martes, 8 de abril de 2014

BIG BLACK: SIN GRISES (1983)

BIG BLACK: SIN GRISES. Por Jim Cress para Matter #1 (enero de 1983). Traducción de Frog2000.

"Urge Overkill," dice Steve Albini al responder al teléfono. Uh...¿hola? Son un grupo que le gusta, me comenta.

"Vete a la mierda" es otra buena forma de saludar a las personas que le llaman, explica Albini. "Cuando contestas "vete a la mierda" por teléfono la gente suele dar una respuesta honesta. La cortesía no es más que otro tipo de mentira."

¿Suena abrasivo? Así suena su disco, pero se está vendiendo de todos modos. 

Big Black es una banda compuesta por un solo hombre: Albini compuso las canciones, cantó y gritó y tocó todos los instrumentos (guitarra, bajo y un pequeño órgano), salvo unos cuantos gritos y explosiones de saxofón atonales aportadas por amigos. También grabó y mezcló el disco, diseñó la portada y para las primeras 1.500 copias aportó una bizarra variedad de material adicional: anzuelos, fotografías aterradoras, mechones de pelo de Will Tizard, etc. El coste completo: 1.870 dólares y una caja de cervezas para un amigo que le dejó su grabadora de cuatro pistas. Albini pagó la cuenta usando el dinero que había ahorrado para la Universidad.

Por lo que... ¿qué es lo que ha poseído a este veinteañero, estudiante de la Universidad Northwestern de la "Jodida (tal y como enfatiza) Missoula, Montana"? Albini ve Big Black como una extensión de su propio estilo de vida: despojado de pretensiones, espontáneo y poco convencional. Si hablas con Albini, si escuchas a Big Black, te puedes dar cuenta de las similitudes.

Por ejemplo, mira cómo se alimenta. Según Albini: "suelo robar un montón de artículos de primera necesidad, como la comida... tengo que comer para vivir. Creo que es una tontería que tenga que venderme para conseguirlo." Big Black: "Soy un cazador-recolector, mato lo que me como / soy un trabajador del acero, mato lo que me como / soy un albañil, mato lo que me como..." ("Steel Worker").

Como sugieren los títulos de las canciones ("Live in a Hole," "Dead Billy," "I Can Be Killed," etcétera), este EP no viene repleto de pop alegre y sentimentalismo lírico. La música es dura, pero no de forma incondicional. Se parece más a un enjambre de abejas enfadadas dirigiéndose hacia tu cabeza, o a un rasposo cepillo de alambre construido con acero. Albini lo llama "realista".

"Si este disco suena oscuro es porque todo el mundo trata siempre de juguetear de forma ligera y estúpida, yujú, ¿no te parecemos divertidos?", dice. Algunos de los "ruidos realmente buenos" con los que torturó su "copia casera" de stratocaster (canibalizada a partir de los restos de varias guitarras) para el disco incluyen un "ruido de trenes chocando al instante", un "zumbido que suena femenino" y "el sonido de picajosos insectos surgidos de la tierra".

"Mientras crecía en Montana, pensaba que toda la música del mundo apestaba," recalca Albini. "Imagínate esta mente letal en Montana, explorando las cubetas de discos, intentando encontrar un álbum digno de escuchar. Encontraba, como mucho, dos o tres al año." Incluyendo discos de Television, Suicide, Wire y Killing Joke.

Así que después de estar una semana dando clases de bajo en el instituto, Albini empezó a hacer sus propios sonidos con una banda noise que, bueno, nunca llegó a salir de Missoula. Albini estuvo tocando con The Stations por la zona durante cerca de seis meses, hasta que lo cambiaron el pasado enero por un bajista menos molesto.

Albini espera tocar la música de Big Black en directo en los clubs de Chicago durante esta primavera, eso si es capaz de encontrar otros músicos a los que les guste lo que hace, y si vende discos suficientes como para poder recuperar el dinero de la matrícula. Si los fondos se lo permiten, dice que fácilmente tiene preparadas como unas sesenta canciones más que le gustaría editar en vinilo.

De acuerdo con Jon Babbin, de Ruthless, el sello que está distribuyendo "Lungs", Big Black habrá agotado el plástico para la primavera, toda una hazaña y unas ventas impresionantes para un disco independiente. Babbin comenta que el disco se está vendiendo bien en Chicago, y que varios cientos de copias se han vendido a distribuidores de las Costas Este y Oeste. A través de Green World Distributors, Big Black pronto llegará hasta Inglaterra y Europa.

Irónicamente, Albini cree que la gente que está comprando su disco y bailándolo en los clubs locales (donde Big Black está empezando a hacerse popular) están, por desgracia, entre los muchos tipos de seres humanos que más le cabrean: los groupies modernos a la moda. "Por alguna razón les encanta a los homos. Me enferma pensar que estos cabezas de quaalude se lo estén pasando en grande con el disco sonando en la pista de baile", se queja. 

Otras personas a las que Albini desprecia (¿tenéis los lápices listos?) incluyen "los peleles hippies del laissez faire", "los homosexuales furiosos" (no los homosexuales en general, sino sólo los que hacen de su sexualidad su única identidad. "En realidad me caen bien la mayoría de los homosexuales que he conocido"), dice, y los miembros de fraternidades y hermandades ("Los "Greeks" son gente de mierda que fingen que lo que hacen es desesperadamente importante".) A los grupos que se pueden encontrar por el Noroeste, y que de hecho forman gran parte del alumnado, Albini tampoco les cae muy bien. Pero a él no le importa.

"Suelo polarizar a la gente... o bien son como yo, o no me gustan, o no me conocen. De una forma u otra, me da bastante igual", comenta. 

---------

Extraído de Matter, Vol. 1, No. 1, enero de 1983. Posiblemente la primera entrevista a Big Black (¿?)

Escucha Lungs EP.

No hay comentarios: