lunes, 12 de noviembre de 2012

SOBRE EL PROFETA 3 (de 3)



Entrevista con Brandon Graham

(Ofrecida para Multiversity Comics en Agosto de 2012, realizada por David Harper, traducida por Frog2000)

*** Entrevista con Simon Roy
*** Entrevista con Giannis Milonogiannis

--------------------------------------------------------------------------------

Para cerrar nuestro trío de entrevistas sobre “Prophet” para la sección “Artist August”, mantuvimos una charla con el líder del equipo: Brandon Graham. Ya deberías conocer a Graham, y además espero que lo ames por ello, por su trabajo en "King City" y en su próxima serie “Multiple Warheads”. También se ha traído esa narrativa inventiva y segura de sí misma a "Prophet". Nadie es más responsable que él de lo que dicho título significa, y es una de las muchas razones por la que ahora mismo es uno de los creadores más interesantes del campo de los cómics.

Reúnete con nosotros para hablar con Brandon sobre su primer año en "Prophet", cómo resulta trabajar en una serie con tantos y tan grandes artistas y qué se siente al irrumpir forzadamente en la industria y mucho, mucho más.

Cuando estuvimos hablando la última vez fue justo antes del lanzamiento de Prophet. Desde entonces, la serie ha empezado a recibir alabanzas imponentes y se ha mantenido en un alto nivel creativo a través de una serie de historias inventivas completadas con los dibujos estelares de Giannis Milonogiannis, Simon Roy, Farel Dalrymple y el tuyo propio. ¿Cómo te las arreglaste para reclutar a estos chicos para la serie, y por qué pensabas que su dibujo encajaría bien en cada una de las historias que ellos iban a dibujar?

Bueno, gracias por todo eso. Al principio la serie sólo iba a dibujarla Simon, pero entonces Image nos comentó que teníamos que hacer doce números al año, así que nos trajimos a los otros chicos y descubrimos que podríamos divertirnos con la serie además de hacer que ésta funcionase.

A ellos ya los conocía de antes, Farel y yo habíamos colabroado cuando estuvimos en la panda de “comiqueros” que hacíamos Meathaus en NYC. Era amigo de Simon desde que vi por primera vez su serie Jan´s Atomic Heart, que había sido publicada por Ed, que es quien hace la rotulación en Prophet. Conocí a Giannis a través de Simon, que se habían hecho amigos carteándose por internet. Y también conocía de antes al colorista, Joseph, a través de los mismos amigos que había conocido a través de Ed.

A un montón de aquellos que conocía les interesaba mucho el mismo tipo de Ciencia Ficción que yo quería que apareciese en Prophet. Las primeras ideas que se me ocurrieron no trataban tanto sobre Prophet como de qué es lo que me gustaría poder leer en una serie mensual.

Además, cuando empecé a trabajar con Simon en los primeros números, creo que la serie estaba destinada a ser algo que parecía más bien un cómic de Simon, además, estaba añadiendo cosas que él pensaba que podrían gustarme a mí.

Hay muchas cosas parecidas, cuando estoy trabajando con Farel pienso en los Prophets que el dibuja de forma mucho menos dura que cuando los dibuja Simon. Casi es como un mundo más triste, y Giannis hace el trabajo que me dan ganas de hacer yo mismo, como si sus dibujos tuviesen el aspecto de un manga con el que yo me hubiese hecho mayor.

Antes estaba hablando sobre cómo intento guionizar colaborando con cada dibujante, como si su estilo fuese una visión de cómo ven el universo los personajes que ellos dibujan.


¿Crees que cualquiera podría unirse a la serie en el futuro con la intención de colaborar contigo, rotando para hacer cada uno un número de Prophet, o crees que el equipo actual se quedará aposentado en la serie? Sé que estuviste twitteando acerca de que Fil Barlow estaba dibujando una portada para uno de los números.

Quiero traerme a un montón de nuevos dibujantes para las cubiertas e historias de “fill-in”. Hay muchos creadores increíbles por ahí fuera a los que me gustaría involucrar en la “periferia” de la serie, pero creo que para el desarrollo de la historia principal es mejor si limitamos el enfoque de dibujo a Simon y Giannis (con algunas cosas menores hechas por mí y por Farel).

Realmente estoy intentando diseñar la serie como algo que se parezca a números unitarios de Conan en el espacio.

En cuanto a la historia de Prophet, se parecía a eso mismo que acabas de comentar, sus primeros números eran como “one shots” de un Conan en el espacio, pero después, el lector tiene la sensación de que estás construyendo algo más grande de forma sutil y en la periferia. ¿Cuál es la historia de Prophet que estás buscando contar? ¿Tienes una idea general de cuánto tiempo te llevará contar dicha historia?

Ya tengo un final planeado. Simon Roy estuvo en mi ciudad la semana pasada y estuvimos elaborando un montón de ideas los dos juntos. Tenemos a muchos personajes más en curso que iremos introduciendo, además de las diferentes facciones de Prophet y las diferentes tribus que componen la humanidad. Ahora mismo creo que todo esto nos llevará entre 20 y 25 números. Me gusta que las historias tengan un final.

Un aspecto de la serie que me gusta mucho es que puedes mirar los antiguos cómics de Youngblood y Prophet e intentar averiguar qué es lo que ha pasado con estos chicos y su forma de hacer las cosas después de 10 mil años.

Quiero hablar sobre lo que significa “ser libre”. También hemos estado hablando de que intentaremos cambiar la estructura de la serie, con capítulos más cortos dibujados por Simon y Giannis en muchos de los mismos números. Cuando estoy trabajando en algo, siempre intento que resuene todo. Me meto en las cosas poniendo las metas muy altas, y con la esperanza de alcanzar la mayoría de ellas.


Cuando estás trabajando en los guiones de Prophet, ¿cambian mucho las cosas si estás escribiendo un número que sabes que vas a dibujar tú mismo que cuando lo va a dibujar, por decir alguien, Farel?

Claro, cuando estoy dibujando mis páginas me quedo horas con cada una, pensando en ellas. Yo proceso mis ideas de una forma determinada y las cosas cambian mucho según voy trabajando en la serie. Si alguien más dibuja el proyecto, entonces tendremos que forjarnos una idea bastante clara de cómo vamos a hacerlo desde un principio.

Es agradable que un dibujante-pensador ponga alguna de sus ideas en uno de los números, y luego yo trato de añadirlas al guión final. Tengo tanta fe en todos los tipos que están trabajando en Prophet que si les digo que hagan algo que se parezca a una cosa que parezca un cerebro loco espacial en forma de pelota, puede que me entreguen algo mucho más “cool” de lo que yo había pensado en un principio.

Me gusta trabajar improvisando. En uno de los últimos números Giannis había dibujado a un personaje que estaba acarreando a otro, y lo que hacía funcionar perfectamente a ese dibujo era que el personaje al que estaba acarreando el otro, estaba diseñado de forma mucho más pequeña que cómo había aparecido anteriormente en la serie, así que escribí en el guión que tenía una carne hecha de celulosa esponjosa que se contraía por encima suyo. Me gusta pensar que eso añadió algo mejor a la serie.

Nunca había escuchado la frase “dibujante-pensador” antes, pero tiene mucho sentido, es como si el dibujante fuese quien cogiese el guión que le llega y añadiese algunas pequeñas cosas a partir de la narrativa y el diseño generales, utilizando su propio punto de vista. Tengo bastante curiosidad: ¿cómo crees que es el actual estado del "artista-pensador"? ¿Sientes que los cómics actuales están en un punto álgido debido a su narrativa única y especializada, o quizá crees que están un escalón por debajo de eso?

Veo una gran cantidad de trabajo increíble realizado de forma artística, pero todavía estoy bastante decepcionado con la mayoría de historietas que veo en las estanterías.

Me he quedado muy impresionado con series como Finder y Empowered y con lo que están haciendo tíos como Michael Deforge o Angie Wang. Ver el Godzilla de mi colega Stokoek, que está a punto de editarse, me ha motivado mucho.


BPRD es realmente una serie sólida. Pero la mayor parte del material “mainstream” parece que está siendo hecho a partir de un sistema que encuentro defectuoso.

Me preocupa bastante que muchos de los chicos que son guionistas de cómics no son tanto guionistas como tíos que no han sido capaces de dibujar.

Así que incluso teniendo a un dibujante-pensador en una serie como ésta, si el guión es mediocre, eso supondría un límite que no se podría superar.

He visto cosas como el TJ y Amal de E.K. Weaver o algunos de los álbumes del dibujante francés Boulet, y ese es el tipo de material que más me gusta del medio, y es el que me compro cuando entro en una tienda de cómics.

Estoy intentando ser más razonable respecto a mi punto de vista sobre la industria de lo que lo fui en el pasado. Siento que las cosas se están moviendo en una dirección buena.

Como en Image, donde me alegra bastante haber sido publicado junto a creadores como Emma Rios y Howard Chaykin.

Así que sí, es la mejor de las épocas, y también es la peor, pero supongo que siempre será así.

Por lo general, cada número trae una historia de complemento realizada por un creador diferente, con un montón de dibujantes notables, pero la de Emma Rios realmente me dejó descolocado. ¿Por qué os decidísteis a incluir esas historias después de la inicial de Prophet de los primeros números? ¿Fue un valor añadido para aquellos que se compraban el cómic, o fue una manera de hacer resaltar a creadores con los que disfrutáis pero que no encajarían en la propia serie, ¿o fue una combinación de ambas cosas?

Tío, esa historia de Emma Rios fue fantástica. Realmente me pongo muy contento cuando se edita un nuevo número con esos “back ups”.

Las historias de complemento empezaron porque estábamos haciendo 20 o 21 páginas para una serie de 28 páginas y queríamos tener menos publicidad en la misma. Además, era una excusa fantástica para mostrar a creadores cuyo trabajo me gusta realmente mucho.

Con tíos como Fil Barlow y Frank Teran he tenido la oportunidad de poner el trabajo en la serie de gente con la que crecí leyendo, y que me animaron a hacer cómics y además, con creadores como Lin Visel, Malachi Ward o Matt Sheean, es una forma de que más gente se fije en dichos asombrosos historietistas.

En Prophet, el “back up” tiene una importancia menor que la historia principal, pero espero que signifique algo. Siento como si mis cómics necesitaran presentar el trabajo de nuevos creadores. Intentar que tu trabajo sea visible es como una especie de locura y toda una pelea, y los nuevos creadores que trabajan haciendo nuevas cosas son la sangre vital para el arte. Ciertamente, yo funciono mejor cuando me enfrento a nuevas formas de hacer las cosas.


Recientemente has subido los más recientes anuncios de Image, y uno de ellos era sobre otra serie tuya: Multiple Warheads. La última vez que estuvimos hablando, la colección iba a ser editada por Oni. ¿Cómo y por qué esa serie encontró un nuevo hogar en Image?
Cuando hice el primer número de Warheads fue antes de que King City estuviese dibujada. Durante los dos últimos años, el jefe de Image, Eric Stephenson, realmente me ha intentado ayudar mucho. Me ha dado mucha libertad y me ha apoyado mucho, tanto con Prophet como con King City.

Cuando parecía que King City iba a morirse nada más empezar, me puse en contacto con todas las personas de los cómics de los que tenía su dirección de correo electrónico. Joe Keatinge, que trabajaba como chico de marketing en Image y que conocí una vez en una pizzería me puso en contacto con Stephenson. Y los dos me dijeron algo así como: "nos gusta mucho tu serie y vamos a ayudarte."

Creo que Oni es una gran empresa, pero sentía como si no pudiesen llevarme al mismo lugar al que me podría llevar Image, y también sentí como si tuviese que llevarme el trabajo que más me apasionaba hacer a otro lugar.

Cuando miras una serie como Prophet puedes ver que está hecha por cuatro dibujantes que trabajan con cuatro estilos diferentes, y ninguno de ellos es alguien al que pueda llamarse “normal”. Y aún así es una serie que se vende muy bien y que tiene una base de seguidores muy apasionada. Contando con eso, y teniendo en cuenta la dirección que últimamente ha tomado la industria en general, ¿crees que en el cómic “mainstream” la aceptación y el aprecio por diferentes temas y estilos de dibujo ha ido evolucionando a lo largo de los años?

Fue en los Noventa cuando empecé a intentar trabajar en los cómics, y lo que se editaba en el “mainstream” era muy limitado. Definitivamente ahora es un negocio mucho más diverso de lo que era entonces.

Sospecho que hay un montón de lectores que consumen un rango mucho mayor de temáticas de las que puede ofrecer el cómic “mainstream”.

Es genial ver cómo grandes creadores como Kate Beaton o Craig Thompson hacen obras que se acogen como “mainstream”, de una forma mucho más universal, en oposición al “mainstream” que respaldan DC o Marvel.


Con la intensificación que ha ido llevando a cabo Image durante los últimos años, y con la aparición de nuevas vías para que los creadores puedan editar sus series, como por ejemplo ha hecho Chris Roberson con su Monkeybrain Comics o Mark Waid con Thrillbent, ¿sientes como si los creadores tuviesen más caminos que transitar que anteriormente? ¿O crees que persisten muchos de los mismos problemas que dificultaron su existencia en el pasado, incluso aunque se haya conseguido alguna buena solución a través de la edición digital?

Internet es fantástico a la hora de nivelar el campo de juego. Puede conseguir mostrar tu trabajo sin que te tenga respaldar ninguna compañía. Pero sí, realmente me gustaría ver muchas más de esas series que tanto me emocionan en las tiendas.

Puede haber muchas excepciones que ignoro, pero parece que esos lugares que me has comentado en su mayoría publican trabajos que están hechos por creadores que están bastante establecidos.

Realmente todos ellos parecen buenos sitios donde publicar cómics. Y ciertamente, Image parece estar abriéndose cada vez más, convirtiéndose en un lugar donde los chicos del “mainstream” pueden presentar obras con una increíble cantidad de libertad creativa y desafiante que para mí es como si estuviesen haciendo uan incursión en lo independiente con el fin de obtener más notoriedad. Y ciertamente, parece que los creadores cada vez tienen más opciones a elegir donde poder lanzar sus cosas.

No quiero sontar como un cascarrabias. Ahora están ocurriendo cosas emocionantes en el medio del cómic y yo estoy en una posición increíble donde puedo salirme con la mía, pero sigo pensando que podemos hacerlo mejor, quiero decir, yo mismo lo quiero hacer mejor.

Pienso en todo el trabajo y el dolor de cabeza que me dio no poder ser parte de los cómics. Quiero un entorno en el que el hecho de acudir a la tienda de cómics suponga una experiencia desalentadoramente emocionante, que tengas que volver corriendo después a casa con la intención de dibujar y guionizar cómics.

Una cosa que me gusta de tu trabajo y de tu blog en WordPress es que se hace rápidamente evidente que te gusta mucho dibujar y crear arte. Puede que esté en tu sangre y sea algo que en realidad estás obligado a hacer. Esta es una pregunta tremendamente difícil, pero, ¿qué significa para ti el arte? ¿Podrías imaginarte una versión de ti mismo que no estuviese creando arte de forma activa, tanto el que aparece impreso como esas cosas que creas y garabateas por capricho?

Crear arte está bastante atado a lo que soy. Realmente no me puedo imaginar quién sería si no lo hiciese. Es como cuando Marvel editó el cómic sobre el 9-11 en el que el Doctor Muerte y Magneto están en la zona cero del desastre del World Trade Center.

Si tienes a esos villanos conocidos públicamente, con armaduras y súper poderes mágicos, te tienes que repensar bien todo desde un principio. El 9/11 no significaría lo mismo si existiese Galactus. Creo que esto es así.

Cuando vivía en Nueva York pasé una época en la que estuve muy cerca de romper del todo con los cómics.

Estaba haciendo historietas pornográficas para ganarme la vida y cada semana acudía a Vertigo con propuestas mías, e incluso hubo un cómic del Motorista Fantasma que pregunté si podía dibujar.

Pero todo eso fracasó y yo estaba tocando fondo en un momento en el que tuve que reevaluar qué es lo que era más importante para mí.

Estaba tan enojado que me había quedado sin opciones después de sentir como si estuviese muy cerca de conseguirlo, y de pasarme gran parte de mi vida moviéndome por todo el país sólo con la intención de vivir de los cómics.


Dirigía mi enojo contra personas que tal vez no se lo merecían. No todos tienen los mismos intereses y valores, y eso me parece bien. Pero creo que estar así fue muy importante para mí, porque así pude ver la paja en el ojo ajeno y pude replantearme mi trabajo y decir: “esto es mío”. Eso me dio mucha libertad para mirar realmente qué es lo que era más importante para mí, e hice caso omiso de toda la mierda y me centré tan sólo en hacer el trabajo que realmente quería hacer, sin intentar impresionar a nadie.

Así que crear arte es como mi diario y mi entretenimiento y para mí va sobre tratar de crear algo que pueda conectar con alguien, de la misma forma que lo hace conmigo la obra de Moebius o Shirow, o el trabajo de Fil Barlow. Y a veces simplemente se trata de hacer las cosas sin preocuparte de que lo vaya a ver nadie. Me gusta dibujar y dar con mis propias historias y chistes. Me gusta cuántas opciones diferentes tiene el dibujo, nunca tendré suficiente tiempo en mi vida para explorarlo todo. Siento que de lo único que he de preocuparme es de recordar eso.

Obviamente eres una persona a la que le gusta mantenerse ocupada. Tienes la serie de Prophet mensual, Multiple Warheads está tomando forma y además tienes algunas otras pequeñas historias en el medio, como “The Speaker”, que apareció en Dark Horse Presents. ¿Tienes algún otro plan relacionado con el cómic en el futuro? Creo que estabas con alguna otra cosa, cuando hablamos por última vez, Marian estaba trabajando en otra serie de forma activa... ¿tiene alguna idea de cuándo podremos verla?

Me estoy metiendo en un par de cosas más. Tengo una idea para otro relato corto para Dark Horse Presents. Estuve hablando con mi amigo Zarcone Marley para hacer algo para la recopilación. Y también tengo una recopilación de bocetos que sacaré durante los próximos meses.

La serie principal en la que Marian está trabajando se llama “The Crossing”, y es una cosa de fantasía acerca de un mundo en el que los héroes tienen que atravesarlo entero para poder llegar a ser dioses después de haber muerto. El año pasado ella escribió un poco acerca de la serie en su web. Es una historia bastante enorme, y la está dibujando en gigantescos papeles del tamaño de los que usaban Paul Pope o Kirby. Creo que ella está esperando a que se desarrolle un poco más antes de pensar cuándo podremos verla impresa.

Sé que estoy casado con ella, pero como está haciendo esto la veo menos, ¡pero qué demonios! Su trabajo me encanta.