miércoles, 19 de noviembre de 2014

LA MUERTE DE LA TV TAL Y COMO LA CONOCEMOS, por Warren Ellis


Warren Ellis: La muerte de la TV tal como la conocemos.
Artículo para Wired (agosto de 2010), traducido por Frog2000.

Este artículo ha sido recogido de la edición de septiembre de la revista Wired.

--------------------------------

De vez en cuando hablo con gente sobre cómo se ha de escribir para la televisión. Creo que las únicas dos cosas que escribí y que en realidad han llegado a ser emitidas fueron un episodio de la serie de dibujos animados de la Justice League Unlimited (que tan sólo era notable porque el equipo de animación se volcó en él y porque el brillante John C. McGinley me hizo parecer un genio) y una miniserie animada de GI Joe (que tan sólo era notable por la excelente forma en la que estaba dirigida y porque me valió el odio de varios cientos de fans de GI Joe).

Pero de vez en cuando me siento con la BBC, o con una compañía de producción, o con gente de la network americana y hablamos sobre hacer algo. Un amigo mío que trabaja en la sección post-digital de Silicon Roundabout y que me dijo "aunque vista como un vagabundo realmente tengo mucha experiencia trabajando como diseñador”, me ha pedido que le comente frente a una pinta en el pub donde se reúnen desertores de su trabajo, The Reliance, qué demonios quiero hacer en este Mundo. "Televisión", me dice. "Antenas y lo demás. Cosas de metal oxidándose. Eso ya no funciona, ¿no es cierto? Es viejo. ¿Por qué quieres hacerlo entonces? "

Y lo que yo le he contestado es lo siguiente: me gustaría hacer televisión antes de que ésta desaparezca. Televisión clásica, si te gusta más así. Televisión de cultura popular, poder rociarla por todo el país a través de, sí, grandes antenas oxidadas. Buena y vieja televisión terrenal, a pesar de que las nociones detrás del término "terrenal" hayan sido bastante erosionadas durante los últimos años. Ese tipo de televisión va a desaparecer más pronto que tarde. Oh, estoy seguro de que habrá un Doctor Who los sábados por la noche, haciendo girar un engalanado cuento de hadas enjoyado con una mano y vendiendo destornilladores sónicos de plástico con la otra. Siempre habrá un montón de reality shows mostrando cómo la gente se degrada a medida que las cadenas de televisión continúan con su cronenbergiana misión de demostrarnos que nada es real hasta que aparece en la pantalla del televisor. Pero el verdadero trabajo cultural de la televisión, las historias con guión, esas no aparecerán tanto.

Cualquier programa que no sea una telenovela "sobre relaciones" se puede incluir en esos lugares "extraños" a los que acuden las personas menos interesadas en los lloros y los abrazos y que buscan que les cuenten una historia en los canales por cable y por satélite, o las que marcan su calendario para el momento justo antes de la medianoche y justo después de algún programa sobre pollos, o (¡ajá!) se conectan al iPlayer. Que es el lugar donde el bastante bueno horror médico de Paul Cornell, The Pulse, podrá seguir viviendo o fallecer. Desde que apareció itwasonBBC3, un canal que sólo pueden recibir ocho personas en el Reino Unido, el público que quiere conseguir ver una serie completa tiene que tirar del iPlayer. Ahí es donde acude el público y donde estará la televisión.

El programa online de Joss Whedon, Dr Horrible, ha sido visto por un mínimo de 2,2 millones de personas durante sus primeros cinco días en Hulu, el servicio americano del estilo de iPlayer. Durante gran parte de ese tiempo su streaming estuvo restringido y tan sólo los ordenadores norteamericanos tenían acceso al mismo. Después sólo podías pillarlo a través del iTunes por 3.99 dólares el capítulo, y se quedó asentado en la cima de los más descargados en iTunes durante una temporada. No lo tendrás en tu pantalla del televisor hasta que no sea editado en DVD.

La inspiración para hacer Dr Horrible como televisión-que-no-es-televisión proviene de The Guild, de Felicia Day, una sitcom sobre jugadores online que ahora ya va por su cuarta temporada. El primer episodio fue retransmitido a través de YouTube, donde se puede ver un recuento de cuatro millones de visitas. Y ahora también puedes encontrarlo en iTunes y Xbox Live.

El dinero está ahí fuera. Es la misma pasta que le dieron a Radiohead y a Trent Reznor por su música, o a Wil Wheaton por sus e-books. La gente se siente más cómoda comprando o alquilando bienes digitales, y ciertamente se encuentran a gusto con los streaming gratuitos y centrando su atención en sus gustos mientras gastan su dinero para difundir y apoyar determinadas obras.

La cultura compartida por todo el mundo está desapareciendo debido a que internet es muy grande y está llena de cosas resplandecientes que intentan llamar nuestra atención, ya que ahora resulta extremadamente difícil que muchos presten atención a lo mismo al mismo tiempo. Nos encontramos en un estado de fractura cultural, y las grietas van apareciendo lenta pero infaliblemente por todas partes. Hace tiempo que a la TV le ha llegado el turno de empezar a transformarse en otra cosa.

Sin duda estamos en el momento álgido en que la BBC está produciendo más filmaciones de comedia y drama para iPlayer. Que el programa canadiense de ciencia-ficción "Sanctuary" dé un salto desde internet a la televisión por cable es tan poco probable como que la cuenta de Twitter "Shit MyDad Says" consiga su propio programa de televisión.

Por eso me gustaría hacer televisión en este mismo momento: porque es un medio con el que crecí, y me gustaría estar cerca del mismo escenario en el que estuvieron los grandes escritores de la televisión (Dennis Potter, Troy Kennedy Martin y Alan Bleasdale) mientras aún pueda hacerlo. Antes de que este medio desaparezca tal y como es y no vuelva. 

Es vanidad, sí, pero me gusta.

Aunque lo que venga después pueda ser infinitamente más interesante.