martes, 6 de noviembre de 2012

SOBRE EL PROFETA 2 (de 3)



SOBRE EL PROFETA 2 (de 3)

Entrevista con Giannis Milonogiannis.
(Ofrecida para Multiversity Comics en Agosto de 2012, realizada por David Harper, traducida por Frog2000)

*** Entrevista con Simon Roy

-----------------------------------------------------------------

Hoy en “Artist August”, charlaremos con el dibujante de “Prophet”, Giannis Milonogiannis. Forma parte de uno de los grandes equipos artísticos de 2012, al haberse emparejado con Brandon Graham, Simon Roy y Farel Dalrymple para hace que este título de Image Comics sea uno de los más diversos y excitantes visualmente que se puedan encontrar actualmente en las estanterias. Milonogiannis ya debería ser conocido (tiene un asombroso webcomic llamado Old City Blues, que también ha sido impreso por Archaia), y su dibujo recoge todo tipo de influencias del cómic occidental y oriental poniendo sobre la mesa un estilo que nos gusta siempre a quienes trabajamos aquí, en Multiversity. Hablamos con Milonogiannis sobre la labor que desempeña dentro del equipo que realiza Prophet, sobre Old City Blues y sobre mucho, mucho más.

¿Puedes repasar tu vida y recordar el momento o la obra que te hiciese querer trabajar en los cómics? ¿O fue más bien una progresión natural la que te trajo hasta aquí?

Giannis Milonogiannis: Probablemente he de decir que fue más una progresión natural que cualquier otra cosa. Recuerdo que cuando era un chaval, “The Life and Times of Scrooge McDuck” tuvo un gran impacto sobre mi forma de ver los cómics, pero probablemente yo no estuviese interesado en otra cosa que en dibujar cosas que me empujaran a transitar por este camino.

¿Qué o quien influyó en el desarrollo de tu dibujo en su mayor parte? En particular, tu trabajo en Old City Blues tiene un toque manga distintivo.

GM: Hay gente que trabaja en los cómics de muchos sitios cuyo trabajo aprecio mucho, pero creo que los cómics japoneses con los que crecí fueron quienes realmente me llegaron. Otomo, Shirow, Taniguchi y más recientemente Terada Katsuya son algunos de los chicos del manga a los que admiro. En Occidente, el trabajo de Moebius es una lección constante a la hora de hacer cómics. Pratt y Tardi también están entre mis favoritos.

Aparte del medio del cómic, intento estar al día de todas las cosas nuevas que sean fascinantes, tanto como puedo. Recientemente descubrí la obra de Lebeus Woods y rápidamente se convirtió en toda una inspiración. Además hay un montón de arte para videojuegos y arte conceptual que es magnífico, como el de la Xenosaga. Realmente cualquier cosa puede llamar mi atención visual.

Cuando se observa, tu trabajo parece muy orgánico. Pero en la era digital hay nuevos juguetes a disposición de dibujantes de todo tipo. ¿Cómo afectan y expanden tu trabajo las herramientas digitales?


GM: Gracias por lo de orgánico. Personalmente intento evitar el uso o confiar demasiado en el ordenador. Las tecnologías pueden hacer que tu vida sea mucho más fácil cuando las aplicas a los cómics, pero dibujar en el ordenador te evita un montón de diversión. De vez en cuando me siento y coloreo o pierdo el tiempo aquí y allá con el ordenador, pero cuando llegan las páginas reales, la mayor parte del trabajo lo he hecho sobre el papel. Dicho esto, rotulo y doy los tonos de mi serie OCB [Old City Blues] con el ordenador, pero eso es todo lo que puedo soportar hacer estando sentado frente a la pantalla.

¿El “feedback” (tanto positivo como negativo) que recibes de otros dibujantes, aficionados y críticos a través de redes sociales como Twitter y Tumblr te presiona como artista? ¿Afecta de alguna forma a tu dibujo?

GM: En realidad me parece realmente interesante cómo esa retroalimentación puede afectar a tu trabajo, y definitivamente creo que también yo recibo dicho impacto. Creo que el mejor ejemplo de esto fue el paso de la rotulación a mano de mi primer OCB a hacerlo de forma digital en el quinto número o así. He escuchado un montón de comentarios de gente que dice lo duro que resulta incluir el diálogo en ciertos lugares, y que cuando tienen que editar algunas partes se convierte en una tarea gigante el hecho de corregir los errores ortográficos o rehacer ciertas líneas. Al ser tan terco, cuando terminé el primer libro me llevó casi un año entero cambiar a la rotulación digital.

Yo diría que tiene tanto aspectos positivos como negativos, pero siempre y cuando sea algo constructivo, resultará necesario para dar un empujón a tu trabajo.


Predominantemente trabajas en tus propios cómics, como Old City Blues. Ahora que estás trabajando en una suerte de trabajo híbrido propiedad del autor/ obra de alquiler en Prophet, ¿qué es lo que te dice tu propia experiencia sobre las dos formas de hacer las cosas?

GM: En muchos sentidos son algo completamente diferente, y en otros puede suponer exáctamente lo mismo que trabajar en tu propio material. Como decías antes, Prophet es más como un híbrido que un trabajo como dibujante contratado (hay un gran margen de maniobra en las cosas que podemos hacer y que podemos cambiar sobre la marcha). Así que en ese sentido el trabajo del día a día en las páginas de Prophet se parece mucho a mi forma de trabajar en mis propias cosas. No hay nadie que mire por encima de mi hombro y que me cambie cada línea que dibujo.)

Por un lado puede ser muy estresante (si entrego tarde mis páginas, se lo pondré más difícil a Brandon, Joseph y Ed a la hora de concluir el coloreado y rotulación del número), pero la otra cara de esto es que me parece un buen cambio el no tener que llevar por mi cuenta todo el peso de la serie.

Hablando de eso, el trabajo narrativo de otros talentosos artistas como Brandon Graham debe resultarte bastante diferente del tuyo propio. ¿Qué es lo que has recogido trabajando con él que puedas luego aplicar en cosas como tu serie OCB en un futuro?


GM: Lo bueno de trabajar con Brandon es, por ejemplo, que en su mayoría evita escribir guiones detallados y me envía sus bocetos y diseños para Prophet. Y tenemos más o menos libetad para añadir o cambiar las cosas sobre la marcha. Es un tipo de libertad que también me he traído a mi serie OCB. Al trabajar en el pasado con mis viñetas y diseños era muy rígido, y esa libertad es algo que espero que seré capaz de incluir en mis siguientes proyectos.

Y trabajar con los diseños de Brandon ha sido más fácil de lo que pensaba en un primer momento, porque utilizamos mucho un diseño de página compuesto por tres viñetas. Y es muy divertido poder ver algunos de los juguetones diseños propios que hace, cosas que realmente yo no haría nunca por mí mismo.

Una de las grandes razones por las que nos encanta Prophet es por el enloquecido talento que hay trabajando en esta serie. Con Simon, Farel, Brandon y tú administrando todo el trabajo, el resultado es una colección absolutamente preciosa y diferente a cualquier otra que se pueda encontrar en las estanterías. ¿Tienes la sensación de que al estar trabajando en una serie con artistas tan talentosos, eso puede haber dado un impulso a tu propio trabajo?

GM: Claro, absolutamente. Todos ellos tienen gustos y estilos verdaderamente peculiares, y me preocupaba mucho no encajar bien. Pero ver cómo trabajaban y trasladaban las cosas al papel fue algo muy divertido de investigar. Dibujar las primeras páginas del número 25 fue algo aterrador, pero cuando vi que los lectores no montaban bulla protestando porque yo estuviese haciendo la serie, eso me animó a seguir.

Hablemos de Old City Blues. Estás subiendo más cosas según hablamos en estos momentos, y también existe una versión impresa editada por Archaia. Para aquellos que no lo conozcan, ¿qué nos puedes decir de OCB? ¿De qué trata y por qué los lectores deberían echarle un vistazo?

GM: OCB es un cómic futurístico policial de continuará, ambientado en una ciudad post-apocalíptica llamada New Athens en 2049. En el mismo podemos seguir las aventuras de la División Especial de la policía de la ciudad mientras hacen frente al ciber-crimen, el techno-terrorismo y a los asesinos cyborg.

Si te gustan las historias en las que se resuelven crímenes a ritmo rápido, las peleas entre robots gigantes, las persecuciones de coches y las ciudades extensas, entonces creo que deberías buscar algo como OCB, porque te gustará mucho.

Es una especie de carta de amor a la Ciencia Ficción y al cyber-punk de los ochenta: la obra de Shirow, AKIRA, los OVA´s de Yoshiaki Kawajiri como Cyber-City Oedo, Neuromancer, Blade Runner.

Esta serie empezó online, pero ya como hemos comentado, Archaia la ha empezado a imprimir recientemente. Antes de empezar a publicarla en la web, ¿se la ofreciste a alguna editorial? ¿O en realidad querías desarrollarla online antes de llevársela a los editores, para que te resultase más fácil ofrecer su versión impresa?

GM: Empecé con OCB en la web sin tener ningún plan en mente. Había intentado ofrecer otras cosas antes de OCB, pero no terminaron de hacerse realidad. Me di cuenta de que la única forma de que llegase en algún momento a terminar una serie de este calibre sería si el público fuese capaz de acceder a la misma, así que por eso acabé subiendo la serie online, en la net. Una vez que el cómic ya estaba online, empecé a ofrecerlo por ahí. Ya se lo había ofrecido a Archaia, pero ellos mismos lo habían encontrado online, lo cuál fue una curiosa coincidencia.


¿Crees que trabajar desde Grecia lo hace todo más difícil a la hora de irrumpir en la industria del cómic de forma destacada? ¿Cómo es el mundo del cómic en Grecia en este momento?

GM: Supongo que tendría que acudir a convenciones cada año y conocer allí a gente, pero Internet supone una gran alternativa a todo eso. Creo que independientemente de dónde estés viviendo, utilizar la red puede beneficiar mucho a tu trabajo en todos los sentidos. El cómic es uno de los medios más creativos donde poder trabajar desde cualquier lugar (literalmente) que se desee, por lo que sigo diciendo que si quieres hacer cómics, tan sólo házlos y ponlos en línea, para que la gente los pueda leer.

Hasta donde sé, no hay muchas cosas que estén sucediendo en Grecia en relación con el cómic. Pero hay un montón de sólidos artistas griegos que actualmente están realizando su trabajo para el extranjero: Mike Dialynas, Kyriazhs Ilias, Vasilis Lolos y probablemente algunos otros que ni siquiera conozco.

¿Cuál sería tu proyecto ideal? ¿Cuáles son los guionistas concretos por los que te morirías por trabajar con ellos o alguno de los títulos que te gustaría coger para dejar tu huella? ¿Tal vez lo que quieres realmente es llevar algún proyecto personal a buen término?

GM: Diría que OCB es de alguna forma mi proyecto soñado. Sacar adelante más o menos por tu cuenta tu propia serie resulta una gran lección de dibujo, guión, construcción de tu forma de trabajar, tanto para la resistencia como para la confianza en ti mismo, y también se aprende a promocionar tu propia obra. Es una caja de juegos en la que puedo hacer cualquier cosa, y creo que eso es lo que la hace tan interesante para mí a largo plazo.

La pregunta de la isla desierta: un libro, un disco, una película y un tebeo, ¿qué es lo que te llevarías allí?

GM: El libro podría ser Neuromancer de Gibson, sólo por lo denso que es.

Música, probablemente sería feliz con cualquier cosa de Thee Michelle Gun Elephant.

Elegir una sola película es difícil: probablemente sería algo de Kurosawa.

Y realmente no es un cómic pero actualmente estoy muy metido en el libro “Genga”, de Otomo. Es un buen libro para llevarse a una isla desierta.


¿Quiénes son tus dibujantes de cómic favoritos actualmente?

GM: Un montón de mis dibujantes favoritos, que son muy jóvenes y que actualmente están lanzando su trabajo, están intentando hacer cosas nuevas y llevar sus obras por lugares “cool”. Todos los tíos que trabajan en Prophet, todo el mundo envuelto en Spera, Emma Rios, James Stokoe, Hwei Lin Lim, James Harren, y todos mis hermanos de “Brand New Nostalgia”… podría seguir así durante un rato.

Aparte de más OCB, ¿qué otros proyectos tienes en cartera?

GM: Tengo un capítulo para el Volume 2 de Spera que hice con el creador de la misma, Josh Tierney, allá por el 2010, creo que eso se editará en Octubre.

También, este año intentaremos hacer alguna cosa molona con los chicos de Brand New Nostalgia, como un pequeño libro. Eso será algo bastante divertido.

No hay mucho más aparte de Prophet y OCB que ya esté listo para ver la luz del día. Me gustaría hacer más material propio, sea en internet o en cualquier otro sitio, pero eso será en un futuro muy lejano.


El próximo lunes: la tercera y última parte de esta saga, con Brandon Graham