viernes, 13 de marzo de 2015

POWER MAN & IRON FIST PARTE 2, por Timothy Callahan


POWER MAN & IRON FIST, por Timothy Callahan
(Back Issue 45, traducido por Frog2000. Parte 1.)

LA SERIE DE COLEGAS DE BUSIEK.

En aquella época Busiek supuso un soplo de aire fresco en Marvel. El autor era un escritor novato en el comic book cuando empezó a hacerse cargo de los guiones de Power Man & Iron Fist número 90 (con fecha de portada de febrero de 1983): "fue mi primera serie de continuará, y la primera venta que le hice a Marvel", dice Busiek. "El primer número apareció el mismo día que lo primero que había hecho para DC. Les vendí una historia de complemento para Green Lantern en mayo de 1982, y vendí mi primer guión para Power Man & Iron Fist en junio o julio. Así que para mí, mi primera venta fue Green Lantern, pero ambas historias aparecieron en la última semana de diciembre del mismo año, y ese fue mi debut profesional." En la época en la que aterrizó en Power Man & Iron Fist, Busiek estaba trabajando como corresponsal en Nueva York para el lujoso fanzine Comics Feature. Busiek explica cuál era su papel en aquella época y cómo el hecho de trabajar allí le dio una oportunidad para ser contratado por Marvel: "En aquel entonces Marvel ofrecía un comunicado de prensa semanal para la prensa especializada, y anunciaron, ya sabes, cosas como "el próximo número de Spider-Man no será entintado por Mike Esposito, sino por Bob McLeod" o "Torbellino volverá a aparecer en los Vengadores." Recogí toda esa información y se la envié a la oficina editorial de Florida. Allí estaban los chicos de The Comic Reader y otros de los puntos de venta donde se vendían las series. Cada mes nos decían que Power Man & Iron Fist tendría un nuevo guionista que tomaría el relevo de Jo Duffy, y que ese nuevo guionista iba a ser Bob Layton," dice Busiek. "Pero yo ya me había dado cuenta después de varios números de que Bob no guionizaría nunca la serie, y empezaron a aparecer números de relleno escritos por Denny O´Neil. Y lo que nos dijeron en esa conferencia de prensa fue: "y aquí tenemos otra historia guionizada por Denny." Y yo sabía que las historias seguirían apareciendo de igual manera, y empecé a pensar, "tal vez Bob no haya conseguido escribir sus argumentos a tiempo. O tal vez exista un problema con él, o lo que sea. Pero está bastante claro que cada mes Denny tiene que esribir un número para sacarlos del apuro. Tal vez podría necesitar un poco de ayuda.”

Busiek explica que no pensó eso por sentimiento alguno de benévola generosidad. "Lo que ocurrió es que pude ver que había una oportunidad. Escribí una reseña sobre Power Man y Iron Fist para, creo, Comics Feature, que fue una de las últimas que publiqué. En el último párrafo indiqué: “si alguna vez Jo Duffy se marcha de la serie, no sé quién será su siguiente guionista, pero igual les resulta bastante difícil conseguir a alguien que la escriba tan bien. Ciertamente yo mismo no sabría qué hacer con ella.” Así que cuando salió la revista yo decía en ella que no sabría qué hacer con la serie, pero también parecía como que podría tener una oportunidad, así que se me ocurrió una historia para el título y escribí un argumento de página y media".

“Se lo envié a Denny con una nota en donde le indicaba que me gustaría hacerme cargo de la serie de Power Man,” continúa Busiek, “y que ya había vendido guiones de forma profesional en DC. No le mencioné que lo que les había vendido tan sólo tenía siete páginas. Pero pensé que Denny supondría que a alguien de DC le había gustado lo suficiente mi material como para contratarme para escribir algo para ellos y pagarme, y que quizá podría ofrecerle algún material que él no podía hacer en ese momento.” O´Neil llamó a Busiek algunos días después y le preguntó si podría convertirlo en un guión completo. “Pero no me estaba ofreciendo el puesto,” dice Busiek. “Lo que me estaba indicando es que lo intentase, así que tecleé un guión completo y se lo envié. Y me lo compró. Luego le propuse otro y me lo compró. Y entonces me envalentoné y pensé, “bueno, le pasaré uno en dos partes”, así que lo escribí y me lo compró.”


Después de escribir cuatro números para la serie Busiek aún tenía que ser confirmado como el nuevo guionista de Power Man & Iron Fist. Y cuando finalmente lo anunciaron fue uno de los últimos en saberlo. “Estaba en la conferencia semanal para la prensa,” comenta Busiek, “y anunciaron que iba a haber un nuevo guionista habitual en Power Man & Iron Fist, y yo pensé, “bueno, ha sido divertido mientras duró,” y entonces anunciaron que era yo, y pronunciaron mal mi nombre. Luego Denny me dijo que yo era el guionista de la serie. Me enteré porque lo anunciaron en la conferencia de prensa.”

Busiek era fan de Iron Fist desde hacía mucho tiempo y había seguido el team-up del personaje con Luke Cage. La etapa de Jo Duffy en Power Man & Iron Fist le encantaba, particularmente el humor de su enfoque, lo que le inspiraría su propio enfoque de la serie: “me leí la breve etapa de Claremont y la de Ed Hannigan, y luego seguí cuando empezó la de Jo Duffy, y sentí que el título encajaba, que sus historias tenían mucha viveza. Jo no perdía el tiempo intentando estar a la última o algo parecido. Ella se divertía haciendo los guiones. Una vez por número alguien comentaba que Luke Cage tenía la piel de acero y super-fuerza, y puede que un chico observara a Luke Cage acarreando una máquina de Coca-Cola sobre su cabeza y dijese: “Oh, tío. Ahí va Luke Cage, pesa 250 kilos y su piel parece de acero.” Y entonces alguien mencionaba, o puede que lo pensara Iron Fist, o que apareciese en un texto, que Iron Fist era el mejor guerrero de una civilización perdida.”

“Ella no escondía el hecho de que estaba rellenando los diálogos de los personajes,” añade Busiek. “En realidad hacía bastantes bromas sobre ello. “Mira, parece que ya lo va a decir. Oh, mira cómo se refiere al tema de siempre esta vez, ja ja, es gracioso.” Y los textos de apoyo eran magníficos. El desarrollo de personajes era muy divertido. Estaba realizando una serie de colegas con ellos, un contraste de personalidades, de una forma que parecía como si fuese un comic book verdaderamente gracioso, energético, optimista y divertido. Tenía un toque luminoso que nadie más había conseguido antes.”


Busiek no esconde lo mucho que le inspiró la etapa de Duffy: “intenté imitar a Jo en la mayor parte de lo que escribí en la serie. No sabía qué hacer con la colección, pero sabía que ella había hecho que funcionase. Intenté elaborar la serie como la hizo Jo todo lo que pude: esa  mezcla de humor, acción y caracterización de personajes.” Pero de lo que Busiek no se dio cuenta era de que en esa época su enfoque del cómic no estaba en consonancia con la forma de pensar de la editorial. No duró demasiado en la colección.

“Denny O´Neil no estaba muy contento con eso de que la serie fuese graciosa,” dice Busiek. “Así que yo estaba enlazando gags mientras pensaba que eso es lo que habría hecho Jo, pero al parecer Denny no pensaba que lo que había hecho Jo estuviese bien. Y yo estaba intentando duplicarlo. Pero en ese momento empecé a reflexionar acerca de qué es lo que realmente quería hacer con la serie, y me encontraba en camino hacia el número cien. Entonces fui despedido en ese mismo número.”

Aunque la estancia de Busiek como guionista de Power Man & Iron Fist llegó a su fin en el número 100 (diciembre de 1983), el autor acabó viendo editados dos guiones más después de ser despedido de la serie. Busiek se explica: “el número 102 fue una historia de inventario en la que había estado trabajando antes, y terminaron necesitándola porque el nuevo guionista que se supone que iba a empezar después del número 100 era Archie Goodwin. Y debido a que tuvo algunas dificultades para elaborar sus guiones, ellos encajaron el fill-in en el que yo había estado trabajando con el dibujante Richard Howell, que acabó publicándose en el número 105 (mayo de 1984.)”


“Conseguí la serie porque hubo alguien que no pudo cumplir con las fechas de entrega,” dice Busiek, “y después de ser despedido me publicaron dos guiones más porque hubo otro autor más que no pudo cumplir sus fechas.”

Visto en retrospectiva, Busiek se enorgullece de su corta estancia en Power Man & Iron Fist. “Claramente fue Jo la escritora que tuvo más éxito en la serie,” dice Busiek. “Jo pilló la serie cuando aparecía cada dos meses, y bajo su mandato se convirtió en mensual y las ventas subieron, así que la serie prosperó. Luego, cuando ella se marchó las ventas empezaron a descender de nuevo. No es que fuese una enorme sorpresa, porque cuando ella se fue Denny empezó a escribir un “fill in” casi cada mes. La serie no tenía una dirección demasiado firme. Me hice cargo de la colección y las ventas dejaron de descender. Mi fama se debe a que quizá no hice que las ventas subiesen demasiado, pero tampoco hice que bajaran.”


LLAMANDO A PRIEST.

Después de la marcha oficial de Busiek la serie no tuvo demasiada consistencia, con dos historias de inventario de Busiek, un puñado de guiones de Archie Goodwin, y unos cuántos números de relleno de Alan Rowlands y Tony Isabella, hasta Power Man & Iron Fist número 111 (noviembre de 1984.) En ese número se presentó el agraciado debut del Capitán Héroe así como el del guionista Jim Owsley. Owsley, que ahora es conocido por el nombre de Christopher Priest, se llevó a los auto-proclamados héroes de alquiler hacia una nueva e inventiva dirección, y escribió la serie hasta que alcanzó su conclusión en el número 125 (septiembre de 1986.) Su etapa es recordada por la controversia causada por su tono irreverente, y por la chocante forma con la que asesinó a uno de los personajes principales: Puño de Hierro.

Priest describió en profundidad sus experiencias en Power Man & Iron Fist en un ensayo que apareció en su web Digital-Priest: “Power Man & Iron Fist fue la primera serie de continuará que me encargaron en Marvel. Jim Shooter, el editor de la empresa, había estado trabajando conmigo en algunas cosas, y Jim creía que ofrecerme una serie regular supondría un buen aprendizaje para mí. En uno de los momentos más incómodos de la larga historia de los momentos incómodos, Jim me llevó frente al despacho de Denny O´Neil, golpeó en la puerta y dijo, “Saluda a tu nuevo guionista para Power/ First”. Hasta cierto punto, esa era la manera en la que se hacían las cosas en aquellos días.” Priest decía que no tenía ni idea sobre la dirección editorial preconcebida para la serie, pero como añade en su ensayo: “Una vez Doc [el dibujante Mark Bright] se subió a bordo, la serie se solidificó.” Bright y Priest (firmando como Owsley) establecieron un tono irónico, absurdo y trágico en el título, quizá muy bien representado por el número 115 (marzo de 1985), un one-shot titulado “La Guerra de Stanley”, que comenzaba con el sonido de una alarma y finalizaba con una nube hongo en mitad de un sombrío y helado terreno. Más que cualquier otro guionista de la serie antes, fue Priest sacó a Danny Rand y a Luke Cage de su zona de confort.


Desafortunadamente, su enfoque de los personajes, como el de Busiek y el de Duffy antes que él, no era demasiado popular en las oficinas de Marvel, aunque por razones diferentes que con los guionistas anteriores. Priest, un escritor afro-americano que estaba trabajando en una industria del cómic decididamente poco diversa, afrontó un tipo diferente de crítica: “se produjeron algunas quejas en las oficinas por el tratamiento que estaba haciendo de Luke Cage”, explica Priest en su web. “Doc y yo bajamos un poco el tono de Cage del duro tío a lo Hulk histriónico y pegón anterior, y le dimos un vocabulario más amplio. Como resultado, varias personas que trabajaban en el staff de Marvel en la época me dijeron que escribía “horribles diálogos negros”, y algunos incluso bromearon con que “realmente no era negro”, porque ninguno de mis personajes negros “sonaban como un negro.”

Para Priest, la génesis Blaxploitation/ Chopsocky de Power Man & Iron Fist era algo que sería mejor dejar en el pasado, y sacó a los personajes de su papel de esterotípicas raíces. Las exclamaciones de Luke Cage como “¡dulce Navidad!” ciertamente aparecieron con menor frecuencia durante la etapa del guionista.

Pero fue realmente el final de la serie con el número 125 de Power Man & Iron Fist lo que se quedó fijado en la mente de los fans como el momento cúlmen de la etapa de Priest, sea para lo bueno o para lo malo. En dicho número, una historia titulada “Hardball”, Danny Rand usa su propio poder, que drena parte de su misma fuerza vital, para salvar a Bobby Wright, el chico que había asumido el manto de Capitán Héroe. El Capitán Héroe, que había aparecido en los primeros números de Priest en la serie, era una especie de personaje en Marvel a lo Billy Batson. Era un huérfano que podía transformarse en un fornido héroe que tenía un lado oscuro en su interior y una rabia impetuosa que le costó la vida a Danny Rand.

En una de las últimas escenas del número, Bobby Wright despierta en su cama del hospital sufriendo un dolor extremo, mientras el dormido Iron Fist reposa en la cama de al lado, exhausto después de salvar la vida del chico. En su intento por despertar a Danny Rand, el chico se transforma en el Capitán Héroe y aporrea a Puño de Hierro una y otra vez, gritando “¡despierta!” Puño de Hierro no sobrevive al encuentro. Al final no fue ninguna fuerza cósmica ni una enfermedad por radiación o una mente criminal lo que asesinó a Puño de Hierro.
Priest escribió sobre dicho número final: “La muerte de Puño no tuvo sentido, fue chocante e imprevista. Pilló a los lectores por sorpresa. Y hasta hoy en día es algo que a la gente le enloquece. Al recordar ese número se me ocurre que A) se suponía que tenías que enfadarte, que la muerte no tiene sentido y que se suponía que la muerte de Puño no tenía por qué tenerlo, o B) que este es un comic book. Tenía una forma de traer a Puño de vuelta, y el creador del personaje, Byrne, ciertamente se lo traería de regreso si no lo hacía yo primero.” Puño de Hierro lleva mucho tiempo resucitado en Marvel, y ahora es uno de los componentes de los Nuevos Vengadores, pero el final de la serie de Power Man e Iron Fist aún evoca una gran sensación de tragedia, incluso después de que hayan transcurrido veinte años.


ATRACTIVO HERÓICO

El atractivo de Power Man & Iron Fist durante la gloriosa Edad de Bronce se reduce a esto, dice Duffy, y aunque habla sobre los personajes del título, las palabras podrían aplicarse a cualquier equipo creativo fácilmente: “estos chicos no tenían super-poderes terribles, así que partí de esa base para escribir los guiones de la serie, porque lo que están intentando es hacer un buen trabajo. Y si siempre ganasen, entonces no serían interesantes. Pero igual estás intentando hacer algo y puede que consigas alcanzar tus objetivos de forma literal, aunque no en espíritu. Puede que consigas hacer lo que te habías propuesto, pero sientes que estás completamente jodido al hacerlo, y eso es una historia que quiero leer. Quiero que los personajes disfruten finales felices, quiero que acaben sus historias con una sonrisa o un puñetazo contra la máquina de Cola, pero si la vida fuese demasiado feliz, no habría más historias.”

Sin embargo, a pesar de todo el conflicto entre escenas, es el conflicto que inunda las páginas lo que con más cariño se ha recordado durante las últimas tres décadas. Esa es la pelea de Luke Cage y Danny Rand, una improbable pareja de héroes en un Universo Marvel que a menudo los ha utilizado poco. Su actual popularidad entre los creadores de Marvel y los fans es un testamento de su fortaleza individual y como dúo. Duffy, Busiek y Priest, guionistas que escribieron a estos personajes, hicieron que la serie de Power Man & Iron Fist fuese algo especial. Incluso si al final lo hicieron sin una sonrisa en la cara o un puño incrustado en la máquina de bebidas.

TIMOTHY CALLAHAN es educador, marido y padre de dos colegas fans de los cómics. Su primer libro fue "Grant Morrison: the early years", editado en 2007, y es editor de una colección de ensayos sobre La Legión de Super-Héroes titulado “Quinceañeros del futuro”. Bloguea sobre cómics en su web