martes, 17 de abril de 2012

EL MANIFIESTO DEL VIEJO BASTARDO, por Warren Ellis

Entrega nº 18 de la columna “Come In Alone” de Warren Ellis aparecida el 31 de Marzo de 2000 en Comic Book Resources. Este artículo apareció en el tomo recopilatorio de Global Frequency publicado por Norma.

----------


Me hace meditar mucho en animacion, el unico medio mas retardado que los comics de superheroes:

Mejor antes del 01/01/01

La gerencia no se hace responsable por fechas de vencimiento incorrectas.

La gerencia no se hace responsable de tu cabreo, tu desconcierto o tu insuficiente inteligencia.

La gerencia no está interesada en tu respuesta.

Trabajo propenso a mutación espontánea.

Freeware ideológico: distribuir a voluntad.


1

Éste es el momento. La industria Occidental de los comics está dispersa, desenfocada, gravemente confundida. Períodos tales son óptimos para la revolución violenta. El Viejo Bastardo dice que afilen tus hachas, arreglen sus asuntos y empaques tu Royphnol; salimos en un viaje para reclamar la industria de los comics y rehacerla a otra imagen. Específicamente, la mía.


2

La cultura pop se está oscureciendo de nuevo. Acéptalo y deja de quejarte, o quédate en tu casa y sigue intentando convencer a tu anciana madre de que en realidad no estás sentado en tu cama oxidada y crujiente fantaseando con Betty y Verónica. Las personas que se niegan a ver en qué tiempos estamos son un exceso de equipaje.

Deja de quejarte acerca de lo que te estoy diciendo el tiempo suficiente como para escuchar lo que te estoy diciendo. Sé un adulto.


3

La novela gráfica o álbum (u otra nomenclatura más adecuada aún por acuñar) es la forma óptima para los “comics”. La forma intermedia es la serialización a través de una colección, lo que solía llamarse “miniserie”. DC Comics no se convirtió en la editorial No 1 en términos de ventas gracias a sus títulos regulares. Se convirtió en la editorial No 1 gracias a los masivos y crecientes ingresos generados por sus novelas gráficas y álbumes. Los comics no son “entretenimiento habitual” que necesita permanecer estático y requiere ser difundido regularmente hasta que la muerte nos separe. Esas son las tiras de prensa, e incluso a ellas a veces se les permiten finales dignos. A los comics, como a sus medios relacionados, las novelas y el cine, se les debe permitir contar historias completas. Si no puedes manejar eso, entonces realmente necesitas estar en otro negocio. Aquellos que nos apoyen serán recompensados con un incremento en las ventas y les será dado el regalo del Futuro. Las personas que intenten detenernos serán pisoteadas.


4

Una vez, los personajes fueron la parte más importante de una revista para su audiencia. Luego, la marca de la editorial se volvió lo capital. Después emergió un cisma, donde por cada persona que se alineaba detrás de una editorial, otras se alineaban detrás de una familia particular de revistas de una editorial. Todos esos sistemas de identificación se están yendo por la senda del dodo en el nuevo siglo. Pero una nueva alineación está emergiendo. Más y más tiendas están acomodando sus revistas no por editorial, no alfabéticamente por título, sino por creador. Lo cual tiene sentido. ¿Vas a la disquería y buscas el nuevo long-play grabado por tu grupo popular favorito por compañía discográfica? ¿Vas a buscar el single de Eels en la sección de Dreamworks de Tower Records? Por supuesto que no, carajo.

Nadie quiere que los creadores parezcan más grandes que los personajes. Los editores odian la noción de que Grant Morrison pudo haber sido algo más importante para ACTION COMICS que la presencia de Superman – tal vez que los personajes no se vendan a sí mismos y los creadores sí pueda tener algo que ver con eso.

La gente responde a las reseñas y las apariciones en los medios masivos y los recuerdos entrañables cuando entra a las tiendas en busca de lo nuevo de Neil Gaiman, o lo nuevo de Alan Moore, o lo nuevo de Frank Miller. Así que acomoda de acuerdo a eso. Deja que la gente tenga una sección de Neil Gaiman en las tiendas, o de Alex Ross, o de Will Eisner, o de Grant Morrison. Puede que no seamos un medio adulto todavía, pero si nos vestimos como tal, podríamos acercarnos más a serlo.


5

Qué se jodan los superhéroes, francamente. La noción de que esas cosas dominan un género entero es absurda. Es como si cada librería del planeta tuviera en noventa por ciento de sus estanterías repletas por novelas de enfermeras. Imaginate eso. Quieres una novela nueva, pero tienes que vadear entre trescientos nuevos libros acerca de romances en los pabellones antes de poder encontrar cualquier otro género. Un medio donde la relación de ficciones acerca de enfermeras sobrepasan a la ficción literaria mainstream en una proporción de cien a uno. Los comics de superhéroes son como un maldito hongo asqueroso y asfixian todo lo demás.

Ha estado de moda y se ha hecho una tendencia, recientemente, decir que los superhéroes están, ya sabes, bien. Y, si están bien hechos, estoy de acuerdo contigo. Hay espacio para toda clase de buenas obras, no importa de en qué género estén.

Pero eso no te excusa de salir e incendiar todas las malas obras hasta las putas raíces con antorchas. Eso no excusa toda la basura innombrable que DC y Marvel e Image y todas las demás arrojan a la calle cada mes. Si quieres leer trescientos comics de superhéroes por mes entonces estás enfermo y necesitas ayuda médica.

Arranca de sus cadáveres humeantes las cosas que llevaron a los comics de superhéroes a dominar el medio – la loca energía, las imágenes asombrosas, el fetichismo, lo que sea – y aplícalas al relato de otras historias en otros géneros. Eso es todo lo que hizo THE MATRIX, después de todo.


6

Lo que dices en la red no importa. Lo que solías decir en las páginas de correo no importa. Nadie te está escuchando. Porque siempre que alguien te pregunta qué piensas, le pides que traigan de regreso a los putos Micronautas. La moneda de tu desinformada opinión está completamente arruinada. Vuelve cuando tengas algo valioso que decir.


7

Demasiada energía de la industria está focalizada en crear comics para chicos que los chicos o no leen o no encuentran. La cultura de distribución de los comics es casi exclusivamente un medioambiente para varones adolescentes de todas las edades. Trina Robbins tiene una devoción fanática por producir comics para chicas, lo cual es genial. Necesitamos más fanáticos genuinos. Pero Trina Robbins produciendo comics para chicas que después son vendidos exclusivamente en la red de venta directa para tiendas especializadas no es nada menos que retardado. Porque las chicas no saben que está ahí. A Mark Waid se lo oye frecuentemente quejarse de que, en IMPULSE, estaba escribiendo una serie infantil que era leída sólo por hombres de cuarenta años. Porque, acá van las noticias; los chicos ya no van más a las tiendas de comics. Incluso los chicos mas nerds van al Virgin Megastore a alquilar juegos de Playstation, si no están en su casa descargando pornografía. A “los chicos” no les importa un culo de rata tu mierda. Si los chicos consiguen comics es porque los compran, o hacen que se los compren, en el kiosco. Y las editoriales abandonaron los kioscos hace mucho mucho tiempo. Demonios, abandonaron los comics infantiles hace mucho tiempo. Quiero decir, ¿viste alguna campaña dedicada a contarle a los padres que hay un comic de las Chicas Superpoderosas que puede conseguirse en las comiquerías? Una de las ventajas de mi trabajo es que obtengo copias de gentileza de todas las revistas DC. Mi hija de cuatro años prácticamente me arranca el brazo para conseguir el nuevo comic de las Chicas Superpoderosas. Si alguien se preocupara lo suficiente, las muchedumbres podrían reunirse mañana en las comiquerías buscando estas obras. Pero no lo hacen. Evidentemente los comics de POKEMON estuvieron oscilando entre algo así como un millón de unidades por mes en cierto punto. ¿Viste a esos lectores en tu comiquería local? ¿Viste esas revistas ranqueadas en el Top 2000? No.

Así que date por vencido. Abandona. Trabajá para hacer que las comiquerías sean lugares donde los adultos quieran entrar. Los adultos son buenos. Muchos de ellos tienen trabajos y por lo tanto tienen dinero para gastar. Dales obras adultas que comprar, el equivalente a novelas o películas. Entiende que cuando escribes CAPE GIRL o ZAP BOY, no estás escribiendo para tu entrañablemente imaginada audiencia infantil. Eso no existe. Estás escribiendo para un varón soltero de cuarenta y cinco años que vive en un departamento de una habitación, que escucha a Madonna y que probablemente se está masturbando sobre tu obra. Quiero que tengas esa imagen en tu cabeza la próxima vez que te sientes a crear una de esas obras. Tu peor fan pesadillezco de convención, bañándose en transpiración mientras fuerza su mirada través de gruesas lentes para ver tu dibujo de Zoom Woman.

Entonces anda y haz algo mejor con tu tiempo. Porque te lo estoy diciendo ahora, se me acabó la paciencia y si no eres parte de la solución, eres parte del problema.

¿Y quién sabe? En unos pocos años, cuando hayamos alcanzado el punto donde la mayoría de las obras dentro de un tienda de comics sean adecuadas para lectores mayores de 10 años, entonces quizás podamos hacer la movida de establecer secciones infantiles, como se ve en las librerías de todo el mundo. Tiene sentido. El material infantil es uno de los sectores más lucrativos de la edición. Una vez que hayas creado un espacio donde los adultos no-hobbistas estén felices de entrar, puede que ellos traigan a sus hijos un día. Y entonces podremos empezar.


8

Yo soy parte del problema. Jodete.



9

Esta es la oportunidad perfecta para empezar a construir un medio adulto. La industria fluctúa, el mercado directo está en problemas. Nosotros aprovechamos los tiempos de cambio y torcemos las cosas siguiendo nuestra poderosa voluntad. Provoca el cambio.



10

Comienza.



Warren Ellis,

Southend


Marzo de 2000

9 comentarios:

PAblo dijo...

El manifiesto de Ellis fue traducido ya en español en el "Global Frequency" de Norma. Con todo, no está nada mal tenerlo disponible online porque es un texto muy bueno.

http://ellectorimpaciente.blogspot.com.es/2009/08/ellis-el-bastardo.html

Impacientes Saludos.

Anónimo dijo...

Ultimamente, estoy teniendo la sensación de que, por causas en las que no he querido detenerme durante mucho tiempo, las editoriales me están echando del género que llegué a amar tanto hace unos años. Leo en Zona Negativa lo que pretende Marvel enfrentando, otra vez, a los Vengadores con la Patrulla X o toda la movida con Dc y no me interesa nada, no me provoca ni un parpadeo de emoción, ni siquiera un bostezo. Y ya cuando llego a los próximos lanzamientos de las editoriales nacionales para los próximos meses veo que voy a ahorrar mucho, mucho dinero. Incluso me estoy pensando comprar Locke and Key. Y cuando creía que estaba todo perdido he descubierto a Dylan Dog y recupero la satisfacción que supone leer una buena historia, sólo eso, una buena historia que no me trate como a un idiota. Y pienso que todavía hay muchos comics que merecen la pena y que todavía hay esperanza. Pero mucho me temo que, excepto alguna excepción que ya he renunciado a leer, esta esperanza no está en los superhéroes.
Un saludo.

frog2000 dijo...

A mí también me parece que en los super-héroes cada vez hay menos cosas que atraigan al coleccionista bregado. Te digo lo que compro yo: Vengadores de Roger Stern (una reedición de los ochenta), Invencible (una nueva forma de presentar a Spidey), Factor X (una colección -genial- que forma parte de la gigantesca saga que lleva contándonos Peter David en múltiples colecciones), Capitán América de Brubaker (una colección parecida a las que se hacían en los ochenta, un punto mejor escrita, o por lo menos escrita de forma que nos agrada mucho a los lectores del S. XXI), Superman de Grant Morrison, Batman de Grant Morrison, lo que sea de Grant Morrison (porque las escribe Grant Morrison), los títulos en los que se involucra Alan Davis, las reediciones de Marvel Gold que me interesan (próximamente: Los Defensores),los 4f de Hickman (una colección que sí que me parece que cuente algo nuevo), el nuevo Animal Man (que encajaría perfectamente en la línea Vertigo), Vengadores Secretos (cuando acabe Warren Ellis me apeo, a no ser que la recoja Hickman) y todo lo que indique que está escrito por Peter Milligan. Spiderman de Dan Slott, Thor de Fraction e Iron Man de Fraction las leo, pero no las compro. Y eso es todo... ¡aunque me estoy dando cuenta de que es bastante!

frog2000 dijo...

Thank you, por la info Pablo!

Anónimo dijo...

Vaya, pues sí que compras. Yo también soy aficionado a leer todo lo de Hickman, me parece un guionista bastante interesante. Guerreros Secretos me gusto con su mezcla de conspiraciones, sociedades secretas y superhéroes, Shield me parece interesante y ambiciosa pero no me acaba de matar y con los 4F veo que hay ganas de contar cosas nuevas pero también no sé si terminará de rematar la faena. Ojala sí. Del resto que mencionas no sigo ninguna la verdad, aunque los Vengadores de Stern los compraría sin dudar ni un segundo si fueran tuvieran un precio más económico, que esa es otra, los precios. Te puedo decir que lo último que he comprado ha sido la colección que publico Ediciones B de Nexus en cuatro retapados por apenas 16 euros y no veas lo que estoy disfrutando con los guiones de Baron y el dibujo de Rude, además me recuerdan cuando me hice mis añoradas y perdidas colecciones de Corum y Elric. Y por supuesto, Dylan Dog del que estoy recuperando números antiguos.
Un saludo

WOLFVILLE dijo...

Lei el manifiesto en el tomo de "Global Frequency" (pedazo de comic, por cierto) y la verdad, al releerlo aqui no puedo estar más de acuerdo. Yo también estoy de superhéroes hasta las narices, pero no es por los personajes. Son las editoriales las que han matado el asunto, con tanta repetición y mediocridad. Lo de enfocarlos cada vez más a las películas, videojuegos y muñequitos les está pasando factura desde hace muuuuucho tiempo. Yo la verdad es que prefiero tirar a cosas más "Vértigo" ("Scalped", "Unwritten","DMZ"...) o las colecciones de Image más punteras -quien nos iba a decir que la editorial más asquerosa de los 90 nos iba a dar tantas alegrías en el comic independiente en la actualidad- o cosas underground (Crumb, Clowes y, ¿Por qué no decirlo? Dave Sim).

Y por supuesto clásicos. Antes prefiero un "showcase", un "superman chronicles" o cualquiera de los tochales que esta sacando Panini de Lee, Kirby, Buscema, etc... que cualquier serie actual. Por lo menos estaban antes (y encima eran mejores). Por eso estoy un tanto cabreada con los nuevos proveedores de DC en España, ECC, que lo más clásico que han sacado en tres meses ha sido el Batman de Frank Miller. Mal, muy mal.

En fin, me voy por los cerros de úbeda. Un texto interesantísimo -puramente Ellis- y, creo yo, necesario.

imaginauta dijo...

Que yo recuerde el Manifiesto fue traducido por primera vez hace ya unos 10 años en la desaparecida revista Ultimate. Una especie de guía en pequeñito escrita con bastante gracejo por los mismos frikis que ahora hacen las fichas en el coleccionable ese tan chulo de figuritas de plomo. A mi es un texto que me encanta por cuanto se ve que Warren no solo critica si no que tiene muchas ideas sobre como revertir situaciones

imaginauta dijo...

Por mi parte yo no me apeo del género pero si reconozco que ahora mismo no hay colecciones que me levanten del asiento.

Leo aun grapa Marvel como Vengadores Secretos (Brubaker y Ellis), Iron Man de Fraction y he empezado recientemente la etapa actual de Hickman en 4F con esta guerra de las tres ciudades. Me han gustado sin más su final de Guerreros Secretos y su Shield. Pillo también la Patrulla X de Guillen porque le tengo mucha fe tras disfrutar muchísimo con su etapa en Thor.

X-Factor me ha decepcionado ultimamente y tras tantos años está cercana a caerse de la bolsa de la compra. Thor (Coipiel) y Capitán America (EVS) se han hecho un hueco temporal por los dibujantes, en cuanto acaben se van con ellos. Ferry me parece espantoso.

Voy pillando algo de Marvel Heroes y es seguro que me haré los Defensores, sobretodo esperando la etapa Gerber.

Luego casi todo lo que hacen Mark Millar, Alan Moore, Neil Gaiman, Grant Morrison y Warren Ellis entra en casa.

Recientemente le he ido dando cancha a material no super y no Vertigo como el Hot Wire y el Time Bomb de Dolmen o el Casanova de Fraction. También material japonés. Desgraciadamente hay series que me resultan interesantes pero el presupuesto se agota. Sobretodo pensando que quiero ir pillando poco a poco los Starman.

ranx dijo...

Frog, cada vez más necesario y útil unas líneas como las que escribió aquí donde indique lecturas/compras mensuales.