miércoles, 10 de septiembre de 2014

¡TODO EL MUNDO SE FIJABA EN EL KUNG-FU! (1 de 2)

¡El origen no-tan-secreto de Shang-Chi, Maestro del Kung-Fu! (Comic Book Artists nº 7, 2000, por John B. Cooke. Traducido por Frog2000.)

Como cualquier otra editorial inteligente, Marvel Comics siempre ha echado un ojo a las tendencias del mercado que han barrido la nación, y con la locura de las artes marciales de principios de los setenta demostraron no hacer ninguna excepción, porque la seleccionaron y utilizaron rápidamente. Nada más olfatear el opus de Bruce Lee “Operación Dragón”, proyectado para enormes audiencias en los cines, y el personaje de Kwai Chang Caine interpretado por David Carradine, que disertaba filosóficamente ante una creciente audiencia televisiva en la serie Kung Fu, a los editores de cómics se les ocurrió la gran idea de empezar a explotarlo. Pero por extraño que parezca, esta relevante idea (la de "Shang-Chi, Maestro del Kung Fu"), no fue otro de los mandatos de Stan Lee o de los despachos superiores, sino que provino de dos prometedores freelancers que estaban trabajando en las trincheras del Marvel Bullpen. Más sorprendente aún: el título, puesto en marcha para lo que parecía ser la típica locura de corta vida, terminó apareciendo durante cerca de diez años a lo largo de más de 100 números, por lo que con el típico buen hacer de Comic Book Artist, hemos querido contar la verdadera historia detrás de la creación de "Master of Kung Fu", y en primer lugar hemos hablado con quien en ese momento se había convertido en Editor Jefe de Marvel, Roy Thomas:

Comic Book Artist: En una ocasión me relataste una divertida anécdota sobre la creación de Maestro del Kung Fu.

Roy Thomas: Me reuní con Jim Starlin y Steve Englehart y me contaron una idea que se les había ocurrido para hacer una serie, y excepto porque les sugería que se deshicieran de un pequeño bigote que llevaba el personaje principal, tuve muy poco que ver con el concepto. Era consciente de que Steve Englehart y los otros chicos eran fans de Kung Fu, la serie de TV. Yo la había visto ocasionalmente, pero no era un gran seguidor. Era un programa interesante con un público joven, pero como era un show de la Warner, sabíamos que nunca podríamos transformarlo en un comic book. Pensábamos que todo lo que podíamos hacer era ofrecerles la idea a DC para que se encargaran de ella. DC no necesitaba nada parecido, porque Denny O´Neil y algunos otros, también habían querido transformar Kung Fu en un comic book y yo me había enterado de que habían ido a ver a Carmine Infantino y le habían dicho: “Hagamos Kung Fu, es un programa de televisión de la Warner, está muy bien. A los chavales les encanta, aunque tampoco es que tenga mucho público, pero llega hasta la gente apropiada.” Y he oído decir que Carmine les respondió: “no nos interesa nada parecido." Y entonces uno de los chicos le dijo: “pero si no lo hacemos nosotros, puede que lo hagan en Marvel”. Se comenta que Carmine replicó: “No os preocupéis. Si Marvel hace Kung Fu, nosotros haremos Fu Manchu”. [Risas.] Me contaron esa historia un día después de que supuestamente hubiese tenido lugar, pero tampoco me preocupó mucho si era cierta o no, porque de alguna forma tenía su gracia. Así que poco más tarde, cuando Starlin y Englehart vinieron a ofrecerme el título, mi única verdadera contribución al mismo fue cuando les dije: “Hey, ¿sabéis a quién podemos convertir en padre de Shang-Chi?" Pensé que resultaría divertido enlazar a otro personaje literario de primera con Marvel, así que terminamos haciéndonos con los derechos de Fu Manchu. Y finalmente DC terminó sin Kung Fu ni Fu Manchu.
A continuación habla el dibujante y co-creador,  Jim Starlin.

CBA: Entonces, ¿cómo llegaste a verte envuelto en la creación de Master of Kung Fu?

Jim Starlin: [Risas.] Si. Cuando empiezo a recordarlo, me parece que fue todo un lío. Habían conseguido los derechos de Fu Manchu y nos hicieron agregar al personaje en el último momento. Nosotros nos sentíamos inspirados por la serie de TV, Kung Fu, y queríamos que Marvel se hiciese con sus derechos, pero pertenecían a la Warner. En ese punto teníamos bastante desarrollada la serie de Shang-Chi, y entonces llegaron y nos dijeron: “tenéis que meter a Fu Manchu”. Nunca había leído Fu Manchu, no tenía ni idea de qué iba. Pero teníamos que sacarlo en la serie. No creo que me lo hubiese leído hasta que ya teníamos bastante avanzado el primer número, ¡y me quedé petrificado por tener que enlazar nuestra serie con eso! [Risas.] ¡Las novelas de Sax Rohmer eran la cosa más racista que había leído nunca! ¡Eran terribles! [Risas.]

Me gustó mucho nuestro primer número, me encantaba la narrativa y los bocetos que hicimos. Mientras estábamos trabajando en la serie incluimos a los dos personajes ingleses [Nayland Smith y el Dr. Petrie], y en mis notas me equivoqué con el que moría. [Risas.] Englehart lo vio y pensó que definitivamente quería cambiar quién era el personaje que iba a ser asesinado, así que nos pusimos manos a la obra y eliminamos al equivocado [Dr. Petrie]. Y la serie siguió de igual forma durante años hasta que la viuda de Sax Rohmer nos dijo: “Tenéis que cambiarlo”. [Fue mucho después de que me marchase de la serie]. En uno de los libros Fu Manchu prometía que nunca matarían a ese tío. Así que acabaron resucitándolo. Fue muy raro. Me divertí mucho haciendo el primer número, luego tan sólo me encargué de los bocetos, y terminé dejando la serie después de los tres primeros.

Finalmente interviene el guionista y co-creador Steve Englehart:

(Continuará)   

*** Más Jim Starlin y Shang-Chi en 999.

No hay comentarios: