domingo, 27 de octubre de 2013

COMENTARIOS SOBRE CRUMB 20: CHESTER BROWN

Varios autores ofrecen sus impresiones sobre Robert Crumb y su trabajo. Artículo aparecido en Blab nº3 (1988). Traducido por Frog2000. 

1. JAXON
2. KIM DEITCH
3. JOHN THOMPSON
5. JOEL BECK
6. TRINA ROBBINS
7. HARVEY PEKAR
8. ACE BACKWORDS 
9. SAVAGE PENCIL
10. TOM VEITCH
11. SPAIN RODRIGUEZ 
12. JOSH ALAN FRIEDMAN
13. BETO HERNANDEZ
14. GEORGE HANSEN 
15. DON DONAHUE 
16. BOB BURDEN
17. JUSTIN GREEN
18. DANIEL CLOWES
19. LESLIE CABARGA

20. CHESTER BROWN 

[El autor nacido en Montreal (Canadá) es uno de los nombres más importantes del "movimiento alternativo" de los ochenta y noventa. Sus mejores obras, sean autobiográficas o recorridos psicotrónicos a través de la cultura, tratan sobre el ser humano y sus circunstancias. Cualquier biblioteca de tebeos que se precie debería contener hitos como "Ed, el payaso feliz" (Drawn and Quarterly, 1992, editado en castellano por La Cúpula), El Playboy (Drawn and Quarterly, 1992, editado por La Cúpula y Ponent Mon en castellano), Louis Riel (Drawn and Quarterly, 2003, editado en castellano por La Cúpula) o Pagando por ello (Drawn and Quarterly, 2011, editado en castellano por La Cúpula).]

En los suburbios donde crecí, los únicos cómics que pude ver fueron los habituales que llegaban al quiosco, así que la mayoría de lo que me leía era de Marvel y DC, porque no conocía nada mejor. Más tarde, a finales de mi adolescencia empecé a ir a un instituto del centro de Montreal donde había unas cuántas librerías que vendían comix underground. Cuando me fijé en el material de Crumb me di cuenta de que era un historietista bastante bueno, pero muchas de las cosas que dibujaba me parecían asquerosas, así que siempre volvía a colocar el cómic en la estantería. Probablemente me lo habría comprado si cualquiera de las mujeres que participaban en esas historias tan desagradables me hubiese atraído sexualmente, pero el ideal femenino de Crumb se encuentra muy alejado del mío, así que ni siquiera tenía un interés lascivo en su obra.

Años más tarde dejé la escuela, empecé a vivir en Toronto e intenté dibujar mis propias tiras. Estaba empezando a darme cuenta de cuáles eran los límites creativos de los cómics en los que estaba interesado. Cada vez que intentaba dibujar una historia de superhéroes, sencillamente parecía como si fuese algo estúpido y sin sentido. Entonces, un día encontré "The Apex Treasury of Underground Comics" en la tienda de tebeos Dragon Lady y me lo compré. El libro se iniciaba con las historias de Crumb, y casi todas las que había guionizado (especialmente las tres primeras: "Mr. Natural goes to A Meeting of the Minds", "It´s really too bad" y "Whiteman meets Big Foot") parecían dirigirse a mí en especial. Eran cómics que se abrían paso a través de las sutilezas y la amabilidad hasta el corazón de lo que más le importaba al artista. Sigo pensando que un montón de su material es "asqueroso" (las historia de "Whiteman" en particular), pero las historias que más me llaman, me llegan hasta lo más hondo (me sentía verdaderamente reflejado en el dilema del Hombre Blanco obligado a ajustarse a una nueva forma de ver el mundo.)

La obra dibujada por Crumb veinte años atrás no ha perdido ni una pizca de su impacto original porque desde entonces nadie ha tenido ni el talento de Crumb ni su disposición para lograr un impacto parecido. Hace años que nos hurtaron la tormenta provocada por la E.C., pero Crumb sigue esperando que se apropien de la suya.

No hay comentarios: