jueves, 26 de marzo de 2015

CUANDO LEAS ESTO TODOS HABREMOS COGIDO LA GRIPE AVIAR, por Warren Ellis

Julio de 2009 para Wired, por Warren Ellis. Traducido por Frog2000.

Hablo desde la perspectiva de un hombre que ha sido capaz de sobrevivir a la gripe aviar. Adquirí la letal H5N1 que se transmite a humanos al mirar a un pavo en un mercado de granjeros al norte de Essex. Durante semanas combatí la mortal enfermedad mientras me encontraba postrado en la cama, a punto de perecer para siempre. Podía escuchar a la Parca usando mi baño y todo. Virilmente derroté la gripe aviar sin ayuda alguna de mi pareja y mi hija, quienes durante toda la horrible prueba manifestaron que, de hecho, no tenía la gripe aviar en absoluto, y que simplemente había cogido un resfriado. Se burlaron de mi sistema inmunitario masculino de segunda, bastante debilitado por toda una vida bebiendo y fumando y un breve período en el que tomé adrenocromo humano como estimulante matinal, y generalmente hablaron como hacen las mujeres, es decir, se quejaron de cómo los hombres eran capaces de hacer una montaña por culpa de un resfriado.

Por supuesto, mientras escribo esto los hogares de Inglaterra reverberan con la nueva máxima: “¡Claro que no tienes la jodida gripe aviar! ¡Sólo es un jodido catarro! ¡Deja de quejarte, debilucho! ¿Qué quieres decir con eso de que no puedes ni recordar tu propio nombre? Sal ahí fuera y corta el césped". Y así se añade otra muesca más en la lista de casos confirmados, 32 en este momento. La escuela de mi hija acaba de enviarla de vuelta con el folleto “Cómo Morir Limpiamente Y No Molestarnos En Caso De Que Tengas La Pandémica Gripe Aviar” en sus manos. Pero escribo desde hace unas pocas semanas de tu pasado. Todos podríamos haberla cogido en el momento en el que estés abriendo esta revista con tus guantes de látex desechables.

Lo interesante es que sabíamos exactamente lo que teníamos entre manos. Cerca de una semana después de que la Mutante Tos Porcina se extendiese a lo grande, en los laboratorios desnudaron la cepa H1N1 por completo, hasta el punto de que fueron capaces de identificar el material genético de otras cepas del virus. Se trata de un fenómeno científico y cultural que ha asomado la cabeza por primera vez durante estos felices días de gripe aviar. En cuestión de días, después de un mes completamente asustados, anunciaron con toda la naturalidad del mundo que la H5N1 se había secuenciado al completo en el laboratorio. Los encabezados del informe final son tecno-porno médico de primera: "La caracterización molecular del gen tailandés AI (H5N1) HA revela una característica común de alta patogenicidad AI (IAAP), una supresión de 20 codones en el gen de la neuraminidasa, una supresión de 5 codones en el gen NS y polimorfismos de los genes M2 y PB2." Mi lóbulo frontal se pone duro con sólo leer estas cosas. Lo importante es que este es todo un pedazo de futuro: hemos conseguido descarnar un virus hasta el punto de que sabemos con quién ha estado durmiendo. Es algo que hace cien años casi literalmente no podría haber sido concebido. De hecho, si te has leído el excelente “The Ghost Map” [El Mapa Fantasma] de Steven Johnson, sabrás que las competentes y respetadas autoridades médicas de hace 150 años seguían creyendo que "todo olor es una enfermedad".

Por la misma época se estaba llevando a cabo la primera grabación de sonido y los rusos ya habían colocado miles de kilómetros de vías férreas. No es que estemos hablando de la Edad Media precisamente. Pero francamente, hay partes de Londres que no me parecen demasiado diferentes hoy en día. Mi vieja tía Rose estuvo viviendo hasta principios de los ochenta en una casa del East End que sólo tenía luz de gas. El futuro se quedó burbujeando bajo las tablas de su suelo.

Nos pasamos un montón de tiempo buscando naves espaciales y jet-packs, pero (considéralo por un momento, porque cuanto más se piensa en ello, más grande y más extraño parece), en cuestión de días podremos secuenciar genéticamente un virus mutante que se salta la diferencia entre especies. La gente trata de pensar en ello como si fuese normal. Existe una fuerte tendencia de -siempre que sea posible- moldear la actualidad como algo esencialmente banal y no reflexionar en lo que tiene de prometedor. Deja de buscar gigantescas cosas recargadas. Hay pequeñas maravillas que nos rodean por todos lados.

Dentro de nosotros, aún tan sofocada como está en estos días, disponemos de la necesidad de transformar nuestros paisajes en algo dramático. Y si no me crees, visita cualquier círculo de piedra y te podrás hacer una idea. Has de entender que estás viviendo en un futuro que literalmente era inimaginable incluso al principio de los tiempos modernos. Detente a observar lo enorme y extraña que es esta época y deja que entre un poco de espectacular iluminación en los focos de tu vida.

Y por supuesto, este es el motivo por el que los hombres dicen que han cogido la gripe aviar cuando tan sólo tienen un resfriado. ¡Toma ya!

No hay comentarios: