sábado, 29 de junio de 2013

ALGUNAS PALABRAS ACERCA DE AMERICA´S BEST COMICS, POR ALAN MOORE


ALGUNAS PALABRAS ACERCA DE AMERICA´S BEST COMICS, POR ALAN MOORE
(Artículo aparecido originalmente en Gen 13, vol. 02, número 38. Traducido por Frog2000)

Cuando tenía ocho años, desmantelar relojes era fácil y divertido. Por el contrario, ensamblarlos era algo casi imposible. Pero aún sigue siendo un método de trabajo creativo con una honrosa tradición detrás: hacer pedazos las cosas y luego volverlas a juntar. Nuestros primeros científicos, los alquimistas, describían dicho proceso con la fórmula "solve et coagula", disolver y coagular. Años más tarde preferimos otros términos como análisis y síntesis, pero la idea sigue siendo la misma. Durante el análisis, desmenuzamos algo en pedazos y lo examinamos. Durante la síntesis, juntamos todas las piezas separadas de una forma que esperamos que mejore la inicial. 

Desde hace años los cómics están siendo analizados y deconstruidos: destrozados y estudiados desde cualquier punto de vista que pueda concebirse. Los personajes han sido evaluados en términos psicológicos o políticos, se ha indagado en su naturaleza mística o sexual, disgregado su totalidad en partes más pequeñas que resulten más fáciles de estudiar. La industria del cómics ha ayudado en el proceso, separando el crisol inicial de estilos y actitudes en categorías y géneros estrictos. El humor y la aventura han sido situados en casillas separadas, cada una de ellas subdividida a su vez. Un montón de "solve", pero no mucho "coagula". Los engranajes del reloj se han quedado repartidos por toda la mesa de la cocina. Ahora es cuando llega la parte más difícil.

A pesar de nuestros gustos diferentes como lectores y creadores, tenemos pequeñas dificultades para identificar los componentes que componen el medio que amamos de los cómics. Amamos los cómics cuando nos asustan, nos emocionan, nos hacen reír o nos narran algo que no sabíamos. Los amamos por su sensualidad y "glamour", por su inocencia y encanto. Nos encantan los dibujos estupendos, las historias sólidas y las portadas atrayentes. Amamos a los vaqueros, a los caballeros y a los super-humanos; nos encantan los monstruos, los novios, los piratas, los dioses y cualquier animal que lleve guantes puestos. Estamos enamorados de los dibujos y estamos enamorados de las palabras. 

America´s Best Comics representa el esfuerzo honesto por conseguir coagular y sintetizar todos los elementos anteriores; por ajustar los engranajes en el interior de la carcasa para que lo que acabamos de ensamblar no sólo funcione, sino que esperamos que funcione mucho mejor. Queremos comedia, romance, suspense, inteligencia y belleza agitado en la misma mezcla para conseguir algo que sea irresistible. Queremos imaginación que no esté limitada por categorías, o por las ideas preconcebidas que un "público" a la moda podría favorecer durante ese mes en concreto. Queremos una obra que represente la mayor calidad que se pueda conseguir, y asegurarnos de que se mantiene dicho nivel de compromiso. Todo lo que deseamos es que lo mejor esté representado en los cómics. 

Para conseguir dicho fin, el talento que hemos reunido abarca el mundo del cómic al completo, desde el "underground" hasta el "mainstream", con series que se extienden desde lo satírico hasta lo serio, desde lo más novedoso a lo clásico. Ya sea la aventura maníaca de la alta época Victoriana de Kevin O´Neill en "La Liga de los Hombres Extraordinarios", las heroicidades "pulp" de Tom Strong dibujadas por Chris Sprouse, el relato de Ciencia Ficción surrealista de Kevin Nowlan titulado Jack B. Quick o la psicodelia inspirada en la mitología de la maravillosa Promethea de J. H. Williams, te prometemos que cada número intentará conseguir lo mejor que se puede alcanzar en el campo escogido. Hemos montado de nuevo el reloj. Ahora ha llegado el momento de que tú nos digas si funciona.

Alan Moore
Northampton, enero de 1999

1 comentario:

Embryagados dijo...


¡Que felices se las prometía! Y a pesar de lo oscuro de la venta a DC de wildstorm y el final, algo abrupto, aquella etapa quedó como un oasis de creatividad en una época aciaga.