS INVISIBLES. Esto es lo que escribió. Por lo que sabemos, puede que funcionase....

------------------------

¿Os lo podéis creer? ¡Otra vez una puñetera página! Voy a guardarme el grueso de las cartas para el próximo número y en vez de eso utilizaré esta página para transmitir cierta información y proponer un maravilloso experimento mágico.

Puede que algunos de vosotros seáis conscientes del hecho de que la industria de los tebeos atraviesa en estos momentos, por varias razones, una de sus "crisis" periódicas. Lo que esto significa es que las tiendas están cerrando y las ventas caen drásticamente. Ahora bien, mientras X-Men y Spawn pueden permitirse pasar de un millón de ejemplares vendidos al mes a unos pocos cientos de miles, las colecciones no tan "mainstream" y sin superhéroes no pueden. Otros autores de Vertigo tendrán sus propias historias de echarse a llorar, pero, por lo que respecta a LOS INVISIBLES, tan sólo en los dos últimos meses hemos perdido 6.000 lectores. Si la tasa de descenso se mantiene constante, la colección pronto dejará de ser rentable e inevitablemente será cerrada. Sin embargo, creo que no hay necesidad de que eso suceda y me gustaría pedir a aquellos de vosotros a quienes os apetezca seguir leyendo LOS INVISIBLES que participéis en un acto de magia global, utilizando este sello que he preparado...
La cosa funciona de esta manera. Un sello es una abstracción de un deseo en particular o de un propósito mágico. Pongamos por ejemplo que tu deseo puede resumirse en las palabras: "Es mi deseo visitar el bunker de Hitler" (sabe Dios que debe ser el deseo de alguien). Lo que debes hacer es eliminar las vocales y las letras repetidas de esa frase, quedándote con la siguiente hilera alfabética: SMDVTRLBNKH. Esto puede convertirse en un mantra reinsertando algunos sonidos vocálicos que produzcan como resultado una palabra bárbara y siniestra como "SEMDEVETRELBENEKAH". O -mi método preferido- puede transformarse en un sello combinando las letras en un único signo.

El objetivo es que el deseo original, reducido a la abstracción, pueda implantarse más fácilmente en la mente subconsciente para hacer ahí su trabajo. Al crear sellos, lo mejor es empezar con deseos muy concretos y que tengan alguna probabilidad de éxito. Hacer magia tiene mucho que ver con la organización de coincidencias aparentes y la creación de senderos a lo largo de los cuales puedan viajar los deseos o, para explicarlo en términos más sencillos, vale de muy poco crear un sello para que te toque la lotería si no compras un décimo... Los sellos se "cargan" concentrándose en ellos en momentos en que los procesos normales de la mente consciente son anulados por estados de extrema excitación o quietud: dolor intenso, la fatiga producida por el baile o por cualquier otra actividad física, la meditación profunda, el miedo intenso, justo en el instante de hacer "puenting" o tirarse en paracaídas, el momento del orgasmo, etc...

De todos los métodos disponibles, el más rápido y sencillo consiste en mantener la imagen del sello en la mente en el instante del orgasmo. A menos que seas experto en Tantra, la masturbación resulta la forma más fácil de conseguir la concentración necesaria; es íntima, fiable y la mayoría ya somos unos expertos. En este punto, los lectores remilgados pueden sentir la necesidad de arrojar el tebeo al suelo mientras otros sin duda estarán carcajeándose incrédulamente, pero ya veremos la pinta de serios e inteligentes que tienen la próxima vez que se la machaquen pensando en [escribir nombre aquí.]

Lo bueno de cargar sellos mediante la masturbación es que te permite meneártela en nombre del progreso espiritual y la gente que todavía está sofocando una risita mientras lee esto son aquellos a los que rogaría especialmente que lo intentaran; si no por el bien de mi querido tebeo, entonces en nombre de la simple experimentación. Yo era muy escéptico hasta que lo intenté y descubrí que funciona. Utilizando sellos he curado enfermedades "incurables", he localizado una guitarra robada, he recuperado mascotas perdidas, etc... Y si tú no me crees, inténtalo. Si no sólo no me crees sino que tampoco lo intentas entonces valdría la pena que examinaras la parte de ti que se ve amenazada por la posibilidad de que algo como esto sea verificable.

Así que... este número de LOS INVISIBLES debería salir a la venta a primeros de noviembre, creo. Por tanto, aquellos de nosotros que deseen ejecutar este experimento pongámonos de acuerdo para activar el sello elevador de ventas en cualquier momento del día o la noche del 23 de noviembre de 1995, el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. A pesar de lo que piensen los "Católicos Preocupados" esto no es "oculto" ni "diabólico"; se trata de una sencilla y eficaz pieza de tecnología psíquica a la que todo el mundo merece tener acceso. Concentraos en el sello, grabad su imagen en el centro de vuestra mente en el momento del orgasmo y luego destruidlo y no penséis más sobre ello. Destruir este tebeo o incluso sólo esta página de correo debería resultar particularmente efectivo. Y ahora que conocéis la técnica podéis crear sellos para cualquier cosa (aunque os aconsejaría empezar por cosas pequeñas y que os déis cuenta de que es mucho más sencillo hacerlo para otras personas.)

Sólo para asegurar los resultados y a fin de ofrecerle a la coincidencia un sendero por el que desplazarse, procederemos a continuación con la Fase Dos. Para llevarla a cabo, me gustaría pedir a todos los que estéis leyendo esto y os apetezca participar que hagáis un esfuerzo para convencer al menos a una persona de que compre el número 17 de LOS INVISIBLES. Si tenéis amigos interesados en las conspiraciones, si tenéis amigos interesados en los ovnis y las teorías sobre abducciones, si tenéis amigos a los que les guste Expediente X, amigos que sean fetichistas, amigos interesados en Aleister Crowley, Austin Osman Spare o la Magia del Caos, amigos que lean sobre los misterios antiguos y mitología comparada, amigos que tomen drogas, amigos que sean travestidos o ravers o que no tengan nada mejor que hacer, si tenéis algún amigo, intentad convencer al menos a uno de ellos para que compre el número 17 de LOS INVISIBLES. Igualmente, si navegáis por Internet buscad foros sobre conspiraciones, ovnis, de antiautoritarios, autoritarios, de travestidos, magos, paranoides, fans de Lovecraft, imitadores de Terence McKenna, ciberchamanes, freaks, perdedores y decidores de buenaventuras y habladles de LOS INVISIBLES. Utilizando estos métodos, estoy seguro de que podremos doblar las ventas por lo menos.

Por otra parte, ¿por qué ibais vosotros a querer doblar las ventas de LOS INVISIBLES? Ni flores. Mi situación es clara: puedo mantenerme fácilmente a flote durante esta crisis de la industria encargándome de un puñado de colecciones de superhéroes (algo que de todas formas pretendo hacer) pero LOS INVISIBLES es algo cercano a mi corazón y sin esta especie de vehículo para mis especulaciones de miras más amplias me sentiría bastante hecho polvo y menos realizado como escritor. Me gustaría que la colección continuara porque tengo una necesidad abrasadora de contar esta historia. Tú, como lector, tendrás motivos distintos, claro está, pero si te lo pasas bien leyendo esta mierda rara de Vertigo entonces, por tu propio interés, tendrías que ayudarme a regar este rinconcito del jardín de los tebeos.

Quiero oíros decir "¡¡¡SÍ!!!"

Os mantendré informados sobre cómo va todo. El servicio habitual se reanudará en el próximo número.

Grant.

martes, 25 de agosto de 2015

RED AUNTS: SÍ, PERO MÁS CANALLA (2015)

Entrevista original en L.A. RECORD (enero de 2015), traducida por Frog2000.

Una de las glorias de la famosa industria punk de Long Beach de los años 90, Red Aunts, editaron cinco sorprendentes discos que ahora han sido reducidos a un explosivo artefacto de 26 temas titulado "Come Up For A Closer Look", publicado por In The Red. Mi amiga Romana Machado y yo nos sentamos a hablar de los viejos tiempos con la guitarrista Terri Wahl y la batería Leslie Ishino en la trastienda del restaurante de Terri (toda una institución en Eagle Rock): "Auntie´s Em Kitchen". Esta entrevista fue realizada por Ron Garmon.

¿Cómo os enganchasteis al punk?

Terri Wahl (guitarra/ voces): Fue cuando tenía 16 o 17 años. Me metí en la segunda ola del punk rock. Cuando empezamos nosotras, indudablemente formábamos parte de la segunda ola.
Leslie Ishino (batería): Ha habido muchas oleadas. Yo tenía 13 o 14 cuando descubrí a X, los Replacements, TSOL.

Romana: ¿Cómo disteis con ellos?

Leslie: Por amigos del colegio. Del Instituto.
Terri: ¡Yo a través de un novio!
Leslie: Había un pequeño grupo de punk rockers en mi Instituto y un par de mods. The Specials, the Untouchables. Compré los cassettes, pero mi primer vinilo fue uno de Fishbone.
¿Estuvisteis en otras bandas antes de las Aunts?

Leslie: Estuve en una banda de corta vida con mi novio y un amigo suyo, pero no recuerdo el nombre.
Terri: Fue la primera para casi todas. Para Kerry [Davis], Debi [Martini] y para mí. Cuando empezamos con esta, todos nuestros novios estaban en bandas. Yo no conocía a Leslie. Pusimos un anuncio en el Recycler.
Leslie: ¡Es cierto! Me uní a ellas porque una vez estuve tocando brevemente, una sola vez, con aquella banda, Butt Trumpet. Uno de los chicos me dijo que había una banda de chicas que estaban buscando batería. Ellos eran más hardcore de lo que me gustaba. Fue él quien me puso en contacto con ellas.

¿Dónde fue el primer bolo de las Red Aunts?

Terri: En el garaje de Debbie.
Leslie: ¡En Lincoln Heights!
Terri: Fue el Cuatro de Julio. ¿Te acuerdas de los Didjits? Son de… ¡Champaign, Illinois! ¡Eran magníficos! Súper-rápidos. Su concierto de aquella noche se acabó y allí estábamos nosotras, los Didjits y unos veinte amigos nuestros. Probablemente llevábamos ensayando unos cuatro meses. Todo se había fraguado en una fiesta. Ninguna habíamos tocado nunca un instrumento.
Leslie: ¡Excepto yo!
Terri: Leslie sabía tocar bien la batería, gracias a Dios, porque así por lo menos teníamos algo de ritmo. Éramos un desastre, y no teníamos ni idea de tocar. Pero mejoramos. Mejoramos mucho.
¿Os pusisteis los seudónimos desde el principio?

Terri: Oh, Dios mío, ¡si! Teníamos nombres, el nombre de la banda, sabíamos lo que íbamos a tocar, e incluso lo que nos íbamos a poner encima.

¡Todo pensado! Como Josie & the Pussycats… 

Terri: Si, pero más canalla.

Josie & las Zarigüeyas Rabiosas, entonces. ¿Cómo eran los garitos punk en aquel entonces?

Terri: Oscuros. Sucios. Apestosos. Más orientados hacia los chicos que para chicas. Nuestro mánager tenía que especificar que hubiese un espejo en el backstage, ¡no porque quisiéramos esnifar cocaína, sino porque queríamos vernos antes de empezar a tocar!
Leslie: Los sitios solían estar cubiertos de pegatinas o graffitis.
Terri: Sucios, apestosos, olían a orina.
Leslie: Probablemente sigan siendo por el estilo. El bar de Al sería la experiencia típica.

Era un agujero famoso.

Terri: El Doll Hut de Linda en Anaheim.

Tocásteis en Long Beach, en el Sur de la Bahía, en Orange County y en L.A. ¿Eran diferentes los fans de cada sitio?

Leslie: Cuando tocamos en la Universidad de Irvine, en un sitio que había un bar, había unos tíos que nos preguntaron si podían usar nuestro equipo. ¿Le preguntarían lo mismo a una banda llena de tíos? ¡Por supuesto que no!
Terri: Había tíos que nos decían que les enseñásemos las tetas.
Leslie: O nos llamaban "machorras".
Terri and Leslie (al unísono): ¡Nos pasó mucho en Orange County!
Leslie: De todas formas, tanto en Hollywood como en L.A. hay toda una pandilla de freaks. Un montón de bandas geeks formadas por chicas.
Terri: Un montón de fans nuestros eran chavalas o tíos de cuarenta. En aquel entonces parecían viejos, pero ya no.
Los nuevos treintaicinco años. ¿Con quién más tocasteis?

Leslie: Con Claw Hammer, por supuesto. Eran como nuestra banda hermana. Ella estuvo casada con Jon mucho tiempo, y Kerry estuvo con Rob una buena época. Eran nuestros colegas.
Terri: ¡Nos enseñaron a tocar los instrumentos!
Leslie: Nos apoyaron y animaron mucho.
Terri: ¡No les gustó cuando nos hicimos más famosos que ellos!

¿Cuándo os disteis cuenta de que erais tan populares?

Terri: Cuando la gente empezó a aparecer por nuestros conciertos, gente que no conocíamos y que se sabían la letra de nuestras canciones.
Leslie: Tocamos en el Bottom of the Hill y nos pagaron 800 dólares, "¡joder!" ¡Y estaba lleno! Era la época del primer álbum en Epitaph. "Number 1 Chicken" vendió más de 36.000 copias y eso nos empecinó.

Algo magnífico, especialmente para los estándares actuales.

Terri: ¿Cuánto vendió el siguiente?
Leslie: Creo que el último fueron unas 15 o 16.000.
Terri: Ese último era muy bueno, ¡bah!
Los conciertos que se pueden ver os muestran desde el principio como una banda sin casi sacudidas estilísticas o las incertidumbres que suelen ser tan habituales en la mayoría de bandas. Desde los primeros discos parecíais saber el sonido que queríais y luego, a partir de ahí, evolucionasteis de forma impresionante. Vuestro estilo era preciso, denso, inusual y todavía seguía evolucionando cuando lo dejasteis en 1998.

Leslie: Básicamente fue por Debbie. Quería realizar un gran cambio en su vida y se fue a Nueva York. Terri estaba muy ocupada con su negocio de catering. Sabíamos que no podíamos continuar sin Debbie, así que eso fue todo. Creo que era algo que teníamos que hacer  las cuatro, así es como debía ser. 
Terri: Era mágico.
Leslie: Puede que Kerry escuchara algo y dijese: "tengo mi parte Coltrane", porque le recordaba a ‘A Love Supreme.’ Alguna otra decía: "¡esta es mi parte blues!"
Terri: ¡O la parte Nirvana!
Leslie: Y llamábamos a cada parte según lo que nos recordaba.

¿No os decepcionaban las chorradas que decían los críticos de rock cuando comentaban que no había rastros apreciables del jazz o de otro material por el estilo en el punk?

Leslie: Oh, Díos mío, por supuesto que los hay.
Terri: Es gracioso. Aparte del jazz y del blues, nos influía material actual. Pussy Galore, Blues Explosion, Boss Hogg, estábamos obsesionadas con ese material. Muchos cambios de tempo y de ritmo. Lo teníamos siempre en mente.
Leslie: No nos gustaba tocar cosas demasiado largas.

¿Cómo descubristeis vuestro fetichismo con la distorsión?

Terri: En ese momento estaba en marcha todo el tema del grunge, ¡y la distorsión tapaba todos nuestros errores!
Leslie: En aquella época estaban apareciendo muchos pedales diferentes para que la gente pudiese experimentar con ellos.
Terri: Jon Wahl, que es un genio musical, siempre traía consigo miles de pedales diferentes.

Recuerdo haber visto algunos comentarios estúpidamente condescendiente en Trouser Press acerca de que érais "mocosas chillonas", ''de voces agudas", etc.

Leslie: Nos llegaron algunos, pero tampoco sentíamos que nos estuviesen juzgando.
Terri: Sencillamente éramos diferentes y extrañas.
Leslie: En ese momento igual sólo había diez bandas de chicas. La mayoría de las veces girábamos con grupos de tíos.
Terri: Pero cuando nos íbamos de gira, si había alguna banda de chicas en la ciudad tocábamos con ella.
Leslie: Los tíos solían decir que éramos unas gritonas.
¿Pero no os llegaron a comparar incluso con bebés? Quizá eran bebés armados con botellas de cerveza rotas. ¿Se sentía la banda conectada con el movimiento Riot Grrrl?

Leslie: En realidad no. Tocamos un par de veces con Bikini Kill y Bratmobile, y por supuesto, admirábamos a Babes in Toyland. No creo que ninguna de nosotras fuésemos grandes fans de Hole.
Terri: No, a nadie le gustaba Hole. Todo lo que decían era en plan odiar a los tíos…
Leslie: Tenían mensaje. En realidad, nosotras no.

¿La tercera ola feminista?

Leslie: Creo que era de forma inconsciente. Sencillamente la vivimos por el simple hecho de estar en la escena. Vivíamos de la forma en que vivíamos.

¿Con qué rapidez se pasó vuestra época punk? ¿Os pareció que duró poco?

Leslie: No. Después de romper, esa época prosiguió. Sentía que si hubiésemos seguido juntas, proseguiríamos inmersas en ella.
Terri: Si. Definitivamente habríamos seguido durante mucho tiempo, pero creo que lo dejamos cuando seguíamos siendo geniales. Nunca llegamos a apestar. La gente nunca nos dijo, "oh, tío, ¡no os quiero volver a ver! ¡ahora apestáis!"

Muchas bandas no son tan afortunadas. ¿Sucedió algo en la última gira al saber que eso iba a ser todo?

Leslie: Creo que nos peleamos un par de veces.
Terri: ¿Cuándo no hubo peleas durante una gira? ¡Siempre había alguien que odiaba a alguien en las giras! ¡Dios mío! Estábamos juntas 24/7 y todas teníamos fuertes personalidades.

¡Podríais haber vivido en la misma casa, como los Monkees!

Terri: ¡Nunca pudimos hacerlo! Estábamos demasiado angustiadas, éramos demasiado tercas...
Leslie: Demasiado auto-destructivas...
Terri: Éramos mujeres de fuerte tesón, así que...

Las has descrito como giras por restaurantes...

Leslie: En aquel entonces estábamos delgadas y podíamos comer en esos lugares. Nos fiábamos mucho de nuestros amigos, ¿pero cómo encontrar un buen restaurante antes de un show en Oklahoma City? Ahora puedes consultar Yelp o mensajear a alguien.
Terri: En Baltimore le preguntábamos al técnico de sonido: "¿dónde tienen el mejor cangrejo?" Llevábamos en la furgoneta revistas sobre restaurantes. Gourmet, Bon Appetit. Éramos "foddies" desde el principio. Después de la banda sabía que haría algo relacionado con la comida, pero nunca creí que me haría cargo de algo tan grande.
¿Cómo os enrolásteis en Epitaph? 

Terri: Brett [Gurewitz] nos vio en el Raji’s y esa misma noche nos preguntó si queríamos fichar con Epitaph, lo que nos dejó conmocionadas, porque la única banda femenina del sello era L7, y sólo habían sacado un disco con ellos. Sin duda éramos la oveja negra. El sello era muy de rock con testosterona. También tenían a Rancid. Y a Offspring, que no era rock de gimnasio en absoluto, pero pusieron dinero para irnos de gira. Brett cogía el dinero que hacía con las bandas más grandes y se lo daba a las novatas como nosotras para que fuesen de gira y se hiciesen famosas. Dispusimos de unos cuarenta, cincuenta mil dólares de presupuesto. Fue muy divertido.

¿Qué será lo siguiente de las Red Aunts?

Leslie: No sé, estamos repartidas por dos costas, ¡y también queremos ver si le importamos a alguien!

Una última pregunta, el punk rock ha vuelto...

Leslie: ¡Oh, sí! ¡Y creo que es magnífico! Yo sigo tocando, pero ahora no estoy en ninguna banda. Siempre estoy buscando inspiración y madurar y modernizar así el sonido.

lunes, 24 de agosto de 2015

EL CANTO DE SIRENA DE LA SANGRE (2 de 3)

¡El alzamiento de los vigilantes sedientos de sangre en los cómics, por Andrew Dagilis. Artículo para The Comics Journal nº 133 (1989). Traducido por Frog2000. Parte 1.

El segundo número de Faust, de la editorial Northstar, se anunciaba con una ilustración a página completa de una mujer en topless manchada de sangre que enarbolaba una goteante navaja de afeitar, mientras que El Puño de la Estrella del Norte, de Viz Comics, era descrito de esta forma en su anuncio: "Las cabezas explotan, la sangre y los sesos se derraman de los cráneos. Las lanzas se hunden en los torsos. Los ojos saltan de sus órbitas." Hay que tener en cuenta que son frases llamativas, los cantos de sirena que los editores creen que son más seductores para los compradores.

Incluso auténticos villanos como el Joker o Lex Luthor han conseguido sus propios tomos de tapa dura con muchos brillitos, o como en el caso de Deadshot (el más mortífero miembro del Escuadrón Suicida y casualmente, el único en conseguir algo parecido), su propia mini-serie. De hecho, los villanos más queridos normalmente son los más crueles: Doctor Muerte, Kingpin. En consecuencia, cuando un villano se "ablanda", su popularidad cae en picado: Magneto, Ra´s Al Ghul, Dekko. Definitivamente existe una gran demanda de crueldad. Nightwing (el Robin original) es muy parecido a Batman, pero sin su definitoria sensación de amenaza. Dick Grayson está cuerdo y por eso es mucho menos popular. Por otro lado, su novia Starfire es muy propensa a los ataques de ira, lo que hace que sea más reconocida. A estos "héroes" sociópatas se les permiten hacer cosas que en una época anterior ni siquiera los villanos podrían haber imaginado.
Algunos ejemplos recientes:

-Lobezno: en el tercer número de "Meltdown" [Kaos y Lobezno: Meltdown], el protagonista atraviesa la cabeza de un guardia ruso con sus garras, que le salen a través de los ojos llenas de sangre.
-The Question: en el número 27 rompe el brazo de un matón y arroja a otros dos desde un tejado.
-La Cazadora: en el segundo número prende fuego a dos personas al hacer añicos el cóctel Molotov que llevaba una de ellas y luego se queda mirándolas mientras deja que se quemen. Antes, en ese mismo número, se encarga de otros dos matones rociándolos con ácido.
-Wonder Woman: en el número 31 arranca la cola de Cheetah de su cuerpo (forma parte de ella, no es un apéndice mecánico) y luego la golpea con la misma hasta casi matarla.
-Armor: en Samurai #1 lanza contra el antebrazo de un terrorista un enorme cuchillo, enterrando en él la hoja como si fuese la propia funda. (En realidad, las series de Continuity Comics son significativamente de mentalidad más sangrienta que la mayoría de las del resto de editores. La mano derecha de Armor se separa gráficamente de su brazo mientras hace polvo a Rage. En Samurai podamos encontrarnos a la titular con su entrepierna explícitamente expuesta y haciendo algunas otras poses mientras la desquiciada heroína trocea, hace rodajas, destripa y decapita alegremente a sus enemigos con una espada. Crazyman destroza a sus enemigos con sus propias manos, y eso en concreto es lo que hacen los héroes, por lo que...)

Si se eliminaran las atrocidades de las historias, la mayoría, si no todos, de estos nuevos "héroes" no tendrían razón alguna para seguir existiendo. Esta eliminación también les quitaría de encima su (a menudo única) razón para existir: estos personajes no tienen la suficiente personalidad o profundidad como para sobrevivir por sus propios méritos. (De hecho, sus poderes son los que definen su identidad. Cuando presentan a un nuevo personaje, la mayoría de los lectores de los cómics no se preguntan "¿Quién es él o ella?" sino, "¿Qué poderes tiene?")
En el mundo real, alguien que matase y mutilase tan despreocupadamente como Conan sería una amenaza pública, no un héroe. En la mayoría de los números de su revista decapita a sus enemigos, corta sus brazos y piernas, y aporrea a la gente hasta la muerte, a veces con el más débil de los pretextos, y muchas con ninguno, aunque las mortíferas consecuencias de sus actos, las viudas o huérfanos que deja atrás, los afligidos padres y amigos, nunca se tienen en cuenta. Conan mata sin reflexionar: no sabemos si ser una máquina de matar perturba de alguna forma la conciencia de este tio (hasta ahora debe haber matado personalmente a más de un millar de personas), porque nunca se ha mostrado en sus series. Si los guionistas intentaran convertirlo en alguien similar al más equilibrado Príncipe Valiente pronto serían reprendidos: "¿Dónde está la sangre? ¿donde esta el gore?" Puedo ver cómo llegan las cartas de protesta.

Por supuesto, los cómics no pueden ser acusados de ser el único medio de entretenimiento donde aparece violencia, de acuerdo con el patrón tradicional de ser poco más que un regurgitador barato y rápido, la industria del cómic está simplemente reflejando el signo de los tiempos de la Sociedad en general.

Tengo un amigo (llamémosle "Joe", aunque no sea su verdadero nombre, pero valdrá por ahora) que es un microcosmos andante y parlante de este estado de ánimo social. Los libros que lee: muy pocos. El último que le pude ver era la novelización de Rambo II. La música que escucha: hard rock y heavy metal. Suele fijarse de forma sospechosa, como si fuesen unos blandos, en los metaleros que no titulan sus canciones con temáticas sobre la muerte, los cadáveres purulentos, los zombies, la aniquilación nuclear, etc. Lo mismo ocurre con las portadas de discos que no parecen como si "Los desastres de la guerra" de Goya hubiesen sido rehechos por Frank Frazetta (o por su clon más plastificado y rígido, Boris Vallejo). Los programas de televisión con los que se suele deleitar: Corrupción en Miami, El Equipo-A (ambos piadosamente cancelados), y el wrestling profesional. (Puede que a los adultos el wrestling le parezca una broma, tipos gigantescos golpeándose unos a otros con cadenas, sillas, porras de la policía que golpean las cabezas de sus oponentes y combates que provocan marañas sangrientas contra las cuerdas, etc, pero los chavales se lo toman más en serio. Constituyen sus clubes de fans y suponen la mayoría de los seguidores más devotos de estos "deportes".) Las películas que le gustan: cualquier cosa de Arnold, Sly, Chuck, Dolf, Van Damme, Sho Kosogi, etc. Le gusta La Jungla de Cristal, pero cree que hablan demasiado. Tiene copias de "Faces of death". Los deportes que ve: no aguanta el béisbol o el tenis, por no mencionar las palabras "golf" o "curling", tolera a duras penas el fútbol. Pero le encanta el hockey, y no puede entender por qué produce tanto alboroto su violenta imaginería: "¿Quieren que sus hijos jueguen como maricas o qué?" Incluso tiene recopilaciones de peleas y disturbios que se han producido en partidos de hockey. Los vídeo-juegos a los que juega: todos incluyen disparos, combates o explosiones, ni se molesta en jugar a uno en el que haya que investigar un poco. Las revistas que lee: Guns & Ammo, Knives, Soldado de Fortuna, Muscle & Fitness, Hustler, Fangoria, Gorezone, Slaughter House. Los cómics que lee: te los puedes figurar. Los personajes de cómic que prefiere: adivina.

¿Tengo que comentar cómo se viste?


"¿Y qué?", me dirás. "Así que tu amigo es un idiota, vaya cosa." 

Bueno, verás, hay un montón de gente que es exactamente igual que él. La continuada existencia y expansión de todos estos vehículos de entretenimiento está subvencionada por muchos consumidores. Supongo que en la película que él puede escuchar en la intimidad de su mente, a mi amigo le gusta matar gente. Creo que a veces desearía meterse en situaciones en las que estaría justificado matar a alguien. Cuando se vive como él lo hace, completamente saturado de escenas de violencia y carnicería, listo para la sangre, siempre preparado para la acción, empiezas a buscar momentos en los que creas que tienes el derecho legítimo a explotar de una vez por todas. Y una vez que empiezas a pensar de esa forma, tu mente se queda anegada con las soluciones simplistas y sangrientas de tus héroes favoritos. Después de todo, admirar a alguien significa que deseas emularlo. No se llaman "modelos de comportamiento" por nada.
LA TRADICIÓN DEL VIGILANTISMO (EN EL MUNDO REAL)

Esta creciente popularidad de la crueldad en el entretenimiento discurre en paralelo, y probablemente esté sinérgicamente relacionada, con el reciente endurecimiento de la sociedad a todos los niveles: el resurgimiento de las pandillas juveniles vestidas de cuero, la elección del antiguo Imperial del KKK, David Duke, como candidato para el Estado de Louisiana, la creciente audacia de los promotores de odio como los skinheads, la Nación Aria, la "Posse Comitatus", El Pacto, La Espada y El Brazo del Señor, la Resistencia Aria Blanca (en inglés un acrónimo de WAR), y los seguidores políticamente estridentes de Lyndon LaRouche. El año pasado la Liga Anti-difamación informó de un incremento del 41 por ciento respecto a 1987 de los actos de acoso, amenaza y agresiones antisemitas. El Departamento de Policía de la Ciudad de New York registró 550 incidentes en 1988 motivados por diferencias de raza, religión, origen étnico u orientación sexual, un aumento del 100 por ciento en dos años.

Estos actos no fueron perpetrados por unos fanáticos supervivientes del pasado discriminatorio norteamericano, incluso muchos de los skinheads ni siquiera tienen edad suficiente como para votar, y su líder nominal, David Duke, está en la treintena. Al ser entrevistados, a menudo estos suministradores de odio y prejuicios defienden sus acciones invocando la larga tradición de vigilantismo en Estados Unidos. En el sentido clásico, la tradición de vigilantismo se refiere a los movimientos extra-legales organizados que se tomaban la ley por su propia mano. A menudo, estos actos eran violentas santificaciones de algunos valores sobre la vida y la propiedad profundamente apreciados. En el siglo pasado el principal objetivo del vigilantismo era restablecer los valores conservadores y los privilegios sobre la propiedad, el orden y la ley en cada zona de reciente asentamiento.
Pero aunque la doctrina de la vigilancia fuese la base para organizar muchos movimientos "vigilantistas", los vigilantes sabían muy bien que sus acciones eran ilegales, y por eso se sentían obligados a legitimar su violencia inventándose una filosofía del vigilantismo. Algunos "Reguladores" de Condados predominantemente republicanos como La Grange y Noble, del Norte de Indiana, prepararon una ley para oficializar el linchamiento, declarada como la Primera Resolución del 9 de enero de 1858:

"Consideramos que Nosotros somos creyentes de la doctrina de la soberanía popular y que el pueblo de este país son los verdaderos soberanos, para cada ocasión en que las leyes aprobadas por aquellos a los que se les ha delegado la autoridad sean encontradas inadecuadas para la protección de su propiedad, esta se realizará bajo su propia mano".

Esta postura fue redactada de forma algo más sustancial en 1902 en una nota encontrada clavada en el cuerpo de un hombre ahorcado por vigilantes en Casper, Wyoming:

"El procedimiento para aplicar la ley es un poco lento.
Así que este es el camino que tendréis que seguir,
asesinos y ladrones, ¡tened cuidado!
ESTE ES EL VEREDICTO DEL PUEBLO"

Los que se oponen al vigilantismo prefieren referirse a la "soberanía popular" como "la ley de la calle", ya que pone de relieve una verdadera falta de fe en los poderes y procesos de la democracia. Esta pérdida de fe en las instituciones sociales y su resultante cinismo ante la corrupción en ocasiones ha sido desencadenada por la innegable forma inadecuada de aplicar la ley.
En el siglo XIX, cuando la tradición de los vigilantes estadounidense se encontraba en plena floración, el sistema judicial no estaba, por decirlo suavemente, demasiado equilibrado. A menudo los jurados no condenaban a los criminales por culpa del miedo, la simpatía o la mera corrupción. Y la falta de cárceles en aquellos primeros días, o su endeble construcción, hacía que casi resultase imposible evitar que los delincuentes se escapasen.

El sistema también presentaba innumerables oportunidades de ser manipulado por los forajidos que a menudo se amparaban en la ayuda local. Siempre que resultaba posible, los fuera de la ley conseguían falsos testimonios a su favor, jurados a medida, sobornaban a los funcionarios, y en casos extremos intimidaban a todo el sistema. Tales deficiencias en el proceso judicial eran la fuente de innumerables quejas por parte de los pioneros y colonos, quienes argumentaban la idea tantas veces repetida de que la forma americana de administrar justicia en realidad favorecía al acusado en lugar de a la Sociedad. Los culpables, cuando eran acusados, tenían sencillo acceso a todas las grandes lagunas del sistema con las que conseguían librarse de su justo castigo...

A poco que se rasque, en la raíz del vigilantismo se puede encontrar el conservadurismo, por lo que sería muy sorprendente que no hubiese también una justificación económica para llevarlo a la práctica, y de hecho así es. Los vigilantes suelen trabajar gratis, se ocupan de sus propios gastos y ahorran los gastos de juicios y cárcel. Con todo, a menudo el linchamiento puede ser económicamente beneficioso para la comunidad. Poco interesados en los derechos humanos y las libertades civiles -a las que se refieren burlonamente como "sutilezas legales"- los vigilantes y sus partidarios suelen aplaudir cuando alguien al que perciben como sospechoso socialmente es despachado de forma rápida, barata y, si es necesario, permanente.
Pero los días de la Frontera se han terminado, y con ellos la necesidad de administrar justicia casera. Hoy en día el vigilantismo es esencialmente un rechazo del progresismo y de las políticas que favorecen las resoluciones pacíficas y la reforma a través de las instituciones de gobierno representativas, un deseo de abrazar los estrechos valores conservadores que promueven una sociedad rígidamente estratificada donde la gente sepa cuál es su lugar y donde todo el mundo haga piña contra el miedo al cambio. Por encima de todo, los actos de los vigilantes no revolucionarán la Sociedad, sino que en su lugar detendrán la marcha hacia el desconocido reino del futuro y nos llevarán de vuelta a la conocida seguridad del pasado.

Para aquellos que se sienten alienados por el progreso y que creen que la modernidad les ha despojado de su identidad, el vigilantismo tiene el aliciente de que puede convertir a don nadies en alguien relevante, ofreciéndoles la oportunidad de participar junto con otras personas afines en una misión para salvar los valores que una vez le dieron a su vida la reconfortante sensación de pertenecer a algo y una dirección en la vida. Darle a la gente un sentido de identidad y pertenencia también significa llenar sus vidas de un nuevo significado; a menudo estos conversos abrazan el movimiento en el que se involucran con un celo que normalmente solo está reservado a la devoción religiosa.

En pos de dicha devoción, los vigilantes tienen pocos, si es que tienen alguno, reparos en utilizar métodos extremos para imponer su voluntad. Por lo tanto, las acciones de los vigilantes a menudo suelen ser tan duras como arbitrarias. Por ese motivo, con frecuencia son socialmente destructivas, ya que por lo general, el resultado final es desordenado, por lo que casi toda la Sociedad en pleno tampoco estará de acuerdo con las acciones llevadas a cabo por los vigilantes. 

(Continuará)

viernes, 21 de agosto de 2015

RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTIOCHO


RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTIOCHO (Mayo, 1997)
AQUI.

"Después de pasarse un año en blanco, el mochales número uno de Maryland, e involuntario pionero del sonido indie americano, estrena sello discográfico con el decimoquinto de Half Japanese, otra generosa ración de legítimo rock alternativo etiquetado esta vez con el logotipo de Jello Biafra. 21 canciones que versan sobre la alegría, el desamor, la redención, los marcianos y otras obsesiones de Jad Fair, un alma prácticamente gemela de Daniel Johnston, ya con casi 20 años de carrera a sus espaldas. En su línea habitual, es decir simple y naif pero a la vez eclécticamente oblicua, Fair y sus compinches, John Slugett a la guitarra y bajo y Gilles V. Reider a la batería, han urdido el elepé más rockista del japonés demediado, tocado, eso sí, por el inconfundible mongoloide y libertino de este prolífico francotirador. Es lo de siempre, sazonado con mayor y más ácida presencia guitarrera, rebozado en un sonido de grueso espesor y cantado con la proverbial torpeza vocal del amigo Jad. Ni mejor ni peor que otras de sus numerosas obras, "Bone Head" satisfará plenamente a los fieles del Lou Reed de la dimensión desconocida."

Daniel Miralles se ocupa del marciano disco de Half Japanese en este Ruta 66 número ciento veintiocho.

jueves, 20 de agosto de 2015

12 SINGLES DE CALIFORNIA PUNK PARTE VII (12/12): DR. KNOW - BURN EP


Dr. Know - Burn 7"
(Mystic Records, 1985)

Dr. Know representan óptimamente lo que se dio en llamar Nardcore (otras buenas bandas adscritas al mismo son False Confession o Ill Repute), un excitante subgénero del punk que, eso sí, copieteaba bastante el hardcore de Washington DC, tenía su epicentro en la zona de Oxnard y sería bastante promocionado por Mystic Records. En este single toca el bajo uno de los hermanos Hernández que no crea cómics, Israel, y una de las canciones, "These pressures" parece que fue compuesta por Jaime Hernández, el autor de la saga de Maggie y Hoppey. Además, algunas de las futuras portadas del grupo serían beneficiadas por su lápiz. 

A1-Deprogram
A2-These Pressures
B1-Watch It Burn
B2-Stop The Machine
B3-Ice House

AQUI.

miércoles, 19 de agosto de 2015

TINTA INVISIBLE, LOS INVISIBLES NÚMERO 15, VOLUMEN 1.

Tinta Invisible, correo de LOS INVISIBLES nº 15 (primer volumen) por Grant Morrison, traducido por Frog2000.

Espero que nadie se haya quedado ciego después del número anterior, porque si es así, se perderá el maravilloso trabajo del espumeante fanático de los Beach Boys, Paul Johnson, que dibuja la historia de este mes. Mis agradecimientos a Paul y a todos los que han contribuido a incrementar la bizarra y fascinante estafeta de correo. Mucha gente me pregunta de dónde se puede sacar más información de la "Magick" del Caos. No tengo demasiado espacio para entrar en detalles, así que recomendaré que busquéis "Prime Chaos" y "Condensed Chaos" de mi escritor favorito sobre el tema, Phil Mine, además de "Chaos Ritual" de Steve Wilson. Quizá queráis también echar un vistazo a todos los libros de Robert Anton Wilson, y a “Undoing Yourself with Energized Meditation and Other Devices” y “TheTree of Lies” del psiquiatra Christopher S. Hyatt, así como cualquier libro decente sobre técnicas de programación neuro-lingüística, y más en particular “The Teachings of Don Carlos-Victor Sanchez” (que sintetiza ideas que aparecen en las obras de Carlos Castaneda en un práctico libro de ejercicios paso por paso sin toda esa mierda de la Nueva Era.) Estos libros no son solo para leer, sino que también se deberían hacer los ejercicios que indican. Si los lleváis a cabo esforzada y disciplinadamente, y admito que puede llevar un tiempo, os garantizo que en el peor de los casos os sentiréis más contentos, más confiados, y que todo discurrirá con mayor fluidez y estaréis mejor adaptados, tendréis más éxito y seréis más optimistas y vuestra apariencia será más saludable. En el mejor de los casos, para vuestra sorpresa os daréis cuenta de que os habéis convertido en un Maestro Ascendido e Iluminado.

¡Cartas, por favor!

---------------------------

Mark Haden Frazer

Querido Grant,

en lugar de contar la historia del chico al que disparan en Invisibles número 1, página 35, viñetas 3 y 4, creo que deberías relatar la de la señora que aparece caminando con su perro en el quinto número, página 14, viñetas 1 y 2.

Estoy seguro de que todo el mundo ha sentido cierta curiosidad sobre cuál puede ser el motivo por el que se vista como una beatnik, pinte un sinfín de paisajes lunares en colores fluorescentes y guarde la cabeza de una llama en la nevera. 

Saludos.

---------------------------

Grant Morrison.

Te contaría una historia, Mark, pero ella parecía ser demasiado… bueno, normal, supongo.

---------------------------

David Xela

Querido Grant,

¿son muy bajas las ventas de Los Invisibles? ¿Amenazan la continuidad de la serie?

Me encanta la colección. En realidad me gusta gran parte de tu obra, pero este título me parece asombroso. Es más estimulante e inteligente para la mente que cualquiera de los otros cómics que parecen un triste gasto de papel. Sé que cuando me lo compro (o lo robo, para ser honestos) normalmente es el único (o igual junto con otro como mucho) que me pillaría con mi dinero. 

Puedo entender el motivo de por qué la gente no se compra Los Invisibles, porque es una lectura un poco más profunda que, por ejemplo, Spawn. Se lo he recomendado a todos mis amigos porque a ellos les gusta Sandman y otros cómics extraños.

¿Qué cómics sueles leer?

En realidad tengo un par de preguntas más:

-¿Cómo describirías a alguien que es un verdadero mago, a un trabajador de la magia?

-¿Existe alguna diferencia en cuanto a cuándo alguien decide aprender y practicar la magia en contraposición a alguien que nace siendo capaz de crearla, si es que existe alguien así?

De todos modos, espero que la aparición de Los Invisibles no se detenga, porque seguiré comprándome el tebeo. A veces tengo que mangarlo porque no tengo mucho dinero y los cómics son demasiado caros.

Gracias y un abrazo.

---------------------------

Grant Morrison.

Un abrazo para ti, David. Si, las ventas son más bajas de lo que me gustaría, pero espero que evitemos la cancelación. El mes pasado me leí Swamp Thing, Spawn, WildC.A.T.S. y Astro City. Hay muchos tipos de magos diferentes, algunos han nacido atados a tradiciones mágicas, particularmente en las culturas indígenas, pero es bastante probable que cualquiera sea capaz de aprender y usar las técnicas llamadas “mágicas”.

---------------------------

Uno de los chicos malos

Querido grant,

en respuesta a Los Invisibles número 12:

“En el amplio y cósmico combate sin fin entre el bien y el mal, ¿qué es lo que hace que alguien quiera ser un tipo malo?” Buena pregunta. No sé si habrá demasiada gente que la haya abordado de la forma adecuada. Películas como Blade Runner, Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo y The Wall hicieron un trabajo bastante bueno (así como algunos discos de Nine Inch Nails, por poner otro ejemplo). Has dado en el proverbial clavo con la historia que aparece en “Best Man Fall”.

No sé si alguien puede “elegir” ser un “tipo (o tipa) malos”. Sin embargo, conozco algunas personas que por varias razones de índole interna o externa, simplemente NO SON CAPACES de ser “buena gente”. Así que como es lógico, esa disyuntiva hace que se coloquen en la categoría de “mala gente” por defecto. Creo que esto es lo que ocurre con Bobby Murray.

Me ha encantado la atención en el detalle de la vida de Bobby. Si, hay algunos grandes conflictos con los que Bobby tiene que lidiar, pero son los momentos más pequeños que pasan desapercibidos los que le terminan hiriendo y se van quedando residentes en su interior a lo largo de toda su vida, desvelando cuál es la verdadera tragedia. Usaré las palabras de John Lennon en “Dead Beatles” para ilustrarlo: “Otro clavo en mi ataúd,” responde el músico a la pregunta de Stu. Es una buena analogía. Creo que hay algunas personas como Bobby cuyo ataúd se va convirtiendo lentamente en una pila de espinas y clavos según pasa el tiempo. Si la vida de una persona alcanza ese punto, entonces no deberíamos preguntarnos por qué él o ella no escogen ser uno de los “buenos” (convirtiéndose entonces en uno de los “tipos malos”.) Porque me parece que no son capaces de ver lo que es la bondad. “El odio y el dolor me corroen, Sutton. Los hemos hecho nuestros antes de que Ella se reúna con nosotros.” Entiendo que es la idea central, pero usarla como excusa de una conducta abusiva y / o irresponsable es otra cosa (que de ninguna manera se debería perdonar.) Pero este cómic parece estar orientado a reflejar la vida real y en la vida real los ciclos abusivos tristemente se suceden uno tras otro.

Otro matiz similar que también me gustó mucho fue ver cómo humanizas al enemigo. Hasta el momento, los Mirmidones han sido del tipo que a uno le encantaría odiar. Si sencillamente la vida real fuese algo tan simple como un combate del bien contra el mal, todos podríamos tener la conciencia tranquila. Pero por desgracia, la realidad no se basa en una falsa dicotomía. Me parece inteligente y responsable por tu parte, Grant, tejer esta visión realista en la estructura de Los Invisibles. Ha servido para elevar la calidad de un cómic ya brillante de por sí (como lo han sido la mayoría de los números según ha ido progresando la colección.)

Así que ya ha pasado todo un año… ¡guau! parece que fue ayer cuando cogí el primer número en la estantería. Muy inteligente por tu parte que hayas cerrado el círculo por completo vinculando el número 12 con el 1. Le da a este primer año de Los Invisibles una especie de sensación de cierre. Respeto mucho lo que haces, Grant. [Insertar infladores de ego genéricos aquí.] ¡EL PRIMER AÑO ha muerto! ¡LARGA VIDA AL SEGUNDO!

Postdata: ¿Cuándo va a recopilar Vertigo en un tomo los números 1 a 9? (Guiño, guiño.)

---------------------------

Grant Morrison.

Hemos hablado de la recopilación, pero creo que todo depende de la demanda y de la respuesta que haya en las tiendas. Gracias por tus incisivos comentarios, aunque siento no tener más espacio para responder. 

-Grant.

martes, 18 de agosto de 2015

12 SINGLES DE CALIFORNIA PUNK PARTE VII (11/12): GANG GREEN AND THE AMPUTATORS - I HATE YOU


Gang Green & The Amputators - I Hate You 45"
(Auto-edición, 1982)

A-I Hate You
B-Racin' For The Pink

Esto es punk botarate absolutamente molesto para el vecino y la vecina. Y para el feliz propietario de las dos canciones de cuatro minutos cada una que incluye el single. El aspecto que tienen los miembros del grupo recuerda a los Dwarves y a los cientos de grupos que se han comprado máscaras de lucha mejicana, pero la música influida por el heavy metal no tiene parangón. Atrozmente únicos.

AQUI.

lunes, 17 de agosto de 2015

EL CANTO DE SIRENA DE LA SANGRE (1 de 3)

El alzamiento de los vigilantes sedientos de sangre en los cómics, por Andrew Dagilis, artículo para The Comics Journal nº 133 (1989). Traducido por Frog2000.

Algunos reveladores comentarios de los que he sido testigo:

-Un amigo me describió la serie de dibujos animados de la Patrulla-X de la siguiente forma: "...el único personaje bastante conseguido es Lobezno. Me refiero a que es violento, siempre al borde de matar a alguien, ¡me parece magnífico! Todos los demás son una mierda, un montón de nenazas..."

-Un publicista describía en Fangoria la euforia con la que multitud de chavales saludaban las apariciones de Freddy Krueger (interpretado por el actor Robert Englund) en Pesadilla en Elm St. Un personaje de ficción cuyo reclamo para ser famoso es que masacra alegremente adolescentes como ellos, y la dificultad que tenían en su oficina para abastecer la demanda de más.

-El encargado de mi tienda de cómics hablando con su jefe: "...Cerciórate de tener disponibles montones de ejemplares de todas las diversas series de Punisher, porque vuelan de los estantes, no importa lo antiguos que sean. Los chavales arrasan con ellos, deberías ver los precios que alcanzan en la Overstreet Guide..."

-Dos skateboarders de catorce años hojeando cómics en otra tienda diferente: "¿Te has comprado alguna vez eso de Love & Rockets?" "Nah, no pelean nunca ni matan a nadie. Es material para chicas. Completamente aburrido."

(NOTA: Existe toda una generación de chicos criados por madres con posicionamientos éticos cercanos al feminismo que todo lo que quieren es "patear culos", "volarlos en pedazos", y que en general se les vea como tipos malos. Pocos son capaces de concebir una descripción más degradante de sí mismos que la de ser etiquetados como "nenazas", aspiran a ser competentes en los habituales valores masculinos: estoicismo, fuerza física, frialdad y grandes habilidades para la lucha. La verdad es que dan ganas de mascullar: "lo biológico es el destino...")
Claramente los maníacos están de moda. Y parece que cuanto más violento, cuanto más psicótico sea su comportamiento, más éxito alcanzará el maníaco entre el público. En el mundo del cine siempre se ha sabido. Durante buena parte de los sesenta y los setenta, algunos nombres garantizaban el éxito de taquilla, por ejemplo los de Charles Bronson y Clint Eastwood. Aunque eran famosos en su país, también lo eran (y siguen siéndolo) en el extranjero. La lista ha crecido, incluyendo a Bruce Lee, Chuck Norris, Dolf Lungren, Sho Kosogi, Jean-Claude Van Damme, y por supuesto, Arnold Schwarzenegger, una legión de cárnicos no-actores con capacidad nula para formular una sola frase de forma convincente, pero sin embargo, famosos (y generadores infalibles de gran riqueza) gracias a la habilidad con la que simulan formas elaboradas de herir, mutilar y matar a la gente.

La última tanda de este tipo de personajes tan populares, lógicamente más extrema, está ejemplificada por hulks sin cara como el Jason de la interminable serie de películas "Viernes 13", los Halloween I, II, III, etcétera de Michael Myers, los Aliens de las dos películas del mismo nombre, y el anteriormente mencionado Freddy Krueger, todos ellos recientes máquinas asesinas desprovistas de cualquier traza de personalidad o motivaciones convincentes (excepto en el caso de Krueger, que parece un Grand Guignol de Instituto.) 

Por supuesto, esta predilección popular por los héroes homicidas no les ha pasado desapercibida a los editores más importantes del cómic, siempre ocupados metiendo las narices en las nuevas tendencias de un nuevo fuego que agite la creatividad. Los héroes oscuros como Batman siempre habían funcionado muy bien, aunque su "código de honor", que les hacía comportarse como poco más que Boy Scouts de labios abultados, parecía convertirlos en personajes obsoletos. Pero ahora parece que el público está maduro para algo más, y además pregunta por ello. Batman fue silenciosamente divorciado de su eterna tesitura como parásito del adolescente y se le impuso un acelerado curso de crueldad.

Los niños lo adoran.
Las locomotoras de la industria se percataron y empezaron a escribir cómics de acuerdo con esa tendencia. Los héroes asesinos con cara de póquer empezaron a aparecer por todas partes. Al ser "Batmanizados", los antiguos héroes tuvieron una segunda oportunidad, lo que significa que se les hizo más violentos. Por ejemplo, ahí tenemos El Espectro de Fleischer, el Aquaman de mediados de los setenta, Green Arrow, La Sombra, J´onn J´onzz, etc. Luego aparecieron nuevos personajes incluso más desinhibidamente violentos como Manhunter, Lobezno, Elektra, Punisher, etc. Un puñado de ellos se encuentran entre los más populares de la industria en la actualidad.

A fecha actual, la lista incompleta de estos favoritos de los fans debería incluir a The Question, Badger (cuyo "Badger Goes Berserk" ha generado gran cantidad de reservas en mi tienda habitual basándose tan solo en el título), Juez Dredd, Caballero Luna (un mercenario esquizoide que parece tan popular como para haber sido de las primeras series de Marvel en entrar en el mercado de venta directa), La Sombra, Rorschach (de Watchmen), Elektra (una asesina a sueldo imposiblemente competente), Punisher (otro asesino a sueldo imposiblemente competente), Green Arrow (que se ha hecho incluso más popular después de la sangría de "El Cazador Acecha"), Lobezno (que junto con Punisher probablemente sea el más popular de todos), Conan, Tigorr (de los Omega Men), los Aliens (el cómic difícilmente se podría haber convertido en un súper-ventas solo por sus protagonistas humanos) y Batman (que nunca había sido tan popular como en el Dark Knight, la más violenta descripción de un personaje jamás escrita). Una lista de favoritos menores podría incluir a Marshal Law, Samurai, Crazyman, Armor, Torpedo (de Sánchez y ABulí), el Golgo 13 de Takao Saito (un asesino amoral japonés enormemente popular entre los fans del manga), Ranxerox, y un puñado de ninjas, mercenarios, sicarios y tarados completamente planos.

(Continuará)

viernes, 14 de agosto de 2015

CHEATERS SLICKS - FORGIVE THEE


Cheater Slicks - Forgive Thee 2xCD
(In The Red Recordings, 1997)

1-My Friends
2-I'm Coming Home
3-Used Illusions
4-You'll Be Glad When I'm Gone
5-I Can Go On
6-Arm Yourself
7-My Struggle
8-This Aint For You
9-Never Be The Same
10-Dignity And Grace
11-Ghost
12-Retribution
13-Burn Again
14-Southern Breeze
15-It's O.K. What You Weigh
16-Child Of The Moon
17-Everybody Knows One
18-Hypnosis
19-Lonely Planet Boy
20-Didn't You?
21-Night Life

AQUI.

jueves, 13 de agosto de 2015

12 SINGLES DE CALIFORNIA PUNK PARTE VII (10/12): AVENGERS - AVENGERS EP


Avengers ‎- Avengers EP
(White Noise Records, 1979)

1-The American In Me
2-Uh Oh!
3-Corpus Christi
4-White Nigger

El mismísimo Jeffrey Lee Pierce llegó a decir que "Penelope Houston es Dios". Producido por Steve Jones (en ese momento en The Professionals), las cuatro canciones del EP de Avengers redefinen y clarifican cómo hacer punk rock para las generaciones futuras. Busque aquí si quiere primera calidad, absténgase de placebos e imitaciones baratas.