miércoles, 8 de septiembre de 2010

THE QUESTION



La colección protagonizada por Vic Sage fue otra de las obras que se beneficiaron de las estrategias urdidas por una DC reinventada para la década de los ochenta. Potenciando la "obra de autor" se aseguraban el mercado emergente que tan bien habían sabido atraer las editoriales “alternativas”. Por desgracia, sólo se permitió a ciertos autores, de calidad contrastada ya fuese por la crítica o por las ventas que generaban, ensanchar el campo de acción respecto al guión. Entre las series que disfrutaron de mayor margen estuvo The Question. Sus atrayentes portadas, realizadas al alimón por Bill Sienkiewicz y el dibujante oficial de la colección Denys Cowan obligaban a comprar rápidamente el número mensual, en parte por el desgarrado estilo de dibujo que anticipaba cada nueva ración, en parte por las intrigantes situaciones que se sugerían. Sienkiewicz tan sólo se quedaría hasta el número 23, pero Cowan siguió trabajando en números sucesivos bajo la sombra del autor de Stray Toasters.
En el interior, la compleja trama del veterano guionista Dennis O'Neil golpeaba con preguntas éticas de diverso calado que te tragabas alegremente gracias al sombrío humor que lo cubría todo. Paradójicamente, el objetivismo del personaje de Steve Ditko giró de forma natural hacia un izquierdismo matizado y la respuesta de la audiencia fue ignorar a The Question. El tiempo se encargaría de revitalizar el recuerdo y la serie se convertiría en otro apasionante objeto de culto a perseguir en mercadillos y tiendas de segunda mano.






















2 comentarios:

PAblo dijo...

Pues sí. Una gran serie que para muhos pasó desapercibida en su momento a pesar de su calidad.

Impacientes Saludos.

frog2000 dijo...

Yo tenía la colección de Zinco, pero me tuve que pillar la reedición de Planeta para conseguir los Quaterly.