lunes, 16 de febrero de 2015

EL APOCALIPSIS DE ABC, ENTREVISTA CON ALAN MOORE (1 de 3)

Entrevista realizada por Ye Ed para Comic Book Artist nº 25. Traducida por Frog2000.

La entrevista precedente de hace un año [se refiere a otra de las entrevistas que aparecieron en el Comic Book Artist nº 25], tuvo lugar en el hogar de Alan Moore en Northampton, pero no cubría específicamente la línea de los America´s Best Comics, así que Ye Ed pensó que estaría bastante bien llamar al autor para saber la verdad acerca de lo que piensa sobre los personajes que pululan por las colecciones de America´s Best, así como para hablar sobre los rumores de su inminente retiro como guionista del medio. La siguiente entrevista tuvo lugar a principios de mayo por teléfono, y fue transcrita en un centelleante corto espacio de tiempo por Tice, Uno de los Nuestros. 

Comic Book Artist: Me gustaría preguntarte específicamente sobre la línea de cómics ABC. Empecemos con Promethea: ¿tenías la intención de hacer tu propia versión de Wonder Woman

Alan Moore: No. Hasta cierto punto todas las series ABC se crearon a raíz del hundimiento de Awesome Entertainment. En ese momento estaba trabajando en Awesome con un montón de dibujantes con los que disfrutaba mucho. Eso incluye a Melinda Gebbie, Rick Veitch, Chris Sprouse y otros. También a Steve Skroce, con el que había trabajado en Youngblood, y que obviamente había tenido la oportunidad de dibujar un montón de personajes interesantes en alguna de las escenas de las que se había encargado. Así que imaginé Top Ten para el talento en concreto de Steve. Con Brandon Peterson había colaborado en Glory, que evidentemente era una imitación de la Wonder Woman original, pero habíamos intentado orientarla hacia la magia. Entonces, cuando Awesome se fue a pique empecé a pensar en una serie de títulos que me permitieran seguir trabajando con los artistas con los que me sentía más cómodo, y de esa forma tener la oportunidad de decir algo sobre cuál debía ser el formato de las series. Porque aunque me había divertido mucho con la mayoría de lo que había hecho en Awesome, la forma de editar las colecciones conllevaba una serie de problemas que creía que se podrían resolver fácilmente. Hablo de malas portadas y otras cosas por el estilo.

Luego encontré la lista de nombres que había escrito meses antes, justo en uno de mis momentos de ocio, que incluía a Tom Strong, Promethea, Cobweb, Top Ten. Pero sólo eran nombres sin ningún concepto que los arropase. Así que empecé a ver a Tom Strong como un personaje que quizá podría encajar con el dibujo de Chris Sprouse. Cobweb podría ser perfecto para Melinda. Greyshirt encajaría muy bien con Rick. Top Ten... cogí el nombre e intenté elaborar alguna idea que se ajustase al dibujo de Steve Skroce, y Promethea me sonaba femenino, sonaba como el tipo de obra que podría dibujar Brandon Peterson. En ese momento, tanto Steve como Brandon se quedaron fuera del proyecto porque me dijeron que tenían otros y que no podían seguir colaborando conmigo. Pero me gustaba cómo se habían ido desarrollando, así que Scott Dunbier [el editor de Wildstorm], me buscó dibujantes que pudieran encajar, de forma que Gene Ha acabó en Top Ten y Jim Williams y Mick Gray en Promethea.
Supongo que algo se habrá quedado adherido en el hecho de que Promethea surgiese de un personaje, Glory, que había florecido a partir de Wonder Woman. Si vas a hacer algún personaje femenino que de alguna forma tenga conexiones con la mitología, creo que acabará pareciéndose al arquetipo que representa Wonder Woman. Aunque era consciente y tenía asumido que la serie de Glory estaba birlada de Wonder Woman, con Promethea intenté hacer referencia a cosas anteriores a ese personaje. Así que para el primer número escribí una pequeña historia de la saga de Promethea en las tiras, así como un artículo donde se hablaba sobre esas tiras de periódico que había protagonizado durante el cambio de Siglo, momento en el que habían existido bastantes personajes femeninos en las tiras de prensa. Además me enteré que hubo unas cuantas dibujantes que se habían encargado de ellas. Fui elaborando todo este concepto en la propia serie de Promethea mediante la historia de Little Margie, una tira imaginaria realizada durante el cambio de Siglo con la misma calidad que las de Winsor McKay. En ella aparecía una figura femenina guardiana y sabia que se llamaba Promethea. También hicimos referencia a los pulps en una historia donde recordábamos a todos esos personajes amazónicos, algunos escritos por mujeres como Leigh Brackett o C.L. Moore, que habían trabajado en Weird Tales, y puede que con portadas pintadas por Margaret Brundage. Así que a través del personaje de Grae Brannagh, que era la ilustradora pulp de una revista pulp que incluía a Promethea, fuimos haciendo referencia a todo esto. Y sí, también hicimos referencia a una encarnación en comic book de este personaje pulp, lo cuál, al menos, parece encajar con Wonder Woman desde los cuarenta hasta los setenta. Pero no, en realidad no tenía interés o intención de hacer un pastiche o parodiar a Wonder Woman. Con Promethea queríamos a un personaje que potencialmente fuese más interesante que Wonder Woman. Es lo que intentábamos conseguir. 

CBA: Scott dijo que en poco tiempo le enviaste una propuesta completa para la línea de ABC Comics. 

Alan: Lo hice en muy poco tiempo, pero en esa propuesta inicial no estaba todo el tapiz. Se podía encontrar lo que pensaba sobre los títulos que me había encontrado anotados en una de mis libretas y las ideas que me habían inspirado, además del tipo de personajes que pensaba que era posible crear. Se me ocurrió una idea aproximada para cada título. Teníamos un título antológico, a Promethea, a Tom Strong y a Top Ten. En la propuesta inicial para Top Ten aparecían montones de personajes que nunca se llegaron a utilizar en la serie definitiva, y el concepto completamente desarrollado de una ciudad en la que todo el mundo puede ser un superhéroe todavía no existía como tal. No creo que todavía lo hubiese diseñado, pero teníamos esbozado lo suficiente como para que Gene empezase a trabajar en los diseños, lo mismo ocurría con Promethea. En realidad empecé a escribir Promethea a partir de la propuesta inicial, creo que escribí entre cuatro y ocho páginas y luego las rompí, porque no tenían la vitalidad o frescura que estaba buscando, algo que en parte pude añadir a la serie después de charlar con Jim Williams y que se nos ocurriese una salvaje y diferente visión de Nueva York, y en parte porque también metimos elementos aparentemente irrelevantes y absurdos como los pósters con el Gorila Llorica o los cinco superhéroes del comienzo, pero supongo que al añadir esas cosas a la mezcla dimos en el clavo, le daba frescura a la serie, originalidad y vivacidad. Lo mismo ocurrió con el resto de títulos.
Quizá Tom Strong estuviese elaborado de forma más próxima al tipo de personaje pulp primordial. Un poco como Doc Savage, y además estaba dibujado de forma más parecida a los personajes que surgieron inmediatamente antes de Superman. Supongo que para una gran parte de la línea ABC, esa era la premisa inicial. Estuve intentando llegar a un punto anterior al primer Action Comics. O por lo menos, en la medida en que me resultara posible, enrollar la cinta de nuevo y luego desenrrollarla hacia adelante por una dirección completamente diferente. Así que empecé a fijarme en las primeras tiras de prensa, en la extraña ficción de finales del S. XIX, en las revistas pulp, en todas las cosas que precedieron al moderno comic book, y entonces ideé una forma de avanzar a partir de ese punto donde terminaron surgiendo personajes que eran distintivamente diferentes de los superhéroes que habían surgido en la realidad. Así que intenté encontrar algunos superhéroes de un mundo paralelo, donde necesariamente no tuviesen el mismo trasfondo que suelen tener los superhéroes contemporáneos de los comic books de los últimos sesenta años.

CBA: ¿Era tu intención homenajear a Eisner con "Greyshirt"?

ALAN: En principio no, pero en el primer número me di cuenta de que en realidad no existía ningún modelo mejor que el de Eisner para ese tipo de historia. Lo que quería principalmente era no hacer un pastiche o un homenaje de Spirit, sino (si te gusta más así) homenajear el espíritu de la tira de The Spirit. Lo mejor del Spirit de Eisner era la increíble experimentación, los constantes intentos de búsqueda de nuevas técnicas narrativas. Todos los aspectos más emocionantes de Spirit. Así que sí, claro, por eso hicimos la primera historia de Greyshirt, que es un agradable misterio con final inesperado, para la que no parece necesaria ninguna inteligente técnica narrativa, pero para el segundo número forzamos las cosas y en la historia "How Things Work Out" había cuatro pisos de un edificio y cuatro temporalidades diferentes. Recuerda: realmente no queríamos que fuese un vehículo para mostrar todas las innovaciones que Eisner había estado buscando. ¡Me refiero a que en ese momento Eisner no estaba haciendo The Spirit! Ya no existen vehículos donde se puedan hacer esas historias salvajemente experimentales con ese tipo de estructura. Así que se convirtió en algo muy divertido de explorar, por lo que Greyshirt resultó muy divertido. Algunas de las historias eran bastante convencionales, pero muchas se basaban en pequeños dispositivos visuales y narrativos que teníamos pensado probar.

CBA: Por lo que, ¿fue Rick quien te pidió guionizar y dibujar la miniserie, Greyshirt, Indigo Sunset?

ALAN: Oh, me siento cómodo con Rick, porque me parece un guionista excepcional así como un dibujante fantástico. He olvidado quién fue el que lo sugirió, pero sin embargo tenía todo mi apoyo desde el principio, porque me gusta mucho la forma en la que Rick había cogido todos esos insignificantes hilos que estaban arrástrandose en la continuidad de las historias aparecidas en Tomorrow Stories y los tejió hasta formar una historia coherente con todos esos bizarros y maravillosos toques pulp, mientras se lo pasaba de muerte con John Severin y otros artistas similares en las historias secundarias. Pensé que eran unas historias de complemento maravillosas.
CBA: ¿Era First American tu arquetipo del héroe patriótico?

ALAN: Para Tomorrow Stories estuve pensando en varios tipos de personajes que no se habían vuelto a ver en el cómic. Por ejemplo, no había un vehículo para algo como The Spirit, donde pudieses contar pequeñas historias experimentales, así que se me ocurrió el concepto de "Greyshirt". Otro de mis personajes arquetípicos favoritos del cómic es Fighting American. Es uno de los trabajos de Jack Kirby y Simon que más me gustan. El motivo es porque en su primer número empezó directamente como una serie patriótica. A continuación, (supongo que porque fue publicada durante la era McCarthy), Simon y Kirby fueron tan inteligentes como para darse cuenta de que no podías tomarte ese tipo de material en serio, así que cambiaron al personaje de ser un machaca-rojos, un héroe serio y patriótico, y lo convirtieron en una sátira increíble que se desarrollaba alrededor de la misma idea, con unos villanos comunistas ridículos como Hotsky Trotsky y Poison Ivan, Y me dije: "sí, esto está realmente bien. La idea del superhéroe patriótico que satiriza temas contemporáneos del momento." Esa idea evolucionó hacia algo a lo que terminamos llamando Future American. Luego charlamos cordialmente con el caballeroso Jim Steranko, que nos comentó que existía un personaje que había aparecido décadas atrás registrado con el mismo nombre. Así que decidimos cambiarlo a "The First American". Empecé a elaborarlo con Jim Baikie, otro de los dibujantes con los que había colaborado en Awesome y con el que quería seguir trabajando. Sabía que Jim siempre había tenido la mayor consideración y reverencia por los cómics de Harvey Kurtzman para Mad. Así que decidimos hacer dos o tres cosas con la idea inicial de "Fighting American". Sí, es un personaje heroico, es satírico, pero es una sátira más parecida a la de Kurtzman que a la de Simon y Kirby. Porque en realidad la sátira de Kurtzman era mucho más afilada y divertida. Así que combinamos todos esos elementos y nos los trajimos hasta la actualidad, olvidándonos de la paranoia contra los rojos de los cincuenta y en su lugar empezamos a hablar sobre diversos fenómenos contemporáneos como el Jerry Springer Show, los "reality" televisivos, etc. Decidimos contar un puñado de historias basándonos en esa idea. Un personaje patriótico, satírico, pero completamente establecido en el presente, con todos los absurdos temas del mundo moderno como blanco. 
CBA: Aunque combinado con elementos de Jack Cole, me parece que el homenaje más cercano a Kurtzman era "Splash Brannigan".

ALAN: Si, empezamos "Splash" porque no podíamos hacer un episodio de "Jack B. Quick" en todos los números de Tomorrow Stories, ya que a Kevin le llevaba bastante tiempo completarlos, y también he de decir que a mí me llevaba mucho tiempo escribirlos, porque tenía que hacerlo con una cierta predisposición mental. Así que Scott sugirió a Hilary Barta para una serie que se pudiese alternar con la de Kevin. Esto me llevó hasta otro de mis superhéroes favoritos, junto con The Fighting American y The Spirit, que por supuesto, es Plastic Man. Obviamente, como Hilary había hecho la mejor de las últimas encarnaciones de Plastic Man, me acordé rápidamente del personaje. Gracias a las tremendas habilidades de Hilary y en parte al hecho de que creía que sería capaz de hacer frente al proyecto, me dije: "bien, de acuerdo, vamos a hacer un personaje al estilo de Plastic Man, sólo que será líquido en lugar de tener apariencia plástica. También mezclaremos la sátira de Kurtzman con Jack Cole, de la misma forma en la que mezclamos a Simon y Kirby con Kurtzman en "First American". Además, era un intento de hacer alguna alusión a la animación de Max Fleischer de los veinte y los treinta, aquellas extrañas animaciones del principio como "Koko" y "Out of the Inkwell", porque tenían formas muy fluidas. Ciertamente, "Out of the Inkwell" fue una influencia tremenda en "Splash Brannigan". Así que volvimos a fijarnos en personajes del comic book que me parecían excepcionales y los hicimos destacar entre el resto. Supongo que Plastic Man, Fighting American, The Spirit... de alguna forma todos son superiores al superhéroe común. Esas series son inteligentes, tienen sentido del humor, un estilo propio personal. Así que la mezcla de todo esto junto a otras influencias produjo "Splash Brannigan".

No estoy seguro de dónde proviene Jack B. Quick. Siempre me gustó la idea del chico inventor. En los cómics solían aparecer un montón de chicos inventores, y no se les ha vuelto a ver. Y es como una idea estúpida... la idea de un niño de diez años que posiblemente tiene una comprensión milagrosa de la ciencia, pero aún así me parece un concepto comprensible. Porque desde entonces la policía ha empezado a utilizar las pistolas táser. ¿Sabes de dónde proviene el término?
CBA: Bueno, supongo que viene de utilizar un láser.

ALAN: No. "táser" es un acrónimo de "Thomas A. Swift´s Electric Rifle". [Risas.] Está sacado de una de las primeras historias de Tom Swift, que usaba el arma como una especie de rifle que disparaba dardos con un cable acoplado a un pequeño generador. Así que esa ridícula idea de un chico inventor le puede resultar comprensible a todo el mundo. Decidí fijarme en ese niño inventor que parecía hacer aparición por todos lados durante el boom científico de los cincuenta y sesenta, y actualizarlo, al menos científicamente hablando. Aunque lo dejásemos en ese entorno rural parecido a Kansas, en un período de tiempo indeterminado, un pedazo de tiempo del pasado americano. Pero en su lugar Jack habla sobre este tipo de ciencia, este tipo de ciencia cuántica ridícula de hoy en día. Parte de la ciencia moderna es tan bizarra que es como si tuviese la misma lógica que la de uno de los niños de Lewis Carroll. Creía que escoger a un niño de diez años, con todas esas ideas locas y absurdas, tampoco es que fuese un concepto tan complejo, ya que si hablamos sobre los términos científicos tal y como entendemos ahora mismo la ciencia, siempre tiene toda la razón y sencillamente es un completo genio. Parecía un concepto que podía funcionar muy bien. Me refiero a la mezcla de esa atmósfera rural y del pasado y los últimos descubrimientos de Stephen Hawking, que nos dieron el agujero negro que aparecía sobre los pastos de las vacas del primer episodio, y la anti-gravedad de la mantequilla aplicada a un gato del tercer número. Acabamos probando algunas ideas. Un montón de historias de Tomorrow Stories consisten en coger a personajes que no parecen tener un equivalente moderno y que en realidad no son superhéroes estándar, y pensar algo que hacer con ellos que pueda ser interesante.
Al igual que Cobweb, porque siempre había pensado en personajes como Phantom Lady, las "heroínas glamurosas", que en realidad no tenían mayor propósito que pasearse con un pequeño vestido que pareciese glamuroso. Ese era el motivo de que todo el mundo comprase sus series. Pero al mismo tiempo... quizá porque era una especie de cosa sexy de los cincuenta que se ha ido desvaneciendo por culpa de las sensibilidades más modernas, echaba de menos esa relativamente inocencia camp de la chica glamurosa de los cincuenta. Especialmente cuando la comparas a esa clase de figura de Vargas, del tipo de estrella porno con la corrida salpicada encima actual. Pensé que podíamos crear algo con una inocencia encantadora. Es una pena que esas viejas historias de "Phantom Lady", aparte del hecho de que tenga un escote maravilloso, no posean nada más recomendable, no fuesen interesantes de ninguna forma. Así que en "Cobweb" decidimos crear a ese personaje camp y con mucho glamour que lucha contra el crimen, algo muy kitsch de los cincuenta, del estilo de la Rubia Fantasma, la Gata Negra o La Chica Fantasma, cualquiera de ellas, y usarlo con alegría, de forma que pudiésemos hacer lo que quisiéramos, que si se nos antojaba pudiésemos hacer, no sé, un show con una pequeña Cobweb de cinco años. O que pudiésemos hablar sobre la villanía al estilo victoriano mediante un collage. Algo con lo que pudiésemos hacer lo que quisiéramos con el personaje. 

Cuando pienso en la esencia de la mayoría de los superhéroes y les doy un repaso, me doy cuenta de que hasta cierto punto tan sólo son un nombre y un emblema en el pecho. Por ejemplo, eso parece ser Batman. No existe parecido alguno entre el Batman vengativo creado a finales de los treinta con el Batman sonriente y amigable de los cincuenta, ni con el Batman tenso, tirante y oscuro de Neal Adams de los setenta. O con el Dark Knight de Frank Miller de los ochenta. No son el mismo personaje. Lo único continuista son el nombre y el emblema en su pecho. Me parece lo más atractivo del personaje. Me refiero que a quién le importa la continuidad en general.

Claro, creíamos que sería interesante que Cobweb tuviese una sidekick llamada Clarice, que sepamos que tiene un moño, lleva una máscara y un diseño del emblema de Cobweb en el cinturón. Una vez establecido todo esto, podemos hacer lo que queramos con el personaje. Por lo que nos resultaba muy atractivo. 

Como he dicho antes, me encantan las antologías en general. Creo que la mayoría de los grandes comic books de la historia se editaron en una antología, y me atrevo a decir que nada podría hacerme cambiar de idea. La mayor parte de los mejores conceptos, los personajes más duraderos de la historia del comic book, provienen de los tomos antológicos, donde aparecía una enorme variedad. ¿Se vende allí el pack de cereales variados de Kellogg´s?

CBA: ¡Claro!

ALAN: Cuando era niño me encantaba, porque podías comerte los Cocoa Puffs por la mañana y los Sugar Pops al día siguiente. Había variedad y a mí me gusta la variedad. En algunos de los viejos cómics aparecían dos historias, cuatro historias, ocho historias, todas diferentes unas de otras y con una extensión diferente recogidas entre la portada y contraportada. Te daba la sensación de que habías conseguido una comida completa, una cena de cinco platos o algo así. Era algo que quería intentar hacer en Tomorrow Stories.

(Continuará)

1 comentario:

Juan O. dijo...

Gracias, Frog!