jueves, 25 de enero de 2018

LOST IN TRANSLATION: SEMEJANZAS (1 de 4), por Bill Randall

Artículo de Bill Randall para The Comics Journal nº 290 (2008)

TODOS LOS CÓMICS de DAISUKE NISHIJIMA:

O-SON SENSO/ THE UNIVERSAL ("O VILLAGE WAR")
SEKAI NO OWARI NO MOHOTSUKAI ("THE WITCH AT THE END OF THE WORLD")
KOI NI SHITA AKUMA ("THE FIEND WHO FELL IN LOVE")
DIEN BIEN PHU
ATOMOSUFIA ("ATMOSPHERE") VOL. 1, 2
DIEN BIEN PHU (IKKI SERIAL) VOL. 1, 2

Cuál es el más bonito puede estar abierto a debate. Pero como como suele ocurrir con el más sencillo, el primero, también tendrá sus pequeñas limitaciones. Eso sí, haz lo que quieras, siempre y cuando menciones al autor. Sin embargo, como ocurre con el tercero, que tiene las patas cortas y una cola, su uso comercial también puede tener sus límites. Porque no es tan divertido. Así que elige sabiamente, porque no te gustaría quedarte atrapado con un compañero de dibujos animados que sea un aguafiestas.

En realidad, estos no son compañeros, sino personajes de código abierto creados para Commonsphere y Creative Commons Japan. Su autor, Daisuke Nishijima, ha ido produciendo un excitante conjunto de mangas en tan solo unos pocos años. Debutó en 2004 con O-son War, aunque ya tenía una larga trayectoria como ensayista e ilustrador. Sus mangas parecen y funcionan como ejemplos de los géneros más populares, las historias mágicas y futuristas que tanto disfrutan los estudiantes del colegio y el instituto. Por otro lado, a diferencia de la mayoría de autores, la carrera de Nishijima se ha desarrollado fuera de la industria del manga. Es más, es bastante inteligente. Más a continuación.

Echemos un vistazo a O-son War. Una nave espacial en forma de "X" aterriza en el Pueblo de "O". Aparece el ejército, el módulo de aterrizaje empieza a desplazarse -esta Tokyo seguro que se la sabía- y al final arrasa la villa. También había chavales del instituto observándolo todo. Deberían haber sabido qué venía a continuación.

Sin embargo, hay algo diferente. Para empezar, a Nishijima le parecen más interesantes los lugareños que los alienígenas. Conoce cómo es la vida de la pequeña ciudad, su aislamiento y cercanía. La mayoría de la historia se centra en Ozawa, un estudiante de último año de instituto que ha vivido en este páramo toda su vida. Su ciudad natal, cuyo nombre literalmente significa "aldea cóncava", está metida en un profundo hoyo a donde ni siquiera llegan las ondas de radio. Siempre le han repetido que no tiene futuro. Naturalmente, la llegada de esta nave pone su imaginación a trabajar a tope.
Por lo que es extraño que ninguno de los habitantes del pueblo comparta su entusiasmo. Sus mejores amigos también merodean cerca de la X, pero no se acercan con cuchillos para atacar a los alienígenas. En su lugar se sientan y se leen un libro. Todo el mundo continúa como si nada hubiese cambiado. Nadie más que su maestra, una madre soltera que acaba de regresar a su ciudad natal, escucha a Ozawa. Puede que sus verdaderas intenciones sean que haga los exámenes para acceder a la universidad, pero parece querer también despertar corazones y mentes. Nuestro protagonista se sube a la X y se burla de sus compañeros de clase: "¡Deberíamos intentar proteger nuestro pueblo!" Nadie le hace caso. Se obsesiona con "investigar a los extraterrestres." La biblioteca y la tienda de alquiler de vídeos local de su propietario Tatsuya, le ofrecen información básica a base de John Carpenter y M. Night Shyamalan. Pero incluso el empleado del vídeo-club, que planea escapar del pueblo viendo muchas películas y convirtiéndose en director, no comparte el fervor del niño. Tal vez sea porque al igual que le ocurre al resto de la gente de la ciudad, los extraterrestres le parecen bastante dóciles.

Cuando por fin comienzan las explosiones se aviva el espíritu de Ozawa, incluso aunque los extraterrestres destruyan el vídeo-club. Nishijima es capaz de destacar en estos ampulosos momentos. Dibuja rastros de humo y movimientos frenéticos con precisión estática y un trazo que parece tener vida. Sin embargo, solo funcionan bien porque los personajes parecen también estar vivos. Los dibuja pequeños y activos. Los achaparrados estudiantes del instituto encajan mejor en la página que los espigados adultos que apenas caben en ella. Además, como reveló en una breve entrevista con el traductor Matt Treyvaud, considera que "el mundo del colegio y el instituto son [lugares] donde se agudizan las sensibilidades". Nacido en 1974, justo a la edad en la que Hayao Miyazaki dio su gran primer paso, sabe de lo que está hablando.
En esa entrevista, Nishijima también negaba militar en el campo del "manga puro". Tal vez sea una extraña afirmación en boca de alguien cuyas obras ofrecen placeres tan puros. Pero si se rebusca siempre hay algo más. O-son War señala su diferencia mediante un aluvión de referencias pop: "El prisionero", un émulo de Rocky que lleva a la carcajada y títulos que juguetean con alguna referencia a Orson Welles. El subtítulo de la obra, "The Universal", proviene de una canción de Blur. Sus letras sirven de epílogo antes de la última frase. Supongo que un manga más "puro" solo haría referencia a obras del género del manga.

Afortunadamente, estas referencias tienen un propósito más allá de mostrarnos sus gustos. También son catalizadores de los personajes y funcionan como escenarios de referencia del lector. El autor comenzó como crítico musical. A cierto nivel, todavía escribe como uno. En otro, tal vez como todos los críticos, retuerce las cosas como un fan más. Ciertamente sabe que los fans usan (y son utilizados a su vez) por las obras que aman.

(Continuará)

No hay comentarios: