miércoles, 20 de diciembre de 2017

ALAN MOORE CHARLA SOBRE CIENCIA, IMAGINACIÓN, LENGUAJE Y "SPIRITS OF PLACE", (3 DE 3)

Entrevista para Daily Grail, 2017. Traducción: Frog2000. Parte 1, parte 2.

TDG: Volviendo sobre "Spirits of Place", en tu ensayo titulado "Coal Memory" narras varias de tus conexiones mágicas recurrentes con la ciudad de Newcastle, comenzando con uno de tus personajes de ficción, John Constantine, y luego mediante dos rituales separados en el tiempo donde intentaste convocar, o evocar, el "espíritu del lugar" local. ¿Crees que durante esos procesos fuiste capaz de mantener el control, o más bien había "algo" que te estaba arrastrando insistentemente hacia Newcastle? Por extensión, dados los temas que hemos discutido en esta entrevista, me pregunto qué es lo que piensas acerca de lo "reales" que pueden ser las entidades que uno puede conjurar a través de un ritual mágico.

AM: Bueno, dadas mis preocupaciones eternalistas actuales y mi creencia de que este es un universo completamente predeterminado sin Libre Albedrío, en realidad no creo que tenga control alguno sobre ningún proceso. Sumado a esto, el hecho de que todas esas conexiones con Newcastle tuviesen el propósito de crear arte tiende a reafirmar mi falta de control, al menos en términos de cómo veo personalmente el proceso de escritura en general. Uno de los malentendidos más comunes sobre los procesos para escribir de los escritores es que es habitual que se crea que tienen una idea y luego la ponen por escrito, pero a la hora de escribir no es lo que yo experimento. Por lo general, las ideas se generan escribiéndose ellas mismas. William Burroughs lo describía con 'la palabra "vid', el proceso por el cual, si escribes una palabra, la dará forma y sugerirá la siguiente, y así sucesivamente. Si llevamos estas ideas a sus conclusiones opuestas a lo que dicta la intuición, nos puede sugerir que lejos de ser los creadores de mundos como dioses que imaginamos, de hecho los escritores solo son vehículos mediante los cuales las ideas pueden ser ellas mismas. Del mismo modo, cuando hablamos sobre las ideas integradas en una determinada ubicación, o por decirlo de otra forma, el complejo conjunto de ideas que representan el "espíritu del lugar" de esa ubicación, entonces creo que podemos hablar realista y razonablemente sobre un lugar que ejerce activamente una influencia sobre cualquiera que esté escribiendo sobre dicho emplazamiento.

En cuanto a la realidad de las entidades conjuradas, creo que deberíamos empezar con la idea de que la palabra "realidad" es una construcción demasiado definida. ¿Está dicha realidad basada en nuestras propias percepciones, aunque sepamos que esas percepciones son limitadas y a menudo engañosas? ¿Está entonces la realidad basada en la lógica y las matemáticas, a pesar de que conocemos varias formas lógicas y matemáticas auto-suficientes pero mutuamente excluyentes? La realidad es claramente un estado relativo, e incluso en último término, nuestro consenso generalmente acordado sobre lo que se puede decir que es materialmente real es un fenómeno subjetivo más que objetivo. Cuando hablamos de otras entidades conscientes, sea de las que existen en la realidad palpable o en cualquier otra, forma parte de nuestra propia condición que nunca podamos saber con certeza si son reales en el mismo sentido en que nosotros nos sentimos reales. Desafortunadamente, esto es cierto estemos hablando con el demonio Asmodeus, con una supuesta Inteligencia Artificial, con una alucinación con la forma del Oso Yogui proporcionada por el LSD o con nuestra propia madre.
Independientemente del tipo de entidad de la que estemos hablando, creo que la mejor prueba es determinar si esta entidad te está proporcionándonos información real, sea intelectual o emocional o, a falta de una mejor palabra, espiritual. Si solo dice tonterías sin ninguna resonancia o relación con nada sobre lo que tú experimentas como realidad, entonces estaría bien empezar a considerar que tal entidad puede ser irreal a todos los efectos, incluso aunque sea tu propia madre o, pongamos por caso, un presidente que aparentemente existe en los Estados Unidos. Por otro lado, si la información parece coherente y se puede aplicar en el mundo tal y como tú mismo lo percibes, entonces lo más educado puede ser interactuar con esta entidad y abordarla como si fuese tan real como tú mismo, aunque incluso sea una alucinación con la forma del Oso Yogui proporcionada por LSD.

Supongo que si reconocemos que el mundo de la materia y el de la mente son "reales" por igual, aunque de formas completamente diferentes, entonces deberíamos utilizar los criterios anteriores. En lugar de "¿es real esta entidad?", la pregunta pasa a ser "¿es esta entidad útil o tan solo un adorno?" Al pensar bajo estos términos, Glycon y toda la gente con las que me encontré en el asilo para los sin techo la semana pasada definitivamente son reales, mientras que Boris Johnson y Barney el Dinosaurio definitivamente no lo son.
TDG: Para terminar, hace poco has comentado que tu época como guionista de cómics se está acabando, mientras que acaba de publicarse tu nueva novela Jerusalem. ¿Es que has llegado a un callejón sin salida, o podemos esperar cosas nuevas y maravillosas de Alan Moore en el futuro cercano?

AM: Cuando voy por la calle se me suele acercar gente extraña y medio desconocida que ha escuchado que iba a dejar de escribir. Supongo que como han oído que tengo la intención de dejar de escribir cómics, estas personas tan impresionadas con los últimos treinta años de películas de Batman se han olvidado que alguna vez hubo otras formas de escritura. No, definitivamente no voy a quedarme desocupado sin hacer nada, y te aseguro que puedes esperar nuevas cosas mías en el futuro, salvo que ocurra cualquier capricho inesperado del destino, de Donald Trump o de Kim Jong-Un. En el futuro cercano podrás ver las últimas entregas de mi trabajo en el medio del cómic, incluido el cuarto y último volumen de The League of Extraordinary Gentlemen, que aparecerá a finales de este año, y después seguiré haciendo lo que sea que me apetezca y pueda poner mi corazón en ello. Por lo que sí que habrá nuevas cosas, pero si son maravillosas o no es algo que tendrás que decidir tú. Lo único que puedo decir es que si al menos no creyese que exista la posibilidad de que sean maravillosas, casi con toda seguridad no perdería el tiempo con ellas. Tampoco quiero especular acerca de cuáles podrían ser esos proyectos, por temor a arruinar la encantadora sorpresa o la aplastante decepción que nos pueden provocar al público y a mí. Esperemos y veamos qué ocurre. 

TDG: Gracias, Alan, aprecio mucho que nos hayas regalado tu tiempo. 

Aquí puedes encontrar más información sobre Spirits of Place.

No hay comentarios: