jueves, 2 de septiembre de 2010

BILL SIENKIEWICZ: UNA PRESENTACION


Como la de un caballo desbocado. Así podría resumirse la actitud de Bill Sienkiewicz cuando llegó a los Nuevos Mutantes. 

La serie nació como otro flojo apéndice de la saga de La Patrulla-X, y mientras ésta se vanagloriaba de su condición de renovadora de lo super-heróico a principios de los ochenta y de haberse convertido en ariete de un medio que empezaba a dar signos de flaqueza después de un par de intentos de aunar popularidad y experimentación, sus hermanos pequeños fueron alumbrados como simple explotación, un forzado truco que Claremont ejercitaba como guionista maestro de la tupida red de mutantes. Aunque buscase nuevas vetas de progreso para el género, el esfuerzo quedaba lastrado por los inequívocos “tics” que el guionista arrastra desde el principio de su carrera.

Aún así, ese era el lugar donde debía estar un dibujante de cómics que había mutado el hiperrealismo de Neal Adams en explosión de recursos pictóricos, y que además tenía la sana intención de, por un lado, demostrar(se) todo lo que sabía hacer, y por otro, salir del anonimato. Los Hombres-X pedían mucho, pero su “hermana pobre”, los novísimos mutantes, se encontraban bajo el radar del aficionado. La serie vendía, pero definitivamente no era el motor económico de la editorial, así que, ¿por qué no continuar lo que ya había intentado en la colección anterior “El Caballero Luna”, llevándolo más lejos aún y desarrollando esa personalidad autoral que le bullía dentro? Las cosas se podían..., no, se debían hacer de otra forma.

El autor arropó las aventuras de Dani Moonstar (Espejismo) y los suyos con su instinto artístico y, de paso, supo dignificar una afición que se había convertido en algo personal desde que era un tierno infante. Y así, una de las colecciones con las que Marvel saturaba mercados, venciendo a la competencia, pasó a la historia del medio gracias a la determinación de alguien que supo colarse por las pequeñas grietas que resquebrajan el mainstream.

Bill Sienkiewicz es un gran iconoclasta. Un ejecutor de trabajo disperso al que no le importa manchar su reputación, si es que hay algo que manchar trabajando en los pijamas. El se alimentó de ellos y se lo devolvió con creces, con arte puro, compinchado con otros talentosos regeneradores en una sinergia que produciría chispas y deserciones y por último, el frio distanciamiento de un medio que ya sólo utiliza para pagar facturas.

Quizá hayan domado al caballo, pero cada vez que ha coceado, nuevas viñetas de una belleza inusual golpean nuestras retinas. Cada vez que se ha revuelto y nos ha arrojado al suelo, sus seguidores nos volvemos a maravillar pensando en todas las posibilidades que encierra un lenguaje que se desarrolla en tiempo real, mientras nos sacudimos el polvo, doloridos pero contentos.

3 comentarios:

Nacho dijo...

aquí un fan de Sienkiewicz y un fan de tu blog. lo leo en el curro y me hace pasar muy buenos ratos.

EL DISCO DE KAITEN LO VENDEMOS EN MADRID EN COMMERCIAL RECORDS!!! pásate a por una copia. saludos!

frog2000 dijo...

Gracias, mañana voy a por él, saludos.

PAblo dijo...

Gran presentación. Es cierto que la irrupción de Sienki en Los Nuevos Mutantes provocó un shock tremendo. Recuerdo los números de Forum cuando algunos decían que este hombre no sabía dibujar...

Impacientes Saludos.