viernes, 11 de mayo de 2012

CÓMICS PARA NIÑOS, por Warren Ellis.

Entrega nº 47 de la columna “Come In Alone” escrita por Warren Ellis. Aparecida el 3 de noviembre de 2000 en Comic Book Resources. Traducida por Frog2000. Nota: el título es una invención, la columna original no tenía ningún encabezado.

Hablemos de los niños.

"¡Urrr! ¿Niños?"

Cállate. Son divertidos de hacer. Yo tengo uno. Está durmiendo debajo del cuarto donde me encuentro. Lilith. Lili en diminutivo. Cumplirá cinco años el dieciocho de octubre. Nació una noche a las diez y veinticinco, justo antes de la hora de cierre de los bares. Buena chica. Los niños son buenos. A todo el mundo le gustan los niños. Porque son una tubería que aspira el dinero. El dinero sale de mi bolsillo, pasa por el canal de los placeres de Lili y termina alimentando la economía del entretenimiento. Genndy Tartakovsky y Craig McCracken, que estuvieron conmigo la última vez en el acontecimiento “Las 100 Personas Más Creativas en el Campo Del Entretenimiento”, un ajuste de cuentas patrocinado por ENTERTAINMENT WEEKLY, actualmente son hombres más ricos específicamente gracias a mí y al amor que mi hija siente por Las SuperNenas. Probablemente sean mucho más ricos de lo que me parece. Porque el entretenimiento para niños no es nada barato. Si no tienes hijos, visita tu tienda de libros más cercana mañana mismo. Echa un vistazo en la sección de ficción para niños. Coge uno de esos libros grandes, ilustrados y flexibles. Fíjate en su precio.

Te has quedado asustado, ¿verdad?

Y las personas se quejan del precio de los cómics. Por lo menos podría comprar dos cómics por el precio de un libro para niños de 20 páginas de Mick Inkpen. Pero Mick Inkpen vende mejor que la mayoría de cómics que se me ocurra nombrar, y tiene un fondo editorial que haría que los mejores de nosotros pareciésemos estar enfermos.

En mis manos tengo una copia de “THE COURAGEOUS PRINCESS” de Rod Espinosa, publicado por Antarctic Press. Cuesta 11.95 dólares americanos y son setenta y dos páginas a todo color. Si hablamos de ficción para niños, creo que esta es una elección justa y ventajosa. Tiene algún rasgo en común con algunos libros populares ingleses para niños como “Princess Smartypants” de Babette Cole. Se trata de una historia “femenina”, pero también es una gran aventura y tiene magia fantasmal, grandes emociones y un humor cálido. Y también es un cómic. Si esto estuviese en las tiendas de cómics, harían el agosto, pero por supuesto, allí no lo vas a poder encontrar.

Todo este tema empezó gracias a una conversación en mi foro. Durante Halloween, una amable e inteligente mujer estuvo regalando cómics al grito de “Truco o Trato". (Nuestra calle estaba llena de críos empapados en gasolina de mechero y alguien estaba gritándoles: “¡Truco, pequeños cabrones! ¡Truco, os digo!" Suena como si hubiese sido yo mismo, pero os aseguro de que no es cierto. Por otra parte, es algo que supongo harán la mayoría de los miembros del foro. Por favor, si regaláis cómics, no rociéis a los críos con gasolina para mechero ni les tiréis cerillas encendidas a continuación.)

Así que Anne llevaba encima un montón de títulos. Y también otro montón de “YEAH!”, “SCARY GODMOTHER” y otros cómics que, obviamente, puede que consideres que son ”para niñas”. Cuando se hizo de noche la pila de cómics "femeninos" seguía entera y sin tocar, porque las niñas llamaban a su puerta para conseguir los STAR WARS y el resto de material de acción.

Y ese es el motivo de que LAS SUPERNENAS sea super-ventas. El motivo más jodidamente obvio es que a las niñas también les encanta la ficción de aventuras. Cuando emiten unos buenos dibujos animados de acción o una buena aventura para chicos, Lili se queda bien pegada a la televisión a mi lado. También se queda clavada al borde de su silla con los antiguos dibujos animados de JONNY QUEST. Últimamente ha descubierto THUNDERBIRDS. Su película favorita actual (por supuesto, cambiará la semana que viene) es George de la Jungla, porque en ella hay giros de guión repentinos y el protagonista rescata a la gente y sufre amenazas o peligros (tolerables) y su novia es más inteligente que él. Además, no creo que duela mucho si os digo que Brendan Fraser está realmente encantador haciendo de George.

De acuerdo, pero si “YEAH!” y “SCARY GODMOTHER” son para chicas, entonces, ¿por qué las niñas que visitaron a Anne no se agenciaron ese tipo de cómics en lugar de los otros?

Es una pregunta tan interesante como incómoda. Lo único que sé es que el “SCARY GODMOTHER” de Jill Thompson está muy bien hecho, es un objeto bonito y es ideal para Halloween. Y creo que “YEAH!” [de Peter Bagge y Beto Hernandez] fue juzgado pésimamente, y además como objeto físico era bastante feo, pero “SCARY GODMOTHER” es un libro para niños magnífico. Pero la verdad es que los cómics de aventuras parecen más divertidos. Es muy fácil ponerse relamido con la ficción infantil y proclamar que un canal de trabajo tan bellamente decorado y tan reducido es "algo para chicas". Las niñas también son seres humanos, y les gusta todo tipo de cosas. Esta es la lección que se puede encontrar en la ficción para niños, donde el contenido de la historia se ejecuta a través de una completa gama temática. No es que todos los libros infantiles traten, por ejemplo, sobre superhéroes. La ficción para niños ya dispone por sí misma de una salvajemente saludable diversificación.

Pero ya sabes, hay algo que hace que todos esos cómics estén conectados entre sí. La verdad es que ninguno vende como Mick Inkpen o Babette Cole. Y continuarán sin llegar a la audiencia que tanto se merecen hasta que –ja- el mercado no crezca lo suficiente como para ser capaz de comerciar con ficción para niños.

En la mayoría del resto de entretenimiento que puede verse en las tiendas hay espacio reservado sólo para los niños. Tenemos la sección de novelas de ficción para niños, las estanterías de vídeo para niños, el estante de música para niños. Y sin embargo, no parece que los cómics para niños lleguen alguna vez a las librerías. Las tiendas de cómics parecen dispuestas a vender cómics de superhéroes de niños para adultos, y las librerías tienden a acumular todas las novelas gráficas como complemento de la sección de ciencia ficción o de humor.

La gente sigue diciendo: "¡Pensad en los niños!" (A menudo también les arrojo encima líquido del mechero.) "¿Dónde están los niños? ¡Los niños son nuestro futuro!" Y sin embargo, no estamos haciendo lo que hay que hacer para atraer a los niños a las tiendas de cómics. Estamos dejando de lado aquellos títulos que las niñas quieren leer, y para los que los padres están muy capacitados para gastar cantidades exorbitantes de dinero, y creo que se quedarían encantados con el valor que posee “COURAGEOUS PRINCESS”: un cómic bien narrado, inteligente y atractivo. Y sin embargo, extrañísimamente, los cómics para niños no son exactamente una industria en expansión.

Prácticamente, los libros ilustrados para niños son cómics gracias a su yuxtaposición secuencial entre palabra e imagen. La ficción para niños es un mercado enorme (ENORME).

Pregúntale a tu distribuidor por qué no tiene una sección de ficción para niños fija en su tienda. En la mayoría de los casos, me temo, se te quedará mirando como (en palabras de Bill Hicks) un perro al que acaban de mostrarle un truco de cartas.

Pregúntale a un editor de cómics por qué no está financiando toda una completa lista de títulos infantiles y, por supuesto, empezará a santiguarse y te dará la espalda. Y eso es porque no tienen un sitio reservado donde venderlos. Son reacios o incapaces de introducir los cómics para niños dentro de las librerías generalistas de una forma más potente. Yo no puedo comprar un cómic de LAS SUPERNENAS en ninguna de las tiendas de la Warner Brothers, ¿no te parece retorcido? Y tampoco venden nada en el mercado directo, porque los comerciantes no lo hacen. Se podría argumentar que todo esto responde a que las tiendas de cómics no son ni favorables del todo a los niños ni tampoco a los adultos que los acompañan. Pocas son las tiendas de cómics que tienen un lugar que mi hija pueda reconocer como propio.

Cuando leemos sobre el padecimiento del mercado por culpa de la falta de ventas a los niños, también deberíamos entender todo lo anterior. No es que haya fracasado porque unos pilluelos rubios como los de antaño hayan surgido hace poco, empezando a toquetear las cosas por toda la almoneda repleta de cómics a centavo, eso no es lo más doloroso. En realidad no solo es un fracaso de los editores y los libreros, sino de todo el maldito sistema en conjunto por no ser capaces de crear un espacio al que yo pueda acompañar a mi hija cuando entro en una tienda y poder ver su alegría al buscar en su lugar personal, entregándole a continuación al dueño de la tienda mi tarjeta oro, viendo cómo literalmente, me hace sangrar el dinero. Es lo que suele ocurrir cada vez que voy a una librería para comprarme algo para mí.

Esta semana es el lanzamiento de un pequeño cómic exclusivo en popimage, realizado por mí y por Lea Hernández. Leed aquí POPPY. 

INSTRUCCIONES: Leed la soberbia novela METROPHAGE, de Richard Kadrey. Escuchad a Collide. Entrad en Antarctic Press. La Novela Gráfica recomendada de hoy es “THE COURAGEOUS PRINCESS”, de Rod Espinosa.

No hay comentarios: