martes, 4 de septiembre de 2018

UNA CHARLA TELEFÓNICA CON MARIE SEVERIN

Por Mary Fleener para The Comics Journal 237 (2001), introducción de Anne Elizabeth Moore. Traducido por Frog2000.

En la Comic-Con International de San Diego de este año, Marie Severin hizo lo que nadie antes había logrado: arrastrar mi lastimado trasero hasta uno de los paneles de Marvel Comics.

El acto en cuestión era el Marvel Bullpen Reunion Panel, donde Severin recibió el reconocimiento no oficial como miembro del personal de Marvel que había creado la mayor cantidad de caricaturas paródicas del resto del personal de Marvel para luego pegarlas en la nevera. En algún otro momento bromeó acerca de vender besos en su stand de la Con. Su agudo ingenio, siempre con ánimo jocoso, demonios, incluso su condenado y majestuoso porte, me llamaron la atención de inmediato. ¿Cómo sería para una mujer como ella (y Severin es toda una mujer) sentarse en el Bullpen, intercambiar ideas, trabajar en equipo, modificar los trajes, las tramas y los personajes?

En abril de este año, la editora invitada Mary Fleener llamó a Severin para conseguir la respuesta a esta pregunta. Después de sus inicios en EC, sus 30 años en Marvel, su obra para Mad, Not Brand Echh!, Dr. Extraño y Hulk, el así denominado retiro de Severin apenas parece algo con lo que sosegarse. Tras esta sencilla e hilarante conversación, Fleener me dijo que cree que Severin es su madre de la que la separaron al nacer. Espero que tenga razón. ¿Puedo celebrar en vuestra casa el Día de Acción de Gracias, señoras?
FLEENER: Así que te encuentras trabajando como colorista de 72 páginas de un proyecto de DC.

SEVERIN: Sí, lo estoy haciendo a mano, con pinceles y todo. Los personajes son Bizarro y el otro se escribe MXYZPTLK. M - X - Y - Z...

FLEENER: ¿M - K - Y - B...?

SEVERIN: No. M - X - Y... Z como en zarigüeya, P como en pito, T como en tetas, L como en ladilla, ¡y K, como en karaoke! No me preguntes quién es, estuve trabajando para Marvel durante 30 años, así que no conozco bien a estos personajes de DC. Es un tebeo de humor, ya sabes, tonto, enloquecido...

FLEENER: ¿Todavía sueles quedar con los dibujantes de la Mad? Has mencionado que alguna vez cenaste con Mort Drucker y todos os lamentásteis de que los ordenadores finalmente tomarían el control del mundo, y que ninguno de vosotros habíais tenido la oportunidad de aprender cómo usar uno.

SEVERIN: No lo he conocido hasta hace poco. En la revista Mad solo estuve trabajando durante un par de números en los cincuenta. A Drucker lo conocí mucho después. Conocía a Gaines muy bien, pero nunca volví a trabajar para Mad, aunque solía ir allí para ver a los chicos. Yo no era una "habitual" de la revista. No suelo ver a mucha gente del medio, solo en Convenciones.

FLEENER: ¿No te emocionó acudir a los Premios Eisner del 2000 y sentarte en la misma mesa con todos los artistas de Mad, como Bill Elder?

SEVERIN: No. [Fleener se ríe.] ¡Pensaba que eran ellos los que estaban emocionados de estar sentados en la misma mesa en la que estaba yo! [Más risas.] Estábamos muy alejados. Todos estaban tan emocionados y encantados de tener a Jack Davis allí que sufrieron una apoplejía. Todos querían sentarse en su misma mesa.
FLEENER: Bueno, ¿sabes quién estaba sentado detrás de mí, en la oscuridad?, Gahan Wilson.

SEVERIN: ¡Lo estuve buscando! ¡Me hubiese gustado conocerlo! Es uno de mis artistas favoritos, ¡está absolutamente loco!

FLEENER: Estaba sentado allí con una mirada maníaca en el rostro, sosteniendo su vaso de vino blanco, y en la oscuridad parecía tan espeluznante y espectral como sus personajes de las tiras.

SEVERIN: Mi caricatura favorita suya es una en la que alguna gente -ya sabes su forma tan divertida de dibujar a la gente- aparece sentada en un balcón en uno de esos rascacielos y por encima del balcón, a uno de los lados, hay una pequeña marioneta de mano, y un poco más arriba, en otro balcón hay otra marioneta, con las cuerdas y todo, y están bailando, y el tipo se vuelve hacia su esposa y le dice: "Mira, los de arriba acaban de empezar." [Risas.]

FLEENER: ¿Te han ofrecido alguna oferta para dibujar este último año?

SEVERIN: Uno de los editores de DC me pasó una de esas pequeñas historias de 6 páginas de Batman: Black & White, y me dijo: "¿Qué técnica quieres usar?" Y le contesté: "Me da igual hacerlo semi-realista o al estilo Not Branch Echh!, tú dame un guión y lo haré, ¿sabes? Así que saldrá en algún momento, no sé cuando. Les dije que me diesen una fecha límite holgada, porque he estado ocupada. ¡Cuanto te jubilas no tienes mucho tiempo para nada! Sencillamente no lo tienes. Te apresuras para intentar hacer todas las cosas que nunca has podido hasta el momento, ¡y tardas más porque ya eres vieja! [Risas.] ¡Y también te olvidas de qué es lo que querías hacer! Te quedas plantada en medio de la casa y te dices: "¿Qué estoy haciendo con estas tijeras en la mano?" [Risas.]
FLEENER: ¡O te quedas parada con un cuchillo en la mano!


SEVERIN: ¡Completamente ensangrentado! [Risas.]

FLEENER: Este año vas a ir a la Comic-Con de San Diego y he oído que vas a compartir habitación con Ramona Fradon en el Marriot. ¡Es un buen plan!

SEVERIN: Es por el lado de "vistas al puerto". ¡Vamos a poder mirar la bahía! Y también nos podremos arrojar desde el balcón. No, no creo que tengan balcones. [Risas.] El año pasado me tocó la vista de la piscina, pero tampoco es que mirase mucho.

FLEENER: ¿No te gusta mirar a los turistas medio desnudos? [Risas.] Así que este año vas a estar en el Callejón de los Dibujantes...

SEVERIN: Estaremos John Buscema y yo. Es uno de los invitados, pero no creo que vaya a dibujar nada. Solo estará firmando sus obras. Se le conoce mucho por Conan.

FLEENER: En el caso de que alguien quiera un original tuyo, ¿tienes representante con el que se pueda contactar?

SEVERIN: No. No.

FLEENER: ¿Te queda alguno?

SEVERIN: No muchos, y los que tengo son un poco malos.

FLEENER: ¿Qué te parece traerte algo a la San Diego Comic-Con? Ramona Fradon siempre se trae un buen montón de cosas.

SEVERIN: No creo que me quede nada que merezca la pena, porque una vez, hace años, unos tíos me fastidiaron. No tenía idea de lo que mi obra iba a valer más adelante, y vinieron y les vendí cosas por 10 dólares la página, 30 dólares la página, [Fleener gime.]
Y ahora los veo en las Convenciones... 450 dólares... lo que sea, pero acuérdate, tampoco es que tenga muchos originales, porque la mayor parte del trabajo que hacía mientras estaba trabajando en Marvel era diseñar, abocetar, dibujar cabeceras, y de vez en cuando hacía una historia. Hacia el final dibujé algunos cómics para niños, pero no eran de superhéroes, no creo que le interesen a nadie...

FLEENER: En el último número de Comic Book Artist aparece una carta de Tim Truman. Es un dibujante que escribió una carta a la sección de correo en la que decía: "...En cuanto al trabajo de Severin, compraría cualquier cosa en la que en los créditos se indique que ella ha hecho la tinta o el lápiz..."


SEVERIN: ¿De verdad?

FLEENER: "...Es una de las grandes de la industria. Siempre recuerdo que cada vez que su nombre aparecía en la Kubert School, invariablemente, cualquiera de los profesores comenzaba cualquier comentario con: "¡Severin! ¡Qué dulce es!"

SEVERIN: ¡Bien, eso es cierto! [Risas.] Es muy cierto. ¿Qué edad tiene ese chico?

FLEENER: Creo que es un poco más joven que yo.

SEVERIN: ¡Toma ya!, siempre me sorprende que alguien sepa que estoy viva o incluso que conozca mi trabajo, porque nunca he recibido demasiados comentarios, y nunca he tenido mucha presencia en las redes. En mi época era casi imposible, ¿sabes? Los chicos sí, pero una mujer soltera no se juntaba con ellos para jugar a las cartas, al menos yo no lo hacía, y si alguna vez conozco a personas a las que les guste mi trabajo, seguro que me daría por pensar: "¡El mío! ¡Tienes un gusto exquisito!" [Risas.] ¡Caramba, me gustaría echar un vistazo a la obra de Tim!

FLEENER: Veamos, ¿tengo alguna otra pregunta tonta por aquí?

SEVERIN: "¿Crees en la vida después de los cómics?"... ¿sí o no?

FLEENER: Creo que todos estamos ya viviendo esa vida. [Risas.]


SEVERIN: Sí. [Se ríe.] Sí que lo estamos.

No hay comentarios: