sábado, 31 de agosto de 2013

CARTA A BERNIE JAYE, POR ALAN MOORE

Autor de la Carta: Alan Moore. Autor del texto introductorio: es posible que fuese Pádraig Ó Méalóid, de Glycon. Traducción: Frog2000. 

Esta carta de Alan Moore fue publicada en la página de correo del número once (el último) de The Daredevils (Marvek UK, noviembre de 1983). Cada número de la revista incluía un capítulo de la serie de Moore "Captain Britain" además de algunos surtidos artículos de texto escritos por él mismo. La carta está dirigida a la editora Bernie Jaye, que se había marchado de la empresa recientemente, aunque resulta evidente que la intención era la de que se publicase. Por favor, nótese que todos los errores de puntuación han sido corregidos en la versión publicada.

La imagen que precede este artículo también apareció en la misma columna de correo. Está dibujada por Alan Davis y quizá guionizada por Alan Moore. El personaje formaba parte de la Ejecutiva Especial, que había aparecido en la serie de "Captain Britain", realizada por Moore y Davis. También se parece a uno de los personajes de las "Tomorrow Stories" de Alan Moore llamado Cobweb.

---------------------------------------------

Querida Bernie:

el que iba a escribir en un principio este documento empapado en lágrimas era el gran Al, (comparado con el cínico y despiadado tipo de Northampton, por decir alguien, yo mismo, se le podría definir como ese "sentimental y fofo de Corby"). Sin embargo, como todo el mundo sabe, la pena es que es semi-analfabeto y su letra es tan incomprensible que sólo es capaz de comunicarse a base de dibujos, por lo que finalmente ha dejado la labor en mis manos. 

El único problema es que redactar una carta como esta no es la cosa más sencilla del mundo, incluso para un gigante de la literatura consolidado como yo. ¿Cómo empezar? ¿Cómo comunicar con precisión todo lo que te vamos a echar de menos sin que dé la impresión de que has muerto o que has sufrido alguna desconocida enfermedad que te está debilitando? Más importante aún, ¿cómo explicarles a los lectores lo que se van a perder? Quiero decir, ¡muchos de ellos siguen teniendo la impresión de que eres un hombre!

Supongo que esto último lo puedo arreglar de inmediato: Bernie es una mujer. Además, es una de las editoras más dedicadas e impecables de todas las que he tenido el placer de ser esclavo. Yo le debo un montón, Alan Davis le debe un montón y todos vosotros, pequeños bebés que estáis metidos en el mundo del cómic, también le debéis un montón. Sin Bernie no habría existido "Daredevils" y dudo mucho que hubiese habido un "Captain Britain", al menos en su forma actual.

Verás, las cosas como The Daredevils no suelen ocurrir así como así. Incluso los cómics normales no suelen ocurrir así como así, y The Daredevils va un poco más allá de los cómics normales. El problema es que parece que lo es. Ha sido hace poco cuando la gente se ha dado cuenta de que en realidad hay otras personas que guionizan, dibujan y rotulan estas cosas, y como resultado, los currantes con mi mismo tipo de trabajo han empezado a recibir un montón de atención y otras cosas parecidas. Pero el caso de los editores es bastante diferente.

A modo de ejemplo, cuando la gente ve un artículo mío o una ilustración de Alan que le gusta, puede que se digan: "¡Sí! Alan Moore y Alan Davis son bastante buenos." Pero nunca pensarán lo mismo sobre el supervisor del artículo, o sobre la persona que nos sugirió su contenido. Y si leen un relato que les supone un desafío o les parece controvertido, de nuevo todas las alabanzas recaerán sobre quien sea que lo haya dibujado o escrito. Pero en realidad no es ninguno de nosotros quien asume los riesgos. Nosotros somos "freelancers", y no deberíamos ser los que recibamos toda la atención. Ese es terreno de Bernie.

Bernie ha arriesgado su cuello más veces de las que puedo recordar. Ha estado de acuerdo con muchos de los proyectos de aspecto enloquecido que la hemos presentado Alan y yo, y aunque estoy seguro de que ha habido momentos en los que le han entrado sudores fríos ante la clase de caos infernal que íbamos a hacer caer sobre su cabeza de nuevo, nos ha apoyado de todas formas, porque en la jerga proletaria popular, tiene mucha bravura [en el original "she´s got a lot of bottle", que en jerga significa "valentía" o "bravura", pero también se puede traducir como que ya ha ha pasado antes por otras tesituras parecidas.]

Es increíblemente abierta, y las cosas suelen ser mucho más audaces gracias a sus esfuerzos. Ha demostrado que se pueden hacer el tipo de cosas que queremos hacer, y que se pueden hacer de la forma apropiada.

Podría continuar con esta lista de parabienes hasta alcanzar una longitud vergonzosa que nadie querría imprimir.

Podría mencionar la loca oferta que nos hizo de pagarnos el trabajo original de su propio bolsillo cuando parecía que el presupuesto no se iba a poder estirar lo suficiente.

Podría seguir desdoblando sentimentalismo y sentimientos hasta que todos estuviésemos hasta las narices del tema, pero todavía no habríamos explicado con exactitud por qué todo el mundo que está leyendo esta nota debería ponerse de rodillas en dirección a Kentish Town y rasgarse las vestiduras en señal de duelo.

Bernie, eres un verdadero diamante y todos vamos a echarte de menos una barbaridad. Cuídate y diviértete.

No puedo pensar en ninguna broma con la que cerrar esta misiva,

Alan Moore,

en algún lugar de Northampton.

No hay comentarios: