jueves, 1 de noviembre de 2012

DOUG MOENCH Y LOS MONSTRUOS 1 (de 2): GODZILLA

Entrevista en Comic Monters con Doug Moench centrada en las series de Godzilla y Caballero Luna. Traducida por Frog2000.

Primera parte: Godzilla

Durante dos años, y con 1977 como punto de partida, el Rey de Todos los Monstruos invadió la tierra de Marvel Comics. Mediante sus combates con los Cuatro Fantásticos y algunos otros, por ejemplo, contra Los Vengadores, el gigante llamado Godzilla dejó plantada su huella.

Hablamos con el guionista de Godzilla, Doug Moench.

The Big Bad Wolf: ¿Siempre fuiste fan de Godzilla?

Doug Moench: En realidad no. Cuando era un niño vi la película en blanco y negro y pensé que estaba muy bien. Pero me gustaba más la animación en “stop motion”, las películas donde aparecían dinosaurios y también King Kong. Finalmente, con el tiempo acabó gustándome el tío disfrazado, porque me parecía encantador.

The Big Bad Wolf: ¿Cómo conseguiste el trabajo de guionista de Godzilla?

Doug Moench: En cierto momento empezaron a gustarme las nuevas películas “camp” de Godzilla. Quería guionizar la serie como si fuese un experimento. Para mí era un trabajo completamente diferente del que solía hacer. En ese momento estaba escribiendo “Master of Kung-Fu” y el Caballero Luna, etc. Creo que gracias a series como “Moon Knight” me estaba ganando una reputación de que era capaz de guionizar cómics adultos. Así que me dije que Godzilla bien podía estar dirigido a un público algo más joven. ¡A los niños les encanta Godzilla! Quería usar su popularidad para ayudar a atraer a nuevos compradores a Marvel Comics. Si compraban Godzilla, puede que viesen los anuncios de Spider-Man y del resto de cómics de la línea y se los comprasen también. Stan me dijo: "¡Gran idea, Doug! ¡A por ella!"

Algunas semanas después, Stan Lee, Herb Trimpe y yo fuimos a ver la nueva película de Godzilla que se acababa de estrenar. A Stan Lee le gustó un montón. ¡Cada vez que Godzilla empezaba a perseguir a los otros monstruos, sonreía luminosamente! Después de la película, Stan estuvo totalmente de acuerdo en que teníamos que hacer una serie para un público un poco más joven.
The Big Bad Wolf: Que SHIELD fuese la némesis principal de Godzilla en lugar del ejército normal me parece una idea muy interesante. ¿Cómo se te ocurrió algo así?

Doug Moench: Archie Goodwin siempre estaba buscando nuevas formas de atraer a los  lectores habituales de Marvel para que se interesaran por el resto de títulos menos normales de la editorial. Así que siempre cogía superhéroes de otras series y los metía en esos títulos en plan “crossover”, etcétera. Creía que usando a SHIELD en cada número conseguiríamos un objetivo parecido.

Yo pensaba que la idea de Archie de usar a SHIELD era una excusa magnífica para escribir un mega-argumento donde la organización estaría intentando cazar a Godzilla todo el tiempo. Se me ocurrió la idea de que Gozdilla pisoteara una ciudad de la costa de Estados Unidos, y luego el lagarto seguiría destruyendo cosas mientras iba avanzando por todo el país, así que SHIELD intentaba detener su carnicería.

The Big Bad Wolf: El tercer número de Godzilla contó con un gran cruce con los Campeones. El equipo aparecía casi al completo, excepto por la ausencia del Motorista Fantasma y Estrella Oscura. Hércules, la Viuda Negra, El Ángel y El Hombre de Hielo intentaban detener a Godzilla. ¿Por qué prescindiste del Motorista Fantasma y Estrella Oscura?

Doug Moench: No estoy demasiado seguro. En realidad no me había leído el título de Los Campeones. Cogí los personajes que me sugirieron que podía meter.

The Big Bad Wolf: En ese mismo número, Hércules salva la vida del Ángel al detener en seco el pie de Godzilla, que estaba a punto de aplastarlo. Después de agarrar su pie, Hércules se las arreglaba para empujarlo hacia arriba y volteaba a Godzilla para lanzarlo a continuación. Cuando se te ocurrió esa escena, ¿no tenías dudas de si Hércules podría ser capaz de realizar esa proeza?

Doug Moench: En realidad yo no quería utilizar a Los Campeones. Cuando empecé a investigar lo que ocurría en su serie, vi a Hércules haciendo algunas cosas que demostraban la gran fuerza que tenía. En el primer guión no cogía al lagarto gigante y lo lanzaba, sino que en realidad utilizaba el peso de Godzilla en su contra y de alguna forma conseguía voltearlo, dejando que su propio peso lo derribase.
The Big Bad Wolf: En el cuarto y quinto número de Godzilla aparecían algunos monstruos del mismo tamaño que el protagonista, con los que él podía medirse perfectamente. Creo que el más memorable de todos era Batragon. ¿Cómo se te ocurrió el diseño de esa criatura?

Doug Moench: Las últimas películas de Godzilla eran como cabalgatas continuadas de monstruos. Me parecía que a los chavales les gustaría mucho más la serie si iban apareciendo todos esos monstruos. Decidí seguir por ese camino y llegué hasta una isla donde Godzilla podría luchar contra algunos monstruos de su mismo tamaño.

The Big Bad Wolf: El villano principal de esos dos números era el Dr. Demonicus. ¿Cómo se te ocurrió ese nombre?

Doug Moench: Intenté pensar cómo podría llamarse un villano. Cuando empecé a pensar en lo diabólico, en lo demoníaco, en lo infernal, lo primero que me vino a la mente fue “Dr. Demonicus”.

The Big Bad Wolf: Los siguientes números de Godzilla fueron algunos de los más divertidos de todos, porque Godzilla se enfrentaba al Ronin Rojo. ¿Tenías planeado que ese veinteañero, Robert Takiguchi, fuese el piloto del robot?

Doug Moench: Sí, lo hice para llamar la atención de los chavales a los que les había gustado la película. Así que me dije que meter a un chaval en la serie podía ayudar. Como nota aparte, llamé al chico de esa forma como homenaje a un gran amigo mío. Supuse que le sorprendería mucho convertirse en uno de los protagonistas de un cómic. Cogí todo ese rollo del robot gigante que a todo el mundo parece gustarle tanto, e intenté que le resultase más atractivo al público haciendo que estuviese pilotado por un niño.

The Big Bad Wolf: En el octavo número Godzilla termina enfrentándose con Ronin Rojo. ¿Qué puedes decirnos sobre la escritura de ese guión?
Doug Moench: No recuerdo nada específico, pero sí que fue bastante divertido.

The Big Bad Wolf: En el noveno número, Godzilla llegaba a Las Vegas. También aparecía un jugador compulsivo llamado Winslow Beddit que en ese momento estaba pasando por una mala racha. Era una de las historias más interesantes de toda la serie e iba mucho más allá de que simplemente Godzilla arruinase Las Vegas. Por un lado, las historias de Beddit y Godzilla iban desarrollándose en paralelo. Según Beddit se hacía rico y ganaba el dinero suficiente como para poder operar a su madre, una inundación causada por Godzilla arruinaba el casino y todas sus riquezas. Más tarde nos enteramos de que Beddit había abandonado a su familia y que su madre en realidad había muerto hacía años. ¿Cómo se te ocurrió esa historia?

Doug Moench: Cualquiera que fuese la gran ciudad en la que entraba Godzilla, disponía de algún elemento icónico. Me dije que lo mejor que podía echar a perder el monstruo en Las Vegas era un casino. Y como estábamos en las Vegas pensé que también podríamos mostrar cómo suele fluctuar la suerte de un jugador.
The Big Bad Wolf: En el décimo número de Godzilla aparecía un villano muy interesante llamado Yetrigar, un enorme sasquatch monstruoso. ¿Cuál fue su inspiración?

Doug Moench: Bien, Yetrigar era un homenaje al Yeti. Siempre he sido aficionado a la criptozoología. Soy medio escocés, y siempre me ha gustado todo lo relacionado con el monstruo del Lago Ness.

The Big Bad Wolf: En ese número aparecía una buena pelea a la antigua en la que Ronin Rojo se unía a la refriega contra Godzilla y Yetrigar. Yo votaría ese número como el más divertido de todos los de la serie. ¿Recuerdas si os llegó algún correo de respuesta de algún seguidor que os comentase que se había divertido mucho con toda esa mezcla de monstruos?

Doug Moench: Gran parte de los correos que nos llegaban los enviaban lectores a los que les había encantado “Master of Kung Fu” y “El Caballero Luna” y que no se podían creer lo que estaba haciendo en ese momento. Algunas veces nos comentaban que estábamos haciendo cosas muy divertidas.

Más tarde, gran cantidad de guionistas y dibujantes profesionales empezaron a decirme que su mayor placer secreto de entonces era el cómic de Godzilla.

Herb y yo nos lo pasamos muy bien. Estábamos bastante cansados ​​de hacer cosas que involocrasen traficantes de drogas, terroristas, etcétera, tan sólo queríamos divertirnos con la serie.

The Big Bad Wolf: Los números 12 a 14 de Godzilla presentaban a unos alienígenas monstruosos conocidos como los Mega Monsters. ¿Cómo se te ocurrió enfrentar a unos enormes alienígenas que provenían de otro mundo con el protagonista?

Doug Moench: Tan sólo quería hacer una historia diferente, así que pensé que esos aliens serían capaces de meter en vereda a los monstruos y enfrentarse a Godzilla.
The Big Bad Wolf: En Godzilla nº 17, SHIELD usaba el gas reductor de Henry Pym para encoger a Godzilla hasta el tamaño de un pequeño lagarto y encerraba a la bestia en una jaula. Finalmente el monstruo conseguía escapar y se refugiaba en las cloacas de NYC. Mientras estaba pululando por allí, Godzilla se cruzaba con uno de los habitantes del sistema de alcantarillado, una rata de cloaca. ¿Por qué encogiste a Godzilla hasta ese pequeño tamaño, intentabas hacer algo nuevo con el personaje?

Doug Moench: De nuevo, quería hacer cosas diferentes. Supuse que el suero reductor de Pym podía añadir algo interesante a la saga. SHIELD fallaba un número tras otro en su cometido de capturar al monstruo, pero finalmente conseguían encoger a Godzilla y encerrarlo ¡Aunque se terminaba escapando!

Supongo que hice esa historia por dos razones: para que Godzilla tuviese enemigos diferentes con los que luchar y para que viésemos que SHIELD podían ser efectivos.

The Big Bad Wolf: En el Godzilla número 20 el suero empezaba a fallar y Godzilla crecía hasta medir 15 pies de alto. Los Cuatro Fantásticos se tropezaban con la criatura y entonces empezaban a combatirla. ¿Cómo fue guionizar ese combate, especialmente la parte donde La Cosa se pelea contra Godzilla?

Doug Moench: Mi cómic favorito de Marvel eran los Cuatro Fantásticos. De todos los “crossovers” que hicimos en la serie, fue el único que nos gustó un montón. ¡Los Cuatro Fantásticos eran grandiosos! Me encantó escribir ese número.

The Big Bad Wolf: Godzilla era devuelto a la Era Mesozoica gracias a uno de los inventos de Reed Richards. Mientras se encontraba allí peleaba y acababa colaborando con Moon Boy y el Dinosaurio Diabólico. ¿Fue divertido guionizar el combate de Godzilla con una de las creaciones de Jack Kirby?

Doug Moench: Puede que fuese uno de los pocos “crossovers” que se me ocurrió a mí. Estaba buscando algún enemigo que pudiese ofrecer una buena pelea a Godzilla, por lo que lo primero que me vino a la mentte fue otro dinosaurio enorme, el Dinosaurio Diabólico.

De esa forma quizá también estaba intentando evitar la cancelación de la serie.
The Big Bad Wolf: Los últimos dos números de Godzilla fueron el 23 y el 24. En ellos el monstruo volvía a Times Square porque su radiación afectaba al dispositivo de Reed Richards. En ese momento había recuperado su tamaño normal y Godzilla aplastaba Times Square. Según continuaba la destrucción, se podía ver a un montón de estrellas invitadas, incluyendo a J. Jonah Jameson, Spiderman y Los Vengadores. Uno de ellos, Thor, mencionaba que Godzilla era mucho más poderoso que la Serpiente de Midgard. También se mencionaba que el martillo de Thor, Mjolnir, le podía causar al monstruo mucho más dolor del que hubiese experimentado nunca. ¿Te hubiese gustado escribir una historia en la que Godzilla se enfrentase con la Serpiente de Midgard?

Doug Moench: Puede que en ese momento me lo plantease, porque durante una época estuve guionizando la colección de Thor. Sin embargo, resultaría difícil encontrar la forma de diseñar dicha historia.

The Big Bad Wolf: ¿Qué sentiste al escribir el último número, con todas esas estrellas invitadas y esa batalla gigantesca?

Doug Moench: Pensaba que el tour de Godzilla cruzando todo el país debía acabar en una gran batalla. Fue magnífico.

The Big Bad Wolf: ¿Por qué acabó la serie en el número 24?

Doug Moench: Godzilla estaba vendiéndose muy bien, pero Toho Studios le pidió mucho más dinero a Marvel para renovar el contrato. Desafortunadamente, Toho se mantuvo firme y Marvel no pudo permitirse el lujo de renovar la serie.

The Big Bad Wolf: ¿Por qué no aparecían los villanos de Godzilla en la serie, monstruos como Mothra o Gamera?

Doug Moench: Marvel sólo pagaba para poder utilizar a Godzilla. Si hubiésemos utilizado a cualquiera de los personajes relacionados con Godzilla, tendríamos que haber pagado la misma tarifa. Así que por eso ideé al personaje del Dr. Demonicus, como el creador de todos esos otros enormes monstruos con los que combatía Godzilla.

The Big Bad Wolf: Hablemos de elefantes en la cacharrería, en este caso, de un enorme elefante de color verde, El Increíble Hulk. ¿Por qué no se hizo nunca un crossover entre Hulk y Godzilla?
Doug Moench: ¿De verdad que quieres saber por qué? Herb Trimpe decía "¡No quiero volver a dibujar a Hulk nunca más!" Y yo le decía: “¡Vamos, Herb! ¡Si tú eres el Sr. Hulk! ¡Tenemos que hacer que esos dos grandes gigantes de color verde combatan entre ellos!"

Honestamente, Hulk contra Godzilla fue lo primero en lo que pensamos hacer.

Herb y yo empezamos a pensar cómo hacerlo, porque llegó un punto en el que se partía de risa con el tema y finalmente me dijo que tal vez le gustaría hacerlo.

Mirémoslo de esta otra manera: si Marvel hubiese podido renovar la licencia de Godzilla con la Toho, seguro que habríamos visto un especial de “Hulk vs Godzilla”.

The Big Bad Wolf: Cuando revisas tu etapa en la serie, ¿qué crees que fue lo mejor de guionizar al Rey de Todos los Monstruos?

Doug Moench: En realidad me parece que fue una colaboración bastante buena. Fue una oportunidad de hacer algo diferente para lectores jóvenes ¡también para los que siguen siéndolo de corazón!

The Big Bad Wolf: ¡Gracias por tu tiempo, Doug!

(Continuará)

No hay comentarios: