jueves, 4 de julio de 2013

ENTREVISTA CON STEVE ALBINI EN MAXIMUM ROCK N´ ROLL (1991)

Entrevista realizada a Steve Albini por Josh Andrews de WNTH (Winnetka IL Graham H.) y Dan Condit. La entrevista tuvo lugar en el estudio de la casa del Sr. Albini en 1991, y fue transcrita por Graham para Maximum R´n´R nº 112. Traducida por Frog2000.

MRR # 112: ¿Cuándo fue la primera vez que participaste en la producción de un disco?

Steve Albini: Llevo involucrado en la grabación de discos desde que empecé a tocar en bandas o algo parecido. Lo hice porque todos mis amigos estaban en bandas que necesitaban ayuda en el estudio, tenían como una especie de miedo a ser maltratados por los ingenieros de grabación de las casas de discos. Me solían pedir que acudiese y mediase entre la banda y el personal de la casa.

MRR # 112: ¿Alguna vez has llegado a frustrarte por no haber conseguido el sonido que buscabas?

Steve Albini: En realidad no. Cuando empecé a grabar y a hacer discos, las personas que trabajaban como ingenieros en los estudios habían ido aprendiendo durante los años sesenta y setenta, por lo que el estilo de música que habían grabado era muy diferente de lo que nosotros estábamos haciendo. Ni siquiera se podían imaginar que una banda no tuviese batería o que quisiera tocar una guitarra con tantísima distorsión. Había un montón de bandas que no eran capaces de manejarse en el estudio con ese tipo de mentalidad, por lo que empezaron a buscar a otras personas con las que poder hacer los discos. Cuando empecé, yo solía grabar un montón de cosas utilizando mis propios medios, porque era mucho más barato que acudir a un estudio profesional. Muchos de mis amigos me empezaron a preguntar si podían grabar con mi mismo equipo porque era lo único que había en ese momento.

MRR # 112: ¿Sueles producir tu propia música?

Steve Albini: En mis comienzos sí que lo hacía, porque era el único que sabía cómo encender la grabadora de cinta o lo que fuese. Más tarde, con Big Black empezamos a acudir a estudios más profesionales, con una cantidad de equipo que en aquel momento nos parecía abrumador, así que terminamos por encontrar a Iain Burgess (al que había conocido a través de Jeff Pezzati, de Naked Raygun) porque nos enteramos que había estado trabajando en algunas cosas con Naked Raygun. Cuando escuché lo que había hecho con ellos me gustó mucho, así que me dije: "Hagamos que Iain grabe algunas de las cosas de Big Black". Y al mirarlo en retrospectiva, creo que fue un movimiento inteligente, porque no sólo hizo un buen trabajo, sino que al trabajar con él aprendí un montón de técnicas de grabación habituales en los estudios de los setenta que más tarde pude eludir. También aprendí un montón de información útil acerca de la ciencia de la grabación. Después, en cuanto adquirí la suficiente experiencia, empezamos a hacer nuestras propias grabaciones, y a continuación nos pusimos de nuevo en contacto con Iain.

MRR #112: ¿Alguna vez habéis trabajado con alguien aparte de Iain Burgess?

Steve Albini: En la música que hago yo, no. Hemos colaborado con algunos ingenieros de las compañías de grabación que se encontraban en un estudio en un momento dado, por ejemplo, cuando hemos estado grabando en un estudio de una ciudad que no conocíamos. Como no tienes demasiado tiempo, ellos te comentan cuáles son los problemas habituales y el resto de peculiaridades de cada estudio. Como cuando en un botón indica “esta consola puede explotar”, que en realidad significa “la máquina de café está encendida”. He conocido a un montón de gente en otros estudios que en realidad podrían ponerte la carne de gallina. Tíos irritantes con colas de caballo que pegan sus narices en la ventana del estudio cada media hora y hacen una mueca de disgusto y luego se marchan. Pero probablemente el peor tipo de persona que puedes encontrar en todos estos sitios es el chupa-pollas que dice cosas como: "Oh, sí… De verdad, me gusta mucho lo que haces, amigo." Son unos babosos.

MRR # 112: ¿Alguna vez has intentado meter a Big Black en otro sello?

Steve Albini: Bueno, sólo ha sido últimamente cuando hemos tenido la oportunidad de sacar un disco en otro sello. Ahora hay un montón de bandas que pueden encontrar sellos donde sacar sus discos. Cuando empezamos con Big Black no existían sellos del estilo. Había sellos independientes, pero nunca se nos ocurrió molestarlos para que sacaran nuestros insignificantes discos. Cuando ganábamos algo de dinero, lo guardábamos y luego editábamos los discos nosotros mismos. Los tres primeros discos de Big Black se hicieron de esa forma. En Chicago había un montón de bandas, así que llegó un momento en el que decidimos que, bueno, sacar un disco con un sello era algo imposible, así que ¿por qué no lo hacíamos nosotros mismos y también poníamos nombre al sello? Y así es como empezamos con Ruthless Records. The Effigies editaban sus propios discos, Big Black editábamos nuestros propios discos, y Naked Raygun sacaban sus propios discos. Así que nos dimos cuenta de que aunque nadie nos daría dinero para hacerlo y que nadie se iba a beneficiar del resto si lo hacíamos, si todos nos uníamos bajo el mismo sello discográfico auto-editado, entonces los distribuidores nos tomarían más en serio.

MRR #112: ¿Cómo te sientes al escuchar grupos que están influenciados por Big Black?

Steve Albini: Bueno, creo que nos comparan con muchos que no es el caso. He escuchado otras bandas que la gente suele asegurar que están influidas por Big Black, y suelo decirme: "no suenan a Big Black para nada." Probablemente sea porque después de estar en la banda, mi percepción de la misma es completamente diferente de la del resto de la gente. Sé que hay algunas personas que creen que nosotros somos como una especie de máquina de rock industrial recargada, oscura y aterradora, y yo pienso que esencialmente sólo éramos tres tipos raros que tocaban una versión un poco retorcida de la música rock que nos interesaba y que siempre estábamos escuchando. En la banda no existen segundas intenciones o algún plan, ni nada parecido. Creo que en lugar de mirar la forma en la que sonamos, un montón de gente nos compara con otras bandas fijándose en lo que creen que somos como personas.
MRR #112: ¿Cuáles son algunas de las influencias de Big Black?

Steve Albini: Al principio sólo la música que estaba vigente en aquel momento. Recuerdo que en un momento dado puse el Metal Box de PiL como cien veces seguidas, porque pensaba que era el disco más extraño, más fresco y más raro del mundo. Mis influencias personales las conozco mejor que las del resto de chicos de la banda. Como bicho raro que soy, escucho música rock de todas las épocas. Incluso de los años cincuenta, donde había algunos cantantes maníacos como Little Richard y Fats Domino. No son personas que tengan influencia real en el sonido de la banda, pero su mentalidad o personalidad eran muy extrañas y me influyen mucho. Creo que hay muy poca música de los sesenta que me guste. Me gusta más el material raro... la música extraña. Había una banda de Nueva York que se llamaba The Silver Apples que me parece asombrosa. No te puedes creer que una banda así pueda haber existido alguna vez. Eran un tío que tocaba una batería, y otro que tenía una montaña de osciladores. Y tocaban una canción encendiendo y apagando los osciladores para cada nota, y el batería estaba improvisando todo el rato, y el tío que se encargaba de los osciladores puede que se pusiera a cantar una típica balada “sixties” como "La, la, la." El hecho de que una banda como The Silver Apples haya existido es realmente inspirador. Tan  sólo porque existieron en un momento en que era inaudito no ser una banda de rock totalmente lineal. Ha sido toda una influencia, pero no en cuanto a lo musical. Pero es fácil que lo más significativo que me haya pasado en toda mi vida haya sido el punk rock. Yo vivía en Missoula, Montana, y salí de allí porque me gustaba el punk rock. Me vine a Chicago cuando iba al instituto porque iba a estudiar en la universidad de periodismo del Noroeste. Y entonces pensé, "Wow, Chicago, esa es una ciudad grande, supongo que allí existirá una gran cantidad de punk rock." Y tan pronto como llegué allí, decidí que tenía que encontrar todos los bares y tiendas de discos "punk" de la ciudad. En ese momento era una comunidad muy pequeña y aislada en la que quizá participaban cerca de cien personas. Me fijé en los anuncios que había en los bares y vi el nombre de un grupo que se parecía al de otro que conocía, y fui a verlos y me quedé terriblemente decepcionado. Creo que ahora la información fluye mucho mejor. Hoy en día, los jodidos “Tribune” y el “Sun-Times” escriben sobre punk rock. Ya no se parece a la sociedad secreta que era antes.

MRR #112: ¿Crees que ha dejado de serlo?

Steve Albini: Creo que necesariamente parte de la música sigue teniendo el mismo impacto, pero ir a los conciertos me gusta cada vez menos, porque hay muchos chulitos en ellos. Cuando estábamos entre una y cinco personas viendo a The Oil Tasters o a Hüsker Dü, o a cualquiera de las bandas que se podían ver por tres dólares, me lo pasaba de vicio. Ahora los conciertos cuestan 18.50 dólares por Ticketmaster. Vas a The Metro el miércoles por la noche y es la noche de chicas y hay como seiscientas personas para ver a Tar o lo que sea. Y ese tipo de cosas pueden resultar inquietantes a nivel personal, porque te sientes más cómodo entre una pequeña multitud. Pero no creo que tenga ningún tipo de impacto en la música, excepto que han cambiado los puntos de vista de un montón de gente, así como los de la gente que está en las bandas. Hoy en día, algunas personas están haciendo las cosas para intentar conseguir el éxito o lo que sea.

MRR #112: ¿Sueles ir a muchos conciertos en la actualidad?

Steve Albini: Soy un gran fan de la música, así que suelo ir bastante a menudo. Pero últimamente me estoy quedando muy decepcionado. No hay demasiados grupos que me emocionen como antes. Una de las últimas bandas que he visto y que realmente me ha sorprendido ha sido una de Texas que se llama Naked Vanilla, que como banda es bastante mala. Sin embargo, su guitarrista era increíble. Tenía un sonido submarino de lo más increíble. Sonaba completamente turbio y perdido. Es como si cogieses un amplificador normal de marca Marshall y le dieses la vuelta contra una alfombra. Era tremendo. Además he visto a Slint, que me parecen magníficos...

MRR #112: Antes eran Squirrel Bait, ¿no es cierto?

Steve Albini: En realidad no. Sólo uno de sus guitarristas estaba en ese grupo. Pero tienen que ver lo mismo con ese grupo que lo que tendrían que ver con Abba. De todas formas, Slint es una banda asombrosa. Tienen un nuevo álbum en la calle titulado "Spiderland" que me parece de lo más cool y aterrador que he escuchado nunca.

MRR #112: Y cuando ahora ves a un grupo que te gusta, ¿te da ganas de trabajar con ellos?

Steve Albini: Lo que suele ocurrir por lo general es que quiero conocerlos como fan. Así que voy y les digo, "Dios, tíos, sois realmente magníficos." Eso es lo que ocurrió con una banda llamada Dirt. Los estuve viendo en Atlanta y fui donde estaban ellos y les dije que creía que eran increíbles. Y finalmente todo suele terminar con un apretón de manos y les digo que soy Steve Albini, que solía tener una banda y que ahora soy ingeniero de grabación. Y si les interesa trabajar conmigo me lo dicen. Y si no es así, también me lo dicen.
MRR #112: ¿Te consideras a ti mismo un “productor”?

Steve Albini: No. Ha sido uno de los motivos de que algunos de los sellos con los que he trabajado se irriten conmigo, porque los sellos más grandes suelen trabajar con gente de la industria. Y la gente tiene una forma de hacer negocios con la que no quiero tener nada que ver. Esa gente insiste en que les acrediten en los discos y que les paguen royalties por ello. Y entonces les pagan grandes cantidades de dinero y tienen una pequeña responsabilidad sobre el resultado final y encima hacen lo que les da la gana. Creo que las bandas son mucho más importantes que cualquiera que esté dentro de la industria. Así que por ejemplo, yo no admito royalties por ninguno de los discos que grabo. Creo que decírselo a la banda es un insulto, porque yo he grabado el disco y no por eso vas a vender más discos, así que no quiero un pedazo del pastel. Yo no hago nada parecido. Cuando pienso en un productor, se me viene a la mente uno de esos perdedores de la industria con barba y cola de caballo que se sienta en una silla y le dice a la banda lo que tiene que hacer. He oído hablar sobre grupos que llevaban como diez años juntos y que entraban en el estudio y allí estaba el productor diciéndoles que su batería no era lo suficientemente bueno, así que quería traerse uno de sesión. Yo eso no lo entiendo. Pienso en el grupo como en una unidad que me parece sagrada. Son esos chicos los que realmente quisieron ponerse a tocar, a componer las canciones y almacenarlas en sus cabezas.

MRR #112: Y si no estás de acuerdo con lo que quiere hacer un grupo, ¿cómo lo manejas?

Steve Albini: Cuando creo que un grupo está cometiendo un error, siempre se lo digo, porque de otra forma sentiría que no estoy haciendo bien mi trabajo. Pero si están firmemente decididos a seguir adelante, entonces hago lo que quieren. Me he equivocado un montón de veces con bandas a las que simplemente no entendía. Seis meses más tarde las escucho y me doy cuenta de que eran ellos los que tenían razón. Creo que es importante que una banda tenga la fuerza suficiente como para decir: "No, queremos hacerlo de esta forma", y luego que lo hagan.

MRR #112: ¿Hay algún tipo de música que no producirías nunca?

Steve Albini: Un montón. De acuerdo... el estudio de mi casa es de muy pequeña escala, muy limitado, pero tiene un equipo de primera. La idea es la de que es un estudio de alta calidad para todo el mundo que casi no tiene dinero y que lo necesite. Grabo a todos los grupos en el estudio de mi casa. Pero si tengo que interrumpir algún día en especial, como por ejemplo cuando tengo que acudir a otro estudio, o si tengo que salir de la ciudad y hacer frente a la grabación de una banda durante un período prolongado, puedo ponerme más selectivo. Sobre todo si hay un sello discográfico involucrado que me lo haga pasar mal y trate de escabullirse a la hora de pagar y todo ese tipo de cosas. Por lo que generalmente intento grabar música que me guste y sienta bien.

MRR #112: ¿Cuál es el disco más exitoso en el que te has visto involucrado?

Steve Albini: No tengo ni idea. Hice dos singles de oro para una banda que se llamaba The Wedding Present. E hice otro que probablemente alcanzase el oro en Inglaterra, ¿cuántos discos puede haber vendido?

MRR #112: ¿Puede que esos sean los Pixies?

Steve Albini: Quizá, excepto que la distribución de ese disco la hacía Rough Trade, y desde entonces se han desplomado. Si quieres te puedo decir el mejor disco en el que he trabajado alguna vez. Ese podría ser el nuevo álbum de Jesus Lizard, "Goat". Es un disco capaz de destruir el cerebro. Estoy mucho más preocupado por ese tipo de cosas que de la cantidad de dinero que pueda ganar. Si trabajo con bandas que me gustan, trabajo gratis, o incluso les presto dinero. Llevo haciéndolo mucho tiempo, por ejemplo, con Slint, Urge Overkill y The Didjits. Bandas que me gustan de verdad. Considero que cuando me gustan es mi obligación hacer las cosas de forma mucho más barata. Pero si una banda realmente no me preocupa a nivel personal, o su música no significa nada para mí, si tienen mucho dinero, entonces me lo quedo. Porque no es su dinero, es el dinero de una gran compañía de discos de los cojones que de todas formas no les va a pagar. Así que no hay ningún motivo para no decirles: "Quiero 25.000 dólares." Y piensa que esas compañías de discos son muy idiotas. Por lo general se gastan 200.000 dólares en un álbum. Creen que es razonable. Así que cuando les digo el precio, me dicen, "Oooh, ¡qué inocente! ¡vaya ganga!"

MRR #112: Siendo realista, ¿con cuánto dinero como mínimo se podría hacer un disco?

Steve Albini: Si lo grabas aquí, en mi casa, puedes hacer un disco con un par de miles de dólares. Y si lo grabas y lo mezclas en un día, y te aseguro que he hecho algunos discos de esa forma, podrías hacerlo por menos de doscientos dólares. Me refiero a la grabación, no a la manufacturación. E incluso podrías hacerlo más barato todavía. Yo no cobro dinero por usar el estudio de mi casa. Cobro por mi tiempo. Así que si una banda tiene un amigo que sabe cómo funciona el equipo, entonces no les costará nada. Si le dan a ese amigo ganchitos y cerveza, entonces eso será todo lo que se gasten. Creo que es muy importante hacer un disco con una cantidad de dinero razonable. Si estoy trabajando en un disco que va a costar más de mil dólares, entonces empiezo a ponerme incómodo. No creo que todos los discos que sacamos con Big Black sumasen más de dos o tres mil dólares. Es el equivalente a cuatro LPs. Sacábamos mucho material en singles porque éramos demasiado impacientes.

MRR #112: He escuchado una frase tuya que aseguraba: "cuanto más fuerte, mejor." ¿Crees que se le puede aplicar a todo?

Steve Albini: Es probable. Aunque no en mi vida personal. Hubo un período que me pasé un poco más de “fuerte” y en el que estuve bastante incómodo. Pero cuando escuchas algo y te coge de la cabeza y te lleva por toda la habitación es magnífico. No tiene nada que ver con ese tipo de dureza a lo macho rock, sino que es algo que sale por los altavoces y te hace saltar. 

MRR #112: ¿Crees que hay demasiados grupos haciendo lo mismo que se estaba haciendo hace diez años?

Steve Albini: Absolutamente. Pero muchas de esas jóvenes bandas no estaban cuando empezó el punk. No les puedes culpar por ser jóvenes. Así que tienen un montón de oportunidades. Creo que cada época, o lo que sea, tiene cualidades distintivas, y están disponibles para que cualquiera pueda explotarlas. Pero de la misma forma, cada vez que utilizas las cosas que hacen que la música actual sea distintiva y propia de un período de tiempo, también te asegura que esa música se quedará obsoleta dentro de diez años. Así que creo que una banda debería intentar evitar los clichés de la actualidad. Es como esa increíble tendencia por la música de baile y la tecnología asociada con sintetizadores y samplers de los años ochenta. Ahora sigue vigente, lo que me produce asco. Porque en diez años lo único que hará ese material es hacerte reír. Es tan aburrido como sería escuchar en la actualidad unos monótonos solos de sitar y referencias al LSD. Es algo con fecha de caducidad. Debes intentar hacer las cosas atemporales. La gente no reconoce cuando está intentando imitar algo. No lo mejoran en nada. Como ejemplo, fui a ver a Buffalo Tom y lo único que podía pensar era en que Hüsker Dü eran mucho mejores hace diez años, cuando hacían lo mismo. Me siento de la misma forma cuando veo a muchas de las bandas punk actuales. Creo que todavía existe cierto espacio para la expansión dentro del punk. Se suele escuchar mucho a bandas que suenan algo así como The Descendents o lo que sea. Pero en el punk hay más espacio que eso.
MRR #112: ¿Te gustan Sonic Youth?

Steve Albini: Si, pero ya no suelen experimentar ni la mitad de lo que solían hacerlo. Cuando empezaron hacían cosas que no se podían etiquetar como parte de su estilo. Y ahora escuchas una canción e inmediatamente sabes que es de Sonic Youth, porque ahora tienen un estilo propio.

MRR #112: ¿Es lo peor que se puede decir de una banda?

Steve Albini: Se puede mejorar. Lo peor que se puede decir de una banda es que apesta. 

MRR #112: ¿No crees que Big Black consiguió un estilo propio?

Steve Albini: Al final desarrollamos una especie de sonido definitivo, y por eso estoy tan contento de que nos hayamos separado.

MRR #112: Algunos dirían que Rapeman sonaban como Big Black.

Steve Albini: No creo que Rapeman sonase para nada como Big Black. Es algo que ya había escuchado antes, pero creo que la gente está enloquecida por las drogas. 

MRR #112: ¿Y qué es lo que ocurrió con Rapeman?

Steve Albini: Nos separamos por el mismo motivo que el resto de bandas. Alguien no podía estar con alguien. Eso es todo.

MRR #112: ¿Te alegra que Rapeman se hayan separado?

Steve Albini: En realidad me rompió el corazón. No creo que hubiésemos hecho ni el diez por ciento de lo que teníamos pensado hacer. Ni siquiera habíamos empezado a arañar la superficie. Estoy tan disgustado con los discos de Rapeman como cualquiera. No creo que sean demasiado buenos. Pero si coges las cinco o seis canciones buenas del disco, verás que podría haber salido un disco de la hostia.

MRR #112: ¿Veremos alguna vez un disco en plan “Lo mejor de” Rapeman?

Steve Albini: No. No.

MRR #112: ¿Hay algunos otros discos en los que hayas trabajado como intérprete o productor con los que no estés satisfecho?

Steve Albini: Oh, sí, montones. El primer disco de Rapeman, "Budd", fue un enorme dolor en el culo. Habíamos grabado el disco en el estudio y nadie se quedó contento, así que nunca lo llegamos a editar. Entonces grabamos en directo, pero no me gustaba demasiado el sonido, pero como todo el mundo quería editar un disco de una vez, lo sacamos y me quedé muy descontento. He trabajado en discos de otra gente en los que sentía que no estaba haciendo bien mi trabajo. Y eso me molesta mucho. Hice un disco con Tad, y en parte el error se produjo por las restricciones de tiempo y de dinero, y por el hecho de que la casa de discos no había pensado en el dinero que se iba a gastar, y que había que darles de comer durante cuatro o cinco días y todo eso. Pero en realidad siento que no hice un trabajo demasiado bueno, y eso me decepcionó mucho, y a ellos también. Como consecuencia, utilizaron a otra persona en el siguiente álbum. Me sentía culpable por haber hecho un mal trabajo. Pero hay algunos discos a los que me he quedado emocionalmente atado. Cuando ocurre algo así, es fantástico. Como con el nuevo álbum de Jesus Lizard. Creo que esa banda es una de las mejores, sino la MEJOR, de todo el planeta ahora mismo. Cuando escuchas las canciones por el altavoz parecen tan impresionantes como si el grupo las estuviese tocando en directo y eso es algo muy satisfactorio. Me gusta trabajar en ese tipo de discos. Me gusta grabar un disco en el que la gente que toca es magnífica, la música increíble, y todo encaja en el estudio. Es lo mejor.

MRR #112: ¿Alguna vez has trabajado con un grupo que pensaras que era genial, aunque finalmente no llegaron a ninguna parte?

Steve Albini: Oh, si, con montones. Hay una banda que se llamaba The Didjits que por la zona se ha hecho razonablemente popular, aunque llevan más o menos desde 1980. He trabajado con ellos durante mucho, mucho tiempo. No sólo en el estudio. Les dejé dinero para que pudieran grabar discos con otra gente, les eché un mano en algunos conciertos y esas cosas. Creo que son una banda magnífica, pero por alguna razón no le han tocado la fibra a la gente.

MRR #112: ¿Con qué frecuencia recibes solicitudes para que produzcas a un grupo?

Steve Albini: Tres o cuatro al día. Muchas son de verdaderos idiotas. Como: "¡Hola! Soy Bob Shmendrick, de Warner Brothers, y tenemos una banda que es perfecta para el sonido que tú eres capaz de conseguir." Lo siento, pero para que eso ocurra, tendrías que besarme el culo. Y luego hay un montón de gente que me llama y me dice: "Um... hola... um... estoy en un grupo y, uh, queremos que nos grabes... ¡risitas!" Se podría decir que no son terriblemente serios, de modo que involucrarse con ellos sería como masajear el ego de algún pequeño imbécil. Trato de asegurarme de que están realmente en una banda, y de que en realidad tienen una motivación seria a la hora de grabar.

MRR #112: ¿Y cómo haces para descartar grupos?

Steve Albini: Normalmente les digo que me envíen una cinta demo. Así puedo escucharlos y decidir si puedo hacer algo con ellos que me haga sentir cómodo. De esa forma descarto a un montón de gente. Y además, reunirte o hablar por teléfono con el grupo puede ser bastante difícil. ¿Serán muy exigentes o son drogadictos, o perdedores, o lo que sea? No es que sea terriblemente selectivo con lo que hago en mi casa. Lo considero un servicio más. Porque a mí me ocurría algo parecido cuando estaba en una banda, porque me frustraba mucho que no existiese un buen estudio de grabación económico. Así que lo que he hecho es construir un buen estudio barato para todas esas bandas. Pero cuando se trata de hacer cosas más extensas, entonces soy un poco más exigente con el grupo. He rechazado mucho dinero sólo porque no creo que la gente se vaya a divertir trabajando de esta forma. Una vez me pidieron que grabase un álbum de Depeche Mode, fue hace un par de años. No tengo ni idea de por qué, pero me lo he preguntado bastante. En ese momento nunca los había escuchado hasta que me fui a verlos a ese gran campo de deportes londinense. Después de unas dos canciones pensé: "esto es horrible, estos tipos son lo peor. ¿Qué están haciendo estos jóvenes homosexuales?" Así que pasé de ellos. Y les dije que habían hablado con el tipo equivocado.
MRR #112: ¿Cuál es la banda más reciente con la que has trabajado?

Steve Albini: A finales del mes pasado estuve grabando un disco con una banda inglesa que se llama Silverfish, y también he trabajado con The Volcano Suns, The Didjits, Urge Overkill, The Jesus Lizard, The Wedding Present, Dirt, y justo este último fin de semana he grabado un disco con una banda de Nueva York que se llama Drunk Tank. Entre medias grabé un single con Tar. Un montón de gente, la verdad.

MRR #112: ¿Por qué se marchó Jeff Pezzati de Big Black?

Steve Albini: Porque estaba en Naked Raygun, que era mi banda favorita cuando llegué a Chicago por primera vez. Fui a verlos y pensé, "Oh, dios mío, ¡es la mejor banda de todo el mundo!" Me quedé totalmente noqueado con su guitarrista, Santiago. Y como por accidente me hice amigo de Jeff, el cantante, y le pregunté si quería tocar el bajo en Big Black y me respondió que sí que quería. Estuvimos ensayando en la casa donde vivía Jeff y donde solía ensayar Naked Raygun. Entonces, Santiago, que vivía en la misma casa, estaba viendo un partido de fútbol y le estábamos molestando. Así que se vino y dijo, "¿sabéis?, no puedo concentrarme con vosotros tocando, ¿así que os importaría que tocásemos juntos?" Y fue como, "Claro, Sr. Durango, ¡lo que quieras!" Y entonces acabó incorporándose a la banda, y los dos nos empezamos a llevar muy bien personalmente. Y acabó siendo alguien absolutamente crucial para Big Black. Era el detector de idioteces que cada vez que pensaba que yo iba a cometer un error, me decía: "Eres un imbécil." Y siempre tenía razón. Y como Jeff estaba en Naked Raygun todo el tiempo, y también trabajaba, y salía con una chica, dos bandas era demasiado y lo dejó. Después hemos seguido siendo amigos durante todos estos años. 

MRR #112: ¿Y qué opinas de Naked Raygun en la actualidad?

Steve Albini: Creo que ahora apestan. Creo que son terribles porque no se han tomado la molestia de escribir nuevas canciones. Siguen tocando las mismas canciones, incluso cuando escriben una canción nueva. Creo que se parecen a lo de antes, pero no del todo. No sé si estás familiarizado con las primeras cosas de Naked Raygun...

MRR #112: ¿Como “Basement Screams” o “Busted at Oz”?

Steve Albini: Si. El material que hicieron en “Busted at Oz”. Me refiero a que entonces era un grupo extraño. Totalmente sin etiquetas. Ir a verlos en directo en aquel momento era algo totalmente vigorizante, porque eran jodidamente raros. Eran como una especie de banda rockabilly de la Era Espacial. Con esa extraña jungla de tambores. Y periódicamente, sea porque tomaban demasiadas drogas o lo que sea, Santiago solía sacar ese sonido de guitarra completamente fuera de tono. Eran capaces de aplastar a cualquiera. Pero ahora no hacen nada tan raro ni siquiera de forma remota.

MRR #112: ¿Cuál crees que es su último disco bueno?

Steve Albini: Su primer disco es magnífico, “Throb Throb”. Creo que el single que se editó antes, “Gear”, es lo mejor que han hecho nunca.

MRR #112: ¿Y qué hay sobre “All Rise”?

Steve Albini: Tiene una canción o dos. Pero está hecho después de que Santiago se fuese, y también se había marchado el batería original. Y Santiago llevaba tocando con ellos durante un año y medio antes de grabar "Throb Throb". John Haggerty se reunió con Santiago cuando aún estaba en la banda. John se subió al grupo en la época que se editó “Basement Screams”. Y duraron con esos cinco componentes como un año y medio o algo así. Fue un período magnífico, porque ahí tenías a ese mastuerzo hijo del macho rock, John Haggerty. Y esa guitarra tocada por un alienígena del espacio de Santiago. Eran magníficos. Los vi en algunos conciertos que no parecían reales.

MRR #112: ¿Les has podido ver últimamente?

Steve Albini: No les he visto desde que se ha ido Haggerty. Pero fui a verlos justo después de... ¿cómo se llamaba ese horrible disco?

MRR #112: ¿“Understand”?

Steve Albini: Si, justo después de que saliera ese. Fue triste. Ver a la banda tocando esas canciones era... no es que fuese descorazonador, pero fue como, vale, está bien, se lo pasan bien, pero era como ver a una chica preciosa que ha engordado. Sabes que sigue siendo guapa, pero ha cogido kilos.
MRR #112: ¿Qué bandas de Chicago actuales puedes recomendar?

Steve Albini: Tío... Como que me gusta mucho Tar. Son mucho mejores que toda esas bandas que se suelen recomendar, y mucho más originales. Jesus Lizard es la mejor banda del mundo. Acabo de ver otra banda, Mantis, que me ha hecho sonreír. Me recuerda mucho al estúpido rock inglés de finales de los setenta, principios de los ochenta. Muy parecida a los Mekons o TV Personalities. También me recuerdan a una banda llamada Pavement de California. No es música muy competente, pero el concierto fue muy divertido... 

MRR #112: ¿Crees que en Chicago existe una escena musical, o sólo hay bandas y ya está?

Steve Albini: Sólo bandas. Bueno, hay escenas, pero en algunas de ellas no tengo nada que hacer. Como la escena de disco industrial de Wax Trax. Y toda esa gente que salen juntos de marcha y tocan en los discos de otros y luego intentan poner nombres idiotas a sus bandas, o lo que sea. Supongo que será una escena, pero no quiero tener nada que ver con ella. Todo se basa en un humor brusco y pasado de moda, referencias a drogas y música disco. También existe una escena de hardcore en los suburbios, pero todavía no se ha solidificado. No salen unos con otros, ni se juntan o algo así. Hay un barrio que se llama Ukranian Village donde viven un montón de bandas. Se ha formado como una especie de comunidad, y allí están pasando un montón de cosas interesantes. Hay una banda que se llama Dolomite que me parece bastante cool. Luego tienes a los grupos que llevan por aquí desde hace mucho tiempo y que me gustaría que lo dejaran. Como Precious Wax Drippings, que llevan desde hace mucho y que siempre han sido horribles. Lo raro es que los chicos que están en esa banda realmente son muy majos. Conozco a uno de ellos y sé que es un tío majo. Y su batería, Johnny Machine, me parece fantástico. Pero se ha quedado atascado con esa banda que apesta. No puedo ayudarle, pero sé que si lo intentara por su cuenta, sería mucho mejor para él. Cuando digo que no es que haya una escena, no significa que sea algo negativo. Porque cuando se forma una escena, ciertas cosas se vuelven más facilonas. Es más fácil pillar bolos, la gente se presta los equipos, y los grupos consiguen mucho apoyo. Y es bastante agradable, pero cuando los grupos saben que van a poder satisfacer a cien personas o así de la escena, la gente se vuelve más perezosa. Y entonces no evolucionan. No creo que el hecho de que exista una escena sea necesariamente positivo. Mira Minneapolis, donde desde hace mucho están embarrancados con las mismas bandas de sonido miserable. Son como bandas de versiones de los Replacements nº 1, 2, 3, 4 y 5. Y de Soul Asylum nº 1, 2, 3, 4 y 5. Y ahora hay como una especie de bandas hippies y de “frat-rock” como Trip Shakespeare y el resto de esas bandas horribles. Y ese es el resultado de que exista una escena. Porque tienes a todas esas bandas que se apoyan unos a otros, y a toda la gente que es como un público intercambiable que van de un concierto a otro sin dificultad.

MRR #112: ¿Hay alguna ciudad en la que creas que se está produciendo la mejor música del país ahora mismo?

Steve Albini: Por razones que no puedo entender, en Louisville, Kentucky, hay un montón de gente inteligente de verdad. Bastro son de allí y son geniales. Slint son de allí y es una gran banda. King Kong son muy buenos. Históricamente, Louisville siempre ha tenido buena música. Había una banda llamada Your Food en los ochenta que estaba muy bien. Otra se llamaba Babylon Dance Band, y fue una gran banda. Malignant Growth cambió su nombre por el de Fading Out. Grandes tíos gordos, son geniales.

MRR #112: ¿Qué opinas de todo el material que está saliendo de Seattle?

Steve Albini: Creo que hay una buena banda ahí arriba, Tad. Todos lo demás podrían tirarse al agua. Para mí muchos de ellos suenan como si quisieran ser Van Halen. Nirvana aspira a ser Led Zeppelin y Fluid aspiran a ser Nirvana, y Mudhoney aspiran a ser Van Halen. No veo cuál puede ser el atractivo de un montón de esas cosas. Por todas partes se pueden encontrar bandas como Jane's Addiction, así que ¿por qué algo va a ser más importante cuando es una versión ligeramente diferente de lo mismo? Lo que me gusta de Tad es que es un tío gordo enorme, y eso le impide saltar por el escenario como un idiota. Como también lo era D. Boon. Y como resultado de ser gordos, no me da vergüenza alguna verlos en directo. Es como cuando vas a ver a Mudhoney o a una de esas bandas y te das cuenta de lo estúpido que es que ellos mismos se crean tan importantes. Casi me parece ofensivo. Y eso que cuando empezaron, Mudhoney era una banda realmente “cool”, bien jodida. Su primer single es realmente genial. Y ahora son algo así como una versión hard rock de los Beatles. Si puedes elegir entre ser esa gran banda totalmente jodida o ser esta banda de hard-rock-pop genérica, ¿por qué convertirte en una banda de pop genérico? A menos que sea una especie de cuestión de ego, que te de por pensar: "Somos capaces de competir con Foreigner."

MRR #112: ¿Puede ser una banda comercial y amenazadora al mismo tiempo?

Steve Albini: Ultimamente creo que no, no lo creo. No, retiro lo dicho. El nuevo álbum de Neil Young está tan jodido como cualquier cosa que haya por aquí. Y es un gran disco y está editado por un sello importante y probablemente generará un montón de dinero. Pero aparte de ese, para mí es muy difícil pensar en algunas bandas populares que realmente se le parezcan. Si piensas bien en ello, si quieres atraer al público en general, de una forma u otra tendrás que ser etiquetable y predecible. Y en cuanto ocurre algo así, resulta imposible tener una buena banda. Ocurre lo mismo cuando te fijas en algo como la serie "Twin Peaks". Comenzó como ese extraño y enigmático programa de televisión y todo el mundo se quedó muy emocionado al verlo. Lo mismo ocurría con "Los Simpson". Era ese programa raro de televisión que se hizo muy popular. Ahora existe una enorme presión sobre ambos programas para que sean capaces de satisfacer al gran público. "Twin Peaks" ha sucumbido completamente. Ahora se parece a una parodia de “Saturday Night Live”. Cometen un montón de torpezas, ángulos de cámara extraños, dan un montón de pistas falsas. Todo es muy exagerado y la sustancia del programa ha desaparecido por completo. Hasta cierto punto, es lo que le sucede a cualquier banda de rock que se convierte en popular. Alguien les dice que pueden estar tres meses grabando su álbum. "Por supuesto, Sonic Youth... Aquí tenéis 150.000 dólares para que hagáis el álbum de vuestros sueños." Así que entonces se le echa encima toda esa presión para que hagan el disco perfecto. Y eso te lleva a un punto en el que hay tanta introspección en lo que estás haciendo, que ya no puedes hacerlo de forma natural.
MRR #112: ¿Te gusta su disco “Goo”?

Steve Albini: Tiene una canción muy buena. "Dirty Boots" es una buena canción. El resto suena como si alguien le hubiese dado 150.000 dólares al grupo y le hubiese dicho "Quemáos los oídos en el estudio." A mí me parece que suena horrible.

MRR #112: ¿Cuál es tu relación con ellos?

Steve Albini: Somos muy buenos amigos. No creo que fuese su primera actuación en Chicago, pero sí el primer concierto en el que les pagaron dinero, y fui yo quien se lo monté. Los conozco desde que estaba en la universidad, cerca de 1983. Son grandes personas, pero creo que los dos últimos años sus álbumes son tristes, porque simplemente no reconocen cuáles son sus puntos fuertes. Y cuando tocan en lugares grandes, lo que hacen ahora parece muy pequeño. Porque cuando ves a una banda en un club todo parece gigante, porque les tienes a un metro de distancia. 

MRR #112: Y cuando ves a los chicos de Sonic Youth, ¿les dice a la cara lo que crees que deberían hacer?

Steve Albini: Yo no digo lo que opino a no ser que me pregunten. Muchas personas que conozco son realmente diplomáticas al respecto. Nunca le dirán a nadie que creen que sus discos apestan. Si actúas así, tampoco creo que les estés haciendo un favor. Porque si alguien ha cometido un error y le siguen recompensando, entonces no tendrá ninguna razón para cambiar. Como cuando vi a Tad anoche. Había algunas cosas en el nuevo álbum que creo que es sólo basura bastante flojeras. Y creo que Tad es mucho mejor cuando se convierte en un maníaco patea culos con pelotas.

MRR #112: Cuando escuchas una canción, ¿tomas la decisión de que te gusta o no en ese mismo momento?

Steve Albini: Nah. Por lo general la canción me impacta y a continuación, cuanto más la escucho, más se va solidificando lo que siento por ella. Soy un firme creyente de la teoría de que a la gente le gusta lo que le va a gustar, y se da cuenta de eso más tarde. Yo soy exactamente así. Empiezo a escuchar cosas y es entonces cuando me afectan o no, cuando me gustan o no. Luego me toma mucho tiempo averiguar por qué es de esa forma.

MRR #112: ¿Alguna vez te has topado con un disco que desearías haber producido porque sentías que podías hacerlo mucho mejor?

Steve Albini: Si. En realidad nunca había pensado antes en eso, pero había una banda sobre la que se me ocurrió algo parecido, porque los vi en directo y simplemente me volaron el cerebro, y al escuchar sus discos pensé que sonaban horribles.

MRR #112: ¿Crees que deberían haber grabado de forma más cruda?

Steve Albini: Por lo general, sí. Hay como una tendencia que le dice a la gente que limite el grado de potencia, para que sus discos sean más relajados y no tengan nada que perder. Y luego se limitan a una gama tonal determinada para que no se escuchen demasiado los graves o los agudos en los equipos de música de la gente. Se controla todo el proceso para que no suceda nada errático. Eso tiende a hacer que los discos sean muy aburridos. A veces tienen un sonido hi-fi y no sucede nada imprevisible. Creo que es mucho más importante dejar espacio para que a veces se puedan cometer errores.

MRR #112: En el inserto del último disco de Big Black, “Songs About Fucking”, hay una dedicatoria para los grupos que no escriben canciones de amor. ¿Es una regla de oro?

Steve Albini: Creo que esa temática está completamente cubierta. Nunca la tomo en consideración.

MRR #112: ¿Cómo disteis con el nombre de "Big Black"?

Steve Albini: Fue en la universidad. Pensé: "Oh, voy a tener una banda de rock oscuro y aterrador, ¡y se va a llamar Big Black!"

MRR #112: ¿Con qué trabajos de Big Black estás más satisfecho y con cuáles más insatisfecho?

Steve Albini: Hay muchos de los que me avergüenzo. Todo el primer disco, “Lungs”, que grabé por mi cuenta, y que me pone la carne de gallina. Ya no puedo escucharlo. Lo mejor es la primera cara de “Songs About Fucking”. Realmente me quedé muy contento con la forma en que lo hicimos. Nos fuimos al estudio, sacamos las canciones de nuestro ser y nos marchamos. No nos llevó mucho tiempo, no nos costó demasiado, todo fue suave como la seda. La segunda cara la grabamos a un ritmo más pausado y creo que nos perjudicó un poco. Y la canción de Cheap Trick apareció por accidente en la cinta y en el CD, pero al final decidimos dejarla. Estoy totalmente en contra de las canciones bonus en los CDs, porque creo que se está dando demasiado trato de favor al CD en estos momentos. No me gustan y me gustaría animar a todo el mundo para que no se los comprase… porque son un mal negocio para el artista y un buen negocio para los sellos. Y a pesar de lo que te hayan dicho por ahi, no duran ni la mitad que los discos de vinilo. Tengo CDs que se hicieron en 1985, hace menos de seis años, y se están pudriendo. Los CDs son un formato temporal que cuesta muy poco hacer y cuando los compras en las tiendas de discos son caros, así que el margen de beneficio para los sellos es enorme. Por lo general, a los artistas no les pagan las ventas de CDs (por los royalties que han firmado), y además esas cosas no suenan tan bien como los discos, es lo que creo. Creo que no seguir editando discos de vinilo es muy triste. El primer paso fue cuando comenzaron a aumentar el precio de venta de los discos, por lo que en lugar de que el vinilo costase 7 dólares y el CD 13 dólares, los precios se pusieron en 10 dólares para los vinilos y 12 para los CDs. Y entonces empezaron a fabricar menos LPs porque bajó la demanda. Antes solía costar alrededor de 1.50 dólares fabricar y empaquetar un disco de vinilo, y 3 un CD. Ahora cuesta 0,90 dólares hacer un CD y casi 2 dólares un vinilo. Y si un músico consigue el 16% del precio de un LP, por otro lado consigue el 8% por el CD. No me importa si grabo a una banda para que la grabación salga en CD, porque son ellos los que me dicen lo que tengo que hacer. Podría sugerirles algunas cosas estilísticas, pero ellos son sus propios jefes.

MRR #112: ¿Qué opinas de que se meta a Big Black en el saco de lo industrial?

Steve Albini: Bueno, en este momento “industrial” significa algo totalmente diferente. Cuando la gente usa ese término se refiere a las cosas disco de Ministry. Cuando se utilizó por primera vez fue para describir a bandas como Throbbing Gristle, Whitehouse y The Cum Organization, y a un montón de bandas que no tienen nada que ver con la música, que sólo hacían ruidos. Tengo álbumes a los que etiquetaron como industriales en los ochenta y que no tienen nada que ver con la música. Explosiones, silbidos y ruidos. Así que si alguien llama a Big Black banda industrial, espero que se refieran al término que se usaba en el '82 / '83. No me importa en absoluto. Y por extensión, lo que diga la gente sobre cualquier cosa que yo haya hecho, tampoco me afecta en absoluto. Porque si voy a editar cosas que van a ser consumidas por un público, entonces tendré que ser un niño que ha crecido y encajar las críticas cuando alguien diga que no le gusta lo que hago.
MRR #112: Recuerdo que alguna vez has dicho que te importaban más los sonidos que Santiago y tú conseguíais con los instrumentos que la calidad de la reproducción.

Steve Albini: Por supuesto. En cuanto a lo que más aprecio en la música, el aspecto de la tonalidad significa muy poco para mí. Me parece mucho más importante el contenido emocional y el contenido textural.

5 comentarios:

Nacho dijo...

gracias por este documento. este tio esta a años luz en manera de pensar que cualquier productor español de mierda.

Anónimo dijo...

Joder,tocaron en Japon en el 88 ?

frog2000 dijo...

Por más que he buscado en la página que suelo mirar sobre el grupo (http://www.dementlieu.com/users/obik/bigblack/main.html)no he encontrado info que lo corrobore. Y en la red tampoco, ¿??? A ver si alguien puede indicarnos algo más...

Nacho dijo...

pues en 1994 en España ya había chavalines de 17 años versioneando a Big Black con sus bandas, mi grupo tocábamos un par de ellas: "Jordan Minessota" y "L Doopa". Tengo grabaciones cutres de conciertos en 1995 en los que tocábamos esos temas y de telescopes, superchunk, sebadoh, sonic youth, spacemen 3 y más bandas de esa época. Se lo contaré a mis hijos cuando los tenga, a ver si me hacen más caso que vosotros. Porque vamos, GENTUZA COMO VOSOTROS QUE NO NOS PROMOCIONAIS SOIS LOS CAUSANTES DE QUE UN TIO VALIDO PARA LA MUSICA COMO SOY YO TENGA QUE GANARSE LA PUTA VIDA EN UNA PUTA FABRICA. GRACIAS DE NUEVO por no publicar nada de mi banda. fuck off.

frog2000 dijo...

Tranqui, que lo tuyo sale mañana