jueves, 19 de marzo de 2015

WARREN ELLIS: SOBRE EL CANIBALISMO


Por Warren Ellis para Wired, 2010. Traducido por Fro2000.

--------------------------

Últimamente he estado reflexionando bastante sobre el canibalismo. No a título personal, entiéndeme. Vivo en una ciudad costera y en primer lugar no estoy completamente convencido de que la mayor parte de la gente de aquí sean humanos. No, ha sido de forma más global. El canibalismo forma parte del gran legado cultural de nuestra especie. En otros tiempos, por ejemplo, nos comíamos a nuestros honrados muertos para ganarnos su sabiduría.

En la Edad Media se creía que los recuerdos se almacenaban en el fluido cerebro-espinal. Tristemente, parece que la memoria no puede ser transferida bioquímicamente, algo que por otra parte está bien, porque de lo contrario Stephen Hawking tendría que haberse conseguido su silla de ruedas equipada con pinchos al estilo Ben Hur y opción turbo.

El Sacramento de uno de nuestros cultos más populares se basa en el concepto de la transustanciación: que un trozo de pan que el cura introduce en tu boca (y tendrás suerte si eso es todo lo que te introduce) se transforma, pasando a través de tus tripas, en la carne del hijo de Dios. Esto es canibalismo mágico, ya que se entiende que el hijo de Dios se manifiesta en la Tierra en forma humana. (No puedo negar que me interesaría mucho más si se hubiese convertido en la carne de Dios, pero la religión siempre me decepciona.)

A través de los Siglos estas ideas han ido mutando de forma natural a través del efecto “teléfono escacharrado”. Hubo un período, por ejemplo, donde las comunidades asentadas en el norte de Italia decidieron que, si la Iglesia esencialmente se comía la carne de Jesús, entonces comer carne humana también era lo correcto. Esto llevó a un edicto Papal que prohibía el canibalismo, ya que los buenos católicos de la región empezaron a engordar de forma descarada con una dieta compuesta por cualquier cosa que calzase zapatos. De hecho, dicho decreto sólo ha sido modificado recientemente, después de que un avión lleno de católicos se quedase varado en alguna parte en mitad de la nada, viéndose sus pasajeros reducidos a comerse a sus muertos para sobrevivir, para luego darse cuenta de que al roer cadáveres estaban consiguiendo ser excomulgados. Ahora la nueva ley reescrita establece que mordisquear seres humanos es aceptable sólo cuando la única otra opción es la muerte, porque evitar la masticación equivaldría al suicidio y eso es un pecado capital. Obviamente, esto sólo se aplica en circunstancias excepcionales: comerte a tu papá porque Marks & Spencer ha cerrado sigue siendo inaceptable.

En las islas de la Polinesia la carne humana siempre ha sido conocida como "cerdo largo", porque las personas saben a carne de cerdo. Los filtros de aire increíblemente eficientes de las salas de quemados de los hospitales están ahí para eliminar el fuerte olor a carne de cerdo a la barbacoa. Me gusta pensar que los hospitales son tan eficientes al respecto porque la carne humana huele tan bien que sin dichos filtros el personal y los visitantes se volverían locos de lujuria por alimentarse y empezarían a devorar a los pacientes con quemaduras. ¿Qué pasa si la gente es la carne más sabrosa de todas?

Ahora muchas personas están trabajando con la meta de lo que diversamente se ha llamado "carne cultivada", "carne in vitro" y "carne artificial". La carne que nunca ha formado parte de un animal (ver Wire 08.09). Se impregna una matriz de colágeno con células musculares cultivadas, miles de ellas, todas derivadas de una sola célula muscular extraída de un animal. Entonces la carne crece en la matriz en forma de hojas o gotas. Habrá ocasiones en las que la carne se "ejercite" para ganar la textura correcta, ya sea mecánicamente o por medio de estímulos electrónicos. Cuando todo el proceso esté finalizado obtendrás carne que nunca fue cortada de un ser vivo, sin rastro de dolor o muerte durante su producción. También funciona con pescado: se han cultivado filetes artificiales a partir de células de peces dorados. Al parecer es como horrible lodo húmedo que sabe a la primera vez que te comiste puré de guisantes sacado del culo de un vagabundo muerto. Aunque esto todavía está dando sus primeros pasos.

De esta forma, la tecnología está disponible para empezar a generar carne humana sin la dudosa intervención ética de una masacre humana. Lo cual es más difícil de lo que parece. Y además la versión de carne artificial no tendrá ningún rohipnol navegando por su estructura celular. Si no hay garras animales humanas implicadas en esta carnicería, ¿dónde está el problema? Muéstrame los obstáculos éticos de que me pueda pedir una hamburguesa de hombre cultivado.

Exijo que la ciencia haga su trabajo y nos permita disfrutar a todos de un experimento como consumidores: ¿son los seres humanos la más deliciosa carne de todas? Por otra parte, creo que hay una forma más fácil de obtener fondos para conseguir este objetivo: la donación de células por parte de celebridades. Es posible que recordar "NRA", el programa culinario televisivo, sea un error, pero creo que mucha gente te dirá que Nigella Lawson tiene un aspecto increíble y probablemente también sepa muy bien.