lunes, 23 de junio de 2014

DESPOTRICANDO SOBRE LOS CÓMICS POP, por Warren Ellis.

Artículo para "Desde el escritorio" volumen II, (Avatar, 2000.) Traducido por Frog2000.

Hay algo que me lleva perturbando bastante tiempo y que de alguna forma ha cristalizado cuando estuve en Nueva Zelanda. Por no tener un término mejor para denominarlo, lo voy a llamar Cómic Pop. Considero que yo trabajo en cómics adultos, serios y de largo recorrido como mi novela de ciencia ficción política Transmetropolitan, y con la colección de novelas gráficas y recopilaciones de historias cortas de Hellblazer. En cuanto termine mi etapa en The Authority y Planetary, no voy a querer seguir haciendo obras largas. Pero aparte...

Me gusta comprar cómics. Me gusta entrar en una tienda de cómics y ver las novedades que acaban de aparecer. Y me gusta ver cómo al empezar un título nuevo los creadores se han metido a fondo. La llegada a la tienda de las nuevas series de Alan Moore de los meses anteriores ha supuesto un momento magnífico: poder coger de las estanterías y hojear esos bonitos objetos, y leer todas esas nuevas ideas, ver qué es lo que se le ha ocurrido esta vez, observar qué es lo que ha ideado su mente, comprobar qué es lo que piensa sobre la cultura (esa es la definición que mejor funciona para describir la buena ficción, cuando el escritor o la escritora nos habla del lugar hasta donde ha llegado con su obra, cuando nos dice lo que piensa e incluso cómo es su aspecto en ese momento). Es algo que no suele ocurrir demasiado a menudo. 

Los cómics están demasiado orientados al formato de continuará, a las cosas que nunca se terminan. Incluso Alan pretende que sus cuatro títulos de ABC sean series de continuará. El estatus quo de los cómics es muy confortable, un lugar en el que el lector se sumerge con alivio para no tener que tratar con un mundo inquietante e impredecible. Ese es el atractivo esencial de los X-Men. Una familia de marginados para el lector de cómics marginado. Nadie muere de verdad. Pero ya sabes, parece como que el adulto quiera demandar al medio más cosas por el estilo. Creo que (en el fondo) la mayoría de la gente es lo que quiere.

Yo quiero que el medio me ofrezca pedazos de excitación, una sensación de invención y novedad constantes. Quiero disponible cada tres meses el equivalente a un nuevo single de mi grupo favorito. Si prefieres llamarlo así, quiero Cómics Pop. Que mis guionistas favoritos se inventen un nuevo estilo cada pocos meses, que trabajen con dibujantes que ideen cómics divertidos y bonitos que no me de miedo comprender o perderme en ellos, o incluso que tenga que tirarlos en el cubo de la basura, porque sé que si me gustan, tal y como ocurre con el single, el álbum completo, la recopilación en tomo, no estará demasiado lejos de hacerse realidad.

Es lo que estoy intentando hacer ahora. Empezaré este invierno, metiéndome a fondo en la publicación de una ristra de tres nuevas mini-series. Mis propios cómics pop. Cada dos meses los agregaré a mis obras de mayor extensión, y así tendrás la oportunidad de leer algún nuevo concepto mío producido junto a los dibujantes más interesantes que sea capaz de encontrar. 

-----------------

En mi opinión el público se divide claramente en dos categorías. 

En lugar de un "Tiempo Imaginario", estamos hablando de un "público imaginario" cuántico, sea lo que sea que eso signifique. Además, por lo general ese es el público hacia el que me quiero dirigir, no al "público potencial" habitual. No es que esté hablando del lector al que le gusta el jodido Aquaman o algo parecido.

(Por lo general) existe un público de más edad preparado para gastar su dinero en novelas gráficas originales que probablemente sea más receptivo a las ideas y temas políticos, culturales y sexuales innovadores. Es el público de Transmet y Hellblazer. Ese es el que se lleva estas series a sus casas. Este público cree que está mejor abastecido a base de novelas gráficas originales. Porque está preparado para considerar incluso dejar atrás el mundo de lo infinito, de los títulos de continuará. De hecho, este público ya se ha asqueado de las series de continuará, y no suele ser hostil ante las ambiciones innovadoras, energéticas y creativas.

(Normalmente) existe un público más joven que quiere su pedazo de cultura rápida, desechable y más barata, y que normalmente se lee el cómic unas cuantas veces y luego lo arroja encima del montón o lo deja abandonado encima de una mesa, o se lo regala a un amigo. A este público tampoco le importa demasiado la serie de continuará, porque lo que busca es la adrenalina y la innovación, y los puñetazos en los ojos y los pezones atravesados por aros y las grandes explosiones.

También quiero a ese público, al público de los Cómics Pop, así como al que le gustan las Novelas Gráficas. Ahora mismo creo que me he hecho con ambos, me he hecho con ambos gracias a Planetary y The Authority, y también usando la Wizard. Y quiero ser capaz de continuar hablando con ellos después de acabar con Authority y Planetary. Y con la más extensa Transmet y con la novela compuesta de varias historias cortas de Hellblazer, y quiero tener la oportunidad de que esta gente baraje comprar novelas gráficas originales (especialmente si tienen un precio razonable, no como uno de esos condenados tomos en tapa dura retractilados de treinta dólares para pajeros que incluso se puede ver que es malísimo sin ni siquiera haberlo abierto.)

Estoy trabajando con ambas caras de la moneda. Los Cómics Pop y las novelas gráficas originales (de variada extensión.) En lo que a mí respecta, estas son las dos formas de seguir en el negocio. Y aquí tienes otra dolorosa analogía musical más: siempre han existido grupos de single, y siempre han existido grupos de álbum, y su público es diferente.

Así que muerte a los títulos de "continuará". Muerte a las obras sin ambición alguna. Muerte a todos los que no quieren construir su propio futuro. Que le jodan a la mediocridad, que le follen a la comodidad, ojalá sodomicen la consistencia de las series que llevan vendiendo historias de continuará desde hace años. Quiero que mis cómics os sean inyectados en la retina.

EL SISTEMA DE DISTRIBUCIÓN, EL MERCADO DIRECTO, LOS CÓMICS POP, ESPIANDO LA CULTURA.

Se ha convertido en dolorosamente evidente para todo el mundo que en este momento ninguna de las principales editoriales está interesada en abrir caminos alternativos de distribución y venta. Todo el mundo tiene demasiado tiempo, dinero, esperanzas y el rostro hundido en el mercado de venta directa como para dejarlo abandonado. Y aún así, a todos los que están en el meollo les resulta meridianamente claro que el Mercado Directo (MD) ha empezado a caer. Cada condenado mes hay unas cuántas tiendas de cómics menos de las que solía haber antes. Cada condenado mes hay menos gente entrando en la (mayoría) de tiendas de la que solía entrar antes. Son noticias antiguas.

Y esta es la situación. El MD es todo lo que tenemos ahora, es el más importante, y a menudo exclusivo, canal de distribución de nuestras obras. Las tiendas de cómics son la única forma de hacer que los cómics lleguen a manos de la gente. (A menos que estés haciendo Superman y Batman, que creo que también están en los quioscos, aunque no en grandes cantidades, y además, presumiblemente también se pueden encontrar los tomos de la Cartoon Newtwork de DC.)

Por lo que he comprobado después de pasarme bastante tiempo por tiendas de cómics de todo el mundo, la mayoría de lectores ya no son adolescentes. Ya no hay muchos chavales en la mayoría de esas tiendas. Los cómics para niños se compran en los quioscos, y sospecho que muchos más de lo que solemos creer, y además mucho más baratos.

Como mucho, el MD está sobreviviendo. Y eso es muy duro. Las tiendas están intentando sobrevivir con lo que nosotros, los creadores, les ofrecemos, y nosotros estamos intentando mantener las series a flote a través suyo.

Parece que como creadores, sólo tuviese sentido poner toda la carne en el asador para fortalecer el mercado directo. Porque si éste se muere, entonces, como poco, estaremos en serios problemas.

Los Cómics Pop y las Novelas Gráficas Originales son estrategias para conseguir fortalecer la cultura de los cómics mainstream, y por lo tanto las tiendas de cómics. Y creo que de esa forma también tendremos la oportunidad de echarles una mano, porque estas obras encarnan lo novedoso (en el buen sentido de la palabra, no en uno peyorativo), lo imaginativo, lo enérgico, lo rítmico, lo estructurado, lo ambicioso y las experiencias que concluyen rápidamente... lo encarnan todo. Suponen un contrato limitado con el lector, una demanda de atención de poca duración. No tienes que volver cada jodido mes para hacerte con un número. Aquí lo tienes, ahora mismo, porque puede que personalmente yo también pueda prescindir de ello, y también me gustaría señalar que una estética y un enfoque de Cómic Pop es una buena forma de desarrollar otros géneros e incorporar el mainstream literario dentro del mainstream comercial.

------------------

Notas

Cuando he enfilado por los cómics de continuará en el pasado, te habrás dado cuenta de que no sólo me he decantado por los superhéroes. Es otra idea de la que quería hablar. Me refiero tanto al formato como al enfoque, no solo al género. 

Estoy hablando específicamente sobre obras realizadas para el Mercado Directo. Claro, el material para niños de los quioscos me parece vital, y lo apoyo al cien por cien, así como las obras de formato alternativo para quioscos, pero no es ese el argumento que quería debatir ahora.

La noción de Cómic Pop entronca directamente con mi constante parloteo sobre que lo que necesitamos son más cosas recopiladas en tomo.

Si, todo esto aún está a medio hornear y a medio cocer. Porque continuamente estoy redefiniendo  y agregando más cosas a todas estas ideas. Así que he terminado por escribir un Manifiesto del Cómic Pop para la web, para que la gente tenga algo de lo que reírse.

Selah.


Southend, Londres,

29 de junio de 1999

No hay comentarios: