viernes, 19 de julio de 2013

RUTA 66, NUMERO OCHENTA Y CINCO


RUTA 66, NUMERO OCHENTA Y CINCO (Junio, 1993)
AQUI.

"El Estatus de Negu Gorriak es especial. Existen piezas claves en el rock vasco y existe Negu Gorriak en su propio emporio, funcionando sin fisuras y con el respeto ganado desde casi todas las escenas y publicaciones. Con esas condiciones de trabajo no es extraño que el poderoso quinteto guipuzcoano se muestre con la suficiente inspiración y buen ambiente para marcarse un tercer y doble (sencillo en CD y cassette) trabajo, ese buen tercer LP que debemos esperar de un grupo de estas características. "Dos dobermans negros", con su afortunado riff, no es más que el inicio de 22 artefactos impregnados de ritmo, con algún sampleado menos y mejor sonido que en sus dos anteriores obras. Símbolo inalterable de las esencias del país, la evolución musical con respecto a Kortatu ha contribuido también de manera decisiva al aumento de la cultura musical colectiva. Por delante de ellos están Arrested Development, Fishbone, Rollis Band o Fugazi, pero por detrás están otras muchas formaciones que les tienen en un pedestal. Certeros hachazos de afectación revolucionaria se reparten sin descanso y con uniformidad, con respiros y concesiones estratégicamente situados como ese sabroso single de tiempo medio ("El Verdugo es el hombre de las mil caras") de caliente contenido y excelente sección de vientos, así como toda una salsa borroka por el morro ("Chaquito") y un puntazo del Reixa, en la plenitud de su incursión vasca, reivindicando con todos sus recitados el planeta vasco en "Todos somos Malcolm X", tema que se agradece de verdad entre los muros de crueles realidades que invaden el disco. Canciones de su propia escuela creada y sostenida a pulso, desde reminiscencias a su viejo ska facilón ("Color vivo") hasta trágicas baladas ("Stop hipocresía".) Un tributo a los extintos Delirium Tremens ("Kaixo") y multitud de detallitos y sorpresas en el extenso muestreo de fuertes mensajes que merece la pena conocer. Un disco furibundo e importante, no hay por qué negarlo."

Fernando Gegúndez se encargaba del tercer disco de Negu Gorriak en este Ruta 66 número ochenta y cinco.

No hay comentarios: