viernes, 11 de abril de 2014

FELIZ AÑO NUEVO, PANDILLA DE BASTARDOS, por Warren Ellis

Artículo de "Desde el Escritorio de Warren Ellis, Volumen II", Avatar, 2000. Traducido por Frog2000.

Mi intención es cerrar el flujo de emails que suelo recibir con las otras Preguntas Que Más Suelen Hacerme: no, sigo sin terminar el guión cinematográfico de Transmet; si, actualmente estamos intentando conseguir un trato para una película, y sí, he estado hablando personalmente con gente famosa, y no, no puedo decir una condenada cosa sobre el tema. La agencia que me representa en Hollywood ha cambiado hace poco porque mi representante, JC Spink, se ha marchado de Zide Entertainment y me ha llevado con él. Ahora me representa JC Spink, de Bender-Spink.

(Nota de Agosto de 2000: las cosas han vuelto a cambiar. Hace tiempo que Bender-Spink ya no me representa. Ahora estoy trabajando con Aaron Michael de Industry Entertainment, si es que hay alguien por ahí que le interese.)

---------------------

Tomo especial nota de los "eventos especiales" de DC Comics, porque ahora estoy trabajando en exclusiva para ellos. Y por eso me gustaría haber esperado hasta que saliese la Columna de Noticias de Jódete de DC, aunque en su lugar cogí y me compré los títulos de The Kingdom, el evento especial de DC para diciembre de 1998. Es una especie de secuela de Kingdom Come, la historia protagonizada por superhéroes de DC de cuatro entregas y 200 páginas que devoró vivo el mercado hace un par de años. La idea básica de KC la proporcionó Alex Ross y la articuló de forma coherente el guionista Mark Waid, cuando acabó, a continuación la dibujó Alex Ross. Ross no ha tenido nada que ver con The Kingdom, aunque algunos de los personajes protagonistas que dicen una o dos frases en la historia están (evidentemente) inspirados en las figuras ilustradas por Ross para KC. Entiendo que Ross no esté demasiado contento con su inclusión, porque fue el creador de esos personajes. Pero como esos personajes fueron creados como amalgamas de otros personajes de DC ideados por otra gente, no soy capaz de entender las enormes ideas filosóficas que se supone que cimentan su argumentación, pero ahí las tienes. En cualquier caso, The Kingdom es el show de Waid. Todavía no he gastado el tiempo suficiente como para que se me ocurra algún tipo de crítica sincera, pero sin embargo me sigue pareciendo preocupante.

El concepto central de TK es la revelación del "Hipertiempo". El "Hipertiempo" es (esencialmente) el concepto del Multiverso tensado mediante teorías modernas y puntos de vista mágicos que incluyen (por lo que he podido detectar) las teorías de bifurcación temporal de Terence McKenna (lo que sugiere que por algún sitio se encuentra la marca ineludible de la mente de Grant Morrison.) Por lo que he podido leer, Morrison es el mayor responsable del concepto del "Hipertiempo". A mí me suena como un concepto de Grant Morrison elaborado para un cómic pop. De hecho, si es idea de alguna otra persona le ofrezco mis disculpas. El "Hipertiempo" levantó mucha polvareda y alguna obra poco entusiasta por parte del excelente Mike Zeck que, en general, daba la impresión de que le hubiese gustado estar en otra parte, quizá mezclando a Hugo Pratt con James Ellroy junto a Steven Grant en un cómic criminal al estilo del magnífico Damned. En algún texto posterior se explica que el "Hipertiempo" abarca todas las líneas temporales, todas las historias, todas las posibilidades. Se nos presentan más imágenes extrañas de los personajes frente a un crisol de color a doble página. Son imágenes (entresacadas) de los lucrativos y populares títulos de los "Otros Mundos" de DC, donde se cuentan historias y períodos históricos alternativos y donde personajes de DC bien conocidos son vueltos a imaginar. Nos han dicho que estas fantasías (en ocasiones risibles), en realidad han ocurrido todas ellas en otras líneas temporales, al igual que las historias de la continuidad habitual del Universo DC. Las fantasías alternativas tendrán el mismo valor para la continuidad. Mark Waid suele ser muy abierto y honesto al hablar sobre este tipo de fantasías. Su éxito se debe a esa rara cualidad infantil que le permite excitarse de verdad con toda esta mierda, sin cinismo ni dobles sentidos. Así que creo estar en lo cierto cuando digo que Mark no intenta que este acontecimiento tenga un tono corporativo. Pero si funciona, lo hará a lo grande. Mirad todos esos títulos que os váis a poder comprar, chicos, y sabed que, de algún modo, a su manera, importarán tanto como el resto. Lo que debería haber sido mágico tiene ahora un aspecto frío, plano y aburrido, la definición menos halagadora del concepto. Y aún así, es cierto que The Kingdom se podría convertir en un éxito. Lo espero por el bien de Mark, porque me cae bien y siempre le he deseado lo mejor, incluso cuando (desde mi punto de vista) su mente parece haberse detenido en seco y cagado encima. Estoy seguro de que él piensa lo mismo de mí.

-----------

Próximo viaje: Oslo, Noruega, donde ofreceré otra lectura y seguiré con una sesión de preguntas habituales en la parte trasera de un bar en un acto que se llama -¡Tachán!- "Una Noche con Warren Ellis". Creo que será el 24 de enero, sábado. Se pueden ver más detalles en la web de Bladkompanient, la editorial noruega que publica Transmet, la fecha coincidirá aproximadamente con la publicación de los números 4, 5, 6, 7 y 8 de Transmet en noruego. Si puedes venir, hazlo, y así podrás conocer al excelente Sigbjoern y a mi gran colega Iselin Evensen, que traduce al noruego Transmet, tan cruel como bella y con una jodida gran sonrisa.

------------

Asombroso: gasté tres jodidas horas en una sesión fotográfica de Stephen Ellison, un fotógrafo de fama internacional con un extenso currículum en famosas y prestigiosas publicaciones, y la última foto que tomó en crudo, una fotografía de broma con un manojo de lápices afilados que insistió que enarbolase en mi mano, fue la que apareció en la Wizard Magazine para ilustrar a página completa mi entrevista. No las noventa y ocho anteriores en las que aparezco caminando por la playa vestido con mi traje parisino y mi abrigo inglés, ni los dieciséis zillones en las que aparezco cortando y encendiendo mi puro cubano Montecristo bajo el muelle, ni en la que estoy sentado en un muro en la playa mientras a mi espalda surge una enorme catarata de luces espigadas mientras un Agente cae al agua del estuario detrás mío... Wizard está decidida a joderme fotográficamente. Voy a terminar montando mi propio kit de prensa y fotografías aprobado personalmente, tan sólo para asegurarme de que no termino pareciéndome al maldito Catweazle...

Southend, Londres
2 de Enero de 1999

No hay comentarios: