miércoles, 17 de septiembre de 2014

HIJO DE STAN: LOS AÑOS TERRORÍFICOS DE ROY THOMAS (1 DE 3)


Hijo de Stan: Los Años Terroríficos de Roy
("Son of Stan". El Editor Principal de Marvel charla sobre los títulos macabros de los Setenta. Entrevista realizada por Jon B. Cooke y trancrita por Brian K. Morris para Comic Book Artist nº 13. Traducida por Frog2000.)

Como editor independiente de Comic Book Artist he de decir que los temas tratados en esta entrevista inspeccionan profundamente muchos de los aspectos de los cómics de los Setenta. A los seguidores de las series de la "segunda ola" de Marvel tampoco hará falta comentarles que Roy Thomas estuvo desempeñando la labor de editor jefe de la compañía como sucesor inmediato de Stan Lee durante una muy corta (pero eminentemente memorable) temporada, liderando el celebrado revival del terror, por no hablar de que también fue quien inició la fiebre por lo bárbaro que se produjo a comienzos de la década. Entrevistar al talentoso guionista y editor por teléfono el 8 de marzo de 2001 supuso todo un placer para Ed. Roy revisó la transcripción final.

CBA: ¿Cuál era el concepto que había detrás de las series “Tower of Shadows“ y “Chamber of Darkness”?

Roy: DC estaba teniendo bastante suerte con House of Mystery y House of Secrets. Después de todo... en cierto momento Marvel había copado el Mercado de terror… aunque no estemos hablando en términos de calidad, sino de cantidad. [Risas.] Habían conseguido enormes ventas a principios de los Cincuenta, así que parecía normal que volvieran a intentarlo de nuevo en el género. El único problema era que después de uno o dos números estábamos demasiado ocupados como para prestar más atención a dichas series, no eran el centro de nuestra atención, mientras que ellos tenían el enfoque que Joe Orlando le estaba dando a los títulos de DC, que se concentraba en un puñado de títulos. Puede que Stan pusiera toda su atención en el primer número y en el segundo, pero luego se suponía que las series ya funcionarían por sí mismas. No acudía a cada reunión que se celebraba sobre los siguientes argumentos, y por mi parte, yo tenía demasiadas cosas que hacer como para supervisar cada pequeña historia, así que intentamos contratar a gente que hiciera buenas historias. Pero éstas no tenían ninguna clase de unidad entre sí. Carmine Infantino decía que Joe Orlando era el "arma secreta" de los cómics de misterio de DC, y puede que hasta cierto punto tuviese razón. Incluso aunque nosotros tuviésemos a Archie Goodwin trabajando gran parte del tiempo, realmente no había nadie que verdaderamente se estuviese concentrando en esos títulos desde un punto de vista editorial. Archie era un guionista freelance y estaba ocupado con otras cosas, por lo que no podía hacerlo todo, ni tampoco Stan.


CBA: Empezaste de forma increíble, jugando a lo grande, con la serie “Tower of Shadows”, donde aparecía una magnífica historia de Steranko. ¿Cómo llegaste a asignársela? ¿O fue él quien os presentó la historia?

Roy: No lo recuerdo bien, pero me imagino que Stan se la pediría a Steranko, ya que él era alguien que podía hacer ese tipo de historia. Quizá Steranko había hablado antes con él, en realidad no lo sé. ¿No hizo Steranko una portada, aunque no la llegásemos a utilizar porque Goodman no lo tenía demasiado claro?

CBA: Si, claro, era una portada asombrosa.

Roy: Pero nos suponía todo un problema, porque a veces puedes tener a dos o tres personas diferentes al cargo en una empresa. Stan y Goodman estaban cada vez más en longitudes de onda diferentes según se acercaba el final de su relación.

CBA: Stan puso toda la carne en el asador con esos dos primeros números de Tower of Shadows y Chamber of Darkness al hacerse con los servicios de los mejores artistas de la industria para que contribuyeran a ambos títulos, ¿verdad? Steranko, Neal Adams, Wally Wood, todos hicieron historias para ellos, e incluso también estaba un joven Barry Smith.

Roy: ¡Y Vinnie Colletta entintó las historias de Barry! Barry había puesto todas esas extrañas caras en los árboles en una de las historias, y Vinnie simplemente salió con algo como, “¡es un árbol!”, y los entintó de esa forma [risas]. No es que fuese una de nuestras mejores colaboraciones.

CBA: ¿Quién decidió que las historias estuviesen presentadas por los verdaderos guionistas y dibujantes de las mismas?

Roy: Probablemente fuese Stan. Creo que quería darle al título cierta personalidad, así que se dijo, "bueno, hagamos que los guionistas comenten algo y que también lo hagan los dibujantes." Por supuesto, los guionistas acabaron escribiendo las frases de los dibujantes, porque no creo que ningún dibujante quisiera tener algo que ver con el guión. Yo escribí a Barry y le dije que si quería cambiar algo me parecía bien. Dichas introducciones suponían un toque agradable que se evaporó después de algunos números. Stan quería empezar con esos personajes invitados… como "El Enterrador" que se inventó Steranko. Ese parecía que estaba copiado no de DC, sino de la EC y de todo lo que había venido antes, pero Stan estaba buscando algo diferente. Creo que ahí fue cuando se le ocurrió la idea de que los dibujantes y guionistas presentaran las historias. Fue algo bonito para el poco tiempo que duró la colección, que no fue mucho, creo.


CBA: Obviamente se convirtieron en series donde se reimprimían historias antiguas.

Roy: No creo que las ventas fuesen demasiado buenas desde el principio, y tampoco creo que hubiese un compromiso real para intentar que las series funcionasen, porque eran títulos problemáticos comparados con los de super-héroes, porque tenían tres equipos diferentes de guionistas y dibujantes en cada número, en lugar de tener uno solo. Realmente no queríamos hacernos cargo de ellas, porque no teníamos un gran equipo editorial como DC. Stan y yo lo editábamos todo, y los guionistas editaban los títulos que escribían. También teníamos algunos editores asistentes que realmente no tenían autoridad alguna… eso era todo. En aquel momento no teníamos forma de hacer que las series se convirtiesen en un éxito. Creo que hicimos los títulos en blanco y negro poco después, simplemente porque llegó gente como Marv y algunos otros y se convirtieron en editores, concentrándose en un puñado de títulos.

CBA: ¿Así que Chamber y Tower fueron hasta cierto punto víctimas de la negligencia?

Roy: Creo que sí.

CBA: Tengo algunas fotocopias de los originales de Gene Colan para el primer número de La Tumba de Drácula, y me parece que estaban dibujados para ser reproducidos a un tamaño de 81/2" x 11". Me resulta raro ver todo el número impreso, porque parece obvio que el dibujo se ha extendido de forma vertical y horizontal para poder adaptarse al tamaño de una página de cómic…

Roy: ¿En qué año apareció ese número?

CBA: En 1972.

Roy: Me parece que me acuerdo del momento en el que hice el argumento de ese número, a partir de unas cuántas frases que me dijo Stan de viva voz. Lo terminé en Año Nuevo, y luego quedé con Jeanie para ir a una fiesta en el piso de John Verpoorten después de haberlo enviado por correo. No se me acreditó de ninguna forma, así que no tengo más recuerdos. [Risas.] Se lo di a Gerry Conway para que lo dialogara.

CBA: Apareció en Abril del '72.

Roy: De acuerdo, así que supongo que estaría trabajando en el guión a finales del '71. O quizá fuese en otra serie. No recuerdo si en un principio se había planeado que el título apareciese en blanco y  negro. ¿Se puede comparar con la fecha del Savage Tales número 1? Eso sería interesante, ¡quizá Stan quería hacer los dos al mismo tiempo! Veamos, sé que la portada tiene fecha de 1971, estoy mirando de cuándo es. Podría haber pasado eso, que Stan quisiera hacer Savage Tales y que el título de Drácula fuese en blanco y negro, y luego se decidiese por…  no sé, incluso podría ser que realmente Savage Tales estuviese anunciado para aparecer en primer lugar, y que luego por varios motivos Goodman decidiese esperar. Recuerdo que Goodman y su hijo, Chip, aún tomaban las decisiones en aquella época. Durante el último año o algo menos (antes de que Stan tomase el control), Chip había sido el editor oficial mientras Martin se retiraba del negocio. No sé si Goodman acudía en esa época a la oficina, porque no lo veía demasiado por allí. Su oficina estaba al otro extremo de la sala.


CBA: Antes de que apareciese Dracula Lives! #1, ¿recuerdas si Stan quería hacer un título de Drácula en blanco y negro?

Roy: No, aunque estoy seguro de que se le ocurriría esa idea. Pero si lo tenía planeado o no eso ya no lo sé. Si Gene lo dibujó a ese tamaño, supongo que no lo habría hecho así a menos que se supusiera que iba a aparecer en blanco y negro, porque no creo que se confundiera. Así que puede que La Tumba de Drácula estuviese destinada a ser editada en blanco y negro en alguna de las fases antes de que finalmente apareciese en los quioscos.

 CBA: ¿Recuerdas si Gene quería entintar la serie?

Roy: Claro. Gene tenía la promesa de Stan, porque él le había avisado que quería hacerlo. Recuerdo que yo estaba en el despacho con Stan y algún otro (probablemente fuese Sol Brodsky o Verpoorten) y lo que ocurría es que Stan estaba al teléfono con Gene, y obviamente Gene le estaba presionando para conseguir entintar la serie, y Stan le estaba diciendo (no recuerdo las palabras concretas, pero se convirtió en una anécdota famosa, así que le parafrasearé porque no quiero ser injusto con Stan) pero básicamente Stan estaba diciéndole que si le seguía insistiendo ya no volvería a hablar jamás con él. [Risas.] Stan fue capaz de darse cuenta de que las circunstancias habían cambiado. Quizá decidió que Gene era demasiado valioso como para dejar que perdiera su tiempo entintando. No lo recuerdo. Sé que Gente le presionó muy fuerte y que finalmente se lo prometieron. Gente entintó el primer número, pero nunca llegó a hacer el resto. Creo que quería entintar ese primero, era todo lo que le preocupaba. Ya sabes, no creo que fuese probable que Stan quisiera que siguiese entintando la serie, porque los lápices de Gene eran demasiado valiosos, y era lo único que Stan quería que hiciese Gene.

(Continuará)

No hay comentarios: