lunes, 15 de diciembre de 2014

DOUG MOENCH, UN GUIONISTA EN EL PLANETA DE LOS SIMIOS (2 de 2)

Entrevista realizada por J.C. Vaughn para Comic Book Marketplace en 1999. Traducida por Frog2000 para su casilla de facebook. Parte 1.

MOENCH: En ese entonces podías hacer un trato con Roy Thomas mientras jugabas como segunda base en el partido de softball de Marvel. Corrías hasta la segunda y puede que Roy hiciese una jugada corta o algo así y te decía: “Hey, Doug, ¿quieres escribir los Inhumanos?”, y le contestabas: “¿Qué es eso?” Y te decía: “Una mensual, en color,” y le preguntabas qué dibujante estaba en la serie. Te decía: “George Perez”, o quien fuese, y le decías que de acuerdo. Luego: “De acuerdo, el primer número para la próxima semana”, y así era todo. No tenías un editor vigilándote como un halcón todo el tiempo. Los guionistas éramos más responsables. Don McGregor era su propio editor. Steve Gerber era su propio editor. Steve Englehart era su propio editor. Len Wein, Marv Wolfman, Roy Thomas… todos escribíamos prácticamente lo que queríamos. 

CBM: ¿No crees que con ese sistema se esperaba mucho más del guionista?

MOENCH: Claro. No sólo el editor no nos decía lo que teníamos que hacer, sino que nosotros no le decíamos lo que estábamos haciendo. ¿A quién le gusta ser un robot zombie? Esa es la razón por la que todo el material que hago ahora está generado por mi propio puño. Sigo teniendo que molestarme en escribir una propuesta que tiene que leer un comité, ser aprobada, tienen que firmar los contratos y todo lo demás, pero por lo menos es mía. Les ofrezco lo que he ideado y entonces me dicen sí o no. Cuando escribías una serie mensual en esa época, si tenías que enlazarla con otros títulos y todo ese sinsentido, lo que era bastante raro, la serie seguía teniendo peso, y además también solía ser un buen negocio. Bueno, pues ya no lo es.

CBM: ¿Fue ese el proceso de aprobación para una serie como la de los Simios?

MOENCH: En realidad no. Todo lo teníamos que enviar a Apjac [Arthur P. Jacobs era el productor de la serie de películas, y Apjac su compañía de producción], y sé que hubo algunos problemas en ciertos números por el dibujo. Siempre eran cosas como: “El personaje no se parece lo suficiente a Charlton Heston”. Que yo sepa, en las historias originales que hice con Mike Ploog y Tom Sutton nunca tuvimos ningún problema. Lo único que escuché fue que habíamos conseguido grandes seguidores de lo que estábamos haciendo. 
CBM: ¿Sigues en contacto con los fans?

MOENCH: Si, es algo que me hace mucha gracia, porque he escrito bastante material. No sé si habrá algún “fan de Doug Moench”, pero he conocido gente que me recuerda sólo por Aztec Ace [la serie Eclipse de los ochenta], o por la serie de Godzilla. O por El Planeta de los Simios o Batman… no parece que exista nadie que conozca toda mi obra. Hay un grupo que parece que me conoce tanto por Maestro del Kung-Fu como por Caballero Luna. Una vez hice una entrevista con un tío que me conocía por mi trabajo en el campo del terror, el material de la Warren, Skywald y los magazines en blanco y negro de Marvel.

CBM: El dibujo de Mike Ploog en “El Planeta de los Simios” estableció un verdadero estándar artístico para la revista. ¿Qué crees que hacía que su trabajo fuese tan bueno?

MOENCH: No sé. Podría teorizar sobre ciertas cosas. Talento innato... es lo suficientemente mayor como para haber visto a maestros en vez de a simples autores de comic book. Y hasta cierto punto le enseñó Will Eisner. Supongo que no habrá mejor profesor en el planeta. Si quisiera que me enseñara alguien, esos serían Will Eisner o Harvey Kurtzman, y probablemente fuese Eisner el que obtendría el visto bueno de los dos. Mike no sólo conoce el medio del comic book tan bien como Kurtzman, sino que creo que dibuja un poquito mejor. No sé lo que hace que Mike sea tan bueno. Sencillamente, algunos tíos son de esa forma.

CBM: ¿Hicísteis las historias originales en colaboración? En ciertos momentos de las adaptaciones, no parecía que hubiese demasiada.

MOENCH: Sí, definitivamente sí. Escribí el guión completo paras las adaptaciones, pero por lo general prefiero trabajar con un argumento.

CBM: Ploog es alguien que pasó rápidamente (algunos dirían que corriendo) por el campo de los cómics. ¿Qué crees que tendría que suceder para que alguien como él volviese al medio?

MOENCH: En realidad seguimos en contacto. Hemos hablado sobre hacer algo juntos. Probablemente sea la quinta vez que Mike me ha dicho: “Hollywood me pone enfermo, me quiero largar de aquí. Hagamos algo juntos.” Esta vez suena como si fuese a convertirse en realidad. En las dos últimas películas que ha trabajado ha pasado por algunas malas experiencias. Incluso ha vendido su casa de California y se va a comprar una en Inglaterra. Creo que ahora mismo se está mudando. Se ha cansado de todo ese sinsentido de Hollywood… Creo que quiere contar historias de nuevo, y espero que pronto hagamos algo juntos.

CBM: Además de Mike Ploog, Tom Sutton trabajó contigo en varias historias, incluyendo la de "Future History Chronicles", donde ilustró una magnífica Ciudad Barco. ¿Qué tal fue la colaboración con Tom?

Moench: ¡Fantástica! Dibujó la historia en esas páginas gigantescas, mientras que otros dibujantes trabajan con hojas un uno y medio más pequeñas [las páginas dibujadas eran más grandes de la mitad de como fueron publicadas], así que trabajó por dos. Mi mesa no era lo suficientemente grande como para que entrasen las páginas. Esas páginas tenían un detalle tremendo, así que podíamos incrementar la densidad de las historias. Un gran nivel de detalle. Tom se concentró bastante en en "El Planeta de los Simios". Supongo que su etapa le dio bastante vidilla para hacer que su carrera renaciese. En ese momento fue todo un salto cuantitativo.

CBM: ¿Existe alguna diferencia en tu forma de escribir un guión si sabes concretamente quién lo iba a dibujar?

Moench: Volviendo sobre tu pregunta acerca de las colaboraciones, diría que al principio le tuve que comentar algunas cosas a Mike Ploog, y después ya no le tuve que decirle nada. Puede que le preguntase qué es lo que le gustaría dibujar, y luego acomodaba la historia a sus preferencias, y cuando un tío dibuja lo que le gusta, su trabajo siempre es mucho mejor, ¿verdad? De ahí es de donde proviene el material de la barca con Gunpowder Julius y Steely Dan [de la historia "Terror in the Planet of the Apes"].

No recuerdo qué quería exactamente, pero me comentó que le gustaba Davy Crocket y todo lo relacionado con lo fronterizo, y eso me dio la idea para diseñar esos personajes. Steely Dan es mi versión de Mike Ploog. Es un gran chico que ruge de la risa y es muy extrovertido. Lo magnifiqué un poco. A él le encantó e hizo un trabajo magnífico. Se metió en la historia de lleno, así que finalmente la editaron sin entintar los lápices.
CBM: ¿Cómo diste con los personajes de "Terror"?

Moench: ¿Sabes de lo que estoy más orgulloso? En las películas usaron nombres latinos, pero no pensaron en el de Brutus. Fue el que usé para mi diabólico líder simio. Pensé que era magnífico. Roy me llamó y me dijo que Marvel se había hecho con los derechos de Planet of the Apes. Le dijo a Gerry Conway que tenía que escribirla, pero él se deshizo del encargo. Sólo dejó escrita una página con notas. Roy me la pasó. Eran conceptos muy vagos, pero en la hoja aparecían los nombres de Jason y Alexander, un humano y un simio. Son amigos y se encuentran en problemas. A partir de ahí, hice que fuesen más jóvenes. Quería hacer una alegoría sobre el racismo, algo que creo que aparecía implícito en las películas. También me parecía que los chavales no se estaban preocupando demasiado por el tema. 

CBM: Hiciste un one-shot con Ed Hannigan titulado "Evolution´s Nightmare".

Moench: Ed terminó convirtiéndose en mi colega. Creo que en el Bullpen se dedicaba a hacer correcciones y otras cosas por el estilo, pero quería dibujar su propia historia. En esa época era mucho más fácil. Sólo tenías que convencer a Roy o a quien fuese para que te diera una oportunidad... No me acuerdo de si Mike Ploog entregó tarde, o si decidieron darle algo de tiempo extra, pero Ed quería probar que también era capaz de dibujar una historia. Y así es como surgió "Evolution´s Nightmare".

CBM: Hay otra de las historias originales titulada "Kingdom on an Island of the Apes" que está dibujada por Rico Rival.

Moench: Con eso volvemos a lo que he dicho antes. Solía recibir llamadas donde me decían: "¿Puedes hacer una historia de los Simios de un único número?", y me preguntaban cuándo podría tenerla lista. Creo que Inglaterra estaba enloqueciendo con "El Planeta de los Simios". Marvel UK había convertido la serie en semanal, y en algún momento empezaron a publicar material por delante de nosotros.

CBM: Por lo menos en algún punto, el magazine se llegó a llamar "Planet of the Apes" y "Dracula Lives!"

Moench: No era capaz de mantener el ritmo semanal. Me preguntaron si podría hacer material original para Inglaterra que más tarde podría aparecer en la versión americana. Más tarde ocurrió lo mismo con Maestro de Kung-Fu y Deadly Hands of Kung-Fu. Tampoco duró demasiado... yo no podía mantener ese ritmo semanal. No recuerdo todas las historias.

CBM: Entonces, ¿no recuerdas todas las historias que has guionizado?

Moench: No. De vez en cuando alguien me ha puesto un tebeo enfrente para que se lo firme y le he dicho: "Podría firmar una página completamente en blanco, pero no firmaré algo que yo no he guionizado", y la persona me ha contestado: "Pero si lo has escrito tú", y yo seguía sin creérmelo. Lo abría y allí estaba mi nombre, en los créditos. Luego me lo leía y entonces puede que me volviesen los recuerdos del momento en el que lo escribí. 

CBM: ¿Te has leído alguno que no te haya traído recuerdos?

Moench: Si, [risas.] Al final rebusco y encuentro una fotocopia del guión y entonces sí que tengo que admitir que yo lo he escrito. [Más risas.]

CBM: ¿Recuerdas algún momento favorito relacionado con la serie de "El Planeta de los Simios"?

Moench: Una vez acudí a una reunión del ACBA [Academy of Comic Book Arts] en la que Neal Adams era el Presidente y yo el Vice-Presidente. Ploog también estaba allí. Siempre me ha gustado juntarme con ese tío. Es un jinete de rodeo, un caballo salvaje... es un gran tipo. Es más pequeño que yo, pero parece más grande. Tiene una barba enorme. Apareció por la reunión, algo que no hace habitualmente, con las páginas del barco. Después de la reunión nos quedamos echando un vistazo a las páginas y fue un gran momento. Para Ploog sirvieron de lanzadera. Era capaz de hacer de todo, pero se metió realmente en ese relato. Era magnífico.

CBM: Hey, Doug. Gracias por charlar para los lectores de CBM.

Moench: El placer es mío... ha sido divertido.

No hay comentarios: