miércoles, 11 de marzo de 2015

POWER MAN & IRON FIST, por Timothy Callahan

POWER MAN & IRON FIST, por Timothy Callahan
(Back Issue nº 45, traducido por Frog2000)

Un hombre acusado de un crimen que no ha cometido es sometido a un procedimiento experimental en prisión y reaparece como superhéroe en las calles. Un huérfano es conducido hasta una ciudad mística escondida y se convierte en uno de los mayores artistas marciales de todo el mundo. Power Man. Puño de Hierro. Cada uno un vástago en cuatro colores del cine "exploitation" de principios de los setenta. Los dos son personajes icónicos de la Edad de Bronce de Marvel Comics, y juntos hicieron echar anclas a una serie titulada Power Man and Iron Fist que duró ocho poderosos años sin sobresaltos. Luke Cage, el hombre que sería conocido como Power Man, apareció antes que su compañero de puños de metal, justo un año después del renacimiento del Blaxploitation que tuvo lugar en 1971. En la estela de "Sweet Sweetback´s Baadassss Song" de Mario van Peebles y de la interpretación de Richard Roundtree del detective John Shaft en la primera película de Shaft, Archie Goodwin y George Tuska lanzaron "Luke Cage, Hero for Hire" nº 1 (junio de 1972). El personaje del título, co-creado por Goodwin y John Romita Sr., era un parloteante héroe de acción continuamente enfadado y con el corazón de oro. Terminaría convirtiéndose en un héroe "de alquiler", pero también fue un héroe del pueblo, y su pueblo eran las docenas de roñosos que rondaban por las esquinas de la ciudad de Nueva York, donde los chulos y los gángsters gobernaban el barrio y un superhéroe con mentalidad mercenaria intentaba limpiar su nombre mientras protegía a todos los que vivían a su alrededor (y mientras tanto también metía algo de dinero en su cartera cuando podía hacerlo.) Luke Cage vivía en el mismo universo que Spider-Man, incluso en la misma ciudad, pero el territorio de Cage cerca del Teatro Gem bien podría haber estado en una galaxia completamente diferente de la ciudad en la que habitaba Peter Parker. El mundo de Cage era un lugar áspero y desesperado donde las navajas hacían rápidamente aparición y una caída en el East River te podía arruinar las oportunidades que habías tenido de evitar contraer la hepatitis. 
Dos años después del debut de Luke Cage, el que estaba destinado a ser su compañero golpeó con fuerza la escena del comic book. El hijo de millonarios Danny Rand se alzó en K´un L´un a petición del Tronador, aprendiendo a dominar su chi, heredando así el manto de Puño de Hierro. Un año después de la muerte del legendario Bruce Lee en 1973, durante el culmen de lo que normalmente se catalogó como género de películas "Chopsocky", Iron Fist apareció en el apropiado título Marvel Premiere nº 15 (mayo de 1974), en una historia guionizada por Roy Thomas y dibujada por Gil Kane. Aunque nació desde la basura sería recordado con cariño, al igual que el cinematográfico Luke Cage, pero Iron Fist patrullaba unas peligrosas calles de una especie muy diferente. Sus callejones traseros estaban repletos de asesinos kung-fu y feroces villanos. Sus aliados eran igual de peligrosos, con recursos y afilados armamentos e inclinación por expresarse con descaro. Los personajes secundarios, Colleen Wing y Misty Knight, a veces también conocidas como Las Hijas del Dragón, eran tan misteriosas como el propio Puño de Hierro. 

EL DÚO DINÁMICO DEL GRINDHOUSE.

Puede que fuese inevitable que Luke Cage, entonces conocido como Power Man, e Iron Fist hiciesen equipo durante una larga etapa. O quizá Power Man e Iron Fist fueron los últimos personajes Blaxploitation / Chopsocky que quedaban en pie en la Marvel de finales de los setenta, mucho tiempo después de que las modas hubiesen amainado en el cine. Pero aunque el motivo tampoco importe demasiado, Iron Fist terminó juntándose con Luke Cage en Power Man nº 48 (febrero de 1978), y se quedó mientras la serie cambiaba su título por el de Power Man and Iron Fist en su número 50 (abril de 1978). Desde entonces, Luke Cage y Danny Rand se convirtieron en inseparables. Hasta que la muerte terminó por separarles. Jo Duffy, la antigua editora de Marvel y guionista durante una larga etapa de Power Man & Iron Fist, recuerda cómo se tomó la decisión de convertir en equipo al dúo dinámico del grindhouse: "Finalmente llegó un momento en el que ninguno de los dos podía seguir adelante en su propio título, y ese fue el motivo por el que terminamos por juntarlos. Y creo que la razón de que yo acabase dirigiendo la serie fue porque Chris Claremont no podía hacerlo, pero realmente quería hacerme cargo de ellos. Me encantaban los dos personajes de forma individual y me moría por hacer que colaborasen en equipo." Claremont, un guionista al que aún le faltaban años para alcanzar el éxito con sus X-Men, cuidó de Iron Fist en su serie en solitario y escribió la historia en tres partes que unía a ambos héroes y que daba el punto final al título de Power Man, lanzando a la pareja en el número 50 de Power Man & Iron Fist. Pero Claremont sólo se quedó hasta el número 53, y después de un par de fill-ins guionizados por Ed Hannigan y dibujados por Lee Elias, Jo Duffy y Trevor von Eeden se convirtieron en el nuevo equipo creativo. 
Duffy, que aparece en los créditos del cómic como "Mary Jo Duffy", explica cómo acabó sustituyendo a Claremont, incluso aunque en ese momento todavía no hubiese guionizado más que números fill-in para El Increíble Hulk, Daredevil y Los Defensores: "En esa época no existían los editores múltiples", comenta Duffy, "Marvel todavía era una pequeña editorial, y las reuniones editoriales estaban compuestas por cinco personas, y lo que ocurrió es que yo era la única editora de la empresa con ganas de escribir a la que no le habían asignado nada todavía." Claremont estaba ocupado trabajando en varios títulos en esa época, incluyendo Ms. Marvel, Power Man and Iron Fist y la Patrulla-X, y de acuerdo con Duffy, lo que el editor jefe Jim Shooter se figuraba era que Chris dejaría Ms. Marvel y me lo daría a mí porque, "Oh, ella podría encajar muy bien, así la chica consigue un título protagonizado por una chica". Pero yo no tenía interés alguno en hacer Ms. Marvel, aunque a Chris le encantase el personaje." Debido a su apretada agenda, Claremont se encontraba en una posición en la que tenía que elegir entre sus personajes favoritos. No podía continuar escribiéndolos a todos. "Creo que si hubiese podido, se habría aferrado firmemente a Iron Fist," dice Duffy, "pero lo primero que quería hacer era coger las riendas de los X-Men y después las de Ms. Marvel. Y si tenía que dejar algo, sería la serie que más me apetecía hacer a mí. Pero supongo que a Chris le gustaba mucho Iron Fist y el resto de sus secundarios, aunque Power Man no le volvía tan loco como a mí."
Duffy se reunió con el dibujante Trevor Von Eeden para la "nueva dirección" del título en el número 56, "tal y como se anunció en el número anterior", pero aunque ella se quedó en la serie sin interrupción hasta el número 84, Von Eeden se fue después de únicamente cuatro números. Von Eeden comenta: "me gustaba bastante Luke Cage, aunque a veces parecía un personaje muy de dibujos animados, como cuando decía "dulce Navidad", pero el que me atraía de verdad era Iron Fist, porque era un gran seguidor de las artes marciales. Desafortunadamente, no tuve tantas oportunidades de dibujarlo en acción como me hubiese gustado". Justo al comienzo de la etapa de Duffy y von Eeden, ambos narraron una historia en dos partes que catapultó a lo grande a Power Man and Iron Fist hacia el mundo de los superhéroes, con una épica historia contra el Monolito Viviente (y ese fue el único número después del ejemplar dibujado por Ed Hannigan en el que Luke Cage apareció trabajando como vendedor de coches.) Era una historia en la que aparecía la Patrulla-X, aunque al final Cíclope y compañía no hiciesen gran cosa.
Después de la derrota del Monolito Viviente a manos de nuestro protagonistas, Duffy empezó a contar historias que tenían que ver más con el desarrollo de los personajes y menos con asuntos a gran escala. No es que sus historias no estuviesen diseñadas mediante fuertes argumentos, pero en lugar de super-villanos más grandes que la vida, Duffy pobló sus siguientes historias con amenazas de un nivel que se encontraba más a ras de la calle como El Águila y algunos terroristas urbanos. Y von Eeden pronto dejó el título después de firmar su último trabajo para el número 59 (octubre de 1979), aunque Trevor comenta que no se marchó porque eligiese hacerlo: "Mi salida de Marvel," dice el dibujante, "responde a que fui despedido por Jim Shooter, que al contratarme me dijo específicamente que tenía que intentar dibujar como Jack Kirby, y aparentemente no estaba demasiado contento porque no lo hice." Marie Severin y Steve Leialoha se encargaron de un número antes de que el dibujante Kerry Gammill se subiese a bordo en el número 61 (febrero de 1980). Presumiblemente, Gammill tenía el suficiente sabor a lo Kirby como para ser contratado por Marvel durante una larga temporada, porque se quedó en la serie hasta el número 79 (mayo de 1992) de Power Man & Iron Fist.
DUFFY DEJA SU MARCA.

Durante ese tiempo Duffy dejó su marca distintiva en el tono de la serie al equilibrar el humor y la naturaleza excéntrica del team-up formado por los dos protagonistas, con historias que exploraban temas profundos. Evitó las simples historias de peleas de superhéroes, y en parte fue gracias a las habilidades únicas de Power Man & Iron Fist, pero también porque se preocupó de contrastar los variados rasgos de personalidad de los dos personajes, proporcionándoles contrastes que pudiesen hacerlos reaccionar entre ellos. Duffy explica la idea para El Águila, el vigilante callejero con un sombrero de bolero y una espada que podía expulsar rayos eléctricos, y arroja luz sobre la forma en que concebía las amenazas que afrontaban sus héroes: "El Águila lo diseñó Dave Cockrum y tenía un sabor a El Zorro, y El Zorro era otro de los personajes que me encantaban y que encajaban bien en Power Man & Iron Fist", explica Duffy. "Estos no eran tipos que podían volar. Sus super-poderes eran defensivos, y si los utilizaban de forma ofensiva era porque tenían que ser prácticos, por lo que creo que fue un buen truco inventar a un villano para alguien como ellos, porque parecía un tío normal, pero peligroso, así la historia trataría sobre dos grandes matones golpeando a un tío normal, o a una mujer normal. Si siempre te inventas a un super-villano enorme y gigantesco, entonces todos los villanos tendrían armas de rayos y serían capaces de volar y pronto se acabaría la historia." 
Duffy continúa: "me parecía que alguien como El Zorro, aunque tuviese uno o dos poderes, sería alguien con el nivel adecuado para la colección, y como Iron Fist era alguien de trato fácil y mundano, y Power Man estaba siempre tan de mal humor y se basaba totalmente en el aquí y ahora, enfrentarle con alguien con un estilo más juguetón les parecería frustrante. Puño de Hierro ni siquiera sería capaz de aceptarlo, y en cambio Power Man podría respetarlo, y eso le daría a El Águila bastante encanto. Así que no me importaba demasiado el problema de los poderes, aunque pudiesen convertirse en todo un problema, sino que pensaba en los personajes, porque quería que fuesen interesantes. Y Power Man e Iron Fist eran personajes tan bien diseñados que si el villano no estaba igual de bien diseñado, entonces ¿para qué molestarse en hacerlo? Por eso intenté enfrentarlos a villanos con grandes y coloridas personalidades en lugar de que simplemente fuesen buenos o malos, divertidos o perturbadores, o como quieras, o que sólo tuviesen super-poderes. Los personajes tenían que preocuparte."

El Águila volvió varias veces durante la etapa de Duffy, haciendo siempre que Power Man & Iron Fist se ganaran su dinero, y siempre proporcionando la excusa para que los héroes sufrieran fuertes situaciones dramáticas. Pero el Zorro del Universo Marvel no era el único personaje interesante que Duffy añadió a la mezcla. También creó al escalador y mente maestra criminal conocido como Montenegro, un villano que se convertiría en la fuerza motriz de muchos de los problemas que afrontarían Power Man e Iron Fist durante la etapa de Duffy. Montenegro era un personaje inusual, y Duffy tenía una idea muy concreta de cómo debía ser el personaje. 
"Me gusta la manipulación", dice Duffy. "En Power Man e Iron Fist quería diseñar a mi propio Moriarty. Los montañeros y los acróbatas me fascinan un montón. Se suele pensar en los superhéroes como especialistas o como si fuesen capaces de ejecutar efectos especiales. Pero luego ves un documental sobre esos tíos que escalan montañas, o acudes al circo, y piensas, "es cierto que hay gente que es capaz de hacer todas esas cosas." Montenegro fue una combinación que ideé para poder incluir a alguien que tuviese una mente maestra mezclado con mi fascinación por la gente que es capaz de hacer cosas de superhéroe sin que se necesite estar dentro de un comic book para poder hacerlo." Desde la primera aparición de Montenegro en el número 71 (junio de 1981) hasta el último número de Duffy un año después, el personaje supuso una memorable adquisición para el Universo Marvel mientras escalaba los edificios de Nueva York como si se encontrase en las colinas de Los Alpes, y diseñaba viles planes que los héroes no fuesen capaces de desbaratar. 

Montenegro fue el villano en las sombras de muchas de las historias, y Duffy también realizó un breve homenaje a Doctor Who metiendo a Power Man e Iron Fist en algo más que los tradicionales desafíos superheróicos, como el del militante Halcón de Guerra que aparecía en el número 83 y la colaboración entre Constrictor y Dientes de Sable del número 84 (agosto de 1982), un número que terminaría siendo el último de su etapa.
Al igual que ocurrió con von Eeden unos años antes, Duffy no se fue porque quisiera abandonar la serie: "había gente que pensaba que Power Man no se enfadaba lo suficiente. Había gente que pensaba que Misty Knight debería romper con Puño de Hierro y juntarse con Power Man." Me reemplazaron porque querían a alguien que fuese menos como yo y más como el resto. No me opongo a los personajes oscuros y violentos, más adelante me lo pasé estupendamente guionizando a Lobezno, pero ese no era el tono adecuado para Power Man e Iron Fist."

El editor de Duffy, Denny O´Neil, se encargó de los guiones durante algunos números, dejando el cargo de editor del título a Ralph Macchio mientras enfatizaba un poco más la acción urbana e ideando algo que se parecía a una caprichosa imitación de Doctor Who. Un joven Denys Cowan dibujó los últimos cinco números de Duffy, continuando a los lápices durante la etapa de O´Neil, con la excepción del número 85, que presentaba a Keith Pollard como acompañamiento artístico. El trabajo de O´Neil y Cowan supuso un breve período que preludiaba lo que más tarde harían juntos para DC en la colección de The Question, en 1987. Pero en 1983 su trabajo en Power Man & Iron Fist no parecía una etapa coherentemente estructurada. Entre líneas se parecía más a un número de relleno tras otro, y la búsqueda de un guionista habitual se convirtió en algo inevitable.

De ahí la entrada en el título de Kurt Busiek.

(Continuará)

No hay comentarios: