martes, 11 de septiembre de 2018

¡LA ESPECTACULAR RESEÑA DEL TREINTA Y TANTOS CUMPLEAÑOS DE 2000 AD! (2 DE 6)

Artículo de Tucker Stone y Joe McCulloch para The Comics Journal (página web, 2015). Traducido por Frog2000. Parte 1.

Future Shocks de Alan Moore completo. Edición en España por parte de Kraken.
Por Alan Moore, Dave Gibbons, John Higgins, Brendan McCarthy, Steve Dillon, Bryan Talbot, Alan Davis, Paul Neary, Ian Gibson y más.

TUCKER: Si bien algunas de estas historias han estado disponibles antes en otras recopilaciones, la mayoría se publicaron en los Estados Unidos en varias antologías temáticas, y ​​muy pocas hicieron gala de un buen coloreado o una impresión adecuada. Lanzar versiones legibles de estas historias vale mucho la pena y el editor merece todo el crédito por hacerlo, incluso si los resultados son la obra de un autor que todavía estaba lejos de realizar sus mejores trabajos. Las limitaciones de Future Shocks -longitud, tono e ideas en general- dieron como resultado algunas de las obras más cursis de Moore. Sin embargo, son lo suficientemente interesantes como para complacer al público al que está dirigido el tomo, una audiencia para la cual la palabra "Completo" del título es tan importante como el nombre de los guionistas, y mucho más atractiva que las palabras "Future Shocks".  Esto no es lo que está buscando el lector de cómics casual, un individuo que se aleja bastante de la audiencia habitual de The Comics Journal, y por lo tanto uno que nunca leerá esta advertencia.

JOE: Titan Books sacó un par de tomos extra-grandes de gran tamaño a mediados de los 80 donde también se recogía de forma legible la mayor parte de estas historias... pero sí, básicamente estoy de acuerdo. Las historias de Future Shocks / Time Twisters son divertidas, y con razón han sido aclamadas como buenas historietas, tradicionales, una obra de entrenamiento de escritura sucinta de cómics, pero la emoción de ver algunas de las ocurrencias de último minuto en su mayoría se limita a ver qué es lo que va a ocurrir en la trama, en plan: "ooh, ¡ese tío visita esos lugares!" Recopiladas, las historias son nostálgicamente buenas, y también sirven para estudiar dónde se originaron los impulsos a partir de los que inevitablemente surgieron obras posteriores más largas y mejores, pero rara vez son tan satisfactorias como para considerarlas más allá de lo que son.

Aún así, me gusta volver a leer las historias de Abelard Snazz, una serie de continuará no oficial sobre un inventor, genio y gilipollas (a quien Moore transformó en Jack B. Quick años después para su línea ABC...) en ellas se puede encontrar una buena dosis de humor mezquino. Supongo que otras dos historias son ya clásicos reconocidos: Chronocops!, que son Moore y Dave Gibbons haciendo un bonito homenaje a los primeros tiempos de Kurtzman y Elder en la Mad, y The Reversible Man, un recuento muy inteligente y al revés de la vida de un hombre en forma de historia de terror que habla sobre la pérdida de control, aunque la inteligencia con la que está hecha y el placer superficial de la escritura de Moore y su concepto sentimental en realidad no se traduce en una historia con demasiada sustancia... lo que puede ser un comentario bastante acertado para toda la recopilación. Aún así, fíjate en esa jodida lista de dibujantes: es una convención VIP de la 2000 AD de los primeros ochenta, algo con su propio y ligero interés.
Juez Dredd: los archivos completos 01-09. Edición en España por parte de Kraken.
Juez Muerte: Death lives!
Por John Wagner, Carlos Ezquerra, Brian Bolland, una sexta parte adicional de los habitantes del Reino Unido, otros.

TUCKER: No existe razón en el mundo por la que tengas que leer Juez Dredd desde el principio, pero mira: en primer lugar nadie necesita una razón para leer un cómic. A pesar de que los comienzos de Dredd podrían no resultar adecuados para todo el mundo, para mucha gente es lo mejor de lo mejor, y probablemente lo seguirá siendo en los años venideros. Son cómics sólidos, en ocasiones excelentes, divertidos hasta morir y bien vale la pena leerlos de forma habitual. Dicho esto, si no quieres iniciarte en una relación que rara vez muestra signos de desviarse de su camino, y tal y como Douglas Wolk ha demostrado tan acertadamente, estos Archivos Completos son ese tipo de relación, muchas de las colecciones no completas servirán como una apropiada y saludable antología a revisar. Hay volúmenes que se centran en guionistas y dibujantes (de estos, el mejor es probablemente el de Bolland, aunque esto tiene tanto que ver con el tiempo en que Bolland estuvo trabajando en el título como con su trabajo artístico), así como centrados en el personaje (más en los siguientes párrafos.) Al igual que los cómics de superhéroes, Dredd tiene cierta tendencia a dominar la partida con su sola presencia, y tal y como además ocurre en los cómics de superhéroes, hay pocos motivos para pensar que cualquiera que se lea esto vaya a confundirse sobre lo que le parece el personaje. Es la franquicia más popular de 2000 AD, y si te gustan los cómics de género, puede ser para ti. Si no, es que no pillas la idea.

JOE: Cabe señalar que el Live Death! de Bolland presenta muchas ideas que se volvieron a utilizar posteriormente, ya sin Bolland, lo que incluye al Juez Muerte, una especie de Joker que se ha usado en pocas ocasiones... ¿o quizá usarlo con moderación lo convierte justo en lo opuesto al Joker? Llegados a este punto, probablemente lo mejor sea recomendar el volumen de IDW en tapa dura "Todo el Juez Dredd de Brian Bolland" (aunque hay que tener en cuenta que es bastante caprichoso porque *solo* recopila los capítulos dibujados por Bolland de varias historias de continuará, dejando el resto a tu imaginación...), pero uno de los encantos (?) de Dredd es que realmente no existe un momento perfecto por el que comenzar. Le concedo a Wolk que el Archivos Completos 05 bien podría ser la mejor de las recopilaciones de S&S, en el sentido de que es básicamente independiente, pero cuenta con varias historias más largas e importantes (para la continuidad del personaje), y se pueden comprobar los primeros pasos de los diferentes guionistas y dibujantes. Archivos Completos 10 aparecerá en junio, y con él ni siquiera se llegará a la mitad del material disponible, y dada la prominencia del personaje más reconocible en los planes de futuras publicaciones de S&S, puede que incluso podamos verlo al completo con atuendo norteamericano.
Dredd: Urban Warfare
Dredd: The Illustrated Movie Script and Visuals
Judge Dredd: The XXX Files
Hondo City Justice: Revenge of the 47 Ronin
Banzai Battalion: Just Another Bug Hunt!
Judge Dredd: Mutants in Mega-City One
Judge Dredd: Fatties
Judge Dredd: The Garth Ennis Collection
Judge Dredd: Cry of the Werewolf
Judge Dredd: Inferno
Judge Dredd: When Judges Go Bad
Judge Dredd: Crusade
Judge Death: The Life and Death of...
Judge Dredd: Mega-City Masters 01-03 (el primero está editado en castellano por Kraken.)

Por todo el mundo, literalmente todo el mundo.

JOE: Me gustaría decir que esto es una buena cantidad de mierda del Juez Dredd. Esto debe ser todo lo que Tucker y yo no (no) hemos conseguido leer aún, y al menos media docena de tomos adicionales están programados para principios de 2016. Muchos son recopilaciones exclusivas de relatos cortos editados por S&S, agrupados en torno a creadores o temáticas, algunos de los cuales llenaron las estanterías de las librerías justo antes del estreno de la película de Dredd de 2012 (que desde entonces ha generado una continuidad alternativa en los cómics, tal y como se puede comprobar en los volúmenes de "Illustrated Movie Script" y "Urban Warfare"). Posiblemente por primera y única vez en la historia de los cómics, los volúmenes temáticos, por superficiales que parezcan, son probablemente la mejor apuesta que los centrados en creadores (que se incluyen en los tomos de "Mega-City Masters"), porque Juez Dredd ha demostrado ser un hueso notoriamente duro de roer para todos aquellos escritores que no sean su co-creador John Wagner; en particular, cualquier cosa con el nombre de Garth Ennis o Grant Morrison en la portada debería afrontarse con una prudente disminución de las expectativas.
Juez Dredd: Orígenes. Edición en España por parte de Kraken.
Por John Wagner, Carlos Ezquerra, Kevin Walker.

JOE: Oh, espera, sí que puedo decir algo sobre este. Orígenes apareció en 2000 AD entre finales de 2006 y mediados de 2007, de tal modo que coincidía con el trigésimo aniversario de la saga del Juez Dredd. Es una especie de remake de la primera historia larga de Dredd, "The Cursed Earth", de 1978, en la medida en que es una crónica por episodios del viaje de Dredd y otros a través de las áridas tierras radioactivas, pero sirve principalmente para establecer una historia de origen perfeccionada no solo para Dredd, sino también para el mundo post-cataclismo que el personaje patrulla incansablemente.

Es un tomo extremadamente raro, casi perversamente carente de impulso a la hora de seguir contando la historia, y probablemente sea más adecuado para los devotos capaces de apreciar los matices de Mega-City One que para los nuevos lectores potenciales que presumiblemente gravitarían hacia un tomo titulado "Orígenes". También está cargado de alegorías políticas sobre la época de la Guerra de Irak, argumentando que la destrucción de la Civilización recae en un presidente cowboy estadounidense, lo que me hace recordar Pluto, el tributo al mangaka Osamu Tezuka que hizo Naoki Urasawa, otra serie de aventuras de ciencia ficción que se remonta a una época más temprana mientras que simultáneamente surge en un momento cultural muy específico. 

"Origins" también suministra cierto punto de inflexión para Wagner como guionista de la serie: el desenlace fatalista y sombrío de la historia marca la transición del Dredd de Wagner hacia la melancolía. Aunque muchas veces sigue siendo divertido y emocionante, siempre está marcado por la presencia de un protagonista importante atormentado por serias dudas acerca de aquello a lo que ha dedicado toda su vida. Dicha caracterización continuaría en las historias tan ultra-largas como las del Cerebus de Wagner, Tour of Duty y Day of Chaos. Esta última revisa The Apocalypse War de 1982 de la misma manera en que Origins evocaba The Cursed Earth, pero haciendo gala de un tono anti-climático más apropiado y excéntrico. La recopilación inglesa en dos tomos de la historia principal de Day of Chaos será editada por S&S a finales de este año.
Mean Machine: Real Mean
Por John Wagner, Alan Grant, Gordon Rennie, Greg Staples, Steve Dillon.

TUCKER: Mean Machine era un popular personaje secundario de una de las primeras historias de Juez Dredd resucitado por Wagner, y la suya es una popularidad que (obviamente) duró lo suficiente como para que la gente de 2000 AD urdiera suficientes historias con el personaje como para merecer un tomo que costase un billete de veinte dólares. Si bien Dredd aparece en la mayoría de las historias, nunca es el personaje principal... lo que las reviste de un nivel de calidad superior e inferior que, en su mayor parte, suele tender hacia la baja. Tampoco podemos culpar a Mean con demasiada dureza: funciona mejor como secundario, y cada guionista tiene su propia opinión sobre lo violento y divertido que puede ser en estas historias. (A veces un cabezazo de Mean equivale a una muerte brutal, otras es solo un movimiento bufonesco, pero no hay forma de saberlo hasta que se ve qué ocurre después). El dibujo siempre es consistente, solo que parece problemático comprobar que es el tipo de trabajo que nunca te vas a parar dos veces para contemplarlo. En realidad, ese es uno de los mayores logros de 2000 AD: rara vez tiene mala pinta. Los cómics de género estadounidenses, las cosas que suelen publicar Image, Dynamite e IDW, así como DC y Marvel, son totalmente impredecibles, y últimamente, los dibujantes que son poco más que competentes, sencillamente parecen dibujar con el mismo lápiz que sus pares más talentosos, ese tipo de dibujantes que realmente se merecen cierto culto. En ocasiones, en 2000 AD se pueden ver ráfagas de emoción visual, pero en su mayoría el cómic se apega a un estándar que rebasa ligeramente el promedio. Es difícil asociar esta característica de la revista con algún nombre específico; durante mucho tiempo ha sido su mayor perogrullada, más que en el caso de cualquier otra editorial, así que supongo que tienen que tener algún sistema para conseguirlo, un sistema que quizá se podría replicar aquí.

JOE: Tucker no bromea sobre la longevidad de Mean. En este momento, mientras estás leyendo esto, Judge Dredd Megazine está publicando una historia que publicitan como los últimos días de Mean Machine, lo que sugiere que quizás la pesadez antes mencionada en la obra de Wagner sea también un síntoma lógico de que los personajes envejecen en tiempo seudo-real...
Judge Anderson: The Psychic Crime Files.
Por Alan Grant, Carlos Ezquerra, Trevor Hairsine, Boo Cook.

TUCKER: Aunque la Juez Anderson (una Juez psíquica que frecuentemente ayuda a Dredd, con mayor frecuencia aún cuando aparece el Juez Muerte) es ciertamente lo suficientemente popular por sí misma, sus aventuras en solitario tienden a formar parte de grandes aventuras, quizá porque Alan Grant parece un poco demasiado orgulloso de la forma en que ha escrito a su personaje femenino: alguien que no confía en sus artimañas femeninas para salvar el día. Esto es lo que hay: no hacer algo estúpido no es lo mismo que hacer algo inteligente, y "no ser sexista" no es lo suficientemente impresionante como para mantener a nadie ocupado el tiempo que lleva leer una guía telefónica de historias. Yo no lo he hecho, pero sin embargo, apuesto a que alguien lo ha conseguido, un buen lema que se podría usar si alguien quiere intentar engañar a un potencial lector que cree que merece la pena comprarse este tomo.

JOE: Curiosamente, a pesar de que Anderson lleva presente desde 1980, entiendo que esta colección de S&S es en su mayoría material más nuevo: una historia de finales de los 80, una de finales de los 90 y luego todo lo de finales de los dos miles y principios de los ´10s... no es que me queje de todas esas páginas de Carlos y Héctor Ezquerra o Boo Cook, quien tiende a encontrar un buen equilibrio entre el período "pintado" de Bisley de la revista y el cartoon gracioso. También disfruto del descaro de los guiones de algunas de las historias posteriores. En la más reciente serie de Anderson en Judge Dredd Megazine (NO recopilada en este tomo), la protagonista intentó cometer suicidio, aparentemente por culpa de la presión psíquica de un villano, pero principalmente era un vehículo para que Grant profundizase en sus ideas sobre lo que es envejecer y su respuesta negativa al desastre que es nuestro mundo. En cierto modo, recordaba a las cosas más interesantes de Anderson: las prolongadas historias y visiones de búsqueda de trauma psicológico de Grant, pero supongo que S&S simplemente no quiso recopilarlo. (Su tomo comprende gran parte del segundo y tercer volumen de "Judge Anderson: The PSI Files" publicados por Rebellion.) Aunque no son más que simples y entretenidos artículos desechables y el trabajo está bien-aunque-no-es-lo-mejor-que-el-autor-pudo-escribir-ese-día, no es que exactamente se pueda vender como la obra de una fuerza prominente de la escritura que se está ocupando de un personaje de toda la vida querido por todos.

(Continuará)

No hay comentarios: