martes, 12 de abril de 2016

ENTREVISTA CON TERRY ZWIGOFF EN THE COMICS JOURNAL (PARTE 7 DE 8)

Entrevista con Terry Zwigoff en The Comics Journal nº 179 (1995). Traducida por Frog2000. Parte 1parte 2parte 3parte 4parte 5, parte 6.

Groth: ¡Pero si tienes más de catorce horas! [Zwigoff se ríe.] ¡Supongo que podrías hacer siete secuelas más!

Zwigoff: Me han ofrecido montar la versión para laser-disc, la versión del director. Quiero hacerlo y probablemente lo haga. [Risas.] 

Groth: Podrías cortar la parte de Diane Hanson y añadir la de...

Zwigoff: Sería incluso más amarillista.

Groth: Vale, sí, tienes razón. Es que ella me parece una auténtica manipuladora.

Zwigoff: Es una mujer magnífica. Es maravillosa. Es la única que me dijo algo positivo nada más acabar la película. 

Groth: Es sincera.

Zwigoff: Creo que la llamó alguna empresa, una de televisión, para hacer algo en plan "la película de la semana" más sórdida y jodida de la historia de la televisión. La llamaron para que accediese a hacer un telefilme titulado "Diane Hanson, mujer y pornógrafa", porque la habían visto en mi película. Me llamó para pedirme consejo y le dije: "mi consejo es que les pidas tanto dinero como puedas. Seguro que no han contado con una cifra tan excesiva." Pero entonces empecé a darle vueltas. Porque en realidad sí que se podría rodar una película sobre ella. Me refiero a una película seria, no a un documental ni a un telefilme. Podrías hacer una gran película de ficción basándote solo en las historias que me ha contado y en las anécdotas. He escuchado algunas y me parecen increíbles. Es la historia de su vida. Por lo que la telefoneé de nuevo ¡y le dije que quería hacer mi próxima película centrándome en su vida! Y me dijo que se lo tenía que pensar. No estaba demasiado segura de lo que quería hacer.

Groth: ¿Sería un documental o una película de ficción?

Zwigoff: No, sería de ficción.

Groth: ¡Vaya! [Risas.]

Zwigoff: No sé. Me han ofrecido un montón de guiones gracias al éxito que ha cosechado Crumb, pero...
Groth: ¿De ficción?

Zwigoff: Claro. Pero ninguno era demasiado bueno.

Groth: [Sarcásticamente.] Menuda sorpresa.

Zwigoff: [Sarcásticamente.] Claro. Aunque muchas veces me ha tentado mucho coger el dinero, pero hacer una mala película sería como asesinar mi carrera.

Groth: ¿Qué tipo de guiones te envían? ¿Son serios, de películas dramáticas?

Zwigoff: Claro. Pero también de algunas comedias. La mayoría son dramas. Pero algunos... obviamente el productor no se ha pensado mucho para qué quiere que yo lo haga. Supongo.... que quizá le ha gustado la película de Crumb y tenían esta cosa por ahí y justo en ese momento estaban buscando un director, por lo que cogieron y llamaron a mi agente, o igual me llamaron a mí, no me acuerdo, y me ofrecieron ese guión que seguía una fórmula hollywoodiense. Si hubiesen sido buenos guiones yo no habría tenido objeción alguna a rodar con estrellas o incluso incluir algunos rasgos más comerciales. Me gustan muchas películas de Hollywood parecidas. Pero para mí el límite es que tienen que tener buenos diálogos y buenos personajes. En realidad no me importa tanto que estén protagonizadas por dos colegas que son policías o lo que sea mientras estén bien escritas. Pero no suelen estarlo.

Groth: Algo que siempre me ha hecho devanarme los sesos es la forma de pensar que tienen en Hollywood. Me refiero a que creen que porque hayas podido dirigir un documental, significa que también serás capaz de dirigir una película dramática.

Zwigoff: Bueno, creo que si revisas cuidadosamente mi película te darás cuenta de que algunos aspectos de mi forma de rodar se podrían trasladar perfectamente a otro tipo de película, y algunos otros que creo que, ¿quién sabe? No sé si me las arreglaría en cuanto a dirigir a los actores. Nunca he trabajado con ellos. Estoy seguro de que me resultaría bastante difícil tener que afrontar el ego de alguna estrella, que no apareciese por el plató para rodar sus escenas y cosas así. ¿Cómo lo encaras? Pero al mismo tiempo creo que en esta película demuestro bastante bien que hay ciertas cosas que soy capaz de hacer... que soy diferente. Y en realidad tienes que fijarte bien en el proyecto que eliges. Creo que podría aportar cierto distanciamiento irónico o una sensibilidad diferente, un tipo de humor que no suele encontrarse en el mainstream hollywoodiense. Por lo general este tipo de material es diferente del que suelen hacer en Hollywood. Son cosas que no están demasiado valoradas. Por lo general ni les importan las sensibilidades diferentes ni tampoco los puntos de vista o el humor audaces, ¿sabes? Lo que quieren es cierto movimiento de cámara deslumbrante y muchos efectos especiales... algo que creo que no es mi fuerte. La verdad es que no me interesan mucho ese tipo de películas. Es lo que ocurre con las películas de Scorsese, porque la que más me gusta es King of Comedy [El Rey de la Comedia], porque creo que, de largo, es la que tiene menos estilismos, movimientos de cámara y truquitos de todas las que ha hecho. Hizo una película sobre el billar, esa de Tom Cruise. ¿Cómo se llamaba? 
Groth: El Color del Dinero. 

Groth: A mi entender apestaba. Era horrible. Y en ella se podían ver esos increíbles y complejos movimientos de cámara que lo tapaban todo... O esa otra escena en la que la cámara iba persiguiendo a la bola mientras esta golpeaba a las otras, y entonces la cámara empezaba a girar por la mesa. Obviamente estaba muy bien planeada y muy bien ejecutada. Debieron tirarse todo el día para rodarla. Pero no hacía que la película fuese buena.

Groth: Creo que era bastante peor que The Hustler [El Buscavidas].

Zwigoff: Claro, muchísimo peor. Me encanta The Hustler. No sé... creo que mi película favorita es It´s a Gift, la de W. C. Fields. No tiene muchos estilismos. Y creo que es una buena película. Con planos generales y primeros planos. Es todo lo que se necesita.

Groth: ¿Qué directores y qué películas admiras?

Zwigoff; Bueno, por supuesto, me gustan Scorsese y Woody Allen, David Lynch, y todos los habituales como Coppola y otros parecidos.

Groth: Creo que el tío que hizo Henry, Retrato de un asesino es muy bueno.

Zwigoff: ¿No es John McNaughton?

Groth: Claro.

Zwigoff: No sé mucho de él. Creo que esa película es muy buena. Y también Mad Dog and Glory [La chica del gángster].

Groth: Si, es cierto.

Zwigoff: Fue un gran fracaso de taquilla. [Risas.] Es una película bastante inusual. El director consiguió que fuese diferente.

Groth: Me interesa, pero no la he visto, aunque he oído hablar muy mal de ella.

Zwigoff: Sí, he hablado sobre esa película con mucha gente y no les ha gustado mucho. Pero yo creo que es muy interesante. También me gusta otro filme al que los críticos le están dando bastante bombo titulado Swimming with Sharks [El factor sorpresa]. ¿Lo has visto?

Groth: No.
Zwigoff: Dios, es un vistazo a Hollywood bastante cáustico. Es mucho mejor que The Player [El juego de Hollywood], que recibió bastante atención y que intentaba hacer algo parecido. Creo que esta película es mejor.

Groth: ¿Te gusta Jim Jarmusch?

Zwigoff: No especialmente. [Risas.] Me gusta mucho su primera película. Después de esa... creo que incluso esa era bastante pretenciosa, por los fundidos que aparecían casi en cada escena, por pequeña que fuera, y por los movimientos de la cámara. Creo que es más interesante leer sobre la película que verla por culpa de esa actitud en plan: "vale, no vamos a mover la cámara, dejaremos que el público elija lo que quiere ver", o la ridícula teoría que fuese que tenían pensado explorar en la película. Era interesante y ya está, pero por lo menos era graciosa y tenía algunos buenos personajes. Para mí es lo que la hacía funcionar. Me pareció muy bien que la chica escuchase a Scraming Jay Hawkins. Y tenía buenos momentos que creo que nunca olvidaré. Como cuando se pierden en la tormenta de nieve y te quedas sin ver nada más que el telón de fondo blanco. Eso era muy gracioso.

Groth: A mí me pareció una película hilarante.

Zwigoff: Claro. Sus otras películas me gustan menos.

Groth: ¿Qué opinas del último preferido de Hollywood, Quentin Tarantino?

Zwigoff: Creo que es un tío con mucho, mucho talento. Aunque no soy tan fan de Pulp Fiction como todo el mundo. Pero creo que es una de las mejores películas que he visto el año pasado. No he visto muchas que sean mejores. Tiene todo un futuro por delante, mucho talento, ¿no crees? Supongo que al igual que han hecho otros podría criticar su película como algo derivativo de otras, pero no tengo demasiado que decir. Soy el último que lo haría. Pero aún así, su película se llama Pulp Fiction por algo...

Groth: Te previene de lo que vas a ver.

Zwigoff: Claro, es cierto. Es muy talentoso. No sé. Las grandes películas no me entusiasman mucho. La mayoría de ellas no suelen gustarme. Estuve viendo Clerks porque alguien me había hablado bien de ella. Dios, pensé que era bastante mala. El que la ha hecho es muy majo. Lo he conocido, se llama Kevin Smith. Creo que lo he conocido en algún momento. Últimamente conozco a muchísima gente. [Groth se ríe.] No me gustaría decir nada malo de él, pero... Jesús. El guión no era muy bueno, creo que ese era el mayor problema. No me importa mucho que el estilo sea crudo o algo así. La interpretación era horrible y el guión no era muy interesante, no era tan gracioso... no sé. La gente cree que es hilarante, así que... ¿qué sabré yo? Cuando veo filmes como estos me entran ganas de irme a casa para ponerme a trabajar y hacer otra película. Escribir mis propios guiones. Cuando veo películas como Balas Sobre Broadway o Pulp Fiction me digo: "Oh, Dios. ¿Es que soy tonto? ¿Qué se supone que estoy haciendo?" Me parecen intimidantes.

Groth: Te gustó mucho Roger y yo, ¿verdad?

Zwigoff: Oh, si, si, claro. Creo que es una película magnífica. Y creo que ese tío es... bueno, creo que lo hizo muy bien. Era tan crítica que me sorprendió mucho.

Groth: Consiguió una reacción.

Zwigof: Ahora estoy experimentando algo parecido. Como he conseguido cierto éxito, todos los pequeños periódicos, ya sabes, los alternativos de cada ciudad, como el equivalente al Village Voice, el Bad Guardian o el L.A. Weekly, han empezado a hacer críticas negativas de mi película allá donde yo hiciese aparición. [Risas.] Tan solo porque en parte tienen que intentar diferenciarse de la prensa mainstream. No sé. Igual son críticas sinceras y es verdad que no les ha gustado la película. Pero me han machacado con tal cantidad de críticas rabiosas que...

Groth: ¿Te han afectado de algún modo?

Zwigoff: Oh, claro. [Groth se ríe.] Oh, por supuesto. Claro que terminan afectándote. Debo haberme leído la reseña de Terrence Rafferty [del New Yorker] unas cuatro veces, pero es que la película ha conseguido tanta fama que... creo que publicar esa reseña fue bastante acertado, supongo que será bastante fácil escribir sobre algo que has visto. Pero tío, mi sala de estar tiene como tres metros de reseñas que todavía no he tenido tiempo de clasificar y archivar en carpetas.

Groth: ¿Es que cerrabas de golpe las revistas y las dejabas donde te pillara?

Zwigoff: Hmmm... supongo que sí. Si, creo que la peor reseña apareció una vez que Robert se vino a la ciudad. Nos pusimos de acuerdo para tocar con los Cheap Suits en Berkeley. Tocábamos en un club. Aparecimos por allí y una chica se acercó donde estábamos, me puso una reseña publicada en la mano y se marchó de allí. Parecía lesbiana... supongo que lo era. Puede que esté siendo sexista, no sé, ciertamente estoy siendo políticamente incorrecto, pero es que ella me asaltó y se piró. Era una reseña que había aparecido en el Californian Berkeley universitario, ¿no?
Groth: Mmm...

Zwigoff: Dios, ¡era muy cáustica! Me tildaba de pornógrafo, y decía que Crumb era un asqueroso pervertido. [Risas.] Nos atacaba a los dos.

Groth: Era de las buenas.

Zwigoff: Leerla fue muy divertido.

Groth: Me tienes que enviar una copia.

Zwigoff: La tengo por algún lado. Era bastante buena. Me gustó mucho. Alguien me envió alguna otra desde Seattle que creo que no era tan buena.

Groth: ¿En serio?

Zwigoff: No sé de qué periódico era, puede que tú lo conozcas. La tengo encima de la pila, llegaré a ella en algún momento.

Groth: ¿Era de The Rocket?

Zwigoff: Definitivamente creo que no era uno de los grandes... ¿cuáles son allí los más mainstream?

Groth: Hay uno llamado Times, el algo Times. Es un periódico penoso.

Zwigoff: Hablaba sobre el Festival de Cine de Seattle. Decía: "algunas del festival las verás de nuevo, pero otras seguro que no", y estaba escrita por alguien llamado [dicho fonéticamente] Rog Jet-dur-Suud Rasheed, algún come-curry que obviamente no tenía ni idea de lo que había visto.

Groth: Emm...
Zwigoff: Decía algo en plan... era muy, muy... no era una mala reseña, sino que era como "es una película demasiado larga, y si eres fan de Crumb deberías verla. Si no pasa de ella". Dios, gracias, colega. Supongo que me molestó un poco. Hay reseñas que tienes que leer para poder creerlas. Me gusta pensar que soy una persona brillante, así que paso de muchas de ellas.

Groth: Probablemente será lo mejor.

Zwigoff: Ya sabes, Sony es bastante buena dejándome elegir las frases que quiero utilizar en los anuncios, aunque últimamente ya ha empezado a ignorarme. Aunque durante un tiempo dejó que eligiese las frases para los anuncios promocionales que aparecerían en diferentes ciudades. Dejé de hacerlo hace poco porque empecé a cabrearme con el tema. Cuando empezamos conseguíamos reseñas que... está bien leer en letra impresa que se te considera alguien "brillante", pero al mismo tiempo no es que eso venda demasiadas entradas. Siempre intento elegir frases promocionales que presenten otro ángulo de la película para hacer que el público se decida a comprar el ticket. Hazles creer que van a ver algo diferente, elige las reseñas que avisan de lo perturbadora que puede ser la película, o lo diferente o rara que es, incluso aunque en realidad ni siquiera tú mismo te lo creas. [Risas.] Personalmente tampoco es que crea que la película es tan perturbadora. Nunca he pensado que la obra de Robert lo sea. Me doy cuenta de por qué podría serlo para algunos, y hay cosas en la película que podrían llegar a fastidiarles. Hay gente que cree que su obra es bastante preocupante. No sé.

Groth: Yo la encuentro nutritiva.

Zwigoff: A mí no me parece tan perturbadora. Puede que cuando Flakey Foont aparece con la mujer sin cabeza lo sea un poco, pero, bah, solo es un dibujo. Supongo que si viese a una mujer sin cabeza caminando por la calle entonces sí que me quedaría noqueado del todo. Pero sus cosas son como la violencia que aparece en las películas, ¿no? Es obvio que son de mentira, supongo que no debería molestarte en absoluto.

(Finalizará)