martes, 25 de junio de 2013

ENTREVISTA CON HONEYMOON KILLERS (1991)

 
Entrevista en HOWL magazine nº 10. Junio de 1991. Alguien la escaneó para Pop Catastrophe. Traducida por Frog2000.

Es rockn'roll tan ruidoso que te puede dejar sordo, con tormentas de efectos latiendo laboriosamente a través de espirales hipnóticas, hundiéndose fuertemente en el terreno pantanoso de las guitarras pero manteniendo siempre la cabeza por encima de la superficie, "viajando por tu mente"... así, de esta forma, es como se podría catalogar a The Honeymoon Killers, que siempre transitaron ese terreno, aunque ahora mismo quizá ya no del todo. Son diferentes, no sólo de Pussy Galore, sino de todos en general. Son la banda más amable y amigable de todas, y por supuesto, cantan sobre asesinatos y sexo, sangre y amor. La información que se puede encontrar sobre estos "compresores de basura" alimentados con treinta años de rock and roll, hablemos de malas películas, cómics, revistas de chicas desnudas, comida basura y/ o todo lo que la buena "Mala América" tiene para ofrecer es muchísima. Y de esa forma, cargados con cien litros de Schweis, empezamos a calentar motores.

Los informes eran ciertos. Son recicladores de rock'n'roll al estilo de los Cramps, Pussy Galore, Boss Hog, pero más molestos, de una crudeza a la que los otros nunca han llegado.

Después de escucharlos los primeros días, la basura de los Killers fue haciéndose más atractiva y compacta, aunque siguiesen pateando traseros, cada vez más y más. Es probable que con su nuevo mini-álbum todavía lo sigan haciendo. Construyen rock diabólico que surge de la nada, retorcidas blasfemias salidas de la jungla que no te gustaría perderte por nada del mundo. Algo como "El lechero de Kansas City" [Kansas City Milkman] que aparece en la portada que acompaña a su último single, grabado con el nuevo batería Russell [Simmins] y Jon Spencer (ex Pussy Galore, ahora en Boss Hog), plagado de grasientos vientos, ritmos terminales, una conexión entre el ruido industrial y la áspera música sexual de la ciudad, eso es todo. Quizá se podría definir como “moderno”.

En el pasado, los Honeymoon Killers eran principalmente Jerry (guitarra, voz) y Lisa (bajo, voz), ambos como núcleo de todos los demás que han ido pasando por el grupo, músicos como Cristina [Martinez] y Spencer de Boss Hog, que de esta forma han generado fuertes lazos entre ambos grupos. Cristina fue una Honeymoon Killer durante un año. Sally fue batería durante una larga temporada, pero se marchó a comienzos de año a STP. Los Killers han grabado cuatro LPS, dos minilps y algunas otras referencias. El inevitable Kramer grabó "Let It Breed" y el responsable de la canción que aparece en este número de HOWL fue Wharton Tiers. Después de uno de los preludios más largos para una entrevista de toda la historia de la revista... más el año que se tardó en llevarla a cabo... finalmente...
Lisa, en la última misiva que escribiste nos comentabas que habían ocurrido un montón de cosas desde vuestro regreso a Nueva York en la primavera de 1990. ¿Se produjeron a consecuencia de la nueva formación?

Lisa: Después de la gira por Europa en enero de 1990 y de la grabación posterior de "Til Death Do Us Part" regresamos a Nueva York y nos reunimos con los nuevos componentes por primera vez. Nos parecía un comienzo totalmente nuevo, a partir de cero. Todas esas viejas canciones que habíamos tocado tantísimo, las hicimos por última vez en ese tour, pero sin embargo las teníamos grabadas (aunque todavía no se habían editado), eran como unas demos de... nos parecía imposible empezar de nuevo después de cinco años. Sally lo dejó para tocar la batería en STP y decidió quedarse en ese grupo.

Jerry: Nuestro nuevo batería, Russell, respondió a un anuncio que habíamos insertado en el "Voice". La descripción era "Se busca batería primitivo". Y fue él quien se presentó a la prueba. Un Joven Animal Monstruoso del Rock and Roll. Tenía más pelo que Sally y era el doble de grueso. De todas las personas que se presentaron, Russell era el más peludo, el más grande y el más fuerte, así que nos tocó la fibra. Esa mirada asesina... Uno de nuestros amigos vio una foto suya y dijo que se parecía a un asesino de masas. Luego Jon Spencer se enteró de que estábamos buscando gente, nos dijo que quería grabar un single con nosotros, pero lo que en realidad queríamos nosotros era un segundo guitarrista, así que aceptamos y le hicimos una prueba y le dijimos: "Mola lo que haces, tío."

Russell: Cuando hablé con Jerry por teléfono le pregunté si estaba buscando a una chica para sustituir a Sally. Me dijo, "no, no necesariamente", aunque se encontró con que los tíos tendíamos a tocar demasiados componentes de la batería. Le dije: "Hay todo un exceso de cosas", y me contestó, "sí, tienes razón". Yo también lo odio. Es mejor conseguir un "groove" y ponerte en marcha. Y luego... también le dije: "Soy una chica". Y me dijo, "Y gorda, ¡me parece excelente!". Fue "cool". Definitivamente "cool".

¿Crees que con esta nueva formación va a cambiar el sonido?

L: El sonido ha cambiado (nota: algo de lo que tú, querido lector, podrás convencerte al escuchar la canción que se incluye en este Howl). Es completamente rock. O en otras palabras, Grande.

Jon: "Sí... es emocionante"

J: Sí, es rock.

¿En qué dirección va a evolucionar la banda?

J: No puedo ver el futuro, pero diría que se está moviendo en la dirección correcta.

En mi opinión, los Honeymoon Killers cada vez tienen más influencia del rock plagado de riffs de los años setenta al estilo de Black Sabbath... pero sin abandonar el rock'n'roll thrash original. ¿Estoy en lo cierto?

L: Todo ese asunto de las estrellas del rock es como una especie de continuación de la juventud. En mi caso tan sólo vas a poder esperar a que empiece a hacer versiones de la Partridge Family.

J: La verdad es que he escuchado a los Sabbath un montón, y en el último EP salieron a la luz todas esas influencias. Pero me parece que en realidad, cuando sientes que quieres controlar algo específico, tienes que indagar en ello hasta que creas que lo tienes controlado, y luego tienes que seguir adelante. He escuchado todo tipo de cosas, y lo último que quería era que fuésemos un grupo clavado a un estilo determinado. La variedad es el verdadero condimento de una banda. Tienes que viajar con tu mente.
Vuestro sonido es el típico neoyorquino, está conectado con el rock and roll tradicional, tal y como también lo están los Cramps, Pussy Galore, Boss Hog... aunque los Honeymoon Killers difieran de cada uno de los anteriores. Parece un fenómeno típico de Nueva York, una parte esencial de su imagen musical. ¿Estoy en lo cierto?

L: Creo que no. Simplemente, ves la afinidad por la música que todos escuchamos. Yo no diría que es una cosa propia de NY. Cop Shoot Cop solían decir: "Burn Your Bridges", y creo que hay que hacerlo para mirar al futuro, pero tampoco se debe negar el pasado. Uno es lo que es.

J: Oh, no, yo tampoco creo que sea cierto.

Russell: No sé. Ayer estuve viendo a Neil Young. Fue increíble. Está loco.

¿Formasteis en algún momento parte del movimiento No Wave en los años setenta? ¿Os sentís conectados de alguna forma a tipos como Richard Hell, Lydia Lunch, James Chance (y si es que sigue vivo), ¿sabéis qué es lo que está haciendo en la actualidad?

J: En aquel momento, cuando apareció la No Wave, participé en ella como espectador, y por lo tanto fue parte de lo que me decidió a coger un instrumento aún sin saber cómo tocarlo, un sentimiento que también se podía encontrar en el punk. De alguna forma la música es un lenguaje común y un ritual que debe pasar a la siguiente generación. No sólo pertenece a los músicos. Sería elitista y aburrido. James Chance sigue vivo, pero eso es todo lo que sé sobre él.

Ya que estamos hablando de antiguas celebridades... ¿alguno de vosotros conoció alguna vez a Andy Warhol?

L: Una vez me senté frente a él en el metro. También fui amiga de una amiga suya, pero era demasiado difícil hablar con ella. Terminé cansada de esa relación.

J: Una vez pude conocerlo en la fiesta navideña de la Rolling Stone.

R: No, pero creo haber visto algunos dobles suyos.

Por lo que sé, vuestro primer local de ensayo se encontraba en el sótano de una carnicería. Háblame un poco sobre él. ¿Había ratas? ¿Os inspiraba el olor de la sangre? ¿Era también refugio de un loco asesino de masas (jaja)?

L: En realidad, la carnicería era cosa del pasado, pero la nevera todavía estaba allí, y el fantasma del carnicero. Se celebró una pelea muy peligrosa entre los vivos y los casi muertos. Todo era psicodélico y estaba lleno de juguetes y otras cosas y personas y todo el rato estaban pasando cosas, las grandes cámaras frigoríficas estaban repletas de gente marrón, tranquila y distante. Entrar en aquella nevera, donde no había ni luz ni aire fresco, era una auténtica locura, porque era un cuadrado perfecto, limpio, sin grietas por debajo de la puerta. No despertaba noción alguna de dirección o temporalidad, si estabas sólo en el interior, no había forma de encontrar la puerta.

J: Había una gran cantidad de sangre goteando que creo que me inspiró un montón.

R: Sí. Sí, sangre. A mí también.
Vuestro nombre fue tomado prestado de la famosa pareja de asesinos (revisar este número de Howl de todos modos) de los que también se ha hecho una película. ¿Cómo llegasteis a conocerlos?

L: Jerry tenía una antigua banda llamada Huge Killer Ship, y en aquel momento empezamos a tocar con otra pareja, así que parecía que el nombre tenía bastante sentido. No habíamos visto la película, aunque sí que pudimos hacerlo más tarde...

Una mirada a vuestras letras y se puede ver que habéis visto un montón de películas psicotrónicas. ¿Tenéis alguna favorita?

J: "Faster Pussycat, Kill, Kill!" (1965) y "Beyond the Valley of the Dolls" (1970) de Russ Meyer. Además también nos gusta Herschell Gordon Lewis. "Gore Gore Girls" (1972) me parece muy buena, y por supuesto, "The Honeymoon Killers" (1969).

¿Hay algún lugar donde emitan todas estas películas de forma regular, cines, etcétera?

L: Más o menos. Aunque últimamente en el Lower East Side los especuladores se han llevado por delante numerosos clubes y cines.

R: Sí, bueno, es decir, la mejor pantalla bien podría ser el vídeo de tu propio apartamento. Las películas de Russ Meyer, Hershell Gordon Lewis, o incluso de genios menos conocidos como Ray Dennis Steckler, que tiene una película titulada "Rat Fink A Boo Boo" [1966] que está entre las más divertidas de todos los tiempos... esas películas eran demasiado extrañas como para conseguir un público numeroso, se orientaban a otros mercados, suelen disfrutar de una segunda vida a través del vídeo. En ese sentido los medios de comunicación me parecen bastante valiosos.

¿Qué opináis de la escena contemporánea de cine neoyorquino underground y de cineastas como Richard Kern, Nick Zedd (que se rumoreaba que estaba muerto), etc? ¿O igual os resulta algo así como demasiado "moderno"?

L: Los rumores de que Nick Zedd había fallecido han dado la vuelta al mundo, pero estoy segura de que a él le gustaría hacer creer a todos el mundo que vive muy peligrosamente.

J: Gracias a Richard me compré mi guitarra y Nick fue durante mucho tiempo nuestro vecino puerta con puerta, pero en realidad no sé a lo que se dedican ahora, ni si recientemente han hecho alguna cosa interesante. Tessa Hughes-Freeland celebra cada verano un festival bestial, con sexo, drogas y malos actores. Tal vez haya algo de sangre fresca este año.

Muchos de los títulos de las canciones también podrían ser títulos de películas. ¿Es una coincidencia, o véis alguna de vuestras canciones como una especie de banda sonora de pequeños cortometrajes imaginarios?

J: Suelo ver muchas de ellas como algo muy visual.

¿Soléis ir al cine o sois más unos fanáticos de la televisión?

L: En verano nos vamos al cine porque hay aire acondicionado. Me encantan las películas, pero somos demasiado perezosos y siempre estamos ocupados haciendo cualquier otra cosa, pero solemos alquilar vídeos que vemos mientras comemos palomitas de maíz con pimienta y ajo.

R: Yo veo un montón de películas y también la televisión. Y suelo comer mucho.
¿Cuál fue la primera película que visteis en vuestra vida?

L: La primera que soy capaz de recordar fue "Mary Poppins" [1964].

J: No recuerdo el título, pero la estuve viendo con mi padre y era una especie de película de ciencia ficción en la que los pobres vivían debajo de la Tierra y los ricos en la superficie del planeta, hacían fiestas con máscaras, y aparecían personas con ojos en el centro de la cara y otras cosas por el estilo. Era un programa doble con otra película de ciencia ficción sobre el tío de alguien, un personaje que se parecía a una rana crecida y que se escondía en el ático, y cada vez que alguien se acercaba, el protagonista se echaba a llorar. Me he olvidado del nombre de esas películas, pero creo que en algún momento volveré a encontrarlas. Siempre me quedaba fascinado con esas películas espeluznantes.

R: Recuerdo que siempre daba la lata para ver otra vez a aquellos monos que tocaban los bongos y tambores en el "Libro de la Selva" de Disney. Mi madre volvió a verla conmigo como unas diez veces. Madre no hay más que una, ¿verdad?

¿Y cuál fue el primer disco que os comprasteis?

L: Cuando me regalaron un tocadiscos, mi mamá me compró dos singles. La mujer de la tienda Target (una cadena de productos baratos) le dijo que eran muy populares. Eran "Gypsy Woman" [Curtis Mayfield] y "One Bad Apple" con "He Ain´t Heavy He´s My Brother", de los Osmonds, en la cara B.

J: No me acuerdo del primer disco que me compré, pero sí que me acuerdo del primero que me compraron. Era "Little Egypt" [The Coasters]. Creo que tenía nueve años. "Little Egypt came out struttin´/ Wearin´ nuttin but a button/ And a bow wohoa whoa/ She had a ruby on her tummy/ and a diamond big as Texas on her toe oh oh".

R: Creo que cuando tenía seis años uno de mis hermanos me regaló una cinta con "A Hard Days Night." Me senté escaleras arriba y la escuché en una de esas grabadoras que había entonces, mientras miraba cómo mi madre pasaba la aspiradora por la alfombra de la sala de estar. Después ya nada fue igual.

En contraste con los Cramps, cuya visión musical parece más parcial, vosotros tocáis menos versiones...

L: Pero tenemos cierto número de ellas. Probablemente no te has dado cuenta porque han quedado irreconocibles.

(Afortunadamente Lisa enumera las versiones. Un momento embarazoso. Por un momento me sentí como una urraca barata. "La bobada del mes del redactor, ofendiéndonos de nuevo con su ignorancia". Para alguien que escribe en una revista, no conocer a Gram Parsons ya había sido bastante lamentable):

-Ubangi Stomp
-Who Do You Love (Bo Diddley)
-Batman
-Don Gato (una canción infantil)
Godzilla (Blue Oyster Cult)
-Get It Hot (AC / DC)
-Gettin 'Hot (The Runaways)
-Electric Funeral (Black Sabbath)
A veces utilizáis pequeños pedazos de clásicos del rock´n´roll como parte musical en vuestras canciones (y samples de rockabilly, je, je). Por ejemplo, creo haber reconocido ciertas partes del "Blue Moon Baby" de Dave "Diddle" [Day] (que también versionearon los Cramps) en "Dip It In The Gravey".

L: Así es, incluimos un trozo. Era divertida y ahora forma parte de nuestro idioma.

J: Siempre he pensado que sonaba bien, porque era el tema central de aquel programa de televisión que veía cuando era niño. Ahora no recuerdo el nombre, pero creo que trataba sobre dos astronautas que llegaban a un sitio prehistórico y entonces empezaba la canción: "It´s about time/ It´s about space/ It´s about two men in a (something) place".

The Honeymoon Killers tienen como una especie de reputación de recicladores de basura, del arte de lo cotidiano, la comida basura, películas enloquecidas, asesinos de masas, y todo lo que los europeos consideramos como muy "americano", constituyendo esa "Mala América"​ en la que muchos grupos se inspiran para sus temas y motivaciones, lo cuál me parece bastante razonable. ¿Qué preferís, que os vean como una especie de recicladores de basura o mejor, desde una especie de enfoque "artístico"? ¿O sólo como un grupo de rock´n´roll?

J: Como dijo Lux Interior y yo repito: "Soy un basurero". Pero es sólo rock and roll y me gusta.

¿Habéis aprendido a tocar de forma autodidacta?

L: Para nuestro primer álbum hicimos tres tomas (antes habíamos estado tocando alrededor de un mes), así que claro que sí. Obviamente no se nos puede aplicar eso de "Perdiendo se aprende", sino que preferimos aventurarnos. O igual es que nunca aprendemos.

J: Nos acabábamos de comprar un par de guitarras y empezamos a hacer ruido. Al principio yo sólo tenía cuatro cuerdas y las afinaba de oído. Todavía lo hago, pero ahora tengo seis cuerdas disponibles.

R: Desde el principio siempre me había gustado golpear cosas. Mi madre se dio cuenta y animó a mi padre para que me comprase una batería. No hay nada como una madre, ¿no? Todavía sigo tocando esa cosa... es básica y ruidosa. Así tiene que ser. Teníamos un equipo de música en el sótano y pusimos unas cajas macizas detrás mío y tocábamos nuestras canciones favoritas. "Honky Tonk Woman" fue la primera canción que realmente fui capaz de tocar. Tenía que golpear al estilo "rocksteady". Y me encantaba golpear el cencerro.

En cuanto a la historia de la banda, el núcleo siempre ha estado formado por Jerry y Lisa, pero por lo demás, tampoco ha existido un constante ir y venir de personal. ¿Cómo habéis logrado hacerlo?

L: Estuvimos juntos durante mucho tiempo. Es inevitable que la gente se marche, incluso si somos demasiado estúpidos como para dejarles hacerlo. A Sally le costó cinco años marcharse. A Cristina le costó sólo uno.

¿Qué tal con Cristina? ¿Por qué cogió tan rápido la puerta de salida?

L: Tocar con Cristina fue muy agradable. Me compenetraba bien con ella en el grupo. Ahora está en los Boss. Allí está al mando, lo que me parece genial.

De hecho, Boss Hog practican el mismo estilo musical que vosotros, pero creo que han vendido muchos más discos, probablemente se deba en parte a la bonificación de tener a antiguos Pussy Galore en sus filas, pero también puede ser porque Cristina posaba desnuda en la portada, ¿hay una especie de rivalidad entre ambas bandas?

J: Ninguna. Por lo tanto es probable que vendan más discos porque toquen mejor que nosotros. Yo toqué la guitarra en dos discos de Boss Hog y en algunos de sus shows en directo, con los mismos instrumentos. Jon había estado tocando con nosotros y es el único guitarrista con el que tenía sentido grabar discos. Nuestro próximo disco va a patear culos. Aunque tal vez deberíamos ganarnos a Cristina de nuevo para que pose desnuda en la portada.

¿Por qué os separasteis de vuestro anterior sello "Buy Our Records "?

L: Dependemos mucho de esa idea de que nos gusta trabajar con personas que finalmente hacen lo que dicen que van a hacer.

¿Cómo surgió la colaboración con Kramer?

J: Peter Missing nos dijo: "Oye, acabo de grabar con Kramer y nos hizo sonar como una banda de rock." Peter lo había conseguido, así que pensé, "Wow, si ha terminado consiguiendo que Missing Fundation se parezca a una banda de rock, tal vez incluso también pueda conseguirlo con The Honeymoon Killers." Y consiguió sacar un gran sonido compacto de forma muy rápida.

¿Alguna vez habéis pensado en editar los discos a través de su sello, "Shimmy Disc"?

L: En una ocasión estuvimos en su local grabando material para alguna de sus recopilaciones, pero no hay nada más.
Finalmente, ¿saldrá vuestro nuevo disco con un sello europeo en exclusiva?

L: Después de nuestro primer tour por Europa, donde se nos trató con r-e-s-p-e-t-o, algo que nunca conseguiremos aquí, nos dijimos: "Que te jodan, EE.UU." Nos emociona mucho, es la primera vez que editamos un disco de esta forma. Ahora estamos intentado editar todo tipo imaginable de vinilos. Hemos hecho LPs, un EP, un single, las contribuciones a las recopilaciones, estamos trabajando en otro EP-7", algo que aquí sólo se va a poder ver como “import only”.

¿Os gusta Méjico? ¿Habéis estado más veces?

L: Después de nuestras experiencias más recientes, es probable que no nos haya gustado demasiado, pero en realidad podríamos instalarnos sin problema. La comida era aterradora, incluso meses después. Hemos estado combatiendo una infección estomacal bacteriana. Además, durante un corto espacio de tiempo nos tomaron como rehenes, como juguetes de un monstruoso adicto a la cocaína durante el secuestro de un autobús. Pero la verdad es que nos gustaría volver de nuevo en noviembre para celebrar el Día de los Muertos.

Texto y entrevista por Andreas Bartl.
Gracias a Lisa y Michael Stahl por su continuo apoyo.

**** DISCOGRAPHY AND MORE

No hay comentarios: