martes, 1 de diciembre de 2015

22 COMIC BOOKS QUE ALAN MOORE HA ESTADO ESPERANDO DURANTE ESTE AÑO (PARTE 1 DE 3)


Amazing Heroes #145 (1988). Comentarios transcritos por Mark Thompson y editados por Kim Thompson.

Si quisieras que alguien te aconsejase cuáles son los cómics que vale la pena leer, ¿a quién elegirías? Suponemos que lo más adecuado sería elegir a alguien cuya propia obra tiene mucha calidad. Aunque ser capaz de hacer bien las cosas y tener gusto son dos cosas que no van necesariamente de la mano, nos dimos cuenta de que el tío cuyo historia profesional incluye La Cosa del Pantano, Miracleman, V de Vendetta, Watchmen y La Broma Asesina, asi como algunas otras historias que tienen algo más que un interés pasajero, bien podría ser capaz de ofrecernos alguna opiniones interesantes.

Cuando empezamos la charla, ésta no estaba destinada a convertirse en una entrevista. Nuestro plan era que Alan nombrara un puñado de sus títulos favoritos y que los comentara concisamente, de la misma manera que lo haríamos los demás: para intercalarlos en este número en pequeños cuadros grises. Pero una vez que echamos a rodar la cinta, también lo hizo Alan, y terminamos con unos 45 minutos (más o menos) de "Alan Moore habla sobre sus cómics favoritos".

¿Serías capaz de cortar la cháchara de Alan? Nosotros no pudimos. Aparte de haber editado algunas de sus apreciaciones por cuestiones de espacio (así como las consideraciones redundantes), sus comentarios aparecen impresos aquí sin retocar, incluyendo su disculpa inicial. Está bien, Alan, somos capaces de soportar muy bien la vergüenza.

--------

Para mi vergüenza, en la lista aparecerán cierto número de cosas de Fantagraphics. Estoy seguro de que la gente sospechará que he estado recibiendo paquetes de cocaína enviados por vosotros o algo parecido. (Por cierto, eso es una indirecta.)

El primero de mi lista es LOVE & ROCKETS [en España, LOCAS y PALOMAR], que sencillamente comenzó siendo excelente y ha seguido mejorando. Ahora ha llegado a una etapa donde casi ni me atrevo a mirar cada número que aparece de lo bueno que es. Lo interesante es que a medida que la serie avanza, podemos notar cómo los elementos fantásticos empiezan a disminuir para ser reemplazados por una obsesión mucho mayor por enriquecer la vida de los personajes.

Mientras tanto, los dibujos de los hermanos Hernandez siguen mejorando todo el tiempo: la narrativa se vuelve más sofisticada y fascinante en cada número. Se encuentran entre las pocas personas en el medio de los cómics que realmente busco de forma activa para estudiar lo que están haciendo y tratar de averiguar cómo lo hacen. Son un ejemplo y una enseñanza para todos nosotros.



Después tenemos NEAT STUFF [en España MUNDO IDIOTA], que siempre me había gustado mucho, pero sólo últimamente se ha convertido en una verdadera pasión para mí. Es el perfecto vistazo de todo ese extraño y vacío estilo de vida de los extrarradios urbanos. A pesar de que Peter Bagge está hablando de América, creo que su discurso es muy reconocible en cualquier parte del mundo occidental.

Parece tener verdadero afecto por los seres humanos que aparecen en sus historias. No siempre es afecto, porque la mayoría de las veces da la impresión de que está arrojando bilis, amargura y asco (risas). Pero una de las cosas que más me interesan es que en medio de toda la hilaridad y el humor y el brío maníaco, se producen momentos muy emotivos y conmovedores. Esa siempre me pareció que era una de las grandes diferencias entre la comedia americana y la inglesa, y es que la comedia inglesa -la mejor- generalmente se asienta en un equilibrio entre lo divertido y lo lamentable. Los mejores programas de televisión británicos siempre han llamado la atención porque hacen gala de dicho equilibrio. Por el contrario, los programas de televisión estadounidenses que adaptan los programas de televisión británicos parecen haber perdido ese punto. Pero lo que hace Peter Bagge es un estilo de humor que me resulta muy, muy familiar: aunque esté compuesto por situaciones realmente ridículas, todavía suelen aparecer en algún lugar de su interior una viñeta o dos que nos golpean con una pequeña anécdota triste que hace que mejore el humor y que resulte mucho más significativo.

Y, por supuesto, el dibujo de Peter Bagge, su sentido del diseño y de la composición, siempre me parecen enormes y sorprendentes, y en cada ocasión parecen estar hechos con más y más confianza en sus habilidades. Creo que Peter Bagge es un dibujante maravilloso, un dibujante muy importante, y Neat Stuff es una fuente interminable de placer.



JIM [inédito en España] supone una nueva adición, aunque por ahora sólo he visto un número, pero me ha fascinado. Obviamente, Jim Woodring es un historietista muy, muy poderoso y con mucho talento en la mayoría de su obra más lineal y convencional (si es que dicha palabra se le puede aplicar.) Pero es la extrañeza, esa familiaridad extraña... el hecho de que en este extraño paisaje alienígena que dibuja, de repente ves algo que no sólo es reconocible, sino que estás seguro de que nadie más que tú puede haberlo reconocido. Algo que te recuerda a un sueño que tuviste cuando tenías ocho años, algo que es personal. Algo sobre ti mismo que nunca le has contado a nadie y que casi tenías olvidado. Ese "shock" que te produce dicho reconocimiento lo experimentas con la única ayuda de un gran dibujo... todos esos pequeños rincones inexplicables de tu vida que son tan extraños que no te atreves a mencionárselos a nadie más porque no encajan en la experiencia convencional. Y casi has llegado a un punto en el que crees que en realidad no han ocurrido nunca. No son el tipo de cosas de las que puedas hablar con nadie más, porque son descabelladas y raras y no encajan en ningún patrón racional de la existencia. Ni siquiera existen adjetivos para describirlas. Pero Jim Woodring ha encontrado, obviamente, los términos adecuados para hablar de estas cosas. Piensas: es maravilloso, por fin ha ocurrido, ¡a otro le ha ocurrido lo mismo que a mí! Es una obra extraordinaria. Extraordinaria. Realmente no tengo el lenguaje adecuado para poder describirla. Sin duda tengo ganas de ver más cosas suyas.


En un aparte que está bastante relacionado, FLAMING CARROT [inédito en España] está muy, muy alto en mi lista de lectura. Bob Burden tiene un talento increíble. Tanto en Flaming Carrot como en sus historias cortas para Robot Comics #0, es capaz de evitar deliberadamente toda racionalidad, eludir cualquier cosa que tenga sentido, y como resultado aparecen pequeños patrones nada racionales en sus historias. No tienen ningún sentido, pero de repente parecen cobrar vida con todo tipo de significados irracionales.

Se puede ver un montón de ensoñación en la obra de Bob Burden. Siempre me ha llamado la atención el hecho de que The Flaming Carrot probablemente haya madurado a partir de Little Nemo, porque me parece que existe cierta similitud. Como el gran fan de Winsor McCay que soy, me encanta ver que el espíritu que puede encontrarse en su obra ha tenido continuidad de una forma tan extraña. Sin duda, The Flaming Carrot es algo que hay que leer, una obra que en mi caso guardaré a buen recaudo.



SWAMP THING [inédito en España]. Tenía mucha fe en Rick [Veitch], pero no sabía cómo me sentiría al leer su Cosa del Pantano después de que él se hiciese cargo de la serie, porque aunque Rick sea capaz de hacer el mejor trabajo del mundo, no estaba seguro de que fuese a ser demasiado diferente de mi personaje, y creía que me resultaría bastante difícil disfrutar de la serie. Pero lo que ha hecho Rick es coger el implacable dinamismo de mi experimento (una tradición que me gusta pensar que mantuvimos durante nuestra estancia en la colección) y hacer un trabajo propio fabuloso. Obviamente se nota que está disfrutando mucho en la serie. Ha sido capaz de juguetear con el medio del cómic y ofrecer algunos resultados sorprendentes y en ocasiones bastante sobrecogedores. La Cosa del Pantano es una serie que ahora me gusta mucho más que cuando yo estuve a bordo, porque en aquel momento me podía leer todos aquellos números [se ríe] antes de que aparecieran en forma de cómic, mientras que con Rick tengo el deleite asegurado todos los meses al disfrutar de unas historias que nunca había podido leer antes. Es muy divertido. Cuando estuve trabajando en ella, todo el mundo se divirtió un montón haciendo La Cosa del Pantano, por lo que ahora ha llegado mi turno de pasar un buen rato mientras otro trabaja en la serie. Creo que Rick hace su trabajo con mucha maestría. Realmente no puedo imaginar a alguien que pueda hacerlo mejor.

(Continuará)