lunes, 7 de julio de 2014

LA ENTREVISTA CON AL FELDSTEIN EN COMICS JOURNAL (5 de 6)


La Entrevista con Al Feldstein en Comics Journal (5 de 6) 
(Para The Comics Jorunal 177 (1995), por Steve Ringgenberg. Traducida por Frog2000. Parte 1parte 2parte 3, parte 4.)

TODOS MIS DIBUJANTES FAVORITOS

RINGGENBERG: ¿Quiénes son tus dibujantes favoritos de todos con los que has trabajado?

FELDSTEIN: Todos ellos eran mis dibujantes favoritos. Realmente no podría... Jack Davis era magnífico haciendo esa especie de terror superficial. Ingels era magnífico haciendo verdadero terror clásico. ¿Hablamos de EC, o también de la época de Mad?

RINGGENBERG: Bueno, de los dibujantes de la EC, si es que te gusta alguno en particular, y luego de la época en la que estuviste en Mad, ¿había alguno que te gustase en particular?

FELDSTEIN: No. Me encantaban todos. En serio. Todos ellos tenían tanto talento, todos manejaban las cosas muy bien. Bill y yo empezamos a escribir historias específicas para dibujantes específicos que estaban basadas en su estilo y que funcionaban muy bien con el mismo. Kamen siempre hizo esa especie de violencia casera con la esposa, el marido y los hijos, porque tenía ese estilo de dibujo a lo Marcus Welby, ¿sabes? La familia americana. Y Graham siempre dibujaba cadáveres y las clásicas cosas goteantes.

RINGGENBERG: Tengo curiosidad con Graham Ingels. ¿Por qué crees que desapareció de la vista después de la época EC?

FELDSTEIN: Creo que Graham tenía algún problema. He oído que tenía problemas con el alcohol.

RINGGENBERG: Había oído algunos rumores, pero nunca había escuchado algo que fuese verdaderamente definitivo.

FELDSTEIN: Nunca haría alguna declaración en firme, porque realmente no lo sé. Pero sé que tenía algunas dificultades incluso cuando estuvo trabajando en EC.

RINGGENBERG: Llevo oyendo desde hace años que Ingels estuvo viviendo en Florida y que era profesor de dibujo.

FELDSTEIN: Si, era un buen artista y Bill Gaines tiene una pintura suya maravillosa de la Vieja Bruja.


RINGGENBERG: Estuve en la oficina de Bill y vi el cuadro, y también vi uno de ciencia ficción que hiciste tú. Era de un paisaje.

FELDSTEIN: Si, claro.

RINGGENBERG: ¿Fue algo que hiciste para pasar el rato?

FELDSTEIN: Lo hice para Bill porque él había venido a mi casa. Mientras estuve trabajando en EC y en Mad no había hecho ningún dibujo artístico, y no lo hice hasta que me retiré y me puse de nuevo a dibujar, y ahora lo hago a tiempo completo porque tengo tiempo, y estoy dibujando un montón. Pero justo después de la Guerra había dibujado un paisaje, una especie de paisaje malhumorado que me traía reminiscencias de cuando estuve Blytheville, en Arkansas, y en él se veía una vieja choza destartalada y un camino que estaba lleno de baches y un viejo árbol polvoriento con musgo. Bill entró, cogió la pintura y me dijo: "Quiero esto." Así que se la llevó.
Se la dejé por un tiempo y luego pensé: "Caramba, ¿qué va a hacer con ella de todos modos?" Así que le dije: "Vamos a hacer un trato. Te cambio de nuevo la pintura que te dí por un cuadro de ciencia ficción." Y esa es la pintura que viste. La pinté para él. Fue mi primer cuadro de ciencia ficción, y el precursor de la clase de cosas que estoy haciendo ahora y que vendo a través de Jerry Weist en Sotheby.

RINGGENBERG: Es interesante. Al, demos marcha atrás de nuevo, a la época en la que te hiciste cargo de Mad después de que se fuese Harvey, ¿se provocaron malos sentimientos entre Harvey y tú posteriormente a su marcha?

FELDSTEIN: Absolutamente no. Como ejemplo, aquí tienes otra historia que no es del dominio público. Harvey venía de Trump, que no fracasó por culpa del editor y sus habilidades, sino porque Hefner se convirtió en alguien omnipresente ¡gracias a Dios [risas] porque eso fue bueno para nosotros!, fue algo bueno para Mad, porque tan sólo estábamos sobreviviendo en ese momento y entonces dejamos de sufrir. A continuación Harvey empezó con Help! y...

RINGGENBERG: Humbug.

FELDSTEIN: Cierto. Humbug estuvo primero, y luego Help! Humbug fracasó, y entonces él empezó con Help!, y yo le dije a Bill Gaines, “Sabes, Harvey trabajaba muy bien cuando formaba parte de nuestra empresa.” Una de las razones por las que Mad tuvo éxito fue porque le rebotamos cosas hacia él y de alguna forma él empezó a competir con nosotros, y cuando empezó a hacerlo empezamos a conversar un montón. Le dije a Bill, "¿Por qué no le traemos de nuevo a la empresa? A Mad o a otra revista. Si conseguimos traernos de vuelta a Harvey y lo respaldamos y le dejamos que haga con Help! lo que quiera, podríamos convertir las cosas en algo más adulto o en una revista más orientada para los chicos, o viceversa, o hacer que Mad fuese más adulto. Estaría muy bien. Esto es algo parecido a lo que hacen las empresas de jabón, que están metidas en sus propias competiciones, ¿sabes? ¿Por qué no traérnoslo de nuevo al redil?" Así que nos fuimos a un restaurante y Harry Chester, Bill Gaines, él y yo nos sentamos y le ofrecimos el siguiente acuerdo: “Vuelve, vamos a publicar Help! para ti. Tú serás el editor, será tu bebé. Vamos a ayudarte a distribuirlo, te podemos guiar.” Pero él no quiso formar parte de ello.


RINGGENBERG: Nunca lo había oído antes.

FELDSTEIN: [Risas.] Si, bueno, hay cosas de las que nadie habla. Esa es una. Fue idea mía, y comimos con Harry Chester, pero Harvey dijo que no. Supongo que tenía miedo de que le arrebatásemos la revista. No creo que Harvey confiase demasiado en Bill, no sé. Pero yo estaba abierto a colaborar, porque pensaba que podría ser algo maravilloso que él volviera… tener una editorial con varios diferentes tipos de enfoque a la hora de publicar.

RINGGENBERG: Sé que Harvey volvió finalmente e hizo algo de trabajo como “freelance” para Mad.

FELDSTEIN: Eso fue mucho más tarde. Fue después de que yo me retirase. Fue cuando Harvey estaba financieramente con el culo al aire y habían quitado Little Annie Fanny del Playboy, que era su fuente principal de ingresos. Así que volvió y comenzó a hacer algunos trabajos para Mad de nuevo, que Bill le dejase me pareció algo muy dulce, aunque creo que en ese momento Harvey ya estaba empezando a sufrir alguno de sus problemas físicos. Eso fue después del '84. Yo me retiré en ese año. Una vez intenté que Bill Elder trabajase con nosotros, pero él tenía miedo de enemistarse con Harvey.

RINGGENBERG: Cuando volvían artistas como Davis y Wood después de haberse ido con Kurtzman, ¿no te resultaba un poco incómodo?

FELDSTEIN: Wood nunca se fue.

RINGGENBERG: Wood continuó trabajando para Harvey y para ti.

FELDSTEIN: Wood nunca trabajó para Harvey.

RINGGENBERG: Creo que lo hizo en Humbug.

FELDSTEIN: Oh, sí. Quizá. No lo sé, ¿lo hizo?

RINGGENBERG: Si, sé que hizo algo para Trump.

FELDSTEIN: Espera un minuto. Estuvo trabajando para Humbug después de que yo le dejase marchar. Después ya no volvió a trabajar para Mad. Wood nunca dejó Mad para irse con Hefner, porque estuvo en Trump. Wood fue uno de los dibujantes con los que me quedé cuando asumí el control, e hizo algo de aquello con el pequeño ratón, ya sabes, esa cosa del espacio que estaba protagonizada por un ratón. Pero Wood también tenía problemas. Yo era un profesional consumado y tan sólo quería trabajar con profesionales consumados.

RINGGENBERG: ¿Fue por eso por lo que Wood comenzó a hacer cada vez menos trabajos y luego terminó dejándolo finalmente?

FELDSTEIN: Si, no era nada fiable y le puse plazos de entrega. No se puede sostener una publicación con 400.000 copias en imprenta funcionando más de un día. Quiero decir, si él no entregaba a tiempo, yo no podía permitírmelo. Por eso me encargué de amortiguar las cosas cuando empecé como editor de Mad. Dejé casi tres números archivados, en parte porque yo quería hacerlo así, y en parte lo hacía por los guionistas y dibujantes. Cualquier dibujante que terminase un trabajo siempre tenía más trabajo esperándolo, porque yo era muy empático con las necesidades del artista “freelance”. Además, cualquier guionista que me diese una buena idea, se la dejaba guionizar, sin importarme si la necesitaba o no en ese momento, y luego la archivaba. Bill era consciente de ello, pero no creo que fuese realmente consciente de la cantidad económica de dinero que teníamos archivado en inventario. Era bastante más de tres números, creo que es probable que fuesen cerca de cuatro, lo que significa cerca de 200 páginas.

RINGGENBERG: Bueno supongo, que dado el éxito que tuvo Mad, la revista no sufriría problemas económicos.


FELDSTEIN: Sí. Y desde mi punto de vista era algo genial. Podía irme de vacaciones, y también, cuando llegaba el momento de hacer un número, todo estaba bien equilibrado. Las únicas cosas que archivaba en inventario eran las que no eran oportunas en ese momento; nada que no fuese oportuno era programado inmediatamente. Pero en lo que se refiere a los artículos archivados, siempre tenían que incluir dos cosas: que fuesen buenos para nosotros editorialmente y que fuesen buenos para los dibujantes y los guionistas. Realmente tampoco había tanto dinero invertido en el archivo.

RINGGENBERG: Cuando Davis regresó después de irse con Kurtzman, ¿se produjo alguna situación incómoda?

FELDSTEIN: Puede que alguna. Yo estaba contento de poder verlo. Era un dibujante “freelance” y también un guionista “freelance”, así que sé lo que él quería hacer. Si tienes una esposa e hijos y una hipoteca, tienes que ir hacia donde se pueda ganar dinero. Si vas a dejar que tus sentimientos se interpongan en tu camino y dices: "bueno, te fuiste con Harvey, así que no voy a dejar que vuelvas," creo que sería una estupidez. Sería como cortarme mi propia nariz. Jack Davis era un artista fantástico. [Cuando vino] de nuevo a hacer "El hombre del traje gris" yo estaba encantado. Creo que se sintió un poco incómodo y también creo que estaba preocupado, porque nunca le gustó mucho las cosas de terror que había hecho. Estaba un poco avergonzado de ellas.

RINGGENBERG: Lo ha mencionado en algunas entrevistas.

FELDSTEIN: Sí. Pero él seguía siendo uno de los mejores, e hizo un gran trabajo. Porque entonces era un profesional consumado, como ya he dicho. Es el tipo de profesional con el que quería trabajar. Cuando hacía una portada de terror, hacía una buena portada de terror. Cuando hacía una de ciencia ficción, era buena. Había sido un placer trabajar con todos ellos, y cuando él regresó, no estoy seguro de quién se acercó a quién, pero yo estaba encantado de poder contar con él, y lo mismo con Al Jaffee.

(Concluirá)

No hay comentarios: