lunes, 10 de noviembre de 2014

¡WEREWOLF BY NIGHT!: YO FUI UN HOMBRE LOBO EN UN CÓMIC DE LA MARVEL (1 DE 3)


¡WEREWOLF BY NIGHT!: YO FUI UN HOMBRE LOBO EN UN CÓMIC DE LA MARVEL (1 DE 3.) Por Dan Johnson para Back Issue 15 (2006), traducido por Félix Frog2000.

Marvel Comics se construyó una reputación a través de personajes que a veces se sometieron a transformaciones terroríficas durante su proceso de conversión en héroes improbables. La idea de Marvel de un hombre que se convertía en un héroe-monstruo empezó con los Cuatro Fantásticos de Stan Lee y Jack Kirby, cuando presentaron al Mundo a su personaje de la Cosa. Dicho concepto fue llevado hasta un nivel aún más profundo con la creación del Increíble Hulk y fue explorado de formas diferentes en los X-Men. La temática siempre era similar: el poder equivale a una situación miserable, lo que equivale a tragedia que equivale a simpatía por parte del público hacia el personaje. Marvel no fue la primera que utilizó dicho concepto. En efecto, el mundo del terror está repleto de ejemplos de personas con buen corazón, tipos decentes que se convierten en monstruos que se escapan más allá de su control. Entre las más famosas de estas bestias de la tradición terrorífica se encuentra el Hombre Lobo. Así que a fin de cuentas, ¿que tenía más sentido que editar un tebeo en los setenta que estuviese protagonizado por un héroe trágico de comic book que era un hombre lobo? Esto fue lo que los chicos de la Marvel pensaron cuando el Comics Code Authorithy aflojó su reglamento, permitiendo por primera vez en casi dos décadas que los editores de cómic mainstream abordaran seriamente el género del terror. 


MICHAEL LANDON SE ENCUENTRA CON PETER PARKER

Los primeros esfuerzos de Marvel fueron con un personaje que estaba mucho más en consonancia con su modelo previo de héroe. Durante sus dieciocho cumpleaños, Jack Russell se entera de que su familia  ha sido maldecida con la marca de la bestia. Como muchos otros superhéroes que habían aparecido anteriormente, el joven Russell se dio cuenta de que poseía un poder que le convertía en alguien que era superior al resto, pero como Peter Parker y muchos otros de los jóvenes mutantes de los X-Men, era un poder que se veía más como una maldición que como una bendición. Y así, "Werewolf by Night" nació. La idea de mezclar el "angst" quinceañero y la licantropía fue algo que previamente había dado sus frutos en otro medio, algo que impulsó la creación de esta serie de Marvel. "Werewolf by Night fue idea mía", le cuenta Roy Thomas a Back Issue. Fue algo inspirado por una combinación de I Was a Teenage Werewolf [Yo Fui un Hombre Lobo Adolescente, 1957], una película que me gustó desde la primera vez que la vi a finales de los cincuenta, y Spider-Man. Tal y como se informó en otro lugar, se me ocurrió la idea para una serie narrada en primera persona a la que yo llamé "I, Werewolf", y mi primera esposa, Jean, y yo hicimos el argumento del primer número, después se lo pasé a Gerry [Conway] para que lo dialogase y continuara." Gerry Conway, el guionista original de la serie, tiene algo que decir acerca de la influencia de I Was a Teenage Werewolf en Werewolf by Night. "Nunca la había visto [la película] y Stan Lee tampoco", dice Conway. "Pero es cierto que supuso una venta fácil. Esto era algo que Marvel hacía muy bien: adolescentes con poderes. El título también dio con otro elemento que hacía que Marvel lograse vender bien entre los jóvenes, la idea del solitario que se ve forzado a tratar con un mundo que no puede o no quiere aceptarlo. También aborda la idea de alguien que no tiene poder alguno. Y la consecuencia de lograr hacerse con poder es que te conviertes en alguien condenado al ostracismo, porque de repente te has vuelto más poderoso. Si nos fijamos en lo que sucede con los adolescentes, cada cosa nueva que se animan a hacer tiene una consecuencia añadida que no resulta demasiado atractiva. Esto también aparecía en la serie. Puedes conducir si quieres, pero podrías morir mientras lo haces. Ya no eres libre de experimentar con el tipo de cosas que no deberías hacer ahora que eres más capaz que antes, porque también tendrán consecuencias. No sólo positivas, sino también negativas. Los años de adolescencia es una época de tremendo crecimiento y expansión de posibilidades, pero al mismo tiempo también es una experiencia bastante miserable que atravesar. Ciertamente yo me sentía de esa forma, y eso es lo que me llevé a Werewolf by Night."


Además de aprovechar la agonía de los adolescentes y pre-adolescentes, el género de terror le ofrecía a Marvel algo nuevo que explorar en una época en la que estaban buscando algún nuevo recodo en el quiosco. "[Werewolf by Night] apareció al mismo tiempo que la Tumba de Drácula y ayudó a expandir la línea editorial de Marvel", comenta Conway. "Marvel sacaba entre diez y doce títulos al mes, y Stan Lee quería expandirla hasta los veinte o treinta títulos. Con el fin de hacerlo, necesitábamos conseguir un nuevo paquete de personajes rápidamente. [Creíamos que] sólo habría cierto número de superhéroes que se podían hacer (por supuesto, finalmente se pudo probar que estábamos equivocados), y la idea era que que no había demasiados personajes en el bullpen de la época que pudieran soportar protagonizar su propia serie. Ya le habían concedido a Namor, Iron Man y a otros sus propios títulos."

Al mismo tiempo que Marvel estaba buscando nuevas propiedades que publicar, el terror ya estaba experimentado un amplio resurgimiento. A principios de los sesenta hubo un regreso al horror que fue impulsado por revistas como Famous Monsters of Filmland y juguetes como Aurora Monster Model Kits. En la industria del cómic la línea Warren de revistas en blanco y negro que incluía títulos como Creepy, Eerie y Vampirella había estado ofertando sustos y escalofríos desde hacía varios años sin molestos Comics Code Authority de por medio. Finalmente, una vez que las restricciones del Code respecto al terror fueron aligeradas, fue solo cuestión de tiempo antes de que los comics books gravitasen hacia el mismo. "A principios de los setenta hubo un pequeño resurgimiento de los títulos de fantasía y terror tanto en Marvel como en DC", comenta Conway. "La idea era la de que éstas eran áreas que podían ser terreno bastante fresco. [Que las restricciones del Code se hubiesen aflojado] fue una de las razones por las que podíamos hacer este tipo de material. El Code había sido aplicado de una forma bastante arbitraria y disponía de un montón de restricciones que no tenían ningún sentido. Denny O´Neil lo había dicho mucho mejor: "Con el Code no podías tener zombies, pero sí demonios necrófagos, lo que significa que no podías tener a muertos caminando por ahí, pero tan pronto como alguien falleciera, podrías comértelo." Ciertamente, Werewolf by Night no era mucho más aterrador que las películas del Hombre Lobo interpretadas por Lon Chaney. Era un personaje bastante manso, especialmente si lo comparas con lo que disponen los críos en la actualidad."


UNA NUEVA RAZA DE SUPERHÉROE MARVEL

Directamente desde el principio (el personaje debutó en Marvel Spotlight número 2 en Febrero de 1972, y después de tres números obtuvo su propio título desde el número uno en Septiembre de 1972), Werewolf by Night ofreció cierto número de nuevos anzuelos para los fans de Marvel Comics. Por primera vez desde el establecimiento del Comics Code Authority se mostraba a un héroe Marvel con la capacidad de matar, y Jack Russell la utilizó con varios de sus primeros adversarios. Además, la serie traía un nuevo aspecto a los cómics Marvel gracias al dibujo de Mike Ploog. "Mike era muy bueno haciéndolas [series como Werewolf by Night y Ghost Rider]", dice Conway. Era muy imaginativo, un gran narrador, y bastante rápido, lo cuál era el criterio requerido en aquel entonces. Fue uno de los primeros dibujantes en romper con los modos de la Marvel. Todo el mundo estaba intentando dibujar como Kirby y Romita, y hasta cierto punto como Ditko, pero el material de Mike no había recogido sus influencias previas de Marvel, sino de los cincuenta y de los títulos de terror. Mike es un historietista, y lo digo en su acepción más amplia. No intenta dibujar en un estilo que mimetice la realidad como hacía Neal Adams. Mike interpreta la misma y lo hace de forma muy efectiva." 

(Continuará)