viernes, 26 de septiembre de 2014

BREAKING WALTER WHITE, por Warren Ellis


Artículo escrito por Warren Ellis para Vulture en 2013, traducido por Frog2000.

Después del final de Breaking Bad le pedimos a Warren Ellis (quien se ha encargado de numerosas series de Marvel y DC y creado las prestigiosas novelas gráficas "Transmetropolitan" y "Red", además de ser autor de la novela recientemente publicada Dead Pig Collector), que nos diese su opinión sobre el final. El autor, que previamente había escrito un provocativo ensayo para Vulture acerca de por qué importan tanto las historias violentas, accedió a ofrecernos amablemente su interesante teoría sobre Heisenberg.

-----------------------------------------

BREAKING WALTER WHITE

En los últimos cinco años hemos visto a un pequeño héroe convertido en un gran villano. La ordinaria tenacidad de un hombre inteligente que se había conformado con una vida invisible y honesta lentamente metastatizada, alguien que pasó de enterrar su orgullo y sufrir un ardiente auto-desprecio a tener la necesidad de convertirse en algo mayor que cualquier cosa que hubiese a su alrededor. El último episodio de Breaking Bad, como cualquier otra ficción bien escrita de la televisión, ha generado muchas teorías en cuanto a lo que realmente sucedía en él. Puedes aceptar cualquiera que te guste, eso es lo más divertido de este juego. Hay una que me parece magnífica que ha sido elaborada por Emily Nussbaum y Norm MacDonald, en donde se especula con que en realidad Walter White murió en el coche durante el momento culmen de "Felina", y que todo lo que aconteció después tan sólo fue una alucinación al filo de la muerte. 

Walter White murió. Lo revelaba Gretchen al final del penúltimo episodio: Walter White ha desaparecido. El episodio final supone la muerte de Walter White y la apoteosis de Heisenberg. 
Aparece escrito en la pared de la antigua casa de la familia White. Nadie anotó "Walter White vivió aquí", sino que garabatearon HEISENBERG sobre el yeso. Antes de que él entre en el
nuevo emplazamiento de Skyler, Marie la dice que están apareciendo informes donde se notifica que se le está viendo por todas partes, pero durante todo el episodio sólo se puede ver a Heisenberg cuando él desea ser visto.  

Durante esa última hora, todo lo que había intentado hacer sin conseguirlo cuando era Walter White fingiendo ser Heisenberg es reorganizado, alcanzando el éxito. Ha dejado de pretender ser Heisenberg. O tal vez ha dejado de pretender ser Walter White.

Con Skyler no hay intento de acercamiento alguno, incluso aunque ella esté tan abandonada y hecha polvo como se encuentra. Tampoco se disfraza de Walter White y afirma que estos cinco años de horror han merecido la pena por su familia. Es exactamente lo que había dicho Gretchen, el dulce y viejo Walter White ha partido. Ahora ya sabe como manejar a Lydia y al Tío Jack y a su extraño y fácil de herir sentido del honor, e incluso más raro aún, al profundamente herido Todd, que es adorablemente rebautizado como "Meth Damon".

Se compromete completamente con ser Heisenberg. Y por eso, en esta última hora sus planes funcionan finalmente. Y no funcionan porque esté soñando. Funcionan (casi) sin que le salga el tiro por la culata porque en esta ocasión Walter White no ha elegido el camino de Heisenberg. Por fin él es el tipo malo, y su acto final es tan operístico como lo fue en Scarface [El precio del poder, 1983] de Al Pacino, una película a la que se hace referencia en la serie. "Así que dadle las buenas noches al malo, vamos, es la última vez que vais a ver a un tipo malo como yo." 

¿Por qué esa bala rebotada consigue pillarlo justo al final? Porque cuando se reúne con Jesse de nuevo, arroja al suelo a su antiguo compañero y lo pone a salvo de la descarga de artillería. Es algo que Walter White iba a hacer inevitablemente, y de esa forma Heisenberg es asesinado por ello. Lo que le mantiene con vida es ser un supervillano de ficción. Lo que lo mata es ser humano. 

Terminamos como siempre supimos que lo haríamos, con Walter White muriéndose de cáncer y yaciendo muerto frente a nosotros. Pero antes de irse lo vemos convertido en el cerebro criminal que siempre había sido acusado de ser, y que tal vez siempre soñó ser, y ha sido algo horriblemente glorioso.

-----------------------------------------

Warren Ellis es el autor de Dead Pig Collector y de muchas novelas gráficas, incluyendo Red, que ha sido adaptada en dos películas protagonizadas por Bruce Willis y Helen Mirren. Su primer libro de no ficción, sobre el futuro de la ciudad y el ambiente de Ciencia-Ficción en el que estamos viviendo, llegará en 2014. Vive la mayor parte del tiempo en Gran Bretaña.

No hay comentarios: